He aquí la sangre del pacto

Éxodo 24:1-8

Entonces Moisés tomó la sangre y roció sobre el pueblo, y dijo: He aquí la sangre del pacto que Jehová ha hecho con vosotros sobre todas estas cosas. Éxodo 24:8

«He aquí la sangre del pacto». Estas palabras, pronunciadas por Moisés mientras rociaba al pueblo con la corriente de vida carmesí, nos recuerdan acertadamente de la declaración «He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo» (Juan 1:29). Un pacto es un trato o convenio entre dos partes, algo establecido como motivo de acuerdo y un vínculo de unión perpetua. Este pensamiento es expresado de forma bella en Éxodo 12:13, «Y la sangre os será por señal». Este era el lado del hombre. «Y veré la sangre y pasaré de vosotros» (Éxodo 12:13). Este era el lado divino. Era sangre de pacto. Tal es la sangre de su cruz para nosotros. «Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliados con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida» (Romanos 5:10). «Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre, que por vosotros se derrama» (Lucas 22:20), y son uno, así como «Yo y el Padre uno somos» (Juan 10:30). Ahora observaremos:

I. Cuándo esta sangre fue derramada

Al igual que con la muerte de Cristo, así con el sacrificio aquí, hay mucho detalle en las circunstancias.

1. Fue después de que Dios fue honrado. «Dijo Jehová a Moisés: Sube ante Jehová, tú, y Aarón, Nadab, y Abiú, y setenta de los ancianos de Israel; y os inclinaréis desde lejos» (Éxodo 24:1). Antes de llegar a la cruz, Cristo tuvo este testimonio, de que agradaba a Dios (Mateo 3:17). Moisés se acercó al Señor, mientras que los demás adoraban «desde lejos». Jesús adoraba en lugar santísimo.

2. Fue después de que se revelara la Palabra del Señor. «Y Moisés escribió todas las palabras de Jehová, y levantándose de mañana edificó un altar al pie del monte, y doce columnas, según las doce tribus de Israel» (Éxodo 24:4). Cristo no murió hasta que acabó su obra y declaró las palabras que el Padre le dio. «Porque las palabras que me diste, les he dado; y ellos las recibieron, y han conocido verdaderamente que salí de ti, y han creído que tú me enviaste» (Juan 17:8). El camino se hizo claro antes de que se puso el sol.

3. Fue después de que se construyera un altar. «Y Moisés escribió todas las palabras de Jehová, y levantándose de mañana edificó un altar al pie del monte, y doce columnas, según las doce tribus de Israel» (Éxodo 24:4). La cruz apareció antes de que se hiciera el sacrificio. «Y él, cargando su cruz, salió al lugar llamado de la Calavera, y en hebreo, Gólgota» (Juan 19:17). Un altar fijo sugiere el consejo decisivo de Dios. Allí «le crucificaron» (Juan 19:18).

II. Lo que esta sangre significa – sacrificio

1. Esto implica pecado. El pecado, como la sombra de un hombre, sólo se ve en la luz. El pecado es el elemento dominante en el carácter de la naturaleza humana caída. El hombre es un pecador. «En aquel tiempo estabais sin Cristo, alejados de la ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo» (Efesios 2:12).

2. Esto implica sustitución. Las ofrendas y los sacrificios eran para el Señor y en nombre del pueblo. «Mas él herido fue por nuestras rebeliones» (Isaías 53:5). «Cristo padeció por nosotros» (1 Pedro 2:21). Los sacrificios fueron primero los del Señor por derecho, luego permitidos para el pueblo, y nuevamente aceptados por él en el altar. Un tipo perfecto de Aquel que fue el Cordero de Dios, dado para nosotros y aceptado de nuevo a través de la muerte en nuestro lugar.

3. Esto implica salvación. Isaac se salvó cuando el carnero tomó su lugar en el altar (Génesis 22:13). «El cual me amó y se entregó a sí mismo por mí» (Gálatas 2:20). «En él es justificado todo aquel que cree» (Hechos 13:39).

III. Dónde se rociaba esta sangre

1. Era rociada en el altar. «Y Moisés tomó la mitad de la sangre, y la puso en tazones, y esparció la otra mitad de la sangre sobre el altar» (Éxodo 24:6). El altar representa los reclamos de la santidad y la justicia de Dios. Antes de que el pueblo pudiera ser bendecido, su justicia debe ser satisfecha. Antes de que el pecador pueda ser salvo, Cristo debe ofrecerse sin mancha a Dios. La reducción a la mitad de la sangre entre el altar y el pueblo indica el carácter doble del sacrificio de Cristo. Él no solo cumple la ley sino que también trae paz. Al hacer la voluntad del Padre, proporciona la redención para el hombre. En él todo atributo de Dios está satisfecho y toda necesidad del hombre se cumple plenamente. «Alaben la misericordia de Jehová, y sus maravillas para con los hijos de los hombres» (Salmos 107:8).

2. Era rociado sobre el pueblo. «Entonces Moisés tomó la sangre y roció sobre el pueblo, y dijo: He aquí la sangre del pacto que Jehová ha hecho con vosotros sobre todas estas cosas» (Éxodo 24:8). La sangre sobre la gente significaba»

A. Redención. Habían entrado en contacto personal con la vida («Porque la vida de la carne en la sangre está» Lev. 17:11) que se había ofrecido a Dios para ellos. Todo el valor del sacrificio, como a su vista, ahora se les imputa. «En quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia» (Efesios 1:7). Significa también:

B. Reconciliación. Era la sangre del pacto. «¿Cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo?» (Hebreos 9:14). «Habéis sido hechos cercanos por la sangre de Cristo» (Efesios 2:13). Esto implica:

C. Obligación. «Y tomó el libro del pacto y lo leyó a oídos del pueblo, el cual dijo: Haremos todas las cosas que Jehová ha dicho, y obedeceremos» (Éxodo 24:7). Sé fiel hasta la muerte. Este pacto, como el camino de la salvación, es todo de gracia y no puede fallar. A través de estas cosas inmutables en las que era imposible que Dios mintiera, tenemos un fuerte consuelo que se ha aferrado a esta esperanza que tenemos ante nosotros. «Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros, a él sea gloria en la iglesia en Cristo Jesús por todas las edades, por los siglos de los siglos. Amén» (Ef. 13:20, 21).

Compartir en Facebook

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*