Un fundamento bíblico para la música en la iglesia

Muchas iglesias que son sólidas en cuanto a las Escrituras, la doctrina, la teología y la práctica han cambiado la base sobre la cual se toman las decisiones musicales. Este cambio en la filosofía musical a veces se defiende con declaraciones como, «La Biblia no tiene nada que decir sobre los estilos musicales» o «No hay ninguna alabanza abominable». Estos comentarios audaces y amplios van más allá de la música hacia temas más profundos y fundamentales y deben examinarse a la luz de la Palabra de Dios y luego aceptarse o rechazarse.

La pregunta principal parece ser «¿Habla la Biblia sobre estilos de música?» Si con esta pregunta queremos decir “¿La Biblia menciona la música rock? ¿Qué tal el estilo barroco o las canciones folclóricas? » Entonces la respuesta es no. En ninguna parte de las Escrituras se menciona ninguno de estos estilos por su nombre. Pero lo mismo puede decirse de los libros, revistas, periódicos, el internet, el teatro, la televisión, las películas y los videos. Aunque la música, la literatura y el teatro aparecen en la Biblia, ni una sola declaración se refiere a una tendencia o estilo actual en ninguno de estos medios. Sin embargo, si con la pregunta queremos decir “¿La Biblia describe algún principio o precepto sobre la música? ¿Ofrece alguna orientación en esta área?» entonces la respuesta es un rotundo sí. El Salmo 119 y 2 Timoteo 3:16 y 17 dan testimonio del hecho de que la Palabra de Dios fue dada para nuestra instrucción sobre cómo vivir y glorificar a Dios. Es pura locura afirmar que cualquier parte de nuestra vida está fuera del alcance y la autoridad de las Escrituras.

¿Qué ha establecido Dios como normas para la música y todo lo demás para su pueblo? Quizás la respuesta podría resumirse en las palabras «diferente» y «mejor». La evidencia de estas distinciones es clara tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento.

En Levítico 10, después de que Dios estableció las formas y los medios de adoración aceptable, Nadab y Abiú se apartaron del orden ordenado por Dios en su esfuerzo por hacer una ofrenda. El juicio siguió rápida y severamente.

Los Salmos 96 y 98 comienzan con el mandato «Cantad a Jehová cántico nuevo». Se espera que Israel, que vive en la tierra prometida y rodeado de naciones gentiles, cante una canción nueva, una canción diferente. ¿En qué se basa esta diferencia? Se basa en el motivo de la canción. Los versículos que siguen al llamado inicial a la alabanza en ambos salmos dan las causas del llamado: Grande es el Señor; otros dioses son ídolos, pero el Señor creó los cielos; viene en juicio; ha hecho maravillas; ha dado a conocer su salvación y justicia; se ha acordado de su misericordia y verdad para con su pueblo, y todo el mundo lo ha visto. El verdadero hijo de Dios difícilmente puede abstenerse de exclamar «¡Alabado sea el Señor!» después de leer tal lista. La gente pagana alrededor de Israel no podía entender verdades tan gloriosas. Sus religiones y filosofías estaban llenas de desesperanza. Uno puede imaginarse cómo debió ser la música nacida de tal estado; pero el salmista clama: “Cantad a Jehová cántico nuevo”, un cántico procedente de los corazones y las mentes de un pueblo elegido por el único Dios verdadero de toda la creación para ser suyo. ¿Qué similitud o semejanza podrían tener los cánticos de Israel con los de los paganos?

El Nuevo Testamento mantiene estas distinciones y las realza. Es como si una mañana neblinosa y nublada se hubiera convertido en el resplandor ardiente del mediodía. Basta pensar en el sermón del monte de Cristo para comprender el marcado contraste entre la vida regenerada y la no regenerada.

El apóstol Pablo continúa el tema en Efesios 4 y 5, donde abundan los mandamientos para una vida separada: “no andéis como los otros gentiles” (4:17); “Despojaos del viejo hombre” (4:22); “y renovaos en el espíritu de vuestra mente, y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad” (4:23, 24); “Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados” (5:1); vosotros ahora “sois luz en el Señor; andad como hijos de luz” (5:8). Este énfasis en la santidad y el llamado más elevado de la vida cristiana alcanza una culminación en el versículo 18, donde vemos la embriaguez (la morada del mundo) en contraste con el Espíritu (la morada de Dios).

Es en este contexto que leemos a continuación, «hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones». ¿Podemos realmente afirmar que todas las referencias anteriores y las implicaciones de la nueva vida terminan cuando llegamos al versículo 19? ¿No altera radicalmente la obra de Cristo en la cruz y conforma nuestra adoración y nuestra vida a las normas de Dios? ¿El pueblo de Dios clamará continuamente por los puerros y las cebollas [Núm. 11:5] de la vida anterior cuando él ordena que se sirva leche y miel? Cristo y la vida cristiana son piedras de tropiezo para el mundo, pero para el creyente son preciosas; es con gozo y dedicación que debemos afirmar 1 Pedro 2:9 – “Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable”. Cualquier música que dirija al oyente hacia los deseos o metas del mundo no tiene lugar en la adoración del Señor Jesucristo. Otros privilegios y responsabilidades de la vida cristiana, como la libertad y el evangelismo, son completamente válidos e importantes, pero no niegan ni eclipsan las verdades fundamentales de los pasajes anteriores. No hay limitación para el cambio glorioso resumido en 2 Corintios 5:17: “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas”.

Si es cierto que la Biblia tiene algo que decir sobre la música cantada y escuchada por el pueblo de Dios, entonces uno puede preguntarse cómo las iglesias bíblicas sólidas han entrado en tal confusión por la música y qué se puede hacer al respecto. Parece que los problemas han surgido por dos factores, que sólo pueden resumirse aquí. Primero, la música se ha liberado de los fundamentos bíblicos y teológicos. En segundo lugar, se le ha permitido al mundo opinar sobre cómo el pueblo de Dios lo adore y le sirva.

La música, como cualquier otra cosa en nuestra vida, es como un barco cuyo ancla debe estar anclada en la roca de las Escrituras, no dejarse arrojar sobre las olas cambiantes de este mundo. La pregunta sigue siendo: ¿cómo se asegura la música a un amarre bíblico? Aunque las respuestas pueden parecer innumerables y complejas, sugeriría lo siguiente: (1) trate la música como un ministerio y (2) vuelva a involucrar a los pastores.

La música, según Colosenses 3:16, es un ministerio. Quizás los responsables de las decisiones sobre música especial, números de coros, servicios especiales y canto congregacional deban seleccionarse sobre la base de 1 Timoteo 3, así como en sus habilidades musicales. El discernimiento espiritual maduro debe ser el criterio principal. Un cristiano “joven”, no importa cuán talentoso, capacitado o entusiasta sea, no está en posición de que se le pida que haga juicios sobre la música que se utilizará en el culto público y colectivo de la iglesia.

Dado que la música es un ministerio y un aspecto vital de la adoración, los pastores deben terminar con la tendencia hacia una menor participación e influencia. Los hombres con la mayor cantidad de conocimiento bíblico y sabiduría, en su mayor parte, han abdicado de su papel de pastores en esta área a músicos profesionales, muchos de los cuales carecen de una formación teológica seria o comprensión espiritual. Es hora de que los pastores, una vez más, tomen la pluma para escribir textos y guíen a sus iglesias hacia una filosofía bíblica de la música.

Con la retirada de pastores ha aumentado la influencia del mundo en las decisiones musicales de la iglesia. En lugar de permitir que las editoriales y las compañías discográficas (seculares y sagradas) dicten las normas, la iglesia y los creyentes individuales deben ejercer su derecho y cumplir con su responsabilidad de examinar todo a la luz de las Escrituras (Hechos 17:10, 11).

La iglesia también debe tener cuidado de no sustituir el entretenimiento musical por la predicación de la Palabra como una forma de evangelizar. Aunque la música se puede utilizar para ayudar a difundir el evangelio, sus funciones bíblicas principales son la adoración y la enseñanza. Incluso si el evangelismo fuera un uso principal de la música, eso no justificaría la abrogación de los principios que se encuentran en Efesios 4 y 5. Dios nunca se contradice.

Así hemos cerrado el círculo. En el análisis final, la música, como cualquier otra práctica o tradición, debe sopesarse en las balanzas de la Biblia y no en las falsas balanzas del mundo. Nuestra música y nuestra vida deben caracterizarse por nuestro renacimiento espiritual; no por el viejo hombre [Ef. 4:22], sino por todo lo que es justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre. «En esto pensad» [Filp. 4:8].

Frontline
Traducido con permiso

 

 

Compartir en Facebook

Deja una respuesta

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *