El canto de Débora

Jueces 5

La canción de Débora es uno de los más grandes estallidos de poesía apasionada en la Biblia. Al igual que el canto de la salvación, la profunda plenitud de su armonía depende de la rica variedad de sus notas. Es una canción de triunfo. Es maravilloso lo bien que podemos cantar cuando hemos experimentado la liberación de todos nuestros enemigos a través de la fe en Jesucristo. Aquellos que son sacados del temible pozo de la iniquidad tienen un cántico nuevo en su boca (Sal. 40:2-3). Esta canción de la profetisa se parece a nuestra canción, ya que tiene en ella notas que destacan lo siguiente:

I. Comunión. “Aquel día cantó Débora con Barac hijo de Abinoam” (Jueces 5:1). El canto de la salvación no es un solo, porque mientras que el convertido canta de alegría, también hay gozo en la presencia de los ángeles de Dios (Lucas 15:10). El canto de la liberación en el Mar Rojo fue cantado por Moisés y los hijos de Israel (Ex. 15:1). “Exaltemos a una su nombre” (Sal. 34:3).

II. Dedicación personal. “Por haberse ofrecido voluntariamente el pueblo” (Jueces 5:2). Este es un precursor seguro de la victoria. Cuando el pueblo de Dios se ofrece voluntariamente como instrumentos de justicia en su mano, para hacer su voluntad, el grito de triunfo ciertamente seguirá. Como con la iglesia, así con el individuo; la consagración personal a la obra del Señor es la puerta estrecha al camino del éxito en su servicio. “A sí mismos se dieron primeramente al Señor, y luego a nosotros por la voluntad de Dios” (2 Cor. 8:5).

III. Alegría exultante. “Despierta, despierta, Débora; despierta, despierta, entona cántico. Levántate, Barac, y lleva tus cautivos, hijo de Abinoam” (Jueces 5:12). La canción de los liberados del Señor es tan aguda que solo los salvos pueden cantarla, y necesitan estar completamente despiertos para darle el énfasis necesario. El desanimado hace un intento lamentable de tocar las notas en las líneas de esta canción celestial. El salmista se estaba preparando para esto cuando dijo: “Despierta, alma mía; despierta, salterio y arpa; me levantaré de mañana” (Sal. 57:8). “¡Despertad y cantad, moradores del polvo!” (Isaías 26:19).

IV. Aliento mutuo. “El pueblo de Zabulón expuso su vida a la muerte, y Neftalí en las alturas del campo” (Jueces 5:18). Rubén podría debatir sobre los méritos de la guerra y crear divisiones, interpretando el papel del “crítico superior” (Jueces 5:16), y tal vez ayudando a Galaad, Dan y Aser en su culpable egoísmo y cobardía (Jueces 5:17). Pero dad honra a quien se debe el honor. Aquellos que permanecen firmes en los “lugares altos” en esta guerra santa contra la mundanalidad, y toda forma de pecado que obra en oposición a la voluntad de Dios, que se mencionen en nuestras oraciones y alabanzas a Dios. Todos los que ponen en peligro sus vidas por la causa de Cristo, e incluso su propio buen nombre, deben tener una mención honorífica ante Dios y el hombre. Este es un antídoto muy efectivo para los celos en la obra del Señor.

V. Advertencia fiel. Meroz y sus habitantes debían ser maldecidos amargamente “porque no vinieron al socorro de Jehová, al socorro de Jehová contra los fuertes” (Jueces 5:23). Es posible que la gente de Meroz no haya obstaculizado a los guerreros del Señor, pero no ayudaron; en esto radica su culpa. Fueron maldecidos porque no hicieron nada. Cristiano sin oración, tome nota. La higuera fue maldecida por el misericordioso Cristo porque era infructuosa. No hacer nada para ayudar a la causa del Señor es el camino seguro hacia una vida cristiana sin fruto, y tal vez a una posteridad que deshonra a Dios. Abigail fue bien enseñada en teología cuando le aseguró a David que “Jehová de cierto hará casa estable a mi señor, por cuanto mi señor pelea las batallas de Jehová” (1 Samuel 25:28). Cuida sus asuntos y él cuidará de lo tuyo.

VI. Reflexión solemne. La madre de Sísara miró por la ventana y gritó: “¿Por qué tarda su carro en venir?” (Jueces 5:28-30). La referencia de Débora a la madre de Sísara que observa y se cansa por el regreso de su hijo asesinado es un toque intensamente femenino. Aquí se describe la terrible decepción que finalmente debe llegar a aquellos que esperan paz y prosperidad mientras luchan contra los propósitos y el pueblo de Dios (Ex. 15:9). Mientras celebramos nuestra liberación de la culpa y el poder del pecado en nuestro canto de alabanza, no debemos descuidar a quienes están sin Dios y sin esperanza en el mundo; los que se alimentan de la vanidad, y son como el tamo es al trigo; los que caminan a la luz de las chispas de su propio fuego, y cuya luz se apagará de repente. El único himno que leemos sobre el canto de Cristo fue cantado bajo la sombra de la cruz (Mat. 26:30).

Compartir en Facebook

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*