El llamado de Abraham

Gen. 12:1-4

La vida de Abraham, como el curso de un río, tenía muchas curvas, pero parecía profundizarse y recuperarse con la fuerza a medida que avanzaba. Ningún santo del Antiguo Testamento figura más prominentemente en el Nuevo Testamento. Una vida de fe en Dios siempre será fragante para el bien.

I. Cuando llegó el llamado

Vino mientras él vivía en la ignorancia y la idolatría (Rom. 4:10). No fue llamado porque era mejor que sus compatriotas. La gracia de Dios no busca dignidad. Cristo no vino a llamar a los justos, sino a los pecadores. “Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros” (Rom. 5:8).

II. Cómo llegó el llamado

Ya sea si escuchó una voz audible, o si el Espíritu de Dios susurró el mensaje en su corazón al obrar en él un deseo irresistible, no conocemos. En cualquier caso, el llamado fue muy personal. Solo él podría contestarlo. El llamado de Dios trae responsabilidad individual. Dios nos llama no para que seamos mejores que nuestros prójimos, sino mejores que nosotros mismos. El llamado salvador de Dios viene a nosotros a través del evangelio.

III. Lo que implica este llamado

1. Una separación completa. “Vete de tu tierra y de tu parentela” (Gen. 12:1). Su país, sus parientes o la casa de su padre no deben obstaculizar. Toda conexión y amistad que se interponga entre él y el llamado divino debe romperse y dejarse atrás. Si un hombre no está dispuesto a abandonar sus pecados, no está dispuesto a ser salvo (Isaías 55:7).

2. Una nueva vida. Esta vida es una vida de fe en Dios y compañerismo con él, una vida bendita. Todos los que obedecen a Dios viven por fe. Es el trasplante por el Espíritu de la tierra estéril de uno mismo a la tierra rica y fructífera de la gracia infinita.

IV. Lo que acompaña este llamado

1. La promesa de una posesión. “A la tierra que te mostraré” (Gen. 12:1). Muchos se detienen cuando Dios llama, pensando en lo que tendría que ser abandonado, olvidándose de lo que Dios ofrece. El pródigo, por supuesto, tuvo que renunciar a sus trapos cuando el manto nuevo.

2. La promesa de ser bendecido. “Te bendeciré … y serás bendición” (Gen. 12:2). Todas las familias de la tierra están siendo y serán bendecidas a través de la simiente de Abraham (Cristo). Solo podemos ser una bendición para Dios después de haber sido bendecidos por Dios. Esta es la orden de Dios. Somos salvos para servir. De los que vienen a Jesús y beben, fluye agua viva (Juan 7:37-38).

V. Cómo se recibió el llamado

Parece en Gén. 11:31 que Abraham fue guiado por su padre en lugar del mandato de Dios. Bajo su dirección solo llegó a Harán. Después de la muerte de su padre, Abram obedeció completamente (Gén. 12:4). La sabiduría mundana nunca nos ayudará en la vida de fe. No hay descanso ni bendiciones para aquellos que no llegan a Cristo, sin importar cuán lejos hayan llegado. No estar lejos del reino es todavía estar afuera. Casi salvado significa perdido. Dios todavía está llamando a la salvación (2 Cor. 6:2) y el servicio (Mat. 4:19). ¡Oídlo!

Compartir en Facebook

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*