La lepra y su similitud con el pecado

Por un doctor cristiano

El signo característico de la lepra es el llamado punto muerto o anestesia. Esta mancha se encuentra prácticamente en todos los casos, y no hay otro síntoma tan característico. En el diagnóstico de la enfermedad utilizamos un alfiler, una pluma, dos probetas, agua fría y caliente para comprobar el dolor en la mancha; el pinchazo de un alfiler y una pluma, como sensación, y el agua fría y caliente, como habilidad para reconocer la diferencia entre calor y frío. Hemos encontrado esta mancha en el 99 por ciento de nuestros leprosos.

En el pecado existe esta pérdida del sentido del pecado o del mal.

Contagioso. La lepra no es muy contagiosa, como se suele imaginar. Debe «frotarlo», por así decirlo, para contraer. Es una enfermedad en la que el saneamiento es deficiente y más común en las regiones tropicales cálidas y húmedas, aunque también se encuentra en Islandia, Noruega, Minnesota y climas más fríos, pero generalmente no se propaga en estas regiones. Es más contagioso en la niñez y se puede contraer en las casas, la ropa o el contacto directo con el leproso.

El pecado es contagioso.

Hereditario. Los científicos ahora consideran que la enfermedad no es hereditaria. La mayoría de los hijos de leprosos, separados de su madre antes de los cuatro meses, no acaban con lepra.

El pecado es hereditario.

Superficial. La lepra es una enfermedad de la superficie del cuerpo: la piel, algunos de los nervios superficiales, las cuerdas vocales, la nariz y la superficie del cuerpo. Por lo general, no hay cambios patológicos en los órganos internos.

El pecado afecta las partes más profundas, el alma.

Mutilante. La lepra es mutilante, a menudo destruye los dedos de las manos y de los pies, los pies, la nariz, las cuerdas vocales, los ojos, etc.

El pecado mutila.

Destructivo. La lepra destruye el cuerpo.

El pecado destruye el alma.

Cegador. Debido a que el nervio facial a menudo se paraliza, hay parálisis de los músculos de la cara, marchitamiento de estos músculos y la pérdida de movimiento de los párpados conduce a la ceguera como efecto secundario. Las lágrimas corren por el rostro. No puedes parpadear. Pronto hay irritación y enfermedad por el polvo y la luz solar. La lente se adhiere al iris. No puede enfocar el ojo ni dilatar la pupila y la ceguera es común.

El pecado es cegador.

Peculiar para el hombre. La lepra es claramente una enfermedad del hombre y el germen no crece en los animales. La mayoría de los gérmenes crecerán en un cultivo, un conejillo de indias, por ejemplo, pero no así con el germen de la lepra. Por esta razón, es imposible elaborar un suero o una vacuna.

El pecado es una enfermedad del hombre.

Contacto prolongado. La lepra suele ser consecuencia de un contacto estrecho y prolongado con los leprosos. Aproximadamente el 50 por ciento de los niños que continúan viviendo con sus madres leprosas contraerán la enfermedad.

El contacto cercano con el pecado es peligroso.

Afecta a los jóvenes. La lepra se observa con mayor frecuencia en los jóvenes, generalmente se contrae en la primera infancia, pero los síntomas no aparecen hasta la pubertad o más tarde. La edad media de aparición en nuestros dos mil casos fue de veintidós. El período de incubación es lento y largo.

El pecado causa sus mayores estragos en los jóvenes.

Crea marginados sociales. La lepra convierte a los casos en parias, y a menudo deben aceptar su maldición y salir de sus hogares para vagar y mendigar. Esto es algo muy triste en el oriente. Muchos se vuelven mendigos tristes, miserables y errantes.

El pecado nos convierte en marginados del cielo.

Tiende a endurecerse. La lepra endurece la piel, le quita vida y sensación, y la piel suele ser más gruesa, dura, floja y con una sensación peculiar. Encontré a una niña morena con lepra en los Estados Unidos recientemente, y lo llamativo fue la piel gruesa, seca y dura.

El pecado endurece nuestro corazón.

Puede ser curado. En muchos casos, si se trata a tiempo, la enfermedad se puede controlar, detener y dominar, y no tengo miedo de llamarla «curada», aunque los médicos más bien dudan en decir «cura». Creemos que podemos verificarlo y controlarlo en el 75 por ciento de los niños que llegaron a tiempo. Durante miles de años se ha considerado incurable y desesperanzado, una maldición del cielo, por lo que los últimos veinticinco años [tome en cuenta que este escrito es de 1938] ha obrado un verdadero milagro con esta enfermedad. Anualmente damos de alta alrededor de setenta y cinco casos curados, y treinta y tres de nuestros leprosos se han casado y viven en la colonia con salud y fuerza normales. Recientemente, informes señalan que en los últimos diez años tres mil quinientos leprosos en todo el mundo han sido registrados como curados y dados de alta.

El pecado también es curado por la sangre de Jesucristo.

Parece un cadáver. Entre nuestros setecientos cincuenta casos, hay unos pocos que se parecen mucho a un cadáver; pérdida de expresión en el rostro, músculos marchitos, toda una imagen de un cadáver de pocos días de pie. Las lágrimas caen por el rostro y uno no puede llorar, sonreír ni reír, y es una imagen triste. Afortunadamente, no hay muchos casos de este tipo.

El pecado nos convertirá en un triste cadáver.

Es muy real. Algunos dicen que no hay enfermedad, solo imaginación. Ojalá vinieran los seguidores de la llamada Ciencia Cristiana y echaran un vistazo a una colonia de leprosos. Hay dos grupos de médicos, uno que siente “una vez leproso, siempre leproso” y el otro, que muchos leprosos se pueden curar. Algunos de los principales leprólogos del mundo creen que la lepra se puede curar o detener. Muchos de mis casos vuelven a la salud normal y se han mantenido en buen estado de salud durante muchos años. Por supuesto, puede haber una recaída, si viven en un entorno inadecuado.

Algunos piensan que no hay pecado, no hay salvación, que no hay más allá. Pero “yo sé a quién he creído, y estoy seguro que es poderoso para guardar mi depósito para aquel día” (II Tim. 1:12).

Moody Monthly, 1938

 

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*