El día de pago llegará

Por Robert G. Lee
Traducido por Calvin George

“Levántate, desciende a encontrarte con Acab rey de Israel, que está en Samaria; he aquí él está en la viña de Nabot, a la cual ha descendido para tomar posesión de ella. Y le hablarás diciendo: Así ha dicho Jehová: ¿No mataste, y también has despojado? Y volverás a hablarle, diciendo: Así ha dicho Jehová: En el mismo lugar donde lamieron los perros la sangre de Nabot, los perros lamerán también tu sangre, tu misma sangre. … De Jezabel también ha hablado Jehová, diciendo: Los perros comerán a Jezabel en el muro de Jezreel” (1 Reyes 21:18-19, 23)

Te presento a Nabot. Nabot era un israelita devoto que vivía en la ciudad de Jezreel. Nabot era un buen hombre. Él aborrecía lo que es malo. Él seguía lo que era bueno. Él no diluiría la rigurosidad de su piedad personal para obtener ganancias monetarias. El no cambiaría sus principios celestiales por conveniencias sueltas. Y este buen hombre que amaba a Dios, su familia y su nación, tenía un pequeño viñedo que estaba cerca del palacio de verano de Acab, el rey—un palacio único en su esplendor como el primer palacio con incrustaciones de marfil. Esta pequeña viña había venido a Nabot como una herencia apreciada de sus antepasados, y todo era muy apreciado por él.

Te presento a Acab, el sapo humano vil que se puso en cuclillas sobre el trono de su nación: el peor de los reyes de Israel. El rey Acab tenía el mando de la riqueza de una nación y el ejército de una nación, pero él no tenía dominio de sus deseos y apetitos. Acab se vestía de ricas túnicas, pero escondía un corazón pecaminoso, malvado y atribulado por debajo. Comió la mejor comida que el mundo podía suministrar, y esta comida le fue servida en platos espléndidos por sirvientes obedientes a todas sus indicaciones y asentimientos, pero tenía un alma hambrienta. Vivía en palacios suntuosos por dentro y por fuera, pero se atormentaba a sí mismo por desear un poco más de tierra. Acab era un rey con un trono y una corona y un cetro, pero vivió casi toda su vida bajo el pulgar de una mujer malvada, una herramienta en sus manos. Acab se burló del desprecio de todos los hombres temerosos de Dios como un bandido malvado y egoísta que era la maldición de su país. La Biblia nos lo presenta en palabras más apropiadas que estas cuando dice:

“(A la verdad ninguno fue como Acab, que se vendió para hacer lo malo ante los ojos de Jehová; porque Jezabel su mujer lo incitaba. Él fue en gran manera abominable, caminando en pos de los ídolos, conforme a todo lo que hicieron los amorreos, a los cuales lanzó Jehová de delante de los hijos de Israel)” (I Reyes 21:25-26)

“. . . Hizo también Acab una imagen de Asera, haciendo así Acab más que todos los reyes de Israel que reinaron antes que él, para provocar la ira de Jehová Dios de Israel” (I Reyes 16:33).

Os presento a Jezabel, hija de Et-baal, rey de Tiro (I Reyes 16:31), y esposa de Acab, el Rey de Israel—la hija de un rey y la esposa de un rey, el genio maligno de su dinastía y de su país. Infinitamente más atrevida e imprudente era ella en su maldad que su marido. Era autoritaria, indomable, implacable, una devota adoradora de Baal, odiaba cualquiera y todos los que hablaron en contra o se negaron a adorar a su dios pagano. Era tan contundente en su maldad y tan descarada en su lujuria tal como Cleopatra, la bella hechicera del Nilo. Ella tenía toda la intriga sutil y exitosa de Lady Macbeth, todo el deseo adúltero y traicionera de la esposa de Potifar (Génesis 39:7-20), toda la valentía de María Reina de Escocia, todo la crueldad y caprichosa imperiosidad de Katherine de Rusia, toda la infamia diabólica de un Madame de Pompadour y, sin duda, toda la fascinación de la personalidad de una Josefina de Francia.
La mayor parte de lo que es malo en todas las mujeres malvadas encontró expresión a través de esta víbora pintada de Israel. Tenía esa rica dotación de la naturaleza que una buena mujer siempre debería dedicar al servicio de su día y generación. ¡Pero ay! Esta hija idólatra de un rey idólatra de una gente idólatra comprometida con sus doncellas en adoración a Astoret—la personificación de la obscenidad, la impureza y la sensualidad más prohibitivas que se convirtieron en el genio malvado que trajo ruina, pobreza y muerte. Ella era la bella y maliciosa víbora enrollada sobre el trono de la nación.

Te presento a Elías el Tisbita, profeta de Dios en un momento en que decenas de miles de personas habían abandonado los convenios de Dios, derribado los altares de Dios, y habían matado a los profetas de Dios con la espada (I Reyes 19:10). El profeta, conociendo gran parte del glorioso pasado de la nación ahora apóstata, debe haber estado lleno de horror cuando supo del paganismo rancio, crueldades feroces y libertinaje apestoso de la capital idólatra de Acab. La ira santa ardía dentro de él como un volcán inextinguible. Llevaba la ropa más áspera, pero había debajo de estos un corazón justo y valiente. Comió lo que le traía las aves y comida de viuda, pero fue un gran atleta físico y espiritual. Era el cedro alto de Dios que luchó con los ciclones paganos de su día sin doblarse ni romperse. Él era el muro de granito de Dios que se alzaba contra las mareas crecientes de la apostasía de su época. Aunque muy solo, a veces lo atendían las huestes invisibles de Dios. Se afligió solo cuando la causa de Dios parecía tambalearse. Pasó de la tierra sin morir, en gloria celestial. En todos los lugares donde se admira la valentía y la hombría es honrado y apreciado, él es honrado como uno de los héroes más grandes de la tierra y uno de los santos más grandes del cielo. Era un vidente que veía con claridad. Tuvo un gran corazón que sintió profundamente. Él fue un héroe que se atrevió valientemente.

Y ahora, con la introducción de estos cuatro personajes—Nabot, el Jezreelita devoto, Acab, el sapo humano vil que se puso en cuclillas en el trono de la nación—Jezabel, la bella víbora al lado del sapo—y Elías, el profeta del Dios viviente, les traigo la tragedia de que el día de pago llegará.

Y la primera escena de la tragedia del día de pago es:

La solicitud inmobiliaria

“Dame tu viña”

“Pasadas estas cosas, aconteció que Nabot de Jezreel tenía allí una viña junto al palacio de Acab rey de Samaria. Y Acab habló a Nabot, diciendo: Dame tu viña para un huerto de legumbres, porque está cercana a mi casa, y yo te daré por ella otra viña mejor que esta; o si mejor te pareciere, te pagaré su valor en dinero” (I Reyes 21: 1, 2).

Hasta ahora, Acab estaba completamente dentro de sus derechos. No tenía intención de engañar a Nabot de su viña o de matarlo para conseguirlo. Honestamente se ofreció a darle su valor en dinero. Honestamente le ofreció un mejor viñedo para ello. Perfectamente justo y cuadrado era Acab en esta solicitud y, en circunstancias ordinarias, uno hubiera esperado que Nabot dejara a un lado cualquier apego sentimental que tenía por su herencia ancestral para poder complacer al rey de su nación, especialmente cuando el objetivo del rey no era defraudarlo ni robarlo. Sin embargo, Acab no había contado con la renuencia de todos los judíos a separarse de sus herencias de terrenos. Por tenencia peculiar, cada israelita poseía su tierra, y todas las transacciones de tenencia de tierras allí fue otra parte, incluso Dios, “que hizo los cielos y la tierra”. A lo largo de Judá e Israel, Jehová era el verdadero dueño de la tierra; y cada tribu recibió su territorio y cada familia es su herencia por suertes de él, con la condición adicional de que la tierra no se venda para siempre.

“La tierra no se venderá a perpetuidad, porque la tierra mía es; pues vosotros forasteros y extranjeros sois para conmigo” (Lev. 25:23)

“Para que la heredad de los hijos de Israel no sea traspasada de tribu en tribu; porque cada uno de los hijos de Israel estará ligado a la heredad de la tribu de sus padres … y no ande la heredad rodando de una tribu a otra, sino que cada una de las tribus de los hijos de Israel estará ligada a su heredad” (Num. 36:7, 9).

Así, vemos que la venta permanente de la herencia paterna estaba prohibida por ley. Acab se olvidó—si alguna vez lo hubiese sabido realmente—que para Nabot venderla por dinero o cambiar su pequeña viña por una viña mejor le parecería a ese buen hombre como una negación de su lealtad a la verdadera religión cuando la restauración del jubileo fue descuidada en tiempos tan idólatras.

Entonces, aunque era el vecino más cercano de Acab, Nabot, con escrúpulos religiosos mezclados con el orgullo de ascendencia, se mantuvo firme en sus derechos y, con una expresión de horror en su rostro y
con tonos de terror en sus palabras, se negó a vender o cambiar su viña al rey. Sintiendo preferir el deber que le debía a Dios a cualquier peligro que pudiera surgir del hombre, se negó de una forma firme. Con mucho temor a Dios y poco miedo al hombre, dijo: “Guárdeme Jehová de que yo te dé a ti la heredad de mis padres” (I Reyes 21:3).

Fiel a las enseñanzas religiosas de su padre con lealtad al Dios del pacto de Israel, él creía que poseía la tierra como regalo de Dios. Su padre y abuelo y sin duda el padre del abuelo habían sido dueños de la tierra antes que él. Todos los recuerdos de la infancia estaban enredados en sus vides. Las manos de su padre, dobladas ahora en el polvo de la muerte, habían usado la cuchilla de poda entre las ramas, y por eso cada rama y vid era querida. Las manos de su madre ahora sin duda envueltas en una tumba manchada de polvo, había reunido racimos cargados de sus ramas, y por esta razón amaba cada lugar en su viñedo y cada rama en sus viñas. Los lazos de sentimiento, de religión y de orgullo familiar lo ataron y lo obligaron al lugar. Por lo tanto, su negativa a vender fue rápida, firme, final y cortés. Entonces, también, sin duda trabajando o descansando o paseando como solía hacerlo en su viña cerca del castillo del rey, Nabot había tenido vislumbres de cosas extrañas en el palacio. Había visto con sus propios ojos la idolatría que se conducía cuando la reina estaba en su casa en su palacio en Jezreel; y Nabot, profundamente piadoso, se sintió manchado y dolido ante la misma solicitud. Sintió que su pequeño terreno, tan rico en oración y la comunión, tan santificada con dulces y santos recuerdos, sería contaminada y deshonrada y maldecida para siempre si llegaba a manos de Jezabel. Entonces con “el coraje de un pájaro que se atreve mar salvaje”, se puso en contra de la propuesta del rey. Y eso nos lleva a la segunda escena de esta tragedia. Es:

El monarca con cara de puchero

“Y vino Acab a su casa triste y enojado”

La negativa rápida, firme, cortés y final de Nabot le quitó todos los radios de las ruedas de los deseos y planes de Acab. El rechazo de Nabot fue una barrera que desvió la corriente del deseo de Acab y lo transformó en un remolino frustrado y enfurruñado.

“Y vino Acab a su casa triste y enojado, por la palabra que Nabot de Jezreel le había respondido, diciendo: No te daré la heredad de mis padres. Y se acostó en su cama, y volvió su rostro, y no comió” (I Reyes 21:4).

¡Qué imagen tan ridícula! ¡Un rey que actúa como un niño malcriado y hosco, impotente en su decepción y feo en mezquina rabia! Un rey, cuyas victorias sobre los sirios habían sonado a través de muchas tierras, un conquistador, un esclavo a sí mismo, ¡lloriqueando como un sabueso enfermo! Un rey rechazando toda conversación con otros, haciendo pucheros como un niño mimado y petulante al que se le ha negado un juguete en medio de mil cosas de juego! Un rey, en una cámara cubierta de cedro, y pintado con bermellón (Jer. 22:14), prostituyendo el genio al truco teatral.

Acab entró en su casa de marfil, mientras el sol brillaba y los asuntos del día eran todos agitados, y se fue a la cama y volvió la cara hacia la pared, con los labios hinchados con su cara mustia, sus ojos ardiendo con fuego de ira barata, su corazón malvado terco en rebelión perversa contra el mandamiento de Dios. Los sirvientes le trajeron su comida, preparados con gusto, platos hermosos, pero “no comió”. Sin duda, los músicos llegaron a tocar hábilmente en instrumentos de cuerda, pero los alejó a todos con gestos imperiosos e impacientes gruñidos. Se apartó de sus victorias como uno se aleja de la basura y los desperdicios. El conquistador de los sirios es esclavo de las trivialidades baratas. Su espíritu, ahora diabólicamente hosco, está en esclavitud.

Qué imagen tan antigua tenemos de grandes poderes dedicados a cosas malvadas, feas e insignificantes. ¡Piénsalo! En medio del día, el comandante en jefe de un ejército capturado por el sargento sensible. ¡El general Acab fue hecho prisionero por el soldado raso Puchero! ¡El líder de un ejército derribado por el cabo Locura! Un monarca gimiendo y lloriqueando y gruñendo negándose a comer porque un hombre, un buen hombre, por los mandamientos de Dios y por los principios religiosos, no quiso vender ni intercambiar una pequeña viña que era suya por herencia de sus antepasados. Acab no había perdido nada, no había ganado nada. Nadie lo había herido. Nadie había atentado contra su vida. Todavía él, un rey con un gran ejército y un tesoro voluminoso, actuaba como un bebé llorón. La habilidad de cañón se expresaba con el logro de una pistola de juguete. ¡Un gigante tumbándose en la cama como un enano enfadado! ¡Una ballena revolcándose y gritando furiosamente porque se le niega un pececillo como comida! ¡Un oso gruñendo malhumorado porque no puede lamer una cuchara con un poco de miel! ¡Un águila chillando y batiendo sus alas en el polvo de su propio disgusto como un gorrión peleador luchando con otros gorriones por las migajas en el polvo de una calle del pueblo! ¡Un león malhumorado rugiendo porque no le dieron el queso en una trampa para ratones! ¡Un buque de guerra persiguiendo un insecto!

Qué imagen tan antigua de grandes poderes y talentos prostituidos para fines básicos y sin propósito y alejados del servicio de Dios! ¡Qué espectáculo tan antiguo! Y cuán moderno y actualizado, a este respecto, era Acab, rey de Israel. Qué semejanza con él en la conducta de hoy son muchos hombres y mujeres talentosos. Conozco hombres y mujeres, tal como tú conoces, con habilidades de rubí y diamantes que no valen más para Dios a través de las iglesias que una moneda japonés perforado en un bazar chino! Hay tantos que, como Acab, retienen sus talentos de Dios—usándolos al servicio del diablo. Hay personas, no pocas, que tienen habilidades de órgano y no hacen más música para las causas de Cristo que un saxofón ruidoso en las manos de un tonto. Hay personas, muchas de ellas, que tienen poderes de luz incandescentes que no producen más luz para Dios que una linterna de granero humeante, con un globo ennegrecido por el humo, en una noche de tormenta. Hay gente—los conozco y tú los conoces, con poderes locomotores que hacen trabajo de carretilla para Dios. Hay personas, y qué triste es eso, que tienen habilidades de pala de vapor que están haciendo trabajo de cucharaditas para Dios. ¡Sí! Ahora mira este toro sobrealimentado que brama por una pequeña mancha de hierba fuera de sus vastas tierras de pastura, y, si estás reteniendo talentos y poderes del servicio de Dios, recibe la reprimenda de la imagen trágica y ridícula.

Y ahora, considere la tercera escena de esta tragedia estableciendo que el día de pago llegará. Es:

La esposa malvada

“Y su mujer Jezabel”

Cuando Acab “no comió”, los sirvientes fueron y se lo dijeron a Jezabel. Lo que ella les dijo, nosotros no sabemos. Pero algo de lo que le dijo a Acab sí lo sabemos. Desconcertado y provocado por las noticias de que su esposo no comía, que se había acostado cuando no era hora de acostarse, Jezabel fue a investigar. Lo encontró en la cama con la cara vuelta hacia la pared y los labios hinchados de tristeza, sus ojos ardiendo con fuego de ira barata, su corazón terco de rebelión perversa. Él estaba gimiendo de tristeza y malhumorado, negándose a comer o animarse en lo más mínimo hasta el momento en que ella se paró junto a su cama.

Mirándolo entonces, ella sin duda, como es costumbre con las mujeres hasta este día, puso su mano sobre su frente para ver si tenía fiebre. ¡Tenía fiebre, sin duda! Fue inflamada por el infierno, tal como lo es una lengua malvada (Santiago 3:6). Luego, en una voz de dulce solicitud, le pidió la razón de su ira. Ella preguntó, poniéndolo en el idioma de nuestros días: “¿Qué pasa contigo, niño grandote?” Pero, en las palabras de la Biblia: “¿Por qué está tan decaído tu espíritu, y no comes?” (I Reyes 21:5). Luego, con la boca llena de mocos, con el corazón terco en rebelión contra el mandamiento de Dios, le dijo, cada una de sus palabras malhumoradas:

El respondió: Porque hablé con Nabot de Jezreel, y le dije que me diera su viña por dinero, o que si más quería, le daría otra viña por ella; y él respondió: Yo no te daré mi viña (1 Reyes 21:6).

Cada palabra que dijo picaba como un látigo sobre la espalda de esta mujer malvada e inescrupulosa que nunca había tenido en cuenta el bienestar de nadie que no adorara a su dios, Baal, quien nunca tuvo una consideración concienzuda por los derechos de los demás, o por otros que no cedieron ante su caprichosa imperiosidad.

Escucha su risa burlona mientras resuena en el palacio como el chillido estridente de una ave salvaje que ha regresado a su nido y encontró una serpiente en él! Con su lengua, afilada como una navaja de afeitar, empuja a Acab, como buey, empuja con agudo aguijón al buey que no quiere presionar su cuello contra el yugo, o como uno azota con un cuero crudo una mula terca. Con risa profusa y áspera esta vieja de mal gusto y herramienta de Satanás ridiculizó a este rey suyo por un bufón cobarde y sórdido. ¡Qué picadura de avispón había en su sarcasmo! ¡Qué feroz boca de lobo en todos sus reproches! ¡Qué crueldad de colmillo de tigre en su disgusto expresado! ¡Qué furia en el chillido de su reprimenda! ¡Qué amargura en las burlas sin piedad que ella le lanzó por su escrupulosa timidez! Su rostro se hallaba agitada por la ira! Sus ojos brillaban de rabia bajo la oleada de ira ardiente que barrió sobre ella.

“¿No eres el rey de este país?” ella reprende mordazmente, su lengua afilada como el cuchillo de un carnicero. “¿No puedes mandar y hacer?” ella regaña como una bruja de pueblo común que tiene más ruido que sabiduría en sus palabras. “¿No puedes quitar y guardar?” ella clama con reproche. “Yo pensé que me habías dicho que eras rey en estas partes! Y aquí estás llorando como un bebé y no comes nada porque no tienes valor para tomar un poco de terreno. ¡Tú! ¡Ha! ¡Ha! ¡Ha! Tú, el rey de Israel, permites ser desobedecido y desafiado por un zapato pesado común del campo. ¡Eres más cortés y considerado con él que con tu reina! ¡Qué vergüenza! ¡Pero me lo dejas a mí! Te conseguiré la viña, y todo lo que necesito es que tú no hagas preguntas. ¡Déjamelo a mí, Acab!

Y su mujer Jezabel le dijo: ¿Eres tú ahora rey sobre Israel? Levántate, y come y alégrate; yo te daré la viña de Nabot de Jezreel (I Reyes 21:7).

Acab conocía a Jezabel lo suficientemente bien como para saber que haría lo mejor, o lo peor, para mantener la promesa malvada. Entonces, como una tortuga que ha sido lenta en el lodo frío del invierno comienza a moverse, cuando la luz del sol de primavera calienta el barro, Acab salió del cieno de su malhumor—algo así como una serpiente despierta y se desenrolla del sueño invernal. Entonces Jezabel indudablemente le hizo cosquillas debajo de la barbilla con sus dedos enjoyados o besándolo en la mejilla con los labios enroscado en un nudo apretado, y dijo: “¡Ahí ahora! ¡Sonríe! Y come algo. Te conseguiré la viña de Nabot el Jezreelita”

Ahora, preguntémonos, ¿quién puede inspirar tanto a un hombre con propósitos nobles como una mujer noble? ¿Y quién puede degradar completamente a un hombre como una esposa de tendencias indignas? Detrás de la declaración, “Y reinó Acab hijo de Omri sobre Israel en Samaria veintidós años. Y Acab hijo de Omri hizo lo malo ante los ojos de Jehová, más que todos los que reinaron antes de él” (I Reyes 16:30), y detrás de lo que dijo Elías: “Te has vendido a hacer lo malo delante de Jehová” (I Reyes 21:20), es la declaración que explica las otras dos declaraciones: “porque Jezabel su mujer lo incitaba” (1 Reyes 21:25). Ella era el depósito contaminado del cual se encontraron las corrientes que aumentaron poderosamente su propia iniquidad. Ella era el bolsillo venenoso del que se alimentaban sus colmillos crueles. Ella era el pozo sulfuroso en el que los fuegos de su propia iniquidad encontraron combustible para una combustión más intensa. Ella era la piedra de afilar del diablo que proporcionó afilamiento a sus armas de maldad. Busca en las páginas de la Biblia todo lo que quieras; estudia la historia todo lo que quieras. Y encontrarás una verdad que se destaca por encima de algunas otras verdades. ¿Cuál es esa verdad? La verdad de que la vida espiritual de una nación, ciudad, pueblo, la escuela, la iglesia o el hogar nunca se elevan más que la vida espiritual de las mujeres. Cuando las mujeres se hunden ante lo moral y espiritual, los hombres se hunden moralmente y espiritualmente. Cuando las mujeres se deslizan ante lo moral y espiritual, los hombres se hunden moralmente y espiritualmente. Cuando las mujeres toman el camino descendente, los hombres viajan con ellas. Cuando las mujeres son lisiadas en lo moral y espiritual, los hombres acaban cojos moralmente y espiritualmente. La degeneración de la feminidad ayuda a la decadencia de la masculinidad.

Sí, preguntamos de nuevo, ¿quién puede degradar tanto a un hombre como una mujer de propósitos y tendencias malvadas? ¿No es una mujer sin religión espiritual y amor a Dios en su corazón como un arcoíris sin color, como un pozo fuertemente envenenado del cual beben los sedientos, como una estufa calentada cuyo calor es infección, como labios listos a besar con veneno mortal?

¡Qué tragedia cuando una mujer piensa más en la pintura que en la pureza, en la vulgaridad que en la virtud, en perlas que principios de adorno con adoración justa, en ropa más que en el deber, de espejos que modales! ¡Qué tragedia cuando una mujer sacrifica la decencia en el altar de la degradación, visualizando lo viscoso, lo desaliñado, lo enredado!

Hacemos algunas preguntas, justo aquí. ¿Quién dominó al papado en sus días más vergonzosos?
Lucretia Borgia. ¿Quién ordenó realmente la masacre de los días de San Bartolomé? Catalina de Médici. ¿Quién respiró furia a través de Robespierre en esos oscuros y días sangrientos en Francia cuando la guillotina estaba cortando las cabezas de la realeza? ¡Una mujer, determinada, diabólica, dominante! ¿Quién causó que Sansón tuviera sus ojos perforados y fuera un prisionero de los filisteos, después de haber sido juez en Israel durante veinte años? Dalila. ¿Quién causó que David apostara su corona por una caricia? Betsabé. ¿Quién dirigió a Herodes al infierno con su baile? Herodías. ¿Quién era como una cadena pesada alrededor del cuello del gobernador Félix por vida o muerte, por el tiempo y la eternidad? Drusilla. ¿Quién, por estratagema mentirosa y diabólica, envió al impecable José a la cárcel porque rechazó su propuesta sucia e inadecuada? La esposa de Potifar. ¿Quién le sugirió a Amán que construyera una horca alta para colgar a Mardoqueo, el judío? ¡Zeres, su esposa! ¿Quién le dijo a Job en medio de sus calamidades, ambos económicos y físicos, que maldiga a Dios y muera? Su esposa. ¿Quién arruinó la carrera de Charles Stewart Parnell y retrasó el Home Rule para Irlanda en los buenos días de la buena reina Victoria? Kitty O’Shea. ¿Quién causó que Antonio desechara al mundo en la batalla de Accio para seguir a la hechicera del Nilo regresando a Egipto? La hechicera misma, Cleopatra, la encantadora serpiente enroscada en el trono de los Ptolomeos.

Así también fue una mujer, una idolatra apasionada y ambiciosa, incluso Jezabel, quien dominó a Acab. Tome los conmovedores crímenes de cualquier edad, y en el fondo, más o menos conscientemente involucrado, el mundo casi siempre encuentra una mujer. Solo Dios todopoderoso conoce la historia completa de las conspiraciones tramadas por mujeres.

Pero sabemos lo suficiente como para decir que algunas de las tramas más sucias que han surgido de la incubadora de Satanás nacieron de huevos colocados allí por manos de mujeres.

Pero déjenme decir, por cierto, si las mujeres han dominado a los hombres para mal, también los han dominado a ellos para bien, y con mucho gusto declaramos que algunas de las flores más bellas y fragantes que crecen en el jardín de Dios y algunas de las frutas más dulces y deliciosas que maduran en los huertos espirituales de Dios están allí por la fe de la mujer, el amor de la mujer, la oración de la mujer, la virtud de la mujer, las lágrimas de la mujer, y la devoción de la mujer a Cristo.

Pero en cuanto a Acab, fue Jezabel quien lo incitó a una maldad más poderosa que su propia mente malvada podría concebir o su propia mano malvada podría ejecutar.

Pasemos a la próxima escena terrible en esta tragedia del pecado. La siguiente escena es:

Un mensaje resultando en homicidio

“Ella escribió cartas”

Jezabel escribió cartas a los ancianos de Jezreel. Y en estas cartas ella hizo declaraciones definidas y sutiles de que se había cometido un pecado terrible en su ciudad, por lo que era necesario que se proclame un ayuno para evitar la ira del cielo.

Entonces ella escribió cartas en nombre de Acab, las selló con su sello y envió las cartas a los ancianos y nobles que estaban en su ciudad, habitando con Nabot. El siguiente pasaje nos revela su contenido:

“Entonces ella escribió cartas en nombre de Acab, y las selló con su anillo, y las envió a los ancianos y a los principales que moraban en la ciudad con Nabot. Y las cartas que escribió decían así: Proclamad ayuno, y poned a Nabot delante del pueblo; y poned a dos hombres perversos delante de él, que atestigüen contra él y digan: Tú has blasfemado a Dios y al rey. Y entonces sacadlo, y apedreadlo para que muera” (I Reyes 21:8-10).

Esta carta, que cínicamente despreciaban la decencia, fue una horrible burla en nombre de la religión. Una vez que el ciudadano recusado era acusado de blasfemia por una ley divina, la propiedad del blasfemo y rebelde eran trasladados a la corona. ¡Justicia! ¿Cuántos traidores a la sagrada verdad han arrastrado a los inocentes a la destrucción!

Seguramente la tinta negra nunca escribió una esquema de muerte más repugnante en papel blanco desde que se introdujo la escritura a la humanidad. Cada gota contenía el veneno de víbora. Cada sílaba de cada palabra de cada línea de cada oración estaba llena de odio hacia aquel que había hecho solo el bien continuamente. Cada letra de cada sílaba no era más que el hilo que, unido a otros hilos, formó la soga de ahorcado para el que no había cambiado sus principios justos por capricho de un rey. La carta entera era una sentencia de muerte diabólica.

Las cartas que se escriben deben ser selladas; y el sellado se hizo, como todos estos asuntos de carta se escribieron y sellaron, frotando tinta sobre el sello, humedeciendo el papel y presionando el sello encima. Y cuando Jezabel terminó con su pluma inicua, le pidió a Acab por su anillo de sello; con ese anillo colocó el sello real. Ella selló las letras con el anillo de Acab (1 Reyes 21:8). Cuando Acab se lo dio, supo que significaba algún tipo de crimen, pero no hizo preguntas. Además, los hechos de Jezabel demostraron que cuando ella bajaría al mercado, por así decirlo, ella tendría en su cesta una bonita viña para su marido cuando ella volviera. Se dijo a sí misma: “Este hombre Nabot ha rechazado a mi honorable señor por motivos religiosos, y por todos los dioses de Baal, lo conseguiré por estos mismos motivos”. Ella entendió perfectamente la pasión de un judío devoto para un ayuno público; y ella sabía que nada mantendría alejados a los judíos. Todo judío y cada miembro de su hogar estaría allí.

“¡Proclamad ayuno!” (1 Reyes 21:9) El ayuno siempre ha sido un signo de humillación ante Dios, de humillarse en el polvo ante el alto y elevado que habita la eternidad. La idea de solicitar un ayuno era una forma clara de declarar que la comunidad estaba bajo la ira de Dios a causa de un grave delito cometido por uno de sus miembros, cuyo delito debe ser expuesto y castigado. El ayuno también implicaba un cese de trabajo, un feriado, para que los ciudadanos tuvieran tiempo para asistir a la reunión pública.

“Y promulgaron ayuno, y pusieron a Nabot delante del pueblo”. Esto significaba ante el tribunal de justicia, no en la sede del honor. Significaba el asiento del acusado, y no el asiento deseado. También significaba que se colocaría a Nabot donde todos los ojos podían mirarlo de cerca y observar intensamente su comportamiento bajo la acusación. “Vinieron entonces dos hombres perversos, y se sentaron delante de él” (1 Reyes 21:13). ¡Qué ilegal fue ella al provocarle la muerte de manera legal! La ley requería dos testigos en todos los casos donde el castigo era la muerte. “Por dicho de dos o de tres testigos morirá el que hubiere de morir; no morirá por el dicho de un solo testigo”(Deut. 17:6). Los testigos requeridos por Jezabel eran hombres sin carácter, hombres que aceptarían sobornos y jurarían cualquier mentira por ganancia.

“Y aquellos hombres perversos atestiguaron contra Nabot” (1 Reyes 21:13). En otras palabras, le sacaron del camino por asesinato judicial, no por asesinato privado. “Y lo llevaron fuera de la ciudad y lo apedrearon, y murió” (1 Reyes 21:13). Un criminal no debía ser ejecutado dentro de una ciudad, ya que eso lo contaminaría Así fue crucificado Cristo fuera de los muros de Jerusalén! Vemos que Jezabel dio por sentado que Nabot sería condenado.

Y así, un día, mientras Nabot trabajaba en su viñedo, las cartas llegaron a Jezreel. Y una noche, mientras Nabot hablaba en la puerta de la cabaña con sus hijos o vecinos, el mensaje de homicidio era conocido por los ancianos de la ciudad. Y esa noche, mientras dormía con la esposa de su seno, los sabuesos de la muerte se soltaron de las perreras del infierno por los dedos adornados con joyas de la hija de un rey y la esposa de un rey y le pisaron los talones. El mensaje que significaba asesinato fue conocido por muchos pero no por él, hasta que vinieron y le dijeron que se había proclamado un ayuno—proclamado porque Dios se había ofendido por algún crimen y que su ira debía ser apaciguada y la ira amenazante alejada, y él mismo, inconsciente de cualquier ofensa hacia Dios o el rey, debía ser puesto en el lugar del acusado, y “pusieron a Nabot delante del pueblo”, para ser juzgado como un criminal conspicuo.

El ayuno fatal

“Y promulgaron ayuno”

Qué preocupación debieron haber creado en la casa de Nabot, cuando sabían que Nabot debía ser puesto delante del pueblo, incluso en el asiento del acusado, aun antes de la barra de “justicia”, debido a un mensaje feroz que llama a la religión a atestiguar una mentira. Y que emoción hubo en la ciudad cuando, con una disposición audaz para llevar a cabo sus viles órdenes, los ancianos y los nobles fijaron las mentes de la gente en el ayuno –proclamado como si alguna gran calamidad se cernía sobre la ciudad por sus pecados como una nube negra que finge una tormenta, y proclamado como si algo se debe hacer de inmediato para evitar la perdición. Multitudes curiosos se apresuraron al ayuno para ver al acusado del crimen que hizo necesario el apaciguamiento de la ira amenazante de un Dios airado.

Sí, los gobernantes de Jezreel, temiendo ofender a alguien cuya venganza sabían que era terrible, o ansioso por hacer un servicio a alguien a quien en asuntos temporales estaban tan en deuda, o movido con envidia contra su propia iniquidad, siguió sus instrucciones al pie de la letra. Ellos eran herramientas listas y eficientes en sus manos. Sin duda ella había probado su personaje como sus “carniceros” en la matanza de los profetas del Señor.

¡Y lo hicieron! “Vinieron entonces dos hombres perversos, y se sentaron delante de él” (1 Reyes 21:13). ¡Los halcones de Satanás estaban listos para llevar la muerte al gorrión inofensivo de Dios! Las águilas de satanás listos para enterrar sus garras crueles en la inocente paloma de Dios. ¡Los sangrientos lobos de Satanás listos para matar al Cordero de Dios! ¡Los jabalíes de Satanás están listos con colmillos afilados para desgarrar el ciervo de Dios! “Vinieron entonces dos hombres perversos, y se sentaron delante de él; y aquellos hombres perversos atestiguaron contra Nabot delante del pueblo, diciendo: Nabot ha blasfemado a Dios y al rey. Y lo llevaron fuera de la ciudad y lo apedrearon, y murió” (I Reyes 21:13).

Entonces unas manos fuertes sacaron a Nabot del asiento del acusado. Sin duda murmurando maldiciones en el acto lo sacaron de entre la multitud, mientras los niños gritaban y lloraban, mientras las mujeres gritaban aterrorizadas, mientras los hombres se movían confundidos y murmuraban en su
consternación. Lo arrastraron bruscamente a un lugar fuera de los muros de la ciudad y con piedras
golpearon su cuerpo contra el suelo.

Nabot cayó al suelo como un lirio golpeado a la tierra con granizo, como un cedro majestuoso desarraigado por una tormenta furiosa. Su cabeza es aplastada por piedras, como si fueran huevos aplastados por el talón de un gigante. Sus piernas son astillados. Sus brazos se rompen. Sus costillas son aplastadas. Los huesos sobresalen de la masa humana carnal como dedos de marfil desde macetas pintadas de rojo. Los cerebros, vaciados de su cráneo, se dispersan. La sangre salpica como lluvia carmesí. Los ojos de Nabot rodaban en cuencas de sangre. Su lengua entre mandíbulas rotas se paraliza. Su cuerpo mutilado se vuelve, por fin, quieto. ¡Nabot está muerto, muerto por supuestamente maldecir a Dios y al rey como muchos fueron llevados a creer!

Y aprendemos de 2 Reyes 9:26, que por la ley salvaje de aquellos días, los hijos inocentes de Nabot se involucraron en su derrocamiento. También ellos fueron asesinados, para que no pudieran reclamar la herencia. Y la propiedad de Nabot, que se quedó sin herederos, se revertió a la corona.

Así sucedió que de manera ordenada, en nombre de la religión y en nombre del rey, Nabot realmente cayó, no por la mano del rey, sino por la condena de sus conciudadanos. Sí, el antiguo conservadurismo de Nabot estaba, a juicio de muchos, muy fuera de lugar en ese estado “progresivo” de la sociedad. Sin duda la justa austeridad de Nabot lo había hecho extremadamente impopular en muchos sentidos en el “Jezreel progresivo”. Y siendo que Jezabel la llevó a cabo su propósito de una manera perfectamente legal y ordenada y de una manera “maravillosamente” democrática, vemos una buena imagen de la autocracia trabajando por métodos democráticos. Y cuando estos “leales ciudadanos patrióticos” de Jezreel habían dejado los cuerpos de Nabot y sus hijos para ser devorados por los perros salvajes que rondaban después del anochecer en la ciudad y sus alrededores, ¡enviaron y le dijeron a la Reina Jezabel que las órdenes de ella habían sido obedecidas de forma sangrienta y completa! “Después enviaron a decir a Jezabel: Nabot ha sido apedreado y ha muerto” (I Reyes 21:14).

No sé dónde estaba Jezabel cuando recibió la noticia de la muerte de Nabot. Tal vez ella estaba en el jardín mirando como chapoteaban las fuentes. Tal vez ella estaba en la sala de sol, o en algún lugar escuchando a los músicos tocar sus instrumentos. Pero, si juzgo a esta víbora humana pintada por su naturaleza, digo que recibió las trágicas noticias con deleite diabólico, con júbilo alegre. ¿Qué le importaba a ella que más allá, a unos treinta kilómetros de distancia, se sentó una mujercita que la noche anterior tenía su marido pero quién ahora lavaba su cara aplastada y horrible con sus lágrimas? ¿Qué le importaba que en Jezreel apenas ayer sus hijos corrieron hacia ella a su llamada, pero hoy fueron destrozados en la muerte? ¿Qué le importaba que fuera de los muros de la ciudad los perros lamieran la sangre de un marido piadoso? Lo que le importaba era que Jehová Dios había sido desafiado, sus mandamientos quebrantados, sus altares salpicados de barro pagano, y su santo nombre profanado. ¿Qué le importaba que la adoración a Dios había sido deshonrada? ¿Qué le importaba si una esposa, viuda trágicamente por asesinato, caminó por la vida en soledad? ¿Qué le importaba que hubiera lamentación y dolor y gran luto como, “Raquel que llora a sus hijos, y no quiso ser consolada, porque perecieron” (Mateo 2:18)? ¿Qué le importa si la justicia se había indignado solo por haber conseguido el pequeño terreno cerca de su palacio, dentro de lo cual estaba el mal ceñido con diadema? ¡Nada! ¿Se apoderó de dolor su corazón porque se había derramado sangre inocente? Sería como preguntar si el voraz león llora por el cordero que devora.

Tropezando, como bailarina feliz, se apresuró a donde estaba sentada Acab. Con caricias profusas y palabras simplistas con alegría ella le contó la “buena” noticia. Ella tenía sobre ella el aspecto triunfante de alguien que había logrado con éxito lo que otros no se habían atrevido a intentar. Su “prueba” para obtener la viña fue un decidido “triunfo”. Ella había “logrado el truco”. Ella había sido “valiente” y “sabia”—y por eso su esposo ahora podría levantarse y bajar a la viña y declararlo suyo.

En sus palabras y modales había un júbilo al borde de lo satánico. “¡Levántate!” ella dijo, “toma la viña de Nabot de Jezreel, que no te la quiso dar por dinero; porque Nabot no vive, sino que ha muerto” (I Reyes 21:15). Seguramente añadió, “Te dije que conseguiría su viñedo para ti. ¡Y obtuve por nada por lo que ibas a dar una viña mejor!”

Cuando Jezabel oyó que Nabot había sido apedreado y muerto, dijo a Acab: Levántate y toma la viña de Nabot de Jezreel, que no te la quiso dar por dinero; porque Nabot no vive, sino que ha muerto. (I Reyes 21:15).

Era la trampa tramada en su propia mente y era su mano, su mano blanca como el lirio, la de reina, que escribió las cartas que hicieron realidad esta trágica declaración.

La siguiente escena en esta tragedia de “el día de pago llegará” es:

La visita al viñedo

“Se levantó para descender a la viña”

¡Cómo Jezabel debió haber desfilar con orgullo ante Acab cuando fue con las noticias de que el viñedo que quería comprar ahora era suyo por nada! Cuán entusiasta debe haber sido el sarcasmo de su actitud cuando hizo saber por palabra y conducta que había tenido éxito donde él había fallado, ¡y a menor costo! Cuán orgullosamente victoriosas fueron los comentarios que hizo que lo mantuvo calurosamente en recuerdo que ella había cumplido su promesa “sagrada”. Qué tela tan encantadora manchada y teñida de rojo con la sangre de Nabot, extendió ella ante él para su “consuelo” desde el telar de sus maquinaciones malvadas!

“Y oyendo Acab que Nabot era muerto, se levantó para descender a la viña de Nabot de Jezreel, para tomar posesión de ella” (I Reyes 21:16). Acab se levantó para bajar de Samaria a Jezreel. Dio órdenes a su encargado del vestuario real para que sacara su ropaje de rey, ¡porque tenía que hacer un pequeño viaje de “negocios” para tomar posesión de una propiedad que había llegado a sus manos por la astucia de su esposa en el mercado inmobiliario!

Sí, Nabot, el buen hombre que temía al Señor, está muerto; y Acab no expresa ninguna condenación de esta horrible conspiración, que culmina en un horror tan trágico. Aunque por temer o al ser restringido por su conciencia no cometió el asesinato él mismo, no tuvo escrúpulo en valerse de los resultados de tal crimen cuando fue perpetrado por otro. Se halagó a sí mismo que, por el espléndido genio de su reina en asuntos sangrientos, él, aunque no participó en el crimen que mató a Nabot, podría, al igual que otro, recibir el beneficio de su muerte.

Y notarán aquí que ningún noble o anciano había divulgado el terrible secreto que había dado la apariencia de legalidad a una vil atroz. Y Acab, regocijándose en el ropaje sangriento tejida en el telar de las malvadas maquinaciones de su esposa, dio órdenes a los encargados de los establos de caballeriza para preparar su carreta real para un viaje inesperado. Jehú y Bidcar, los aurigas, prepararon los grandes caballos que los reyes tenían en aquellos días. Jehú era el conductor veloz de última hora, conocido como el que conducía furiosamente. La carreta dorada se acerca. Los caballos vigorosos son enjaezados y enganchados a la carreta del rey. Los escoltas, en magnífico vestidura, ensillan sus caballos y se preparan para acompañar al rey en formato militar. Luego, en medio de la charla de cascos y la ruidosa respiración de los caballos, ojos ansiosos, alertas, musculosos y fuertes, de corazón robusto y pies ágiles. Jehú conduce los caballos y la carreta hasta los escalones del palacio. De las puertas del palacio, con Jezabel caminando, casi pavoneándose, orgullosa y alegremente a su lado, llega Acab. Baja los escalones mientras Jezabel, tal vez, agita una mano adornada con joyas y le dice un “dulce” adiós. Bidcar abre la puerta de la carreta. Acab entra. Luego, con el chasquido de su látigo o una orden aguda de su boca, Jehú envía a los grandes caballos en su camino, lejos de los escalones del palacio, lejos de los terrenos del palacio, por medio de los portones, lejos, acompañado por los escoltas, lejos por el camino a Jezreel

¿Dónde está Dios? ¿Dónde está Dios? ¿Está ciego y no puede ver? ¿Está sordo y no puede oír? Es él un tonto que no puede hablar? ¿Está paralizado porque no puede moverse? ¿Dónde está Dios? Bueno, espere un momento, y ya veremos.

Allá en el palacio, Jezabel le dijo a Acab su esposo:

“Levántate y toma la viña de Nabot de Jezreel” (1 Reyes 21:15). Y en el camino salvaje, donde los altos cedros ondeaban contra la luna como plumas verdes contra un escudo de plata, donde la única música de la noche era las llamadas de las aves y coyotes y el aullido de lobos, Dios tenía un profeta de ojos de águila, un gran atleta físico y espiritual, llamado Elías. “Entonces vino palabra de Jehová a Elías tisbita, diciendo: Levántate, desciende a encontrarte con Acab rey de Israel, que está en Samaria; he aquí él está en la viña de Nabot, a la cual ha descendido para tomar posesión de ella” (1 Reyes 21:17-18).

Por aquí, en el palacio, Jezabel le dijo a Acab: “¡Levántate, desciende!” Y allá afuera, cerca de Carmelo, Dios le dijo a Elías: “¡Levántate!” Estoy tan contento de vivir en un universo donde, cuando el diablo tiene su Acab a quien puede decir: “Levántate”, Dios tiene a su Elías a quien puede decir: “¡Levántate!”

“Entonces vino palabra de Jehová a Elías tisbita, diciendo: Levántate, desciende a encontrarte con Acab rey de Israel, que está en Samaria; he aquí él está en la viña de Nabot, a la cual ha descendido para tomar posesión de ella. Y le hablarás diciendo: Así ha dicho Jehová: ¿No mataste, y también has despojado? Y volverás a hablarle, diciendo: Así ha dicho Jehová: En el mismo lugar donde lamieron los perros la sangre de Nabot, los perros lamerán también tu sangre, tu misma sangre” (I Reyes 21:17-19).

Cuando Acab desciende a Jezreel, la voz de Jehú, mientras retiene a los caballos ardientes, o el azote de
su látigo mientras los impulsa, atrae la atención del ganado que pasta en los campos por el camino. El sonido de los pasos de los caballos resuenan en todas las cañadas del camino. El carro dorado capta la luz del sol y la refleja brillantemente, pero el que va montado ni piensa en las manchas de sangre en el suelo donde murió Nabot. Nubes de polvo surgen de las ruedas del carro y los vientos salvajes los arrastran por los campos donde el labrador o el segador se pregunta quién va tan rápido por la carretera. El relincho de los corceles del rey Acab anuncia que no se cansan de llevarlo de Samaria a Jezreel. Y pronto muchos saben que el carro llevaba al rey que iba a poseer lo que había vuelto a la corona, incluso la viña de Nabot, que Nabot se negó a venderle. ¿Valdría la pena todo el esfuerzo? ¿Aprendería Acab que el pecado compra placer al precio de la paz? ¡Ya veremos, y muy pronto!

Y eso nos lleva a la otra escena en su tragedia de “el día de pago llegará” es:

La apariencia alarmante

“Entonces vino palabra de Jehová a Elías” (I Reyes 21:17).

El viaje de veinte millas desde Samaria a Jezreel ha terminado. Jehú detiene a los caballos fuera de la puerta de la viña. Los caballos estiran el cuello tratando de aflojar las riendas. Han resistido bien el ritmo furioso al que han sido conducidos. Alrededor del borde de su arnés se observa la espuma de su sudor. En sus flancos están, tal vez, las marcas del látigo de Jehú. Ellos respiran como si sus grandes pulmones fueran un fuelle incansable. Los escoltas se alinean en lo que se asemeja a una formación militar. Las manos de sirvientes a la orden abren la puerta a la viña. Bidcar abre la puerta del carro. Y Acab sale y se acerca a la viña de Nabot. Allí, sin duda, él ve, en la suave tierra, las huellas de Nabot. Muy cerca, sin duda, de las huellas más pequeñas de su esposa. Nabot ha muerto, y el viñedo tan codiciado ahora pertenece a Acab a través de la confabulación de la reina de su casa. Quizás Acab, mientras entra a la viña, ve el gancho de poda de Nabot entre las vides. O se da cuenta del fino trabajo de enrejado que las manos de Nabot habían unido para las vides crecientes. Quizás, en un rincón de la viña hay un asiento donde descansaba Nabot y sus hijos después del trabajo del día, o un pozo donde las aguas refrescaban al sediente o abastecían las vides en época de sequía.

Acab camina alrededor de su viñedo recién adquirido. Las hileras de viñas brillan a la luz del sol. Tal vez una brisa mueve las hojas de las vides. Acab admira el enrejado y el racimo. Mientras camina, planea cómo su jardinero arrancará esas vides para plantar pepinos, calabazas, ajos, cebollas, repollo y otras verduras que puede tener su “huerto de legumbres”.

Y mientras Acab pasea entre las viñas que atendió Nabot, ¿qué es el que aparece? ¿Bestias salvajes gruñendo? No. ¿Nubes negras llenas de tormentas amenazantes? No, eso no. ¿Rayos llameantes que lo deslumbra? No. ¿Carros de guerra de sus antiguos enemigos retumbando en el camino? No. ¿Una inundación inminente barriendo cosas antes de llegar? No; no es una inundación. ¿Un tornado arrasando la tierra? No. ¿Una serpiente enorme que amenaza con rodearlo y aplastar sus huesos en sus espirales mortales? No; no una serpiente. ¿Entonces qué? ¿Qué alarmó tanto a Acab? Sigámoslo y veamos.

Mientras Acab camina a través de las hileras de enredaderas, comienza a planear cómo organizará su viña con su jardinero, cómo estarán las flores aquí y las verduras allá y las hierbas más allá. Mientras conversa con él mismo, de repente una sombra se cruza en su camino. Rápido como un destello, Acab gira sobre sus talones, y allí, delante de él, se encuentra Elías, el profeta del Dios viviente. Las mejillas de Elías son morenas; sus ojos son agudos y penetrantes, como carbones de fuego; sus ojos arden con justa indignación en sus cuencas; su cabeza está en alto. Su única arma es un bastón: su única túnica, una piel de oveja y una faja de cuero sobre sus lomos. Como una aparición del otro mundo, como un fantasma de fiesta, Elías, de forma aterradora, se para frente a Acab. Acab no había visto a Elías por cinco años. Acab pensó que Elías había sido intimidado y silenciado por Jezabel, pero ahora el profeta lo confronta con su sentencia de muerte del Señor Dios Todopoderoso.

Para Acab hay una eternidad de agonía en los pocos momentos que permanecen así, cara a cara, ojo a ojo, alma a alma! Su voz es ronca, como el grito de un animal cazado. Tiembla como un ciervo cazado ante la boca de sabuesos feroces. De repente su cara se pone blanca. Sus labios tiemblan. Él había ido a tomar posesión de un viñedo, codiciado para un huerto de legumbres; y ahí está cara a cara con justicia, cara a cara con honor, cara a cara con juicio. El viñedo, con el sol que brilla ahora es tan negro como si fuera parte de la medianoche que se ha reunido en juicio. Como el cuervo de Poe “su alma de esa sombra se levantará, nunca más”.

“Y Acab dijo a Elías: ¿Me has hallado, enemigo mío?” (I Reyes 21:20). Y Elías, sin un temblor en su voz, sus ojos ardiendo y penetrando el alma culpable de Acab, responde: “Te he encontrado, porque te has vendido a hacer lo malo delante de Jehová”. Entonces, con cada palabra un rayo, y cada oración una denuncia fulminante, Elías continuó:

“Y le hablarás diciendo: Así ha dicho Jehová: ¿No mataste, y también has despojado? Y volverás a hablarle, diciendo: Así ha dicho Jehová: En el mismo lugar donde lamieron los perros la sangre de Nabot, los perros lamerán también tu sangre, tu misma sangre. . . . He aquí yo traigo mal sobre ti, y barreré tu posteridad y destruiré hasta el último varón de la casa de Acab, tanto el siervo como el libre en Israel. Y pondré tu casa como la casa de Jeroboam hijo de Nabat, y como la casa de Baasa hijo de Ahías, por la rebelión con que me provocaste a ira, y con que has hecho pecar a Israel” (I Reyes 21:19, 21, 22).

Y luego, aplicando sin piedad otras palabras como un terrible flagelo al avergonzado Acab, Elías proclamó: “De Jezabel también ha hablado Jehová, diciendo: Los perros comerán a Jezabel en el muro de Jezreel. El que de Acab fuere muerto en la ciudad, los perros lo comerán, y el que fuere muerto en el campo, lo comerán las aves del cielo” (I Reyes 21:23, 24).

Y, con estas palabras, causa que Acab se encoja de miedo y retroceda como ante una víbora silbante, encontrando que la viña de Nabot está repleto de fantasmas y sus racimos están llenos de sangre. Elías siguió su camino, como era su costumbre aparecer de repente y desaparecer de golpe.

Acab se había vendido por nada, al igual que Acán por una túnica funeraria y un lingote inútil, como lo hizo Judas por treinta piezas de plata que quemaron tanto sus palmas y su conciencia y así quemó su alma al encontrar alivio en la soga al final de la cuerda. Y cuando Acab volvió a entrar al carro para regresar a Jezabel—el sapo vil que se sentó en cuclillas en el trono para estar de nuevo con la hermosa víbora que se enroscó en el trono—los pasos tronantes de los caballos que golpeaban el camino golpeaban en su alma culpable las palabras de Elías: “Algún día, ¡los perros lamerán tu sangre! Algún día los perros comerán a Jezabel junto a las murallas de Jezreel”. ¡Dios había hablado! ¿Sucederá?

Y ahora llegamos a la última escena de esta tragedia, “el día de pago llegará,” es:

El día mismo de pago

¿Dios quiso decir lo que dijo? ¿O estaba jugando una broma a la realeza? ¿Llegó el día de pago? “El día de pago llegará” está escrito en la constitución del universo de Dios. La providencia retributiva de Dios es una realidad tan cierta como las leyes de la gravedad son una realidad.

Y para Acab y Jezabel, el día de pago llegó tan ciertamente como la noche sigue al día, porque el pecado acarrea en sí la semilla de su propia pena fatal.

El Dr. Meyer dice: “De acuerdo con la constitución de Dios del mundo, el malhechor será abundante castigado”. Los padres siembran el viento y los niños cosechan el torbellino. Una generación trabaja para dispersar la cizaña, y la próxima generación cosecha cizaña y retribuciones inconmensurables. Al individuo que no va en la dirección que Dios señala, llega un terrible día de pago. A la nación que se olvida de Dios, el día de pago vendrá en la terrible comprensión de la verdad que las “Los malos serán trasladados al Seol, Todas las gentes que se olvidan de Dios”. Cuando las naciones pisotean los principios del Todopoderoso, el resultado es que el mundo es azotado con muchos latigazos. Hemos visto naciones deslizarse hacia gehena, “y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche”.

Para la casa que no tiene espacio para Cristo, la muerte y la ropa de la tumba son ciertas. Se escribirá “Icabod” sobre la iglesia que suaviza la verdad desagradable o que no defiende inquebrantablemente “la fe que ha sido una vez dada a los santos”—y reconocerá su retribución en que se convertirá en “un sepulcro a la deriva guiado por un tripulación congelada”.

Un hombre puede prostituir el santo nombre de Dios con sus labios profanos si lo desea, pero se le advierte sobre el día de pago en las palabras: “No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano; porque no dará por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano” (Ex. 20:7).

Un hombre puede, si lo desea, seguir el camino de una mujer malvada; pero Dios no lo deja sin advertencia sobre el día de pago, en las palabras:

“Al punto se marchó tras ella, Como va el buey al degolladero, Y como el necio a las prisiones para ser castigado; Como el ave que se apresura a la red, Y no sabe que es contra su vida, Hasta que la saeta traspasa su corazón. … Porque a muchos ha hecho caer heridos, Y aun los más fuertes han sido muertos por ella. Camino al Seol es su casa, Que conduce a las cámaras de la muerte” (Prov. 7:22, 23, 26, 27).

Las personas pueden beber alcohol, si lo desean, y ofrecer la botella maldita a otros, si lo desean, pero la certeza de “el día de pago llegará” se lee en las palabras: “ni los borrachos, … heredarán el reino de Dios” (I Cor 6:10) y en las palabras: “Mas al fin como serpiente morderá, Y como áspid dará dolor” (Prov. 23:32).

[Poesía difícil de traducir omitido aquí y más adelante]

Churchill expresó la certeza de la justicia retributiva de Dios cuando, hablando de Mussolini, él dijo:

“Mussolini es arrastrado por la vorágine de su propia creación. Las llamas de la guerra que encendió arden en él mismo. Él y su gente están tomando el azote del látigo que aplicaron a Etiopía y Albania. Pagan los pecados fascistas con derrota, desesperación y muerte. ¡La promesa de vida de Mussolini como un león se convierte en la existencia de un perro golpeado!”

Años antes que el estadista Winston Churchill pronunció esas palabras, Ralph Waldo Emerson, en su Compensation escribió:

“El crimen y el castigo surgen de un tallo. El castigo es una fruta que madura sin sospechar dentro de la flor del placer que la ocultaba. Causa y efecto, medios y fines, semilla y fruta, puede pudrirse, porque el efecto ya florece en la causa. El fin preexiste en los medios—el fruto en la semilla”.

Todas estas declaraciones son solo una verificación de la verdad bíblica:

“El que cava foso caerá en él; Y al que revuelve la piedra, sobre él le volverá” (Prov. 26:27).

“Comerán del fruto de su camino, Y serán hastiados de sus propios consejos. Porque el desvío de los ignorantes los matará, Y la prosperidad de los necios los echará a perder;” (Prov. 1:31, 32).

“Como yo he visto, los que aran iniquidad Y siembran injuria, la siegan” (Job 4:8).

“Porque sembraron viento, y torbellino segarán; no tendrán mies, ni su espiga hará harina; y si la hiciere, extraños la comerán” (Oseas 8:7).

Los dioses son justos, y de nuestros vicios hacen instrumentos para azotarnos.

Cuando fui pastor de la Primera Iglesia Bautista de Nueva Orleans, todo lo que prediqué y enseñé fue transmitido por la radio. En mi “correo de admiradores” recibí cartas de un joven que se hacía llamar “Jefe de la Corte Canguro”. Dijo muchas cosas desagradables y críticas. A veces escribía una buena línea—y una bonita línea era, en todas las cosas vulgares que escribió, como una gardenia en un basurero. Un día recibí una llamada telefónica de una enfermera en el Hospital de la Caridad de Nueva Orleans. Era sobre esta persona que tan a menudo mojaba su pluma en la basura, que rara vez metía su pluma en el néctar. Ella dijo: “Pastor, hay un joven aquí abajo cuyo nombre no conocemos, que no nos informa su nombre. Todo lo que nos dice es que es el jefe de la corte canguro. Él va a morir. Él dijo que eres el único predicador en Nueva Orleans que ha escuchado, y nunca te ha visto. Él quiere verte. ¿Podrás venir?” “Sí”, respondí. Y dejé lo que estaba haciendo y corrí al hospital.

La joven enfermera me recibió en la entrada de la sala y me mostró el camino. Una mirada alrededor y pude observar camillas en el lado norte, camillas en el lado sur, camillas en el lado este y camillas en el lado oeste—y grupos de camillas en el centro de la gran sala. En un lugar solo, algo retirado de todas las otras camillas y camas, había una cama en la que yacía un joven de unos diecinueve o veinte años de edad, de gran tamaño, aunque los estragos de la enfermedad le habían dejado delgado. La enfermera, sin demora, me presentó al joven y dijo: “Este, señor, es el jefe de la corte del canguro.”

Me encontré mirando dos de los ojos más extrañas y raras que he visto. Tan amable como yo podría, dije, “Hola”. “¿Qué tal?” Él respondió con una voz que era descortés como un gruñido furioso, más como la voz de un lobo loco que la voz de un hombre racional. “¿Hay algo que puedo hacer por ti?”, pregunté tan amablemente como pude hablar.

“No. ¡Nada! Absolutamente nada—a menos que arrojes mi cuerpo a los gavilanes cuando esté muerto, ¡si los gavilanes aún me desean!”, dijo, con medio grito y con una especie de feroz resentimiento que me hizo preguntarme por qué había enviado a buscarme.

Luego su voz perdió algo del gruñido, y volvió a hablar. “Envié por usted, señor, porque quiero que le digas a estos jóvenes aquí algo de mi parte. Envié por ti porque sé que atraviesas esta nación y hablas con muchos jóvenes. Y quiero que les digas, y que les cuentes en cada oportunidad de que el diablo solo paga con dinero falsificado”.

¡Oh! Ojalá pudiera decirle a todos los hombres y mujeres y todos los niños y niñas de todas partes que crean esta verdad de que Satanás siempre paga con dinero falsificado, que todas sus perlas son perlas de pasta, que el néctar que ofrece está repleto de veneno. Oh, que los hombres aprenderían la verdad y sean advertidos por la verdad de que si ellos comen el maíz del diablo, él los sofocará con la mazorca.

Estuve con este joven casi dos horas. De vez en cuando hablaba. Hubo una desesperada seriedad en la voz del joven mientras me miraba con ojos salvajes donde el terror estaba entronizado. Luego, observé esos ojos volverse como si fueran de cristal mientras miraba el techo arriba. Vi su enorme pecho delgado agitarse como un fuelle. Sentí su mano agarrar a la mía como un hombre que se ahogaba agarraría una cuerda. Tomé su mano. Escuché el ronco gorgoteo en su garganta. Luego se quedó en silencio, como un bosque cuando el ciclón ha desvanecido.

Cuando murió, la pequeña enfermera me llamó con entusiasmo. “¡Ven acá!” ella llamó. “¿Qué quieres, niña?” Yo pregunté. “¡Quiero lavarte las manos!” Ella quiso decir que quería lavarme las manos con un desinfectante. Entonces añadió—con algo de miedo en sus palabras, “¡Es peligroso tocarlo!”

El diablo había pagado al joven con dinero falsificado.

¿Pero qué de Acab? ¿El día de pago vino por él? Sí. Considera cómo. Pasaron tres años. Acab todavía era rey. Y me atrevo a decir que durante esos tres años Jezabel le había recordado que estaban comiendo legumbres de la viña de Nabot. Puedo escucharla decir algo como esto mientras se sentaban en la mesa del rey: “Acab, coma estas legumbres. Pensé que Elías dijo que los perros iban a lamerte la sangre. Supongo que sus perros perdieron la nariz y perdieron el rastro”.

Pero creo que durante esos tres años, Acab nunca escuchó a un perro ladrar sin dar un salto.

Un día, Josafat, rey de Judá, visitó a Acab. La Biblia nos dice qué sucedió, qué se dijo y lo que se hizo:

“Y el rey de Israel dijo a sus siervos: ¿No sabéis que Ramot de Galaad es nuestra, y nosotros no hemos hecho nada para tomarla de mano del rey de Siria? Y dijo a Josafat: ¿Quieres venir conmigo a pelear contra Ramot de Galaad? Y Josafat respondió al rey de Israel: Yo soy como tú, y mi pueblo como tu pueblo, y mis caballos como tus caballos” (I Reyes 22:3, 4).

“Subió, pues, el rey de Israel con Josafat rey de Judá a Ramot de Galaad” (I Reyes 22:29).

Acab, después de que Josafat había prometido ir con él, en su corazón tenía miedo y estaba triste con presentimientos, premoniciones terribles, terrores horribles. Recordando las palabras devastadoras de Elías tres años antes, se disfrazó—se puso una armadura en el cuerpo y cubrió esta armadura con ropa de ciudadano común.

“Y el rey de Israel dijo a Josafat: Yo me disfrazaré, y entraré en la batalla; y tú ponte tus vestidos. Y el rey de Israel se disfrazó, y entró en la batalla” (I Reyes 22:30).

El general sirio había dado órdenes de matar solo al rey de Israel—Acab.

“Mas el rey de Siria había mandado a sus treinta y dos capitanes de los carros, diciendo: No peleéis ni con grande ni con chico, sino sólo contra el rey de Israel” (I Reyes 22:31).

Josafat no resultó herido, aunque llevaba su ropa real.

“Cuando los capitanes de los carros vieron a Josafat, dijeron: Ciertamente éste es el rey de Israel; y vinieron contra él para pelear con él; mas el rey Josafat gritó. Viendo entonces los capitanes de los carros que no era el rey de Israel, se apartaron de él” (I Reyes 22:32, 33).

Mientras los caballos de guerra relinchaban y los carros de guerra retumbaban y los escudos chocaban contra escudos y flechas zumbaban y se lanzaban lanzas y se empuñaban espadas, una flecha portadora de muerte, disparada por un arquero desconocido sin rumbo, encontró la grieta en la armadura de Acab.

“Y un hombre disparó su arco a la ventura e hirió al rey de Israel por entre las junturas de la armadura, por lo que dijo él a su cochero: Da la vuelta, y sácame del campo, pues estoy herido. Pero la batalla había arreciado aquel día, y el rey estuvo en su carro delante de los sirios, y a la tarde murió; y la sangre de la herida corría por el fondo del carro. … Y lavaron el carro en el estanque de Samaria; y los perros lamieron su sangre (y también las rameras se lavaban allí), conforme a la palabra que Jehová había hablado” (I Reyes 22:34, 35, 38).

Así aprendemos que ningún hombre puede evadir las leyes de Dios con impunidad. Todas las leyes de Dios son sus propios verdugos. Tienen penas extrañas añadidas. Las aguas robadas son dulces. Pero cada onza de la dulzura produce una libra de náuseas. La naturaleza mantiene los registros sin piedad. El crédito del hombre con ella es bueno. Pero la naturaleza siempre aparece para recaudar. Y no hay tierra a la que puedas huir y escapar de sus alguaciles. Todos los días sus sabuesos rastrean a los hombres y mujeres que le deben.

¿Pero qué de Jezabel? ¿Llegó su día de pago? Sí, después de veinte años. Después de la muerte de Acab,
después de que los perros lamieron su sangre, ella prácticamente gobernaba el reino. Pero creo que ella entró en el templo de Baal en ocasiones y rezó a su dios Baal para protegerla de los perros de Elías.

Elías había sido llevado a su hogar celestial cielo sin el toque del rocío de la muerte en su frente. Elíseo
lo había sucedido.

“Entonces el profeta Eliseo llamó a uno de los hijos de los profetas, y le dijo: Ciñe tus lomos, y toma esta redoma de aceite en tu mano, y vé a Ramot de Galaad. Cuando llegues allá, verás allí a Jehú hijo de Josafat hijo de Nimsi; y entrando, haz que se levante de entre sus hermanos, y llévalo a la cámara. Toma luego la redoma de aceite, y derrámala sobre su cabeza y di: Así dijo Jehová: Yo te he ungido por rey sobre Israel. Y abriendo la puerta, echa a huir, y no esperes. Fue, pues, el joven, el profeta, a Ramot de Galaad. Cuando él entró, he aquí los príncipes del ejército que estaban sentados. Y él dijo: Príncipe, una palabra tengo que decirte. Jehú dijo: ¿A cuál de todos nosotros? Y él dijo: A ti, príncipe. Y él se levantó, y entró en casa; y el otro derramó el aceite sobre su cabeza, y le dijo: Así dijo Jehová Dios de Israel: Yo te he ungido por rey sobre Israel, pueblo de Jehová. Herirás la casa de Acab tu señor, para que yo vengue la sangre de mis siervos los profetas, y la sangre de todos los siervos de Jehová, de la mano de Jezabel. … Y yo pondré la casa de Acab como la casa de Jeroboam hijo de Nabat, y como la casa de Baasa hijo de Ahías. Y a Jezabel la comerán los perros en el campo de Jezreel, y no habrá quien la sepulte. En seguida abrió la puerta, y echó a huir” (II Reyes 9:1-7, 9, 10).

Jehú era justo el hombre para tal ocasión: furioso en su ira, rápido en sus movimientos, sin escrúpulos, pero celoso de cumplir la ley de Moisés.

“Después salió Jehú a los siervos de su señor, y le dijeron: ¿Hay paz? ¿Para qué vino a ti aquel loco? Y él les dijo: Vosotros conocéis al hombre y sus palabras. Ellos dijeron: Mentira; decláranoslo ahora. Y él dijo: Así y así me habló, diciendo: Así ha dicho Jehová: Yo te he ungido por rey sobre Israel. Entonces cada uno tomó apresuradamente su manto, y lo puso debajo de Jehú en un trono alto, y tocaron corneta, y dijeron: Jehú es rey” (II Reyes 9:11-13).

Montando su carro, ordenando y llevando consigo una compañía de sus soldados más confiables, condujo furiosamente casi sesenta millas hasta Jezreel.

“Entonces Jehú cabalgó y fue a Jezreel, porque Joram estaba allí enfermo. También estaba Ocozías rey de Judá, que había descendido a visitar a Joram. Y el atalaya que estaba en la torre de Jezreel vio la tropa de Jehú que venía, y dijo: Veo una tropa. Y Joram dijo: Ordena a un jinete que vaya a reconocerlos, y les diga: ¿Hay paz? Fue, pues, el jinete a reconocerlos, y dijo: El rey dice así: ¿Hay paz? Y Jehú le dijo: ¿Qué tienes tú que ver con la paz? Vuélvete conmigo. El atalaya dio luego aviso, diciendo: El mensajero llegó hasta ellos, y no vuelve. Entonces envió otro jinete, el cual llegando a ellos, dijo: El rey dice así: ¿Hay paz? Y Jehú respondió: ¿Qué tienes tú que ver con la paz? Vuélvete conmigo. El atalaya volvió a decir: También éste llegó a ellos y no vuelve; y el marchar del que viene es como el marchar de Jehú hijo de Nimsi, porque viene impetuosamente. Entonces Joram dijo: Unce el carro. Y cuando estaba uncido su carro, salieron Joram rey de Israel y Ocozías rey de Judá, cada uno en su carro, y salieron a encontrar a Jehú, al cual hallaron en la heredad de Nabot de Jezreel. Cuando vio Joram a Jehú, dijo: ¿Hay paz, Jehú? Y él respondió: ¿Qué paz, con las fornicaciones de Jezabel tu madre, y sus muchas hechicerías? Entonces Joram volvió las riendas y huyó, y dijo a Ocozías: ¡Traición, Ocozías! Pero Jehú entesó su arco, e hirió a Joram entre las espaldas; y la saeta salió por su corazón, y él cayó en su carro. Dijo luego Jehú a Bidcar su capitán: Tómalo, y échalo a un extremo de la heredad de Nabot de Jezreel. Acuérdate que cuando tú y yo íbamos juntos con la gente de Acab su padre, Jehová pronunció esta sentencia sobre él, diciendo: Que yo he visto ayer la sangre de Nabot, y la sangre de sus hijos, dijo Jehová; y te daré la paga en esta heredad, dijo Jehová. Tómalo pues, ahora, y échalo en la heredad de Nabot, conforme a la palabra de Jehová” (II Reyes 9:16-26).

“Vino después Jehú a Jezreel; y cuando Jezabel lo oyó…” (2 Reyes 9:30). ¡Pausa! Quien es Jehú? Él es el indicado quien, veinte años antes de los eventos de este capítulo del cual citamos, cabalgó con Acab para tomar la viña de Nabot, quien durante esos veinte años nunca olvidó esas palabras fulminantes de terrible denuncia que habló Elías. ¿Y quién es Jezabel? Oh! La misma quien escribió las cartas y ordenó que Nabot muriera. ¿Y qué es Jezreel? El lugar donde Nabot tenía su viña y donde murió Nabot, su vida machacarada por piedras en manos de rufianes. “Vino después Jehú a Jezreel; y cuando Jezabel lo oyó, se pintó los ojos con antimonio, y atavió su cabeza, y se asomó a una ventana” (2 Reyes 9:30).

Y cuando Jehú, el nuevo rey por voluntad y palabra del Señor entró en la puerta, ella preguntó: “¿Sucedió bien a Zimri, que mató a su señor? Alzando él entonces su rostro hacia la ventana, dijo: ¿Quién está conmigo? ¿quién? Y se inclinaron hacia él dos o tres eunucos. Y él les dijo: Echadla abajo. …” (II Reyes 9:30-33).

Estos hombres fuertes pusieron los dedos fuertes en su carne suave y femenina y la levantaron, con cabeza cansada y todo, cara pintada y todo, dedos enjoyados y todo, faldas de seda y todo—y la arrojaron abajo. Su cuerpo cayó y salpicó sobre la calle. Parte de su sangre salpicó los pies de los caballos de Jehú, deshonrándolos. Parte de su sangre salpicó las paredes de la ciudad, deshonrándolas. Y Jehú condujo sus caballos y su carro sobre ella. Allí ella yace, retorciéndose en agonía de muerte en la calle. Su cuerpo es aplastado por las ruedas del carro. En su pecho blanco están las formas de media luna negra de las pezuñas de los caballos. Ella está abucheando como una víbora en el fuego. Jehú se alejó y la dejó ahí.

“Entró luego, y después que comió y bebió, dijo: Id ahora a ver a aquella maldita, y sepultadla, pues es hija de rey. Pero cuando fueron para sepultarla, no hallaron de ella más que la calavera, y los pies, y las palmas de las manos” (II Reyes 9:34, 35).

Dios Todopoderoso se encargó de que los perros hambrientos despreciaran los cerebros que concibieron la trama que tomó la vida de Nabot. Dios Todopoderoso se encargó de que los perros delgados y sarnosos de los callejones despreciaran la manos que escribieron la trama que le quitó la vida a Nabot. Dios Todopoderoso se encargó de que los perros pésimos que comía carroña despreciaran los pies que caminaban en los patios de Baal y luego en la viña de Nabot.

Estos soldados de Jehú volvieron a Jehú y dijeron: “¡Fuimos a enterrarla, oh rey, pero los perros la habían comido!”

Y Jehú respondió:

“Y volvieron, y se lo dijeron. Y él dijo: Esta es la palabra de Dios, la cual él habló por medio de su siervo Elías tisbita, diciendo: En la heredad de Jezreel comerán los perros las carnes de Jezabel, y el cuerpo de Jezabel será como estiércol sobre la faz de la tierra en la heredad de Jezreel, de manera que nadie pueda decir: Esta es Jezabel” (II Reyes 9:36, 37).

Así pereció una mujer demonio, la reina más infame que jamás usó una diadema real.

“¡El día de pago llegará!” Dios lo dijo, ¡y así fue! Sí, y de esto aprendemos el poder y la certeza de Dios al llevar a cabo su propia providencia retributiva, para que los hombres sepan que su justicia no duerme. Aunque el molino de Dios muele lentamente, convierte todo en polvo.

Sí, los juicios de Dios a menudo tienen talones de plomo y viajan lentamente. Pero siempre tienen manos de hierro y aplastan por completo.

Y cuando veo a Acab caer en su carro y cuando veo a los perros comiendo a Jezabel junto a las paredes de Jezreel, digo, como dice la Escritura: “Juntaos todos vosotros, y oíd. ¿Quién hay entre ellos que anuncie estas cosas? Aquel a quien Jehová amó ejecutará su voluntad en Babilonia, y su brazo estará sobre los caldeos” (Isa. 48:18). Y como recuerdo que las ganancias de la impiedad están cargadas con la maldición de Dios, te pregunto: “¿Por qué gastáis el dinero en lo que no es pan, y vuestro trabajo en lo que no sacia?” (Isaías 55:2).

Y la única forma en que sé que cualquier hombre o mujer en la tierra puede escapar del día de pago del pecador en la tierra y el infierno del pecador más allá—asegurándose del día de pago del cristiano en la tierra y del cristiano el cielo más allá del día de pago del cristiano—es a través de Cristo Jesús, quien tomó el lugar del pecador sobre la cruz, convirtiéndose para todos los pecadores todo lo que Dios debe juzgar, que los pecadores por la fe en Cristo Jesús puedan convertirse en todo lo que Dios no puede juzgar.

Compartir en Facebook

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*