Cómo la música especial en la iglesia puede ser realmente especial

“Ahora tendremos un número especial de Ada y Ana”, dice el pastor. Ada y Ana cantan. La congregación escucha. Ada y Ana se sientan. “Gracias por ese maravilloso canto del Evangelio”, dice el pastor. “Ahora …” y así va el servicio vespertino.

¿Fue realmente «especial» la música especial de Ada y Ana? No, dices, estaban fuera de tono, no podía entender las palabras y, además, el color del vestido de Ada no coordinaba con la de Ana. Te preguntas por qué el pastor alguna vez les pidió que cantaran.

“Sí”, dice otra persona, “tenían un tono excelente, sus voces se mezclaban bien y cantaban desde el corazón como si realmente lo cantaban en serio. ¿Por qué el pastor no les pide que canten más a menudo?”

Este tipo de cosas sucede todos los domingos por la noche en cientos de iglesias. ¿Qué es lo que hace especial a la música especial? ¿Es tono, es enunciación, es apariencia, es canto del corazón?

Sí, lo es, pero es más que eso, mucho más.

Para comprender qué hace que la música especial sea especial, debemos responder una pregunta más básica. ¿Por qué tener música especial en lo absoluto? ¿Cuál es su propósito?

A veces se usa para atraer a una multitud. Si un grupo de cantantes de una universidad cristiana o un cantante cristiano reconocido viene a una iglesia, sabes que esto atraerá a mucha gente. A veces, se usa música especial para dividir las fases del culto, por lo que generalmente precede al mensaje. A veces es impuesto al pastor por amigos bien intencionados del cantante. La mayoría de las veces se proporciona música especial simplemente sobre la base de dar a la gente una «bendición».

No hay duda de que gran parte de la música especial en muchas iglesias entra en el ámbito del simple entretenimiento. Los artistas intentan entretener y a la congregación le gusta divertirse.

Ninguna de estas razones justifica la música especial como parte de un servicio que ha sido llamado a adorar a Dios y honrar al Señor Jesucristo. Cuando una música especial falla, no se debe principalmente a una falta de tono o pulido profesional. Fracasa cuando no es parte de la adoración verdadera, sin importar si es parte de un servicio de domingo por la mañana o de un domingo por la noche, servicio de adoración o servicio evangelístico.

Todo servicio debe ser de adoración, aparte del tipo de mensaje que se predica. La música especial solo puede justificarse si contribuye a la adoración. Es «especial» si de alguna manera lo hace.

No hay nada de malo, por supuesto, en tener una gran multitud para escuchar un coro de júbilo o un trío de trompetas, siempre que la adoración sea el propósito de la ocasión. No hay nada de malo en que una congregación sea “bendecida” por un solo, siempre que esta bendición lleve al adorador a una nueva experiencia de la realidad de Dios.

Hay dos partes para cada número especial, el cantante o instrumentista y los oyentes. Ambos deben ser conscientes de que la música especial es principalmente adoración y no entretenimiento. Esto es importante, porque la verdadera adoración es dar y no recibir.

¿Qué constituía la adoración en el Antiguo Testamento? Consistía en dar. Cada parte del servicio implicaba dar algo, y era algo que le costaba caro al adorador. No vino al tabernáculo o al templo para obtener algo, sino para dar algo. Note el ejemplo de Elcana en 1 Samuel 1:3.

Lo mismo es cierto en el Nuevo Testamento. “Y he aquí vino un leproso y se postró ante él, diciendo: Señor, si quieres, puedes limpiarme” (Mateo 8:2). ¿Qué significaba la adoración para el leproso? Significaba una entrega de sí mismo al Señor. Por supuesto, él también recibió algo, que siempre es el resultado de la verdadera adoración, pero primero debe haber la entrega de uno mismo, el orgullo de uno, la renuencia a entregar todo al Señor.

La música especial no es muy diferente a la oración pastoral. Ciertamente, nadie soñaría con escuchar al pastor guiar en oración para entretenerse. La oración pastoral involucra a una persona que se dirige ante toda la congregación en oración. Una persona como líder es el representante en un acto de adoración, orando por otra persona, no a él.

Esto es lo que hace que la música especial sea especial: cuando se hace para ti y no a ti, cuando el individuo o el coro te expresa lo que deseas expresar en adoración a Dios. Esto elimina el entretenimiento o simplemente «dividir el servicio» para que no sea demasiado aburrido.

Si la música es parte de la adoración, entonces está dirigida a Dios y no a la congregación. “Cantando y alabando al Señor”, dice Pablo (Efesios 5:19). Está claro que la música congregacional en el Antiguo Testamento era una expresión de adoración más que de entretenimiento. La nación de Israel cantó porque Dios había hecho algo espectacular. Fue la expresión de una convicción interior.

La música especial puede ser especial si está dirigida hacia Dios en nombre de otro. Esta es la responsabilidad del cantante. Está expresando en sus palabras y en su técnica lo que está ante todo en su propio corazón y también lo que toda la congregación desea expresar al Señor.

La música especial puede ser especial si la persona de la congregación no la ve como obtener algo para sí mismo, sino como parte de entregarse a sí mismo en adoración a Dios, dándose cuenta de que el cantante está cantando al Señor en su nombre. Al experimentar este tipo de adoración, se dice a sí mismo: “Eso representa lo que siento por el Señor. Quiero alabarle, agradecerle, obedecerle, adorarle”.

Ya sea que la música sea «Jesús es el nombre más dulce que conozco» o el «Coro de aleluya» de El Mesías, es significativa y de adoración solo si expresa lo que realmente está en el corazón del oyente. “Jesús es el nombre más dulce que conozco”, se dice a sí mismo. “Realmente puedo decir eso. Alabado sea el Señor”. El solista ha sido parte de una verdadera experiencia de adoración. “Y él reinará por los siglos de los siglos”. Alabado sea Dios. ¡Es cierto! Eso expresa el deseo de mi corazón”.

Esto no es entretenimiento; esto es adoración. Así es como la música especial puede ser especial.

Sunday School Times, 1961

Compartir en Facebook

Deja una respuesta

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *