Cinco fundamentos para añadir a los fundamentos del fundamentalismo

Hace aproximadamente 100 años, el fundamentalismo nació como un movimiento dentro del cristianismo evangélico. Sin duda, hubo principios fundamentalistas mucho antes de la publicación de The Fundamentals: A Testimony to Truth en 1909 por Testimony Publishing Company de Chicago, Illinois, gracias a la generosidad de Lynman y Milton Stewart. Se distribuyeron tres millones de copias, la mayoría de forma gratuita. La serie de libros se publicó nuevamente en 1917 en una edición de cuatro volúmenes y nuevamente en 1958 en una edición de dos volúmenes editada por Charles L. Feinberg. Sin embargo, los 12 volúmenes de esta serie, todos relacionados con las doctrinas cardinales de la fe cristiana, sirvieron como punto de unión para los fundamentalistas.

¿Qué dio lugar a la publicación de The Fundamentals? ¿Por qué fue tan importante defender las principales doctrinas de la fe histórica ortodoxa? Los 89 capítulos de los 12 volúmenes tratan básicamente de los cinco fundamentos de la fe: (1) la inspiración y autoridad de la Biblia; (2) el nacimiento virginal de Cristo; (3) la deidad de Cristo; (4) la expiación sustitutiva de Cristo; (5) la resurrección corporal y la segunda venida de Cristo. Observe que estos cinco se centraron en Cristo (la Palabra viva) y la Biblia (la Palabra de Dios escrita). Estas fueron las mismas doctrinas que estaban bajo el ataque de los eclesiásticos modernistas o liberales. Grandes hombres de la fe, hombres firmes con un alto nivel académico, unieron sus manos y corazones a través de líneas denominacionales, a pesar de sus pequeñas diferencias doctrinales, para producir esta obra para defender la fe una vez dada a los santos.

Los fundamentalistas siempre han sido conocidos por su defensa de la fe. Incluso los menos militantes entre nosotros siempre han declarado el mensaje bíblico y lo han defendido del ataque del enemigo. Eso es como debe ser. La Biblia da mandatos claros al pueblo de Dios para que lleve a cabo ambos mandatos.

Los cinco fundamentos originales de la fe son realmente fundamentales y básicos. No son los únicos elementos esenciales de la fe, pero ciertamente son indispensables para ella. A lo largo de la historia del movimiento fundamentalista, hemos considerado que hacer concesiones involucrando la verdad es tan peligroso como negarla. Sin embargo, al declarar y defender los cinco fundamentos, los fundamentalistas a menudo han olvidado algunas otras verdades básicas de la Palabra de Dios. Si, en el proceso de defender la verdad y enfatizar la pureza de la doctrina, no prestamos atención a toda la verdad de Dios, Satanás puede sacar ventaja de nosotros.

Hay cinco fundamentos que se olvidan con frecuencia. Estos no deben verse en ningún sentido como sustitutos de los cinco originales. No son una cuestión de una u otra, sino de ambas, mientras buscamos vivir de acuerdo con las Escrituras.

1. Siga al Señor en la lucha. Dios le ha dado a su pueblo un mandato claro. La fe o el mensaje de Dios dado a los santos debe ser proclamado, practicado y protegido. El mundo necesita desesperadamente escuchar el mensaje, verlo vivido y ser advertido del juicio de Dios sobre aquellos que lo rechazan y ridiculizan. Cristo mismo es el capitán del creyente, Aquel en cuyos pasos debe seguir (1 Pedro 2:21). Hay una batalla que pelear, de eso no cabe duda. Pero con demasiada facilidad apartamos nuestros ojos del Señor y nos enfocamos sobre quienes queremos impresionar, o sobre el enemigo, o al menos del que percibimos como enemigo.

Nosotros los fundamentalistas debemos hacernos regularmente algunas preguntas incisivas: ¿Por qué me opongo a esto o aquello de todos modos? ¿Por qué me estoy separando de esto o aquello o estos cristianos? ¿Cuáles son mis verdaderos motivos después de todo? ¿Estoy siendo coherente en mi postura? ¿Practico personalmente lo que predico a los demás? ¿A quién estoy tratando de complacer? Si nuestro objetivo principal no es honrar y exaltar a Cristo el Señor, toda nuestra lealtad a una causa o principio, incluso si es bíblico, es simplemente mucho ruido y actividad. Si el amor de Cristo no llena todo lo que hacemos, nuestros esfuerzos no le agradarán (1 Cor. 13).

2. Evite enfocarse en asuntos menores. Todo en la Biblia es una verdad infalible y, por lo tanto, importante. Pero algunas cosas son más importantes que otras. Seguramente lo que una persona cree es mucho más importante que lo que viste y cómo se ve. Las diferencias con respecto al estilo de vida cristiano a menudo se subrayan de manera desproporcionada con «lo más importante de la ley». No todas las luchas en las que participamos los fundamentalistas son cruciales para la fe. En gran parte, se trata de pequeñas diferencias sobre las que no existe un acuerdo uniforme.

3. Insista en tener todos los hechos antes de emitir un juicio. Los críticos de fundamentalistas y el fundamentalismo a menudo hacen amplias acusaciones y condenas universales. Esa es una falta grave, una práctica no cristiana e injusta, por decir lo mínimo.

Desafortunadamente, los fundamentalistas a menudo son culpables de la misma ofensa. Alertamos de pronto al pueblo de Dios sobre las incursiones fluctuar y apresuradamente construimos un caso contra otros sin tener todos los hechos. A veces, los «hechos» no son realmente los hechos, después de todo. La información transmitida de varias fuentes rara vez representa la verdad de manera justa.

4. Diga toda la verdad. Al seleccionar qué hechos revelar y cuáles retener, cualquiera puede construir fácilmente un caso a favor o en contra de alguien. Incluso los tribunales de nuestra tierra exigen que se diga «toda la verdad y nada más que la verdad». ¿No debería el pueblo de Dios insistir en lo mismo? Es fundamental para la fe cristiana insistir en toda la verdad cuando solo una parte de la verdad presentaría una falsedad.

5. Debemos honrar a todos los hombres, especialmente a los de la familia. Decir la verdad en amor no siempre es fácil, pero eso es precisamente lo que se nos dice que hagamos. Solo cuando defendemos la fe con amor y con un corazón puro, hemos obedecido todo el mandamiento (1 Ti. 1: 5). El ejercicio del amor, la paciencia y la mansedumbre (frutos del Espíritu, Gál. 5:16) evita que el corazón se amargue hacia los hermanos en la batalla. De hecho, debemos quitar «toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia» (Efesios 4:31). Tales rasgos subcristianos no solo obstaculizan la defensa bíblica de la fe, sino que también hacen lo mismo con la vida espiritual de quienes los manifiestan, así como de los afectados por ellos.

La seriedad de la desviación gradual de la fe ha hecho que prevalezcan algunas actitudes carnales y descorteses entre quienes tienen convicciones diferentes. Estos fracasos no deben perpetuarse. Las advertencias deben continuar y debemos seguir contendiendo por la fe, pero estas responsabilidades no deben ser cumplidas con un espíritu contencioso. El apóstol Pablo que escribió: «Y no participéis en las obras infructuosas de las tinieblas, sino más bien reprendedlas» (Efesios 5:11) es el mismo Pablo que escribió la gran exposición sobre el amor (1 Cor. 13). El Juan que escribió: «Si alguno viene a vosotros, y no trae esta doctrina, no lo recibáis en casa, ni le digáis: ¡Bienvenido!» (2 Juan 10) es el Juan que escribió: «Este es mi mandamiento: Que os améis unos a otros, como yo os he amado» (Juan 15:12). Necesitamos equilibrio en estas cosas y un reconocimiento de la unidad en el cuerpo de Cristo. El bautismo en el cuerpo de Cristo no elimina las distinciones y diferencias que existen entre los miembros, pero revela la necesidad de cada miembro. Ningún miembro puede deshacerse de los demás, porque todos son necesarios para completar el Cuerpo. Somos miembros los unos de los otros (Neoevangelicalism Today, por el autor, Regular Baptist Press, 1979, p. 159).

George W. Dollar, autor de Facts for Fundamentalists y A History of Fundamentalism in America, divide a los fundamentalistas contemporáneos en categorías militantes, moderadas y modificadas. Proporciona una lista de escuelas, juntas misioneras, revistas y editores, transmisores de radio y conferencias y campamentos bíblicos, que cree que se incluyen en estos tres grupos. Este es un ejemplo de aprobación o condena total basada en la evaluación de un hombre de ciertos individuos asociados con estos ministerios y sus afiliaciones con aquellos que él considera neo-evangélicos. Estoy familiarizado con un número significativo de personas en varios ministerios en cada una de las categorías de Dollar. De ninguna manera hay el mismo grado de militancia entre todos los afiliados a los grupos que él llama fundamentalistas militantes, y lo mismo puede decirse de los que enumera en los otros dos campos. No todos en ninguno de los ministerios comparten el mismo grado de militancia, moderación o modificación.

Mi ruego a mis compañeros fundamentalistas es que no cedamos ante la verdad y que no capitulemos ante quienes lo hacen. Más bien, les ruego a aquellos que comparten mis convicciones fundamentalistas que continúen luchando fervientemente por la fe, pero que lo hagan de una manera que agrade a Dios.

Fundamentalist Journal
June 1986

*El artículo original hizo mención de 75 años desde el inicio del fundamentalismo, porque fue escrito originalmente en la década de los ochenta. El título original del artículo fue A Plea to Fellow Fundamentalists (Una súplica a mis compañeros fundamentalistas).

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*