La ley del Antiguo Testamento y el creyente neotestamentario

Todos los fundamentalistas se apresuran a abrazar y respaldar el significado de la inspiración de la Palabra de Dios. Notamos que el texto de Timoteo dice que “Toda la Escritura es inspirada (exhalada) por Dios, y útil” (2 Tim. 3:16). Defenderíamos fácilmente cada versículo desde Génesis 1:1 hasta Apocalipsis 22:21. Hablamos de nuestro compromiso con la Palabra de Dios en lo doctrinal y nuestro amor por la Palabra de Dios en lo personal. Esto es correcto y apropiado. Sin embargo, este compromiso con toda la Palabra de Dios a menudo va acompañado de una preferencia interna por partes de la Palabra de Dios en nuestra dieta espiritual diaria y de evitar otras secciones. Esta evitación no se debe a la falta de confianza en la inspiración. En la mayoría de los casos se genera por cuestiones de provecho personal. No cuestionamos que el texto sea de Dios, pero simplemente no estamos seguros de qué tiene que ver con nosotros.

La Ley del Antiguo Testamento es una de esas secciones de las Escrituras. Cada año en nuestra lectura de la Biblia, con firme determinación, nos comprometemos a superar Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio. A veces, con pura fuerza de voluntad, atravesamos por cada versículo, pero internamente anhelamos pasar a los Salmos, Proverbios o algún texto del Nuevo Testamento que parece hablar más directamente de nuestro caminar cristiano. Reconocemos que David amaba la Ley de Dios, pero seguramente eso se debía a que tenía pocas otras opciones de lectura. Entendemos los imperativos morales de los Diez Mandamientos, pero los treinta versículos de las «leyes de flujo» no nos tocan de la misma manera. ¿Cómo vamos a responder a esta dicotomía práctica dentro de nuestro sistema de creencias? Reconocemos que toda la Escritura es provechosa, pero solo nos beneficiamos o consideramos relevante parte de la Escritura.

El provecho y el lugar de la Ley

La cuestión de la utilidad y el lugar de la Ley del Antiguo Testamento en la vida de un creyente del neotestamentario es vital para distinguir el dispensacionalismo de otros sistemas de interpretación bíblica. También es una cuestión que ha suscitado mucho debate. Como observó el teólogo reformado Jonatán Edwards: “Quizás no haya ninguna parte de la divinidad acompañada de tanta complejidad y en la que los teólogos ortodoxos difieran tanto como en afirmar el acuerdo y las diferencias precisas entre las dos dispensaciones de Moisés y Cristo” [1]. Aplicar literalmente casi toda la Ley a la vida del creyente, a seleccionar partes de la Ley, a sugerir que el creyente neotestamentario está completamente libre de toda la Ley mosaica. Nuestro objetivo no es responder a todas las preguntas que surgen de esta discusión, sino examinar rápidamente el panorama teológico y buscar de manera práctica principios que apliquen apropiadamente los pasajes de la Ley del Antiguo Testamento a la vida del creyente.

Dos sistemas de interpretación ven la Ley del Antiguo Testamento como directamente vinculante o que se aplica específicamente al creyente neotestamentario en la actualidad. El punto de vista más extremo es el de los reconstruccionistas o teonomistas cristianos. Desean que tanto los elementos morales como los civiles de la Ley sean obligatorios tanto para los creyentes como para los incrédulos. Este punto de vista sostiene que el pacto mosaico es el mandato divino y ético de Dios para toda la sociedad. Ven al Israel del Antiguo Testamento como una ciudadanía modelo a la que todas las culturas deberían aspirar. Aunque hay varias implicaciones de este punto de vista, los adherentes incluirían a Greg Bahnsen, Gary North, R. J. Rushdoony y algunos miembros del movimiento político de derecha cristiana.

Los teólogos del pacto también creen que hay una aplicación directa de la Ley del Antiguo Testamento en la vida del creyente. Juan Calvino escribió: “Entiendo por la palabra ‘ley’ no solo los diez mandamientos, que establecen una regla de vida justa, pero la forma de religión transmitida por Dios a través de Moisés”. [2] Mientras que el dispensacionalismo distingue entre la relación que Dios tenía con el Israel étnico y la iglesia del Nuevo Testamento, la teología del pacto identifica a la iglesia como una continuación de un grupo de personas a través de a quien Dios está obrando. Los teólogos del pacto identifican a la iglesia como Israel «espiritual». Como tal, identifican una mayor continuidad entre las leyes y promesas a Israel y los estándares y el futuro de la iglesia. Por ejemplo, muchos teólogos del pacto delinean entre lo que definen como tres categorías de leyes: civil, ceremonial y moral. El civil y el ceremonial que creen fueron de tiempo limitado para los hijos de Israel. La ley civil era un medio por el cual Dios regulaba su teocracia, y el ceremonial apuntaba a la venida del Mesías. Sin embargo, consideran que todos los elementos de la Ley moral de Moisés son transculturales y atemporales y, por lo tanto, vinculantes para todos los creyentes de hoy.

Los dispensacionalistas, por otro lado, no ven la Ley del Antiguo Testamento como obligatoria en la vida del creyente del Nuevo Testamento. Las razones principales de esto son tres. Primero, la Ley del Antiguo Testamento se considera un pacto vinculante entre Dios y la etnia de Israel. En Éxodo 19:3 en adelante, Dios instruyó a Moisés para que hablara las palabras del pacto al pueblo de Israel. A lo largo de la narración en Éxodo, Dios destaca la relación única que el pueblo de Israel tendría con el pacto mosaico. Esto se destaca aún más en la segunda reiteración de la Ley en Deuteronomio 5. Como un pacto entre Dios e Israel, y debido a que el Israel étnico es distinto de la iglesia del Nuevo Testamento, los dispensacionalistas no ven a la iglesia bajo las obligaciones de la Ley.

En segundo lugar, un dispensacionalista ve la Ley como un todo unificado. El pacto dado por Dios a Israel era un pacto único. Israel debía guardar la Ley en su totalidad. Claramente hay instrucciones que se refieren a las relaciones humanas dentro de la comunidad, a las funciones sacerdotales y a los imperativos morales. Sin embargo, no hay indicios de que estos fueran vistos como distintos entre sí. Tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento siempre se hace referencia a la Ley como singular. Sugerir que partes de él son funcionales hoy mientras que otros aspectos no lo son es diseccionar una sola entidad y crear arbitrariamente divisiones que no se sugieren en el texto bíblico. Es inapropiado e impensable desde la perspectiva judía del primer siglo dividir la Ley. Pablo argumenta en Gálatas 5:3 a favor de la unidad de la Ley, señalando que la aceptación de una parte de la Ley (la circuncisión) hace que uno sea deudor del todo.

En tercer lugar, un dispensacionalista considera que la Ley se cumple mediante la vida y muerte de Jesucristo. Jesucristo se presenta en los Evangelios como el cumplimiento de la Ley (Mat. 5:17) y en las Epístolas como “el fin de la ley” (Rom. 10:4). Él fue el cumplimiento perfecto de la Ley, liberando así a quienes estaban en Él de las obligaciones de todos los aspectos de la Ley. Chafer escribió:

Solo aquellas porciones de las Escrituras que están dirigidas directamente a los hijos de Dios bajo la gracia deben recibir una aplicación personal y primaria. . . . De ello no se sigue que el cristiano sea designado para ajustarse a los principios rectores que fueron la voluntad de Dios para las personas de otras dispensaciones. [3]

A lo largo de la vida y las epístolas de Pablo, enfatiza la libertad del creyente de la Ley. Como se señaló anteriormente, Romanos 10:4 es el punto culminante de su enseñanza en lo que se refiere al papel de la Ley en la vida del creyente. El concepto de “fin” o telos puede indicar “fin” o “abrogación” de la Ley o también significar “meta” o “culminación”, lo que la Ley anticipó. Al argumentar a favor de este doble sentido de telos, Moo señala: “La analogía de un circuito de carreras (que muchos eruditos piensan que telos está destinado a transmitir) es útil: la línea de meta es tanto la ‘terminación’ de la carrera (la carrera termina cuando se alcanza) y el ‘objetivo’ de la carrera (la carrera se corre con el fin de llegar a la meta)”. [4]

Ryrie señala que esto no libera al creyente para vivir sin límites morales, sino que estamos sujetos solo a los mandamientos del Nuevo Testamento y las directivas del Antiguo Testamento que se reafirman en el Nuevo Testamento como parte de la ley de Cristo. La distinción entre estas dos leyes es importante. Él declara: “Como parte de la ley mosaica, se han eliminado por completo y para siempre. Como parte de la ley de Cristo, son obligatorias para los creyentes de hoy”. [5] Debe notarse que Pablo se refiere a la “ley de Cristo ”no en términos de una lista de estipulaciones que deben ser obedecidas, sino principalmente mediante el poder del Espíritu Santo cuando los creyentes se aman unos a otros.

Los beneficios de la Ley

Este estudio de las posiciones lleva a la cuestión de la practicidad. ¿De qué manera el dispensacionalismo ve la Ley de Moisés como beneficiosa en la vida de un creyente del Nuevo Testamento?

Primero, los dispensacionalistas reconocen que la Ley no puede proporcionar la salvación a un hombre ni puede justificar a un hombre ante Dios, pero es un «ayo» que el Espíritu Santo utiliza para convencer a los hombres de pecado. En Romanos 7, Pablo aborda el papel de la Ley en su propia vida como israelita que estaba bajo la Ley. “No codiciarás” fue el mandamiento que lo convenció de su estado pecaminoso y lo avivó hacia la realización de su muerte espiritual. La Ley del Antiguo Testamento, específicamente los Diez Mandamientos, sirvió como pacto escrito para Israel de la ley moral de Dios que está colocada dentro del corazón de cada hombre (Romanos 3:19). [6] De la misma manera, los creyentes neotestamentarios pueden utilizar la Ley como un herramienta en la proclamación del evangelio. Los Diez Mandamientos reflejan los requisitos morales universales y atemporales que Dios impone a cada hombre. La conciencia de un hombre combinado con la Ley expone sus defectos y lo hace muerto ante Dios. Cuando el Espíritu Santo utiliza la Ley de esa manera, Pablo llama a la Ley “santo, justo y bueno” (Rom. 7:12).

En segundo lugar, la lectura de la Ley del Antiguo Testamento es provechosa en la vida de un creyente neotestamentario si el exegeta hace las preguntas correctas al respecto. Como se señaló anteriormente, el creyente neotestamentario no debe buscar colocarse bajo la Ley como si fuera obligatoria para él. El objetivo es reconocer el principio atemporal en el que se basa la Ley. Por ejemplo, las siguientes seis preguntas pueden ser útiles al leer la Ley y luego aplicarlas a un texto específico.

  1. ¿Qué significado tuvo el texto para los lectores originales? El punto de partida para toda interpretación bíblica es colocar el texto en su contexto original a través del cruce de puentes gramaticales, culturales, geográficos e históricos. Es vital una comprensión clara de la intención de la Ley para los lectores originales.
  2. ¿Qué nos enseña el texto sobre nosotros (la humanidad)? Todas las buenas leyes revelan las deficiencias de los ciudadanos a quienes se aplica. Por ejemplo, los límites de velocidad nos recuerdan que somos egoístas por naturaleza y nos centramos en nuestros propios beneficios en lugar de la seguridad de los demás. Las leyes de Dios hacen lo mismo, pero con una percepción clara y una aplicación directa.
  3. ¿Qué nos enseña el texto sobre Dios? La Ley del Antiguo Testamento es una revelación de la santidad de Dios (Levítico 19:2). El fundamento de las acciones éticas y morales prescritas en la Ley es el carácter de Dios. Él es el estándar sobre el que se basan todos los pensamientos, palabras y acciones.
  4. ¿Qué nos enseña el texto sobre nuestras relaciones entre nosotros? Gran parte de la Ley del Antiguo Testamento se relaciona con los asuntos entre miembros del pueblo de Israel. Se dan instrucciones sobre cómo deben cooperar las personas con sus amigos, vecinos, trabajadores y enemigos.
  5. ¿Qué nos enseña el texto sobre la justicia? Uno de los propósitos de la ley es establecer la justicia en la tierra. Proporciona un marco para comprender las prioridades y sanciones éticas.
  6. ¿Cómo se pueden aplicar los principios que se derivan de estas preguntas en nuestro contexto contemporáneo? La aplicación directa de la ley específica del Antiguo Testamento no es válida para un creyente del Nuevo Testamento. Sin embargo, los absolutos aprendidos acerca de Dios, la humanidad, las relaciones y la justicia sirven para preparar al creyente para las buenas obras (2 Tim. 3:17).

Utilizar estas seis preguntas al leer Deuteronomio 22:8 conduce a principios simples aplicables: “Cuando edifiques casa nueva, harás pretil a tu terrado, para que no eches culpa de sangre sobre tu casa, si de él cayere alguno».

  1. Lectores originales: El contexto original instruyó a todos los israelitas a construir un pequeño muro como barrera alrededor del techo plano de sus hogares.
  2. Naturaleza humana: El mandato ilustra el egoísmo natural y la pereza del hombre. Si no se diera ninguna orden, la tendencia natural del hombre sería acortar el proceso de construcción en aras de su propia comodidad.
  3. El carácter de Dios: Este mandamiento comunica que el amor de Dios por la humanidad se extiende a todas las personas en los detalles más pequeños. Esta instrucción es para nuestra protección personal y la protección de nuestra integridad. Connota la preocupación de Dios por la santidad de la vida.
  4. Responsabilidad: Nuestro cuidado por los vecinos y amigos debe extenderse al cuidado de su seguridad y la voluntad de hacer un esfuerzo adicional en su nombre.
  5. Justicia: La pereza y la falta de previsión en el cuidado de los demás pueden tener consecuencias importantes. Uno debe cumplir con todas las responsabilidades personales para no ser responsable de las acciones de otros.
  6. Aplicación: Construir un pretil (muro) alrededor de mi techo no es la aplicación más probable de este texto en nuestro contexto histórico. [Nota del traductor: Esto puede variar, porque en algunas culturas la mayoría de los techos son planos, por tanto útiles, y en otros casos son estilo chalet, y carecen de utilidad]. Una de varias aplicaciones puede ser utilizar mis posesiones de una manera que siempre vele por el bienestar de mi familia, amigos y vecinos.

Hacer las preguntas correctas permite que el Espíritu Santo revele tanto la plenitud del carácter perfecto de Dios como la atrocidad de la naturaleza depravada del hombre. Nos vemos motivados de forma egoísta y necesitados de directrices que nos enseñen a amar a Dios y a los demás. La Ley revela quiénes somos. Es un espejo que expone nuestro pecado y nos declara muertos.

De la misma manera, muestra quién es Dios. De hecho, se destaca su separación de todo tipo de pecado, pero también su gracia al buscar lo mejor para su pueblo en todos los asuntos de la vida. Su misericordia es aplicada y su justicia perfectamente medida. No es de extrañar que David dijera: “¡Oh, cuánto amo yo tu ley! Todo el día es ella mi meditación”. (Sal. 119:97). David aprendió quién era su Dios por la autorrevelación de Dios por medio de la Ley de Moisés.

La tercera forma en que los dispensacionalistas ven la Ley como provechosa para un creyente del Nuevo Testamento es celebrando esta nueva era de gracia. Juan señala que “Pues la ley por medio de Moisés fue dada, pero la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo” (Juan 1:17). La Ley en su mejor momento expuso el pecado del hombre y la santidad de Dios; al hacerlo, no trajo más que una maldición a la humanidad. Al estar ahora en Cristo, “la justicia de la ley” se cumple (Rom. 8:4). Estamos justificados en Jesús. Las metas éticas de la Ley se cumplen en el creyente cuando permite que el Espíritu de Dios dirija su vida con un espíritu de amor (Gálatas 5:13-15; Romanos 8:4; 13:8, 10). El sacerdocio aarónico y el sistema de sacrificios han sido reemplazados «por el camino nuevo y vivo» (Heb. 10:20). La Ley no tiene más poder sobre mí. Los dispensacionalistas reconocen la Ley como la Palabra de Dios para nosotros, haciéndola provechosa, pero no como la Palabra de Dios impuesta.

La Ley del Antiguo Testamento es fundamental para comprender la historia de Israel, el amor del salmista, el mensaje de los profetas, la vida de Cristo y las epístolas a las primeras iglesias. La Ley no siempre es fácil de leer o predicar. Exige estudio adicional y meditación perseverante para desenvolver sus riquezas. No es el yugo en el que estamos sujetados como creyentes neotestamentarios, pero es un tesoro de riquezas mientras buscamos conocer y amar a nuestro Dios.

Frontline
Traducido con permiso

____________________

1 Jonathan Edwards, “Inquiry Concerning Qualifications for Communion,” in The Works of Jonathan Edwards, Vol. One (Carlisle, PA: Banner of Truth, 1995), 465.

2 John Calvin, Institutes of the Christian Religion, II.7.1 (Grand Rapids: Eerdmans 1993), 300.

3 L. S. Chafer, Major Bible Themes (Chicago: Moody Press 1994), 97.

4 Al Hus, “The OT Law and Sanctification” in workshop notes from the Leadership Conference at Calvary Baptist Theological Seminary in Lansdale, PA, on 02/27/03. Hus quotes Doug Moo, The Epistle to the Romans (Grand Rapids, Eerdmans, 1996), 641. Hus’s workshop notes are a valuable summary of the Christian’s relationship to the OT law.

5 C. C. Ryrie, “The End of the Law,” BSac 124 (1967), 246.

6 The fourth commandment regarding the keeping of the Sabbath is the exception. See From Sabbath to Lord’s Day, ed. D. A. Carson (Grand Rapids: Zondervan, 1982).

Compartir en Facebook

Deja una respuesta

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *