Elías alimentado por cuervos en el arroyo

1 Reyes 17:2-6

Cuando Elías entregó su mensaje dado por Dios al rey idólatra de Israel, parecería como si no supiera qué camino seguir. Tal vez fue en respuesta a una oración por su guía y protección que Dios le dijo: “Apártate de aquí, y vuélvete al oriente, y escóndete en el arroyo de Querit” (1 Reyes 17:3). El que había probado a tantos siervos del Señor no era probable que perdonara a un hombre como Elías. Los siervos de Cristo todavía encuentran un tiempo de prueba después de ser librado de una muerte inoportuna o haber recibido un mensaje de vida en el nombre de Dios. ¡Qué dulce es en esos momentos encontrar al Señor mismo un refugio y un escondite para el alma turbada! Observamos que el escondite de Elías era un lugar de:

I. Cita divina. El Señor dijo: “Escóndete en el arroyo de Querit” (1 Reyes 17:3). ¿Cómo pudiera sentirse seguro o satisfecho escondiéndose en un lugar de su propia elección? ¡Qué suspiro de alivio escaparía del corazón del profeta obediente al buscar y hallar el lugar de descanso designado por Dios, un sentido de alivio como el que el pecador conoce, cuando en obediencia a la Palabra de Dios huye para refugiarse a ese lugar designado llamado “Calvario”! No importa dónde el hombre culpable corría por seguridad, no podía sentirse seguro hasta que se encontraba en la ciudad de refugio designado por Dios (Num. 35:9-32). ¿Estamos descansando donde Dios nos ha escondido en Jesucristo, su Hijo amado?

II. Perfecta reclusión. Elías estaba completamente ocultado en el secreto de la presencia del Señor, lejos del orgullo de Acab y el conflicto de la lengua de Jezabel (Sal. 31:20). El lugar de la salvación de Dios es un lugar de separación y aislamiento. Tu vida está escondida con Cristo en Dios. ¡Qué honor pertenecer a sus “protegidos” (Sal. 83:3)! Todos esos escondidos habitan al abrigo del Altísimo y moran bajo la sombra del Omnipotente (Sal. 91:1). Se salvan del temor al hombre, de la esclavitud de la moda, y de las ansias acosadoras de la vida mundana ordinaria. “Tú eres mi refugio” (Sal. 32:7).

III. Promesa aseguradora. “Beberás del arroyo; y yo he mandado a los cuervos que te den allí de comer” (1 Reyes 17:4). Dios nunca nos envía una guerra por nuestra culpa. Esta promesa no se pudo separar de ese lugar sagrado llamado “Querit”. “Todas las promesas de Dios son en él Sí, y en él Amén, por medio de nosotros, para la gloria de Dios” (2 Cor. 1:20). Saber que su mandato ha salido adelante era suficiente para disipar todas las dudas y temores en cuanto a todas sus necesidades. “Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados” (Rom. 8:28). Somos salvos por su gracia y asegurados por su Palabra.

IV. Experiencia maravillosa. “Y los cuervos le traían pan y carne por la mañana, y pan y carne por la tarde; y bebía del arroyo” (1 Reyes 17:6). El profeta no pudo tener tal manifestación de la bondad amorosa de Dios en cualquier otro lugar; estando en el camino de Dios tuvo comunión con él y experimentó su bendición. Así es en la cruz de Cristo. Su disposición fue:

1. Abundante. No solo tenía pan y agua, sino también carne. La vida de fe siempre será bendecida con su “abundancia excedente.” “Los leoncillos necesitan, y tienen hambre; pero los que buscan a Jehová no tendrán falta de ningún bien” (Sal. 34:10). En ese lugar santo designado por Dios—la cruz—hay suficiencia para todos.
2. Habitual. “Por la mañana, y … por la tarde” (1 Reyes 17:6), siempre que fuera necesario. “El que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará” (Fil. 1:6). El que te dio el primer bocado de gracia es capaz de hacer su gracia suficiente para ti en todo el camino (Ex. 16:35). En el lugar secreto de su presencia puedes tener tu pan diario.
3. Milagroso. Cada bocado de comida de Elías, mientras que estuvo allí, llegó de una forma sobrenatural. “No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios” (Mat. 4:4). La vida que ha sido engendrada por la Palabra de Dios también debe crecer de ese modo. Los milagros son un hecho cotidiano para el que vive por fe en el Hijo de Dios. Cuando Jesús preguntó a los que habían salido en su nombre, “¿os faltó algo?” ellos dijeron: “Nada” (Lucas 22:35). Los cuervos de Dios están en todas partes, y su orden es suficiente para hacerlos ministros de misericordia y bendición para cualquiera de sus escondidos.

Compartir en Facebook

4 Responses to “Elías alimentado por cuervos en el arroyo”

Read below or add a comment...

  1. Rossana says:

    Puedo decir que hoy el señor a enviado esos cuervos para alimentarme en estos tiempos de aislamiento, para el señor sea toda la gloria y Honra, los que buscan y confían en Jehová no tendrán falta de ningún bien. Maravillosa palabra gracias fue de bendición para mi vida.

  2. Yensi gett olmos says:

    Es un refugio seguro el depositar nuestra confianza en nuestro Señor Jesucristo y en estos tiempos poder ser cuervos para llevar bendición ha tantos hermanos y personas que piden a Dios su auxilio por falta de pan y agua. Y un techo seguro.

  3. Rudy naveda says:

    Me encanta Dios!!que perfecto es su tiempo, esto nos deja mas en claro que Dios nos provee y en su virtud de petector nos proteje….gloria a ti padre

  4. Antonio says:

    Is 21:13-15
    13 Profecía sobre Arabia. En el bosque pasaréis la noche en Arabia, oh caminantes de Dedán.

    14 Salid a encontrar al sediento; llevadle agua, moradores de tierra de Tema, • socorred con pan al que huye.

    15 Porque ante • la espada huye, • ante la espada desnuda, • ante • el arco entesado, • ante • el peso de la batalla.

    Hola hermano,recientemente he visto una publicación de alguien que sugiere que este pasaje se relaciona con 1Reyes:2-6…por lo visto expone que los escribas al traducir cometieron un error en cambiar un punto en la palabra hebrea arabes y la cambiaron por cueros…usted que opina?

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*