El chivo expiatorio

Si bien la imagen de Holman Hunt, «La sombra de la muerte», que representa a nuestro Señor Jesús como el carpintero de Nazaret, es familiar para unos pocos, su imagen del «chivo expiatorio» es conocida en todo el mundo. No obstante, el público cristiano no está familiarizado con las circunstancias que rodean su producción.

Dos pinturas de un tema

Se pintaron dos versiones de este tema; el de la Manchester Art Gallery, Inglaterra, es el más pequeño. El objeto de este último era una prueba. El paisaje del más grande fue elaborado íntegramente en la orilla del Mar Muerto, cara a cara con la escena misma. El más pequeño fue pintado en Jerusalén. Mientras trabajaba en el lienzo más grande, apareció un arco iris y el artista se preguntó cómo se vería en la imagen. Entonces no estaba seguro de si la cabra debería ser marrón o gris. Para probar estas alternativas, pintó la más pequeña, luego decidió rechazar el arco iris y tener una cabra gris en su imagen más grande. Sin embargo, en algunos aspectos, los expertos del arte han decidido que de los dos, el más pequeño, que nos preocupa, ¿es el mejor?

Ninguna reproducción puede hacer plena justicia al original. La coloración es brillante. El resplandor que se desvanece de las montañas de Moab, visto al fondo, es impresionante. Hay una mirada mortal en el verde del Mar Salado. Los variados matices del arco iris en círculos son de lo más amenazantes, hablando de un cielo enojado. A la izquierda están los cuernos que sobresalen y el cráneo de un antiguo chivo expiatorio u otro animal, hundido en la playa, lo que parece un signo ominoso para la cabra marrón viva en primer plano. Evidentemente, está debilitado, con la lengua sobresaliendo de mucha sed y con las piernas dobladas y temblorosas a punto de caer o hundirse en el fango. La lana carmesí se enrolla alrededor de la cabeza y los cuernos. La criatura parece sola y abandonada.

Trágico fracaso en reconocer al chivo expiatorio

Al llegar a su estudio en Inglaterra, Hunt colocó estas imágenes en caballetes para los toques finales y una inspección minuciosa diaria. Cuando entró Gambart, el empresario de arte francés, miró el más grande y preguntó de qué se trataba. Cuando le dijeron que era un tema bíblico, confesó que nunca había oído hablar de él. “¡Ah! Olvidé”, dijo Holman Hunt, “que hay un Libro llamado Biblia que da cuenta de este animal, pero ese Libro no se conoce en Francia; sin embargo, los ingleses lo leen más o menos». «Se equivoca», comentó el francés, «nadie sabría nada al respecto; y si compro la imagen, la dejaría en mis manos».

En ese momento entraron la esposa del artista y una dama inglesa y, para probar el asunto, su atención se centró en la imagen. Ambos dijeron que, debido a sus orejas caídas, dedujeron que era un tipo peculiar de cabra, pero más allá de eso, no sabían nada más al respecto y, de hecho, nunca habían oído hablar de un chivo expiatorio. Los sentimientos del artista se pueden imaginar. ¡Qué exhibición de ignorancia con respecto al mejor Libro del mundo, y de la superficialidad de lo mundano hacia las cosas espirituales e importantes de la vida!

Lo que revela la Biblia

En Levítico 16, tenemos una descripción de las ceremonias que se llevaban a cabo anualmente en el gran Día de la Expiación. Este día era llamado por los judíos el día, y era el único día del año en que el sumo sacerdote entraba en el Lugar Santísimo (tipo del cielo mismo) (Heb. 9:24).

Las solemnidades del día fueron precedidas por el largo y fuerte toque de trompetas de plata. El sumo sacerdote de Israel primero tuvo que hacer un sacrificio por sí mismo antes de poder ofrecer por el pueblo, lo que nuestro bendito Señor no tenía que hacer. Cuando Aarón hubo presentado los sacrificios preliminares y cumplió con los deberes matutinos habituales, se preparó para los compromisos espirituales de ese día, dejando a un lado sus vestiduras para «la belleza y la gloria», bañando todo su cuerpo en agua y vistiéndose de puro lino blanco. Esta es una imagen hermosa y expresiva del Señor Jesús dejando a un lado su majestad y gloria divina, y vistiéndose con una naturaleza humana sin pecado, cuando apareció en la tierra para quitar el pecado mediante el sacrificio de sí mismo.

Luego se llevaron dos machos cabríos, ambos considerados como una sola ofrenda por el pecado (Levítico 16:5). Se echaron suertes para determinar cuál debía ser matado; el otro se convirtió en el chivo expiatorio. Los pecados de la nación fueron confesados sobre el macho cabrío en el cual había caído la suerte de Jehová, que luego fue sacrificado, y la sangre fue llevada dentro del velo. Se llevaron a cabo varias otras ceremonias. Entonces el sumo sacerdote puso ambas manos sobre la cabeza del macho cabrío vivo, confesó los pecados del pueblo y entregó el macho cabrío a un hombre especialmente escogido. Luego fue conducido fuera del santuario en medio de los gritos y
lapidaciones del pueblo, hasta que se perdió de vista en el desierto, de donde nunca se supo que regresara ningún chivo expiatorio.

¿Representa el chivo expiatorio a Satanás?

Algunos racionalistas encuentran erróneamente en la ceremonia una reliquia del culto al diablo de una época anterior a Moisés. Dicen que Azazel (el término hebreo traducido como chivo expiatorio) representa a Satanás, quien reclamó adoración en antagonismo con Jehová. Un erudito de la Biblia, sólido en la mayoría de los asuntos, sugiere que si aceptamos a Azazel como representante de una personalidad, y esa personalidad siendo Satanás el maligno, entonces se envía el chivo expiatorio para desafiarlo, para anunciar la plena satisfacción por los pecados ya asegurados a través de la muerte de la primera cabra.

Sin embargo, debe notarse que los judíos no conocían tal demonio, y en ningún lugar de los cinco libros de Moisés se encuentran Satanás o Azazel, un hecho que hace que sea aún más improbable que se lo mencione aquí. Por lo tanto, es más sabio y más bíblico tomar a Azazel como impersonal y como el nombre de una región desolada y deshabitada, una palabra hebrea para «desierto».

¿No es un hecho notable que la palabra chivo expiatorio haya pasado a la fraseología actual de este mundo actual? Eso es cierto en todos los ámbitos de la vida. Cuando un gobierno ha cometido un error y se hace una protesta nacional, de alguna manera ese gobierno encuentra conveniente señalar a un individuo para que sea el chivo expiatorio, sobre cuya cabeza se echa la culpa, y se lo acosa para que se retire. Esto ha tenido lugar una y otra vez en el recuerdo vivo. También es el caso en asuntos individuales y personales, porque cuando se descubre nuestro pecado, de inmediato tratamos de excusar nuestro mal o nos esforzamos por echarle la culpa a otro. ¿No fue así en el caso de nuestro primer padre? Adán dijo: “La mujer que me diste por compañera me dio del árbol, y yo comí” (Génesis 3:12). ¿No estaba buscando convertir a Eva en un chivo expiatorio?

Cuando el rey Saúl fue enviado a destruir por completo a los amalecitas, cumplió su comisión sólo parcialmente; y cuando se enfrentó a su imperfecta obediencia, trató de echarle la culpa a sus valientes soldados (I Sam. 15:21). «sabed que vuestro pecado os alcanzará» [Núm. 32:23]. Si el Espíritu Santo de Dios te convence de pecado, no menosprecies tu pecado, ni busques un chivo expiatorio, porque Dios ha provisto por esa necesidad, pero de tal modo que el pecado es arrastrado a la luz y derribado.

Los medios y efectos de la redención

Es muy importante notar que antes de que el pecado del pueblo cayera sobre la cabeza del chivo expiatorio y llevara esa carga terrible al desierto, su compañero había expiado ese pecado con la muerte. Dios nunca pasa por alto el pecado. Él es siempre justo en todos sus actos de misericordia. Él justifica al pecador arrepentido porque cargó sobre el Señor Jesús la iniquidad de todos nosotros. El macho cabrío degollado representaba el medio de redención, ese aspecto de la muerte de Cristo que reivindicaba la santidad y la justicia de Dios como se expresa en la ley. La cabra liberada expresó el efecto de la redención, es decir, la liberación y la libertad del pecador y el olvido del pecado, eliminándolo por completo. Se necesitan ambos machos cabríos para expresar la obra de Cristo en la cruz.

Miremos un poco más de cerca las Escrituras (Levítico 16)

1. En ambos machos cabríos, vemos el pecado expiado y eliminado. Nos paramos y contemplamos la escena. En el primer macho cabrío, después de la imposición de manos, símbolo de la transferencia de la culpa, veo mi pecado expiado por la muerte y el derramamiento de sangre. En el segundo macho cabrío, veo mi pecado quitado, llevado por completo. Para ver cuán absoluto es el descarte, observe los cuatro «todos/todas» en los versículos 21 y 22. En la lectura de estos versículos, ponga el énfasis en esa palabra recurrente «todos», y notará lo impresionante que es.

En el Antiguo Testamento, el pecado solo podía cubrirse, de ahí la frecuencia de la palabra expiación, que simplemente significa cubrir. En el Nuevo Testamento, la palabra expiación desaparece por completo. Solo se encuentra una vez en la Versión Autorizada [KJV en inglés], en Romanos 5:11, pero en la Versión Revisada esa instancia solitaria desaparece. ¿Y cuál es el verdadero significado? Simplemente, pero gloriosamente, esto: por Su muerte, el Señor Jesús quitó el pecado por el sacrificio de sí mismo (Heb. 9:26). Esta es la misma gloria del Nuevo Testamento, que nuestro bendito Salvador por su muerte hizo más que cubrir el pecado; lo desechó por completo. Ese es el verdadero significado del chivo expiatorio. El macho cabrío que murió representó la muerte de Cristo. El macho cabrío que vivió y se llevó el pecado de la nación, retrató el asombroso efecto de la muerte de Cristo, la eliminación del pecado completa y totalmente. No era una mera cobertura, ¡bendito sea su nombre!

El pecado separa a los hombres de Dios

2. Al ver las dos cabras, podemos vernos a nosotros mismos. Mientras observo el primer macho cabrío, notando la transferencia de mi pecado sobre él, y veo que se lo llevaron a morir, digo: «Ahí voy, si tuviera que recibir mis merecimientos, porque mis pecados merecen la muerte eterna». Mientras observo al segundo macho cabrío, después de la transferencia de mi culpa, alejado de la presencia manifiesta de Dios en el santuario, de la comunión con el pueblo, «a tierra inhabitada» (Levítico 16:22), digo: «Ahí voy, pero por la maravillosa gracia de Dios». El pecado separa. No hay nada tan aislante como el pecado. Desde el principio ha exiliado a los hombres. Le costó a la humanidad la herencia del Edén. A causa de sus transgresiones, Caín fue desterrado y se convirtió en un fugitivo y un vagabundo. Pero el Señor Jesús pagó ese precio amargo por mí; y ahora somos hechos cercanos por su sangre, ¡bendito sea su nombre por los siglos de los siglos!

3. Al ver las dos cabras, podemos ver muerte y libertad. Algunos ven en el primer macho cabrío la muerte de nuestro Salvador, y en el segundo, su resurrección. No está del todo claro que ese sea el significado de la tipología. ¿Pero no podemos ver en el primero nuestra muerte en Cristo Jesús; y en el segundo, nuestra gloriosa libertad por amor a él? Morimos en Cristo, pero también vivimos en él. Y por él, la libertad es nuestra; no libertad para hacer lo que queramos, sino lo que a él le plazca, porque está escrito que ni siquiera Cristo se agradó a sí mismo.

Moody Monthly, 1938

Compartir en Facebook

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*