La parábola de la higuera estéril

Lucas 13:6-9

Los judíos como nación fueron más favorecidos que cualquier otro. Sacado del árido Egipto y plantado por la mano de Dios en la fértil Canaán, con todo el cuidado y la protección que la sabiduría y el poder divino podía otorgar, naturalmente se esperaba mucho fruto. Pero el corazón del que plantó quedó entristecido y desilusionado. Por tres años Dios en Cristo buscó fruto y no lo halló. Sin embargo, el compasivo Salvador intercedió, clamando: «Padre, perdónalos» (Lucas 23:34). Y aunque fueron perdonados por un tiempo para obtener la «excavación» de su enseñanza y las pruebas de su resurrección, sin embargo permanecieron en la incredulidad, fueron cortados, o «desgajados» (Rom. 11:20). No siempre se permitirá la presencia de estorbadores en su viña. Esta parábola contiene lecciones solemnes y profundas para todo cristiano.

I. El árbol mencionado

Observe:

1. Su carácter esperanzado. «Una higuera» (v. 6). Es el tipo de árbol adecuado para un huerto. Era un árbol frutal. Sin duda pertenecía a una valiosa clase de árboles. Ninguno podía discutir su buena reputación. Esta higuera representa a alguien que ha nacido de arriba, que ha recibido una nueva naturaleza y que es una nueva criatura, que pertenece a la familia de Dios.

Está perfectamente seguro de su honorable reputación. Una vez tuvo otro nombre y un carácter más deshonroso, pero ahora está clasificado como cristiano.

2. Su gran privilegio. «Plantada en su viña» (v. 6). Esta higuera no creció junto al camino. Fue más favorecido. Fue elegido por el Señor de la viña y cuidadosamente plantado en el lugar más favorable, bajo la mirada y la mano del hábil jardinero, y dentro de los muros de separación. En resumen, fue elegido, plantado, abastecido y protegido. Ese es el privilegio de cada escogido. «yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto» (Juan 15:16). Vosotros sois plantación del Señor, y en lugar de bendición os ha puesto «junto a corrientes de aguas» (Sal. 1:3).

3. Su condición estéril. «Sin fruto» (v. 7). Se buscó fruto y no se halló. ¿Es posible? ¿Un árbol frutal en un viñedo y sin fruto? Muy posible y, lamentablemente, demasiado común. Entonces, ¿quién tiene la culpa? Ni el jardinero ni la tierra, sino el árbol, que se descuida o se niega a madurar. Fue plantado allí no como un adorno, ni solo para ser alimentado, sino para dar fruto. Si esto falla, todo es un fracaso. Puede jactarse de su vida, sus hojas y sus oportunidades, pero no hay nada que satisfaga al Señor. Muchos son cristianos infructuosos por la misma razón. Al no demostrar su naturaleza por sus frutos, no logran elevarse a su alta vocación. El Señor busca fruto, y tiene derecho a esperarlo de cada árbol frutal de su viña. Tu presencia en la viña prueba su reclamo.

II. El lamento del maestro

«He aquí, hace tres años que vengo a buscar fruto en esta higuera» (v. 7). De su propio vocabulario hemos sugerido tres pensamientos:

1. Una gracia paciente. «Hace tres años». (v. 7). «Es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca» (2 Pedro 3:9). Los tres años sugieren algo así como un triple fracaso. Sin embargo, hasta ahora no se ha emitido ningún juicio. Se sostiene solo por gracia. ¡Cómo debió de haber estado afligido su corazón al ver una gracia tan grande otorgada en vano, o peor aún, usada sólo para el engrandecimiento personal! ¿Cómo es contigo? ¿Qué pasa con todos tus privilegios? ¿El Maestro ha encontrado fruto en tu vida? Él, sin duda, ha estado buscando frutos. ¿Cuánto tiempo hace que se convirtió o se plantó en la viña? ¿Has sido solo un receptor, bebiendo la savia y el sol de sus dones, mientras que él, el Maestro, no recibe nada? ¡Oh corazón ingrato!

2. La paciencia agotada. «Córtala» (v. 7, 9). «La esperanza que se demora es tormento del corazón» (Prov. 13:12). Los árboles de la viña son juzgados por sus obras, y los de afuera por su naturaleza. Nuestras obras no justifica o nos condena en los ojos de los de afuera. El dar fruto constituye el único derecho que tenemos para nuestra permanencia en la viña. «No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre» (Gen. 6:3). Los privilegios abusados serán privilegios perdidos. El que escondió el dinero de su señor lo perdió y además sufrió. ¿Pecaremos para que abunde la gracia? ¡De ninguna manera! Porque la gracia de Dios nos enseña que, «renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente» (Tito 2:12). La mera profesión de labios no le salvará de convertirse en náufrago. (1 Cor. 9:27).

3. La pregunta solemne. «¿Para qué inutiliza también la tierra?» (v. 7). Todo árbol infructuoso es un estorbo. ¿Por qué deberá ser un obstáculo? ¿Quién puede responder a esto? ¿Quién puede defender a los infructuosos? Todo profesante infructuoso es una carga y un estorbo. Sus raíces, o motivos, se entrelazan con los fructíferos y beben lo que debería haber ido a la elaboración de la fruta. Y cuán a menudo extendimos nuestras ramas estériles sobre otros, impidiendo la brillante luz del sol y afectando así su producción de frutos. Las inconsistencias de los cristianos profesantes han sido la destrucción de mucho fruto; actúan como una helada penetrante sobre el tierno capullo.

III. La intercesión del jardinero

1. Suplica por más gracia. «Déjala todavía este año» (v. 8). Cuán interesante es que quien se involucró en todo el trabajo y la vigilancia, sin recibir ningún crédito u honor a través de ello, todavía defiende su causa y suplica en su nombre. Aquí se ve a Jesús y se oye su voz. Él intercede continuamente por nosotros. «No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal» (Juan 17:15). Que algunos cristianos todavía están en el sitio de dar fruto, pero en una condición estéril, viviendo solo para sí mismos, ¿cuánto se debe esto a la obra sacerdotal de Jesús? «Todavía este año». Este puede ser el último.

2. Promete más trabajo. «Hasta que yo cave alrededor de ella, y la abone» (v. 8). Esto habla de gracia en abundancia. Si se halla fruto, debe ser solo por causa de la gracia. Otros árboles no deben ser empobrecidos por causa de esto, de ahí la excavación adicional, etc. El cristiano infructuoso a menudo se ha quedado perplejo y asombrado por la excavación inusual en las raíces de su ser, que en ese momento se parecía mucho a una remoción. Estos tiempos de aflicción y prueba son advertencias solemnes. Parecen susurrar: «Más fruto» o menos privilegios. La agitación de las raíces indica la presencia del jardinero. Después de la excavación viene el suministro adicional.

3. Acuerda que los resultados deben ser finales. «Después» (v. 9). ¡Oh, qué solemne es este «después»! Esto es conocido solo por ellos mismos, el propietario y el jardinero. El último esfuerzo que la gracia puede hacer para dar fruto puede ser una temporada de aflicción, un sermón penetrante o algún incidente providencial. En el caso de muchos, es posible que esto ya haya ocurrido. El presente puede ser la breve temporada de su espera. Esperar en Dios y Dios esperando en nosotros son pensamientos muy diferentes. El fruto de una higuera son higos, el fruto de un cristiano es Cristo.

 

Compartir en Facebook

One Response to “La parábola de la higuera estéril”

Read below or add a comment...

  1. DAVID says:

    MUY INTERESANTE REFLEXION

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*