La cena de las bodas del Cordero (bosquejo)

En la Biblia se describen varias bodas. La primera boda fue realizada por un ministro invitado muy especial. Cualquiera que sea la ceremonia religiosa que haya elegido, no incluía esas palabras familiares: «Si alguien puede demostrar una causa justa por la que estos dos no deben unirse legalmente, que hable ahora, o de lo contrario callará para siempre». Esta frase era innecesaria, porque el ministro era Dios mismo, y la pareja era Adán y Eva (Génesis 2:18-25).

Luego hubo una boda muy fuera de lo normal en la que el novio se enteró a la mañana siguiente, a la luz del día, que se había casado con la chica equivocada (Génesis 29:21-25).

Una de las historias de bodas más hermosas comenzó en un campo de cebada en las afueras de la pequeña ciudad de Belén (Rut 2).

Quizás la boda más trágica fue entre Acab, rey de Israel, y Jezabel, una adoradora impía de Baal. Este matrimonio resultaría en mucha tristeza y sufrimiento para el pueblo de Dios (1 Reyes 16:29-31).

Finalmente, el Salvador de los hombres eligió una boda en la ciudad de Caná para realizar su primer milagro (Juan 2:1-11).

Sin embargo, la boda más fantástica y maravillosa de todos los tiempos aún está por celebrarse.

A. El hecho de esta boda.

1. Esta boda se describe a través de las parábolas de Jesús.

El reino de los cielos es semejante a un rey que hizo fiesta de bodas a su hijo; (Mat. 22:2).

2. Esta boda se describe a través de la visión de Juan.

Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado (Apocalipsis 19:7).

B. El anfitrión de la boda.

El Nuevo Testamento presenta muy claramente al Padre como el Anfitrión divino que da esta boda. Se le representa preparándolo y luego enviando a sus siervos a invitar a los invitados seleccionados (Lucas 14:16-23).

C. El Esposo de la boda.

El Hijo amado del Padre (Mat. 3:17; 17:5), el Señor Jesucristo, es el Novio.

1. Como lo declaró Juan el Bautista.

Respondió Juan y dijo: No puede el hombre recibir nada, si no le fuere dado del cielo. Vosotros mismos me sois testigos de que dije: Yo no soy el Cristo, sino que soy enviado delante de él. El que tiene la esposa, es el esposo; mas el amigo del esposo, que está a su lado y le oye, se goza grandemente de la voz del esposo; así pues, este mi gozo está cumplido. Es necesario que él crezca, pero que yo mengüe (Juan 3:27-30).

2. Según lo declarado por el Señor Jesucristo.

No he venido a llamar a justos, sino a pecadores al arrepentimiento.
Entonces ellos le dijeron: ¿Por qué los discípulos de Juan ayunan muchas veces y hacen oraciones, y asimismo los de los fariseos, pero los tuyos comen y beben? El les dijo: ¿Podéis acaso hacer que los que están de bodas ayunen, entre tanto que el esposo está con ellos? Mas vendrán días cuando el esposo les será quitado; entonces, en aquellos días ayunarán (Lucas 5:32-35)

D. La novia de la boda.

En dos pasajes clave, el apóstol Pablo deja en claro la identidad de la novia:

Porque os celo con celo de Dios; pues os he desposado con un solo esposo, para presentaros como una virgen pura a Cristo (2 Corintios 11:2).

Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor; porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador (Efesios 5:22, 23).

E. Los invitados a la boda.

Y el ángel me dijo: Escribe: Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero (Apocalipsis 19:9a).

¿Quiénes son estos invitados de las bodas del Cordero a la iglesia?

1. En general.

Un grupo que incluiría a todos los gentiles creyentes que se convirtieron antes de Pentecostés o después del rapto. Esto es así, porque todas aquellas personas que fueron salvos entre el día de Pentecostés y el rapto constituyen la novia de Cristo en esta boda.

2. En particular.

Un grupo que incluiría a todos los israelitas salvos en todas partes. Las diez vírgenes mencionadas en Mateo 25 son israelitas. Las cinco sabias representan a los israelitas salvos y las cinco insensatas representan a los inconversos. No pueden representar a la iglesia, porque la iglesia es la novia, adentro con el Novio. Las vírgenes son invitados que han sido invitados a la boda. Tenga en cuenta que una novia nunca es invitada a su propia boda. Si ella se niega a venir, no hay boda.

F. El programa de ceremonias de la boda.

El matrimonio de Cristo con la iglesia seguirá el patrón oriental del matrimonio como se describe para nosotros en el Nuevo Testamento. Constaba de tres etapas separadas:

1. La etapa de los esponsales.

Los contratos matrimoniales del Nuevo Testamento a menudo se iniciaban cuando la pareja era muy joven (a veces incluso antes del nacimiento) por el padre del novio. Firmaría una promulgación legal ante el juez correspondiente, comprometiendo a su hijo con una chica elegida. Entonces, el padre ofrecería el pago de la dote correspondiente. Por lo tanto, aunque la novia nunca había visto al novio, estaba comprometida o desposada con él. Un ejemplo del Nuevo Testamento de este primer paso es el matrimonio de María y José.

El nacimiento de Jesucristo fue así: Estando desposada María su madre con José, antes que se juntasen, se halló que había concebido del Espíritu Santo (Mat. 1:18).

Tanto María como José habían venido de Belén y quizás habían estado esposados o prometidos el uno al otro desde la infancia. Pero ahora se descubrió que María estaba encinta antes de que el matrimonio pudiera consumarse y, por supuesto, José solo pudo llegar a una conclusión: ¡ella no le había sido fiel! Entonces el ángel del Señor le explicó a José las glorias del nacimiento virginal.

Así, la etapa del compromiso constaba de dos pasos: la selección de la novia y el pago de la dote.

Con esto en mente podemos afirmar que las bodas del Cordero aún se encuentran en su etapa de esponsales:

a. La novia ha sido seleccionada.

Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo, según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él (Efesios 1:3, 4).

b. Se ha pagado la dote.

¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios. (1 Cor. 6:19, 20).

Sabiendo que fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir, la cual recibisteis de vuestros padres, no con cosas corruptibles, como oro o plata, sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación (1 Pedro 1:18, 19).

2. La etapa de presentación.

En el momento oportuno, el padre enviaría a la casa de la novia sirvientes que llevaran el contrato legal correspondiente. Luego, la novia sería llevada a la casa del padre del novio. Cuando todo estaba listo, el padre de la novia colocaba su mano en la mano del padre del novio. Luego colocaría su mano en la de su hijo. Aplicando este trasfondo a las bodas del Cordero, la iglesia todavía espera esta segunda fase, la etapa de presentación, ¡que conocemos como el rapto! Los siguientes versículos hablan de esta etapa de presentación:

… Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella … a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha (Efesios 5:25, 27).

Y a aquel que es poderoso para guardaros sin caída, y presentaros sin mancha delante de su gloria con gran alegría (Judas 24).

Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado. Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos (Apocalipsis 19:7, 8).

Luego siga los eventos que componen la segunda etapa:

a. El Padre Celestial enviará a buscar a la novia.

Después de esto miré, y he aquí una puerta abierta en el cielo; y la primera voz que oí, como de trompeta, hablando conmigo, dijo: Sube acá … (Apocalipsis 4:1)

b. Se mostrarán los documentos legales correspondientes del matrimonio.

Pero el fundamento de Dios está firme, teniendo este sello: Conoce el Señor a los que son suyos; (2 Tim. 2:19).

c. La novia será llevada a la casa del Padre.

En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis (Juan 14:2, 3).

3. La etapa de celebración.

Una vez completada la ceremonia matrimonial privada, comenzaría la cena matrimonial pública. Se invitaba a muchos invitados a esta celebración. Fue durante esa cena que nuestro Señor realizó su primer milagro, el de convertir el agua en vino (ver Juan 2:1-11). Más tarde, Jesús hizo referencia a este tercer paso cuando pronunció las siguientes palabras:

Estén ceñidos vuestros lomos, y vuestras lámparas encendidas; y vosotros sed semejantes a hombres que aguardan a que su señor regrese de las bodas, para que cuando llegue y llame, le abran en seguida. Bienaventurados aquellos siervos a los cuales su señor, cuando venga, halle velando; de cierto os digo que se ceñirá, y hará que se sienten a la mesa, y vendrá a servirles (Lucas 12:35-37).

G. El momento de las bodas.

¿Cuándo transcurre la boda? En vista de lo que ya se ha dicho, parecería que la ceremonia de bodas (la etapa de presentación) se llevará a cabo en privado en el cielo, quizás poco después del tribunal «bema» de Cristo. La cena de bodas (la etapa de celebración) se llevará a cabo públicamente en la tierra poco después de la Segunda Venida de Cristo.

No es casualidad que la Biblia describa que el Milenio ocurre justo después de que ha comenzado la cena de celebración. (La cena se describe en Apocalipsis 19, mientras que el Milenio se describe en Apocalipsis 20). En los tiempos del Nuevo Testamento, la duración y el costo de esta cena estaban determinados por la riqueza del padre. Por lo tanto, cuando su amado Hijo se case, el Padre de toda gracia (cuya riqueza es ilimitada) estará a la altura de las circunstancias dando a su Hijo y a la novia una celebración de aleluya que durará mil años.

Fundamentalist Journal, 1983
Traducido con permiso

 

Compartir en Facebook

Deja una respuesta

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *