Biografía de Roberto Estéfano, un editor del Texto Recibido e inventor de la división de versículos del Nuevo Testamento

La familia Estéfano se encuentra establecida en París en 1502 en la persona de Henry I [quien no debe confundirse con su nieto, revisor de una edición del Texto Recibido, con el mismo nombre], el fundador de esta dinastía de letras. Continuó el negocio de una impresora y librero con gran éxito y reconocimiento durante veinte años. Publicó por su propia cuenta 118 obras diferentes, casi todas teológicas, litúrgicas o escolásticas; casi nada relacionado con los nuevos estudios, a los que apenas se dio impulso en Francia.

Henry dejó a su capataz Simón de Colines como tutor de sus hijos y su albacea. Simón, cuyo apellido no denota nobleza, sino que su lugar natal era el pequeño pueblo de Colinée, en Bretaña… La diligencia pacífica y próspera de estos veinte años, en los que se sentaron las bases del renombre familiar y se adquirió su carácter, contrasta fuertemente con las vidas aventureras y problemáticas del hijo y el nieto, en las que había tanta gloria ganó y tanto dolor sufrió.

Roberto, el hijo mayor de Henry I, se encuentra en posesión del establecimiento paterno en 1526. Estaba en el barrio de la Universidad, en la calle San Jean de Beauvais. La puerta estaba marcada por la insignia que el padre había adoptado y que el hijo y el nieto hicieron famosos: un olivo con ramas extendidas. Roberto tomó el mismo árbol, con el lema Noli altum sapere sed time (Rom. 11:20) para su marca de imprenta. No solo la costumbre del oficio, sino la ley con sus terribles sanciones, exigía que cada impresora fijara su marca en cada publicación. Ya en 1650, el olivo todavía estaba sobre la puerta de la misma casa, aunque ahora pasó a manos diferentes. Entonces, en Bolonia, el ancla Aldina todavía se veía en la casa de Antonio Manutio a principios del siglo actual, cuando un inglés lo compró como reliquia. Roberto se casó con una hija de Josse Bade. Bade, el amigo de Erasmo, más conocido en la historia literaria como Badius Ascensius, (es decir, de Asch, una aldea en Flandes), era un experto en impresión, y sus tres hijas se casaron con impresores. Perrette, el nombre de la hija que cayó en manos de Roberto Estéfano, era una mujer sensata, y que había disfrutado de esa educación masculina que la reforma introdujo para las mujeres, y que fue el primero de la reacción católica en destruir.

El número total de publicaciones, grandes y pequeñas, que se remontan a su prensa ascienden a 527. [Él era impresor, no teólogo] Estos, aunque brillantes en ejecución, no son muchos, al menos si se comparan con la fertilidad de la prensa Aldina. Esto marca el hecho de que el entusiasmo por el nuevo aprendizaje había comenzado en Francia, pero que una generación aún no había crecido capaz de absorber ediciones completas de autores griegos que no se usaban en la escuela. Sin embargo, Roberto proveyó siete primeras ediciones de griego. Estos son: 1. Historia eclesiástica de Eusebio; 2. Preparación evangélica; 3. Dionisio de Halicarnaso; 4, Justino Mártir; 5. Dion Cassius; 6. Appian; y 7. Alejandro de Tralles. No fue hasta 1541 y, por lo tanto, fue en un período avanzado de su carrera como impresor, que Roberto dirigió su atención al griego.

Si la inclinación de Roberto Estéfano lo hubiera llevado a enriquecerse por libros escolares, o magníficos clásicos, podría haber seguido un camino en paz. Pero aunque prosperó, la mala ganancia nunca fue su impulso, como sus contemporáneos testificaron de forma unánime. Su celo para el cristianismo, como lo creía, era para él un motivo primordial sobre todos los demás. No puede haber ninguna duda de que desde temprano mantuvo sentimientos secretos en materia de la religión. No se debía suponer que era un luterano oculto. Durante mucho tiempo no estaba claro que las nuevas opiniones resultarían en un cisma. Fue un sentimiento difundido a través de la sociedad, un deseo interno de la iglesia de una reforma de doctrina y disciplina. Roberto Estéfano, mientras no descuidó precauciones que la prudencia dictó, dedicó todos los recursos de sus habilidades para promover este movimiento. Esto mejor podría hacer por la reproducción de las Escrituras en una variedad de formas. Su persistencia constante en este camino del sacrificio no podía ser superado en veinticinco años de persecución, y finalmente renunció un establecimiento próspero y dejó su hogar para comenzar nuevamente en una tierra extraña, en la disminución de sus años, antes de renunciar la libertad de su imprenta en este respecto.

Los protestantes entienden suficientemente el sentimiento con el que el clero católico ve la circulación de las Escrituras entre los no educados en su lengua materna en la actualidad. Por lo tanto, no tenemos dificultad en concebir la vehemente oposición con que la iglesia denunció la práctica en el siglo XVI. Si Roberto Estéfano hubiera imprimido Biblias francesas baratas, su persecución por parte del clero no habría requerido explicación. Pero como se limitó a los originales hebreos y griegos, y a las versiones latinas—es natural preguntarse—¿por qué se volvió tan desagradable a los teólogos que se esforzaron con todas sus fuerzas durante muchos años para detenerlo?

Inmediatamente después de la invención de la imprenta, la reproducción de los clásicos griegos se convirtió en una de las primeras ocupaciones de la prensa. Tomando en cuenta el lugar que ocupaba la teología en la atención del mundo educado, podría haberse pensado que los padres, y especialmente el Nuevo Testamento, habrían estado entre los primeros y más repetidos productos del nuevo arte. Encontramos que esto no fue el caso. El original hebreo del Antiguo Testamento fue presentado en letras tipográficas primero y con más frecuencia que el griego del Nuevo. Pero esto no era para el servicio de lectores católicos, ni siquiera cristianos. Era por cuenta de los judíos, un cuerpo numeroso, rico y educado en todas partes de Europa, que constituían por sí mismos un cuerpo de lectores y compradores. Del mismo modo, el clero y las casas religiosas crearon una demanda por la Vulgata latina, cuyas copias se multiplicaron por la prensa sin restricciones. Pero los humanistas y los progresistas, que eran los patrocinadores de los libros griegos, al principio no mostraron interés en el Testamento griego. Buscaron con mucha diligencia poetas, oradores, historiadores e incluso filósofos, pero no investigaron los manuscritos del Testamento griego. Toda la Biblia griega, no solo la versión LXX del Antiguo Testamento, sino el texto original del Nuevo Testamento, fue considerada como la Biblia de la iglesia cismática del este. La Biblia de los judíos estaba en hebreo, de los griegos en griego; la Biblia latina era la Escritura de la Iglesia Católica ortodoxa. La Vulgata, que tenía como su autor a San Jerónimo, y para su sanción el uso de la Iglesia Católica, estaba vestida con una majestad y autoridad que no podía transferirse al Texto griego, hasta ahora desconocido en el Occidente. La diferencia, sin embargo, entre un original y una traducción, era una idea que, una vez presentada a los mundos, solo requería tiempo para establecerse. Al principio, el griego ocupó su lugar al lado del latín. En la Políglota Complutense, la Vulgata se coloca entre el hebreo por un lado y la versión LXX por el otro. Los editores ortodoxos, disculpándose por su introducción, con esto se comparan con la crucifixión de Cristo entre dos ladrones. Finalmente, Erasmo, en el que el humanista y el reformador estaban bastante mezclados, percibió qué arma poderosa podría ser el original griego. El Testamento griego de Erasmo, el Editio Princeps, apareció en 1516, y antes de su muerte, en 1536, había pasado por cinco ediciones. La única otra edición del Testamento griego en esa fecha era la contenida en la Políglota impresa en Alcalá en España. Como este era solo un tomo de una voluminosa Biblia, y toda la impresión se limitaba a seiscientas copias, esta edición nunca podría ser más que una curiosidad en las bibliotecas de las casas religiosas ricas. La Políglota Complutense había sido el esquema de un prelado español. Erasmo había recibido la sanción de un papa por su trabajo. Pero el prelado era Jiménez, un hombre genio, y el papa era Leo X. Veinte años marcaron una gran diferencia. La reacción católica comenzó a establecerse, no solo contra Lutero, sino contra el aprendizaje. El grupo de la ortodoxia se posicionó sobre la traducción de la Vulgata. El mundo católico se negó a abrir sus oídos a la verdad de que una traducción es una traducción, y debe ser controlada por el original. Estaban celosos de las nuevas traducciones, celosos de las correcciones del texto de la Vulgata, celosos de la producción del original griego. Donde tenían el poder, como en Italia, impidieron por la fuerza que se hicieran estas cosas. Donde, como en Francia, aún no tenían el poder, se esforzaron por la protesta y la intriga para obtener el poder de su lado.

No podemos detallar todo el enjuiciamiento de la Biblia de 1545 [¿en latín?], ni narrar esa segunda cruzada que se levantó contra el Testamento griego de 1549, o las que cada edición sucesiva convocó; —Todos fragmentos de la historia más amplia del aprendizaje en Francia, durante el período de su lucha fatal con la Universidad de París, la fortaleza del escolasticismo y del antiguo método de educación. Para la fortuna privada de Roberto Estéfano, la persecución resultó desastrosa. La cuestión de todos sus demandas legales le fueron favorables; siempre terminaban en obtener su licencia para vender sus Biblias y Testamentos. Pero las demoras prolongadas destruyeron sus ganancias sobre ellos, y los costos de asistencia al tribunal deben haber consumido lo que otras publicaciones más inofensivas trajeron. Roberto se negó a aceptar una indemnización de 1500 coronas que le fue otorgada, y, de hecho, la Corona no tenía poder para exigir el pago de la Universidad. Ensayó un esfuerzo más, el esfuerzo supremo e inigualable de su arte. Este fue el Testamento griego en folio de 1550, producido en un bello estilo, la edición más perfecta que la prensa llegó a publicar. Pero a los de Sorbonne apareció en una luz muy diferente.

El libro no tenía notas ni resúmenes y, más allá del texto simple, nada más que la introducción patrística habitual de cada libro, pasajes paralelos y, por primera vez, las diversas lecturas de quince manuscritos en el margen. Esta fue la señal para una persecución renovada. Ahora se decidió a garantizar la seguridad de su fortuna, y puede ser su vida, mediante la eliminación.

A principios de 1551 estaba en Ginebra y tenía una prensa trabajando. Fue un aislamiento, no un escape. Sin embargo, su aislamiento tuvo que ser acompañado con la discreción y la precaución. Había comenzado algún tiempo antes, enviando a sus ocho hijos, no a Ginebra, sino a varios lugares, con el pretexto de colocarlos en la escuela o en los negocios. La parte más transportable de su maquinaria y suministro fue trasladada silenciosamente a Ginebra; y tomó su propia partida de París, como para asistir a la feria de Lyon. Tan pronto como se estableció en Ginebra, hizo profesión abierta de la religión Reformada. La propiedad restante en París se colocó de inmediato, como debe haber previsto, en secuestro, de conformidad con el edicto de Chateaubriand. El mismo interés en el tribunal, que hasta entonces había protegido a Roberto, ahora se ejerció con éxito a favor de sus hijos. Su hermano Charles, un médico, obtuvo la eliminación del secuestro a favor de sus sobrinos, quienes, por una invención misericordiosa, fueron representados como menores y, por lo tanto, habían cometido el doble delito de emigración y apostasía bajo restricción, por pura inocencia y deferencia et crainte filiale. La escritura de descargo representa al mayor, Henry, como solo veinte, mientras que en realidad tenía veinticuatro; y Roberto, el segundo hijo, de solo dieciocho años, aunque en realidad tenía veintiún años. Cuando el joven Roberto abandonó muy pronto a su padre y la fe Reformada, volviendo a París y a la Iglesia Católica, esto dio un color plausible a estas representaciones. A partir de este momento, había dos prensas Estefanianas, una en París en la antigua casa de la Rue St. Jean de Beauvais, la otra en Ginebra. No hubo hostilidad, ni siquiera rivalidad entre ellos. Hay evidencia de la asociación amistosa de los dos establecimientos ya en 1554.

Produjo su famoso tipo de letras griegas en el Testamento griego de 1551, pero aun así el papel y la tinta traicionan su origen suizo, y el volumen está evidentemente adaptado a un mercado más barato. Sin embargo, esta edición, a pesar de su apariencia inferior, merece ser notada como la primera en la que se introdujo la división de versos ahora en uso universal.

De la división doble de nuestras Biblias, la parte de capítulos tuvieron un origen y objetivo diferente y un objeto diferente a los versos. La primera surgió en el uso litúrgico de las Escrituras en las sinagogas y en las iglesias, y precedió durante mucho tiempo a la invención de la imprenta. Lo último—la división en versos—fue un arreglo para conveniencia de referencia, y su aplicación al Nuevo Testamento fue posterior a las Biblias impresas. En los libros clásicos de impresión temprana, la página de la publicación estaba marcada con frecuencia en el margen por las primeras letras del alfabeto, a intervalos iguales. … El mismo sistema se aplicó a la Biblia latina por primera vez en una edición de 1479. Se atribuye, por dudosa autoridad, a Meinhard, un monje alemán. En 1491, Froben, el impresor de Basilea, lo extendió a ambos Testamentos. La amplia circulación de los libros de Froben le dio importancia general, y durante medio siglo todas las Biblias siguieron su modelo, no solo en la Vulgata, sino también en las traducciones. La necesidad de una subdivisión más pequeña, por la exactitud de la cita, se sentía cada vez más. La transición, muy simple, de secciones largas a abreviadas, numeradas en cifras en lugar de anotadas por letras, fue realizada por primera vez por Roberto Estéfano en su Testamento griego de 1551, y se extendió al Antiguo Testamento en su Biblia latina de 1556-7. A partir de ese momento, todos los impresores protestantes adoptaron su división, y desde la recensión de la Vulgata bajo Clemente VIII, en 1592, los versos numerados por Estéfano se han establecido en las Biblias romanas. Tenemos la historia, bajo la autoridad de su hijo, de que esta operación fue la ocupación de un tedioso viaje a caballo desde París a Lyon. No se dice qué viaje. Pero desde la primera aparición de los versos en 1551, podemos conjeturar con gran probabilidad que fue durante ese último viaje cuando Roberto abandonó Francia para siempre. El término «verso», que ha pasado a casi todos los lenguajes modernos, no fue introducido por Roberto, que prefirió llamarlos sectionculae, o pequeñas secciones, siendo el equivalente latino del griego τμήματα.

Si Roberto Estéfano hubiera formado su texto de acuerdo con los mejores principios de crítica de su época, su trabajo todavía tendría que ser revisado nuevamente. Pero estaba muy lejos de lograr incluso esto. Su procedimiento fue simplemente reimprimir la quinta edición de Erasmo (1535), introduciendo en el texto las lecturas de los editores complutense que él consideraba buenas para el contexto. Las variedades más importantes restantes de la Biblia Complutense, y de quince manuscritos que fueron recopilados por su hijo Henry, los colocó en el margen. Desprovisto como Estéfano era realmente de un verdadero estándar de valor crítico, seguir a Erasmo fue quizás el mejor curso que pudo haber adoptado. Las recopilaciones que ha dado en el margen no tienen valor para nosotros, en parte porque no podemos identificar todos los manuscritos que usó, en parte porque los que podemos identificar no se citan para que podamos confiar en ellos. Tampoco tenían ningún valor para su propia edad y país. Desde un punto de vista crítico, es imposible negar la afirmación del señor Tregelles de que parecen más bien un apéndice ornamental de la página, que estar allí para cualquier propósito. Tampoco debemos preguntarnos si Estéfano en el siglo dieciséis no sabía cómo usar sus colaciones, cuando vemos los conceptos erróneos que circulan en nuestro tiempo sobre la naturaleza de varias lecturas. El señor Bagster, por ejemplo, anuncia un Nuevo Testamento «con numerosas lecturas copiosas de las principales autoridades» y se ha considerado que vale la pena en Cambridge, aunque no por la Universidad, reproducir el texto de Estéfano de 1550, que ha pasado por dos ediciones. Pero aunque el margen adornado de Estéfano puede ser para el crítico una vana muestra de la erudición de la imprenta, no fue sin su influencia en el progreso del conocimiento bíblico. Allí estaban las colaciones, un memorial silencioso para el erudito o el teólogo, mientras pasaba las páginas de su Testamento, que el texto del volumen sagrado aún estaba por impactar y, por lo tanto, podrían haber sido la semilla de la cual la gran obra de Mill brotó. Por sí solos no fueron un paso en la dirección correcta, pero dieron a entender la dirección en la que había que dar un paso. Si una afectación minuciosa de la erudición hubiera inspirado a Roberto Estéfano a adornar su página con signos cabalísticos, pagó por una presunción la pesada pena del exilio. Murió en Ginebra en 1559, agregando otro a la larga lista de ciudadanos ilustres y útiles que Francia, desagradecida como Atenas, fanática como Jerusalén, ha ofrecido como víctimas de la intolerancia católica.

Roberto Estéfano dejó su establecimiento de Ginebra a su hijo mayor Henry. Henry (Henricus Stephanus Secundus) fue el mayor de nueve hijos que Roberto tuvo con su primera esposa, Perrette Bade. En el momento de la expatriación de su padre tenía veintidós años. Porque, aunque el punto no está libre de dudas, nos inclinamos con M.M. Rénouard y Haag (La France Protestante, tomo 5, p. 15) hasta la fecha del nacimiento de Henry en 1528, en lugar de en 1532, por lo que M. Magnin, seguido por M. Feugere, sostiene. Henry había comenzado su educación al encontrar el latín como lengua materna. Sus días de escuela habían caído durante la primera obsesión de los estudios humanísticos en Francia, cuando todo el mundo parecía dedicado a aprender o enseñar el griego. Cuando era un niño, había actuado la «Medea» de Eurípides en el original. El ritmo se apoderó de su imaginación, y fue atrapado más de una vez declamando su parte mientras dormía. Así ejemplificó el sistema que luego (Dialogue de Graecae Linguae Studiis, 1587) instó firmemente, a saber, que al aprender un idioma muerto la práctica debe preceder a la gramática. Se dice que La Gaucherie siguió este método con su alumno Enrique IV de Francia. A los once, Henry comenzó a asistir a las lecciones de los profesores reales y otros en el Colegio de Francia, Danés, Toussain, Turnebus, eruditos griegos de un calibre que nunca han enseñado en París desde entonces. Danés, el alumno de Budaeus y el maestro de Auratus, satisfecho con el celo y el progreso del joven Henry, incluso le brindó asistencia privada. Este fue un privilegio especial, y Henry Estéfano se sintió orgulloso años después de haberlo disfrutado. Grandes hombres solicitaron repetidamente el mismo favor a sus hijos; pero Danés (Danaeus) dijo que el hijo de un amigo tan íntimo y querido como Hubert Estéfano era una excepción a su regla, y debería ser el único. A los diecisiete años lo iniciaron en el trabajo de su vida, después de haber ayudado a corregir el Dionisio de Halicarnaso que Roberto publicó en 1547, una edición príncipe, y un espléndido volumen. A partir de ese momento, se dedicaría como un trabajo de amor, no de lucro, a la reproducción de las obras de los antiguos, una tarea a la que permaneció constante hasta el final, un período de cincuenta años.

Al terminar Dionisio, en la primavera de 1547 Henry inmediatamente salió de su casa en una gira prolongada. Estuvo ausente más de dos años, pero su viaje tenía negocios, no placer, por su objeto. El aprendizaje de lo antiguo no era más que una importación extranjera, aún no se había naturalizado en Francia, e Italia aún no había dejado de ser su hogar. Libros griegos, prensas griegas, eruditos griegos: el que quería verlos podía verlos todavía en perfección solo en Italia. La iglesia, es cierto, ya había despertado de su letargo y estaba en camino de aplastar el aprendizaje, pero el proceso aún no se había completado. Henry hizo la peregrinación del erudito: Ginebra, Roma, Nápoles, Florencia, Padua. La fama y la conexión de su padre le abrieron la amistad y la ayuda literaria de todos los humanistas italianos: Muretus, Sigonius, Victorius, Lambinus, Castelvetro, Annibal Caro. En Venecia pasó varios meses. Parece haber sido empleado regularmente en la oficina de Paulus Manutius. En 1549 regresó a París con los manuscritos y las colecciones que había acumulado en cada biblioteca. Ayudó en el nacimiento del pequeño Testamento griego de 1549, y se fue de casa para otra gira. Esta vez giró sus pasos hacia el norte y visitó Flandes, Brabante e Inglaterra. En Inglaterra se sabía por el informe de Petrarca en 1448 que no se esperaba ningún nuevo clásico no editado. Pero allí se encontraban no pocos hombres entusiastas por el nuevo aprendizaje, y especialmente ardientes en la búsqueda de lo que lo representaba: el griego. Cambridge era el hogar de estos hombres, y Cheke, ahora se convirtió este mismo año, 1549, en el Rector de Kings, el centro alrededor del cual se movían. No tenemos constancia de que Henry haya visitado Cambridge, y solo sabemos que fue presentado al rey, Eduardo VI. Regresó por Flandes y Brabante. El griego se leía tanto en Lovaina como en Colonia; pero Ascham, que escuchó conferencias en ambos lugares en 1550, le informa a Choke que no eran iguales a las de Car, el profesor Regius de Cambridge. Henry consiguió, sin embargo, libros en Lovaina, una antología griega y un anacreón, ambos hasta entonces desconocidos. Pasó algunos meses en el país, el tiempo suficiente para aprender español, y regresó a casa para encontrar a su padre a punto de tomar su último viaje fuera de París. En 1555 encontramos a Henry de vuelta en Ginebra y casado.

Roberto Estéfano murió en 1559. Debido a su testamento, su negocio de Ginebra pasó a su hijo Henry. Se anexaron dos condiciones al legado. Las prensas no debían ser retiradas de Ginebra; Henry no debía recaer en el catolicismo. En cualquiera de estos casos, la propiedad se renunciaría a alguna institución de caridad. El establecimiento en París, que Roberto había perdido bajo el edicto de Chateaubriand, ya había pasado a los hijos menores, Roberto y Charles, que habían regresado a la Iglesia Católica.

Los biógrafos repiten constantemente que Estéfano, al huir de París a Ginebra, solo intercambió un grupo de perseguidores por otro: la Sorbona por el Consistorio. La verdad de esta afirmación parece más que real. En París, el peligro surgió del salvaje edicto de Chateaubriant, que denunciaba la confiscación y la muerte a cualquier impresor de escritos heréticos. La huida fue un escapada de por vida, comprado por el sacrificio de la fortuna de Roberto, apenas ganada. En Ginebra, el Consistorio era entrometido e inquisitivo, pero no sediento de sangre. El principio de vigilancia de la prensa adoptado por las autoridades de Ginebra era común a todos los gobiernos de la época; su aplicación humanitaria e indulgente es peculiar para ellos. Henry fue citado repetidamente ante el Consejo, reprendido, ordenado para imprimir cancelaciones, y excomulgado. Una vez fue sentenciado a una multa; pero la multa era solo de veinticinco coronas, que en su petición se redujeron a diez, y tres semanas permitieron para su pago. La interferencia fue fastidiosa, pero no ruinosa. Además, no parece que en ningún caso las censuras a Henry tuvieran una simple ortodoxia teológica como objeto. Por lo general, se lo cita por incumplimiento de la regulación que prohíbe a una impresora imprimir cualquier cosa que no se haya presentado primero al Consistorio y haya recibido su autorización. Esta era una regulación policial, no peculiar de Ginebra. Los sínodos reformados lo habían tomado prestado de los católicos, solo sustituyendo el Consistorio por la Facultad, la Cancillería, el Parlamento o alguna autoridad civil.

Tenemos a Henry Estéfano, el compilador del Tesauro griego, el corrector y editor de setenta y cuatro ediciones griegas …

En dos años, 1566-7 en conjunto, Estéfano lanzó … una nueva edición del Testamento griego con la Vulgata, y la versión [latina] de Beza en columnas paralelas. En todo esto, no solo corrigió la prensa, sino que también corrigió el texto; el lector observará la distinción entre estas dos funciones. Es posible que sus trabajos textuales no tengan un alto valor crítico; pero la atención que exige esta revisión de unas 4000 páginas de texto griego [incluye algunos escritos seculares] es una carga de energías a las que pocos hombres pueden igualar.

Fue enterrado en el cementerio común cerca del Hotel Dieu. Un destacamento de la guardia burguesa se vio obligado a acudir para proteger el entierro de la violencia de la mafia católica de Lyon, barbarizada por los esfuerzos de las cofradías religiosas. Fue perseguido más allá de la tumba por el odio especial del mundo católico. De esto se ha perpetuado un ejemplo notable. No es raro encontrar copias del Tesauro en nuestras bibliotecas, en las que el nombre Henricus Stephanus ha sido cuidadosamente eliminado de la página de título y el prefacio. Se ha encontrado una copia del «Píndaro» en España, en cuya portada están escritas estas palabras «H. Stephanus, autor damnatus, opus tamen hoc permissum”. Y M. Rénouard tenía una copia de De Latinitate, & c., en la que el nombre del autor se borraba dondequiera que ocurriera.

El hecho es que Henry Estéfano tenía esa familiaridad íntima con el idioma griego que solo puede obtenerse mediante la ocupación incesante y exclusiva de los pensamientos, que comenzaron temprano, durante mucho tiempo, con las formas, los sonidos y los hábitos del idioma. El griego no era para él una lengua extranjera, se lo había apropiado. Pensó en ello y pudo hablarlo, dijo; y lo había hecho en una ocasión en Venecia, con Michel Sophianos. Esta fue su única adquisición en filología. De la filosofía del discurso, de su crecimiento y etimología, era tan ignorante como desprovisto de gusto poético y tacto literario. Sin embargo, su mandato es tan perfecto, y su sentimiento del mecanismo de una construcción griega es tan seguro, que quienes usan sus libros siempre sienten que su admiración por este raro regalo crece sobre ellos, y finalmente llegan a comprender cómo los eruditos como Schafer, Kuster, y Porson, hablan de Henry Estéfano con el más profundo respeto como Vir summus. Es solo a tiempo, y mediante el uso de sus ediciones, que se adquiere este respeto.

Traducido por Calvin George de Quarterly Review, Vol. 117, 1865, pp. 323-364. Porciones selectas.

Más detalles acerca de la división de versículos

La fuente original son las palabras del hijo de Roberto Estéfano, Henry, en el prefacio de su Concordancia del Testamento griego. Hablando del gran beneficio que su padre confirió dividiendo los capítulos en versículos, dice:

Mencionaré las dos primeras cosas de las cuales te preguntarás cuál de los dos te debe maravillar más. Una es que al ir de París a Lyon, logró esta división de cada capítulo, de la que hablo, y de hecho una gran parte de ella a caballo (inter equitandum); la otra es que mientras lo pensaba, un poco antes, casi todos comentaban que su meditación era como poner el tiempo y el trabajo en un asunto que seguramente resultaría inútil; y por lo tanto no sólo no lograría elogios, sino que incluso llegaría al desprecio. Pero, sin embargo, contrario a la opinión condenatoria de ellos del labor de mi padre, tan pronto como el formato salió a la luz, se encontró con el favor de todos, y a la vez adquirió tal influencia que cualquier otro Nuevo Testamento, ya sea griego, o latín, o francés, o alemán, o ediciones en cualquier otra lengua vernácula, que no siguió a esa artimaña, fueron, por así decirlo, destituidos.

De hecho, cuando mi padre invirtió mucho trabajo y estudio en esas diversas ediciones del Nuevo Testamento griego, y por fin yo había reflexionado sobre la división de cada uno de los capítulos de este libro con un cierto número de versículos, me avergoncé de parecer despreciarlo, a menos que yo mismo también hubiera podido añadir mi propia contribución. Pero que la gran obra de mi padre, es decir, de que si la distribución o división formulado por él es un medio de utilidad, el acuerdo de casi todo el mundo cristiano en su adopción, en cualquier idioma que se imprima el Nuevo Testamento, testifica lo suficiente y abundantemente.

Hall, Isaac. The Revised New Testament and History of Revision. Hubbard Brothers, 1881, pp. 71-73. Traducción de porciones selectas por Calvin George

Compartir en Facebook

Deja una respuesta

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *