¿Qué es tu vida?

Con toda seriedad, quisiera hacerte la pregunta del libro de Santiago (4:14), «¿Qué es vuestra vida?» Tú y yo hemos tenido el privilegio de ser parte de esta aventura llamada vivir. ¿Qué es todo esto? ¿Cuál es el significado de nuestra existencia? ¿Cuál es el verdadero valor de la vida?

Hay quienes hoy dicen que venimos de la nada y no vamos a ninguna parte, que están de acuerdo en que la vida no es más que «una historia contada por un tonto, llena de ruido y furia, y que no significa nada». La vida ha sido llamada «el aprieto que precede a la muerte», «un episodio breve y desacreditado en uno de los planetas menores». Pero siempre ha habido quienes, por vivir en un sótano, nunca ven los picos de las montañas; quienes, siendo sordos y ciegos, no escuchan música y no ven sentido a nuestra existencia.

Luego tenemos el que «ve el precio de todo y el valor de nada», para quien la raza humana se compone sólo de «pequeños, masas gateando de carbohidratos impuros, rumbo al olvido». Cuando estos sofisticados hablan a la ligera de Dios, uno recuerda que en un campo de trigo las espigas pesadas de trigo se inclinan y las vacías se paran erguidas; y cuando vemos una cabeza, joven o vieja, que se niega a inclinarse en su presencia, reflexionamos que debe ser una de las vacías que se mantiene erguida.

Pero la mayoría de nosotros tenemos un sano juicio y no creemos que este universo no es más que un concurso de ochenta elementos químicos impares, la broma de un destino sin sentido. Creemos que «la vida es real, la vida es seria y la tumba no es la meta». Pablo dijo: «Para mí el vivir es Cristo» [Filp. 1:21]. Para ti, vivir es … ¿qué?

Hay tres valorizaciones falsas de la vida. Primero, son las cosas. Hay quienes viven para las cosas, pero eso es un error, porque «la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee» (Lucas 12:15). El negocio líder en Estados Unidos es el negocio de basura. No lo llamamos basura hoy: son coches, ropa, adornos y muebles; pero mañana está oxidado o apolillado, porque los hombres todavía guardan sus tesoros en la tierra donde la polilla y el óxido corrompen y donde ladrones minan y hurtan.

Escuché a William Jennings Bryan decir: “Aquellos que viven por dinero pasan la primera mitad de sus vidas obteniendo todo lo que pueden de los demás, y la última mitad tratando de evitar que los demás obtengan lo que tienen de ellos; y no encuentran placer en ninguna de las dos mitades». Escuché que alguien le preguntó al señor Rockefeller: «¿Cuánto dinero se necesita para satisfacer a un hombre?» Él respondió: «Solo un poco más». Una cosa tan pequeña como un centavo dejará fuera de nuestra visión una cosa tan grande como el sol, y una cosa tan pequeña como el dinero excluirá a Dios.

He leído sobre un hombre que fue encontrado muerto en un desierto. Se había puesto piedras preciosas por valor de miles de dólares, pero murió por falta de agua potable, algo absolutamente gratis. Así que los hombres mueren con abundancia a su alrededor, muchos bienes de este mundo atados a ellos, pero mueren espiritualmente por falta del agua de vida que se les da gratuitamente, sin dinero y sin precio. Tal es la tragedia de aquellos que acumulan tesoros para sí mismos, pero no son ricos para con Dios.

Pablo habla de «no teniendo nada, mas poseyéndolo todo» [2 Cor. 6:10]. Es la paradoja del cristiano. “Porque todo es vuestro” [1 Cor. 3:21], dice la Palabra al creyente; todas las cosas excepto usted mismo, porque «vosotros de Cristo, y Cristo de Dios» [1 Cor. 3:23]. No somos nuestros, somos comprados por precio.

Por lo tanto, no debemos vivir para las cosas, pero si buscamos “primeramente el reino de Dios y su justicia”, se nos añadirán todas las cosas necesarias. Lo que comemos, bebemos y vestimos, el mundo convierte estas cosas en un negocio; con el cristiano son sólo productos secundarios. En estos días en que los hombres gastan su salud en busca de riquezas y luego gastan sus riquezas en buscar salud, debemos recordar la palabra de Juan a Gayo: «Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma» (3 Juan 2). Dios no quiere que ningún hombre sea más rico que su alma.

Por lo tanto, las cosas no son la valorización real de la vida, porque debemos mirar a lo invisible, no a lo que se ve; porque las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.

Luego, están aquellos cuya valorización de la vida se encuentra en el placer. Pero la Palabra de Dios dice: “Pero la que se entrega a los placeres, viviendo está muerta”. (1 Tim. 5:6) Dado que eso es cierto, ¡ciertamente hay muchos cadáveres vivos corriendo de aquí para allá hoy en día!

Un hombre que descendía de un tiovivo/calesita, fue recibido por su esposa con esta acusación: “Ahora mírate; gastaste tu dinero, saliste justo donde te metiste, ¡y no has estado en ninguna parte!» Es una buena descripción de la vida moderna, un torbellino sin sentido que se ha deletreado en tres palabras: apresurarse, preocuparse, enterrarse. Millones viven para el placer y nunca lo tienen porque lo convierten en un negocio, mientras que es solo un producto secundario. Los mortales más miserables de la tierra son los que corretean en automóviles buscando un buen momento y nunca lo encuentran; que argumentan que «la variedad es el condimento de la vida» y no tienen el suficiente sentido común para saber que no podemos vivir de los placeres.

Estos perseguidores de placeres hablan del evangelio como algo para niños y ancianos. ¡Imagínense estos personajes tratando de seguir el paso de Pablo y Savonarola, de Wesley y Moody! Esos pobres y engañados perseguidores de placeres no saben nada de la verdadera emoción de seguir a Cristo. Sam Jones solía decir: «Estaba dando vueltas con los bolsillos llenos de tierra cuando Dios dijo: ‘Sam, desecha esa tierra y te llenaré los bolsillos de diamantes’. ¿Quién no renunciaría tierra por diamantes?»

¿Por qué conformarnos con el comer de pie del placer terrenal cuando tenemos invitaciones para el banquete de la gracia de Dios? Hay dos tipos de placer: “La que vive en los placeres, mientras vive, está muerta” (I Tim. 5: 6); “En tu presencia hay plenitud de gozo; Delicias a tu diestra para siempre” (Sal. 16:11). Busque las emociones que Dios da, «gozo inefable y glorioso» [1 Ped. 1:8]. “La bendición de Jehová es la que enriquece, Y no añade tristeza con ella” (Prov. 10:22). ¡No hay resabio por la mañana en el gozo del Señor!

Nuevamente, hay quienes estimarían la vida en términos de teorías. “El mundo no conoció a Dios mediante la sabiduría” (I Cor. 1:21). Josh Billings solía decir: “Prefiero saber algunas pocas cosas con certeza que estar seguro de muchas cosas que no lo son”. Tratamos de ir de cabeza primero, cuando el camino de Dios es primero el corazón. …

Los hombres tratan de encontrar su camino a través del rompecabezas de la vida con la vela de la razón y no se dan cuenta de que Dios ocultó “estas cosas de los sabios y entendidos, y las has revelado a los niños” [Luc. 10:21]. … “porque yo sé a quién he creído, y estoy seguro que es poderoso para guardar mi depósito para aquel día” (2 Tim. 1:12). “Pues la ley por medio de Moisés fue dada, pero la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo” (Jn. 7:17). “Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres” (Jn. 8:32). “Nosotros sabemos que hemos pasado de muerte a vida, en que amamos a los hermanos” (1 Jn. 3:14). “Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados” (Rom. 8:28). “Porque sabemos que si nuestra morada terrestre, este tabernáculo, se deshiciere, tenemos de Dios un edificio, una casa no hecha de manos, eterna, en los cielos” (2 Cor. 5:1).

Si la verdadera valoración de la vida no se encuentra en las cosas, los placeres y las teorías, ¿dónde debemos buscar? El otro camino es el camino de la verdad. Nuestro Señor, en el juicio ante Pilato, dijo: “Mi reino no es de este mundo [es decir, no es un reino de cosas, placeres y teorías]. … si mi reino fuera de este mundo, mis servidores pelearían para que yo no fuera entregado a los judíos; pero mi reino no es de aquí. … Yo para esto he nacido, y para esto he venido al mundo, para dar testimonio a la verdad. Todo aquel que es de la verdad, oye mi voz” (Juan 18:36, 37). Pilato preguntó de forma desconfiada: «¿Qué es la verdad?» Los hombres todavía se preguntan: «¿Qué es la verdad?» pero la verdad es un quién. Cristo es la verdad, no simplemente un narrador de la verdad. Y cuando Pablo dijo: «Para mí el vivir es Cristo» (Fil. 1:21), nos estaba dando la verdadera valorización de la vida. No tanto vivir para Cristo o como Cristo, sino fíjate, «vivir es Cristo».

Cristo lo era todo para Pablo. Él fue la fuente de la vida de Pablo, «Yo les doy la vida eterna» [Jn. 10:28]. Él fue el sustento de la vida de Pablo, «Yo soy el pan de vida» [Jn. 6:35]. Él fue el propósito de la vida de Pablo, «Vivir es Cristo» [Fil. 1:21]. Paul no tenía planes, ambiciones ni propósitos propios. No estaba simplemente tratando de vivir como Cristo. Cristo estaba viviendo su vida en Pablo. Y esa es la vida, no que simplemente hagamos de Cristo nuestro ideal, sino que él, a través de la regeneración, entre en nuestras vidas quebrantadas para vivir su vida en nosotros. No es su propósito mejorarnos o reformarnos, sino tener control total sobre nuestras voluntades cedidas, aumentar mientras disminuimos. No es inspiración o imitación, sino identificación: «Vivir es Cristo».

Se ha señalado que aquí también tenemos la verdadera valorización de la muerte, «Morir es ganancia» [Fil. 1:21]. Primero debemos decir, «Vivir es Cristo» antes de poder decir, «Morir es ganancia». No podemos decir: «Vivir es dinero y morir es ganancia». No se ajusta a nada más que a la declaración de Pablo. Debemos tener su estimación de la vida para tener su valorización de la muerte. Y cuando lo hacemos, incluso la muerte se convierte en una propuesta provechosa: “Partir y estar con Cristo; lo cual es muchísimo mejor» [Fil. 1:23].

¿Qué es tu vida? ¿Siempre estás haciendo burbujas, buscando barcos que nunca llegan, persiguiendo ollas de oro al final de los arcoíris que se desvanecen? ¿Ha leído muchos libros y les ha parecido agotador? ¿Has construido tus castillos y los has dejado caer en ruinas? Nunca puedes encontrar la vida hasta que la encuentres en Cristo, porque él es la vida.

Una niña había desarmado un mapa de los Estados Unidos y estaba tratando de volver a armarlo. Pero Maine estaría justo al lado de Montana e Indiana al lado de Oregon, y estaba casi lista para darse por vencida cuando recordó que en el reverso del mapa había una foto de George Washington. Ella sabía cómo era él, así que cuando reunió ese lado, también tenía el otro.

La vida sin Cristo es un rompecabezas sin esperanza. Pero cuando lo conocemos y vemos su rostro, todo lo demás encaja, porque «todas las cosas en él subsisten» [Col. 1:17]. «Vivir es Cristo». «¿Qué es tu vida?»

Moody Monthly, 1939

 

Compartir en Facebook

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*