La relación entre el novio, el paño, y el vino nuevo

Marcos 2:18-22

Otra pregunta surge, “¿Por qué los discípulos no ayunan?” Siempre hay quienes se enfocan excesivamente en las diferencias y dificultades. El Espíritu de verdad y poder no está determinado por formas externas. Siempre es fácil señalar lo que los discípulos del Señor Jesús no hacen, mientras que las muchas cosas buenas que están haciendo no se escuchan como si no lo hubieran hecho. Pero esto exige del Señor una nueva revelación de sí mismo en el carácter de un esposo, en el sentido de un novio preparado para su boda.

I. El carácter de Cristo. “Está con ellos el esposo” (Mar. 2:19). El significado literal de esposo es “el hombre de la novia”. La iglesia es la novia, Cristo es su hombre. “Los que están de bodas” son aquellos que tienen acceso a la presencia del novio, familiarizados con su voluntad y propósitos, compartidores de sus secretos y uno en sus simpatías y deseos. La conexión entre el Señor y su pueblo se expresa en la relación humana más cercana, esposo y esposa; el mismo pensamiento que tenemos en el Cantar de los Cantares: “Prendiste mi corazón, hermana, esposa mía” (4:9). La primera relación de hijos es por nacimiento, la segunda de matrimonio es por acuerdo y elección mutua. “El que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios” (Juan 3:3). “Escogeos hoy a quién sirváis” (Jos. 24:15).

II. La influencia de su presencia. “¿Acaso pueden los que están de bodas ayunar mientras está con ellos el esposo?” (Mar. 2:19). ¿Puede el novio estar triste en presencia de su novia? Las lámparas no son necesarias a la luz del día. Los que, como los discípulos de Juan y los fariseos, están bajo la ley y buscan ser justificados por sus obras, sienten la necesidad de ayunar. Los discípulos de Jesús no están bajo la ley, sino bajo la gracia, y el Dios de toda gracia está con ellos, haciendo que su gracia sea suficiente para ellos. “He aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo” (Mat. 28:20). “Comed, amigos; bebed en abundancia, oh amados” (Cantares 5:1). Mientras tengan al novio con ellos, no pueden ayunar.

III. El efecto de su ausencia. “Pero vendrán días cuando el esposo les será quitado, y entonces en aquellos días ayunarán” (Mar. 2:20). Esto lo hicieron durante tres días después de que Cristo fue crucificado, y nuevamente mientras esperaban en el aposento alto por la venida del Espíritu Santo. Sí, es tiempo de ayunar cuando la presencia de Cristo es quitada de nuestros corazones, entonces podemos estar seguros de que algún pecado ha entrado y separado nuestra comunión. Aquí hay un pensamiento solemne para los no salvos. El novio con la novia serán quitados, el día de gracia se irá, entonces ellos ayunarán, porque estas cosas estarán para siempre escondidas de sus ojos. El hombre rico alzó sus ojos en el infierno, estando atormentado (Lucas 16:23). Había entrado en el ayuno final y eterno.

IV. La naturaleza de su obra. La obra de Cristo, o la gracia de Dios que ha venido a nosotros a través de él, está representada aquí por dos cosas nuevas.

1. Es como un paño nuevo. “Nadie pone remiendo de paño nuevo en vestido viejo; de otra manera, el mismo remiendo nuevo tira de lo viejo, y se hace peor la rotura” (Mar. 2:21). La tela nueva, o cruda, no es adecuada para remendar una prenda vieja. “Se hace peor la rotura”. Ha habido una rotura. La vieja prenda de la justicia humana está en trapos. “Si bien todos nosotros somos como suciedad, y todas nuestras justicias como trapo de inmundicia” (Isa. 64:6). La nueva tela de la gracia no se ha dado para remendar la vieja prenda de las obras, la cual nunca salvaba. Cuando el hijo pródigo llegó a casa, no se le reparó su abrigo con un paño nuevo. “Sacad el mejor vestido, y vestidle” (Lucas 15:22). La obra de Cristo nunca puede ser usada como un parche. Nuestras propias obras y las suyas nunca encajarán para hacer de nosotros un manto de justicia. La justicia de Dios que está sobre todos los que creen es una cosa nueva y perfecta. “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe” (Ef. 2:8-9).

2. Es como el vino nuevo. “Nadie echa vino nuevo en odres viejos; de otra manera, el vino nuevo rompe los odres, y el vino se derrama, y los odres se pierden; pero el vino nuevo en odres nuevos se ha de echar” (Mar. 2:22). El vino nuevo no se mantendrá en las viejas botellas de piel que ya se han estirado hasta su máxima capacidad por el proceso de fermentación. La ley de la gracia es que el “vino nuevo” debe ponerse en “odres nuevos”, de lo contrario, ambos se desperdiciarán. El vino nuevo del reino necesita el corazón nuevo como vasija. “Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente” (1 Co. 2:14). “El Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros” (Juan 14:17). La vieja botella, siendo la naturaleza humana caída, nunca puede adaptarse para recibir y preservar las cosas de Dios. El vino nuevo solo puede ser la ruina de la botella vieja. Crucifica la carne con sus deseos, y “recibid el Espíritu Santo” (Jn. 20:22). Si nos llenamos con el Espíritu (vino nuevo), debemos ser primeramente nuevas criaturas en Cristo Jesús (2 Cor. 5:17). “Echan el vino nuevo en odres nuevos, y lo uno y lo otro se conservan juntamente” (Mat. 9:17). Conservado para su venida y reino.

Compartir en Facebook

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*