La historia de Lot

Génesis 19

La historia de Lot es la historia de un reincidente. Cuando se apartó de Abraham, se apartó de la fe. Cuando buscó las llanuras bien regadas, buscaba su propia gloria. Mientras buscaba su propio interés, su testimonio como creyente en el Señor fue despreciado. Luego vino el fracaso y la huida, pero siendo del Señor, él mismo fue salvado “así como por fuego”, aunque todas sus obras fueron quemadas (1 Corintios 3:14-15). Vea:

I. La decisión que hizo. “Lot escogió para sí toda la llanura del Jordán; y se fue Lot hacia el oriente” (Gén. 13:10-12). Los que caminan por la vista y no por la fe siempre serán influenciados por las apariencias. La elección de Moisés fue la elección de la fe (Heb. 11:24-25). Si seguimos los dictados de nuestros corazones, nos aseguraremos de lanzarnos hacia Sodoma.

II. La posición que ocupó. “Lot estaba sentado a la puerta de Sodoma” (Gen. 19:1). Habiéndose convertido en un compañero de los sodomitas, ahora se convierte en un socio con ellos. Cuando un cristiano puede encontrar placer en la comunión con los impíos, pronto se convertirá en un partícipe de su iniquidad. El avance en el mundo no es evidencia de crecimiento en la gracia. Mezclarse con el mundo a menudo significa ayudar a los impíos (2 Cron. 19:12).

III. El mensaje que recibió. “Jehová nos ha enviado para destruirlo” (Gen. 19:13). Los lugares malvados y las cosas malas deben ser destruidos. Si todas tus cosas malas fueran destruidas, ¿perderías algo? ¿Cómo afectaría a tus planes y propósitos? Si los intereses de nuestro corazón están enredados con la maldad de este mundo, sufriremos pérdida. Establezca su afecto en las cosas de arriba, para que entonces, cuando cada lugar perverso es destruido, tu herencia permanecerá intacta.

IV. El testimonio que llevó. Lot salió y habló a sus yernos, pero note la reacción: “Mas pareció a sus yernos como que se burlaba” (Gen. 19:14). Nuestro testimonio para Dios siempre será una burla si estamos viviendo la vida egoísta. ¿Quién creerá que el pecado es amargo si lo hacemos pasar por debajo de nuestra lengua como un bocado dulce? Ni la seriedad ni la elocuencia compensarán la inconsistencia. La vida es la luz.

V. La reticencia demostrada. “Y deteniéndose él, los varones asieron de su mano” (Gen. 19:16). Siempre somos lentos en obedecer el llamado de Dios cuando nuestras vidas están enredadas con los asuntos del mundo. El joven se fue triste, porque tenía grandes posesiones (Mat. 19:22). Muchos perecen a la luz del conocimiento por falta de decisión. Escape por tu vida, no te demores.

VI. La solicitud que ofreció. “He aquí ahora esta ciudad está cerca para huir allá” (Gen. 19:20). Él pensó que la montaña de refugio designada estaba demasiado lejos. ¿Por qué debería desear estar a salvo tan cerca de la ciudad condenada como sea posible? ¿Por qué deberíamos desear ser salvos, y nada más? ¿No hay una falta de voluntad al acecho en las mentes de muchos del pueblo de Dios para huir a la montaña lejana de separación total? Lot fue salvado, pero todavía estaba lo suficientemente cerca al lugar de la muerte para llenarlo de miedo (Gen. 19:30).

VII. El favor que disfrutó. “Nada podré hacer hasta que hayas llegado allí” (Gen. 19:22). ¡Cuán precioso es incluso un pobre apartado para Dios! El juicio no puede caer sobre Sodoma hasta que él esté afuera. Pero piense aún más cómo la presencia de este creyente de mente mundana entre los impíos estaba impidiendo que Dios realizara sus propios propósitos. Hasta que salió de entre ellos, la obra de Dios estaba paralizada.

Compartir en Facebook

2 Responses to “La historia de Lot”

Read below or add a comment...

  1. Sigfred says:

    Porque no hablan de que quiso entregar a sus hijas a una banda de depravados sexuales .
    Y también de que tuvo relaciones sexuales con sus hijas

    • Calvin George says:

      Respondo solo como el traductor, puesto que el autor falleció hace más de 100 años. Lo que aparece aquí es un bosquejo, por tanto tiene información incompleta. La naturaleza de un bosquejo es tal que se puede comparar a un esqueleto. Al usar un bosquejo, el maestro o predicador tiene que añadir la carne al esqueleto al estudiar y en el proceso de impartir la Palabra. Es obvio que el autor no quiso encubrir el pecado de Lot, porque empieza diciendo que «se apartó de la fe» y habla de su mal testimonio a través del bosquejo.

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*