Ana: el triunfo de un espíritu afligido

1 Samuel 1

Es reconfortante encontrar un espíritu tan bondadoso como Ana en medio de la ruina moral que siguió al gobierno sacerdotal de Elí, de buen corazón pero de voluntad débil. El hombre que está más preocupado por el honor de sus hijos que por el honor de Dios seguramente hará que la santa causa sea ridiculizada (1 Sam. 2:29). Ana significa gracia y ella es fiel a su nombre; de modo que la gracia de Dios le basta. Podemos aprender mucho de ella.

I. Ella estaba triste

«Yo soy una mujer atribulada de espíritu» (v. 15).

1. Porque no tenía hijos (v. 5). Al creer que «herencia de Jehová son los hijos; cosa de estima el fruto del vientre» (Sal. 127:3), le irritaba el alma que esta herencia no fuera de ella. Consideraba una vergüenza ser estéril. ¿Tu falta de fruto para Dios ha afligido alguna vez tu alma? Es una vergüenza para cualquier cristiano ser estéril en la obra de Dios (2 Pedro 1:8).

2. Porque se burlaron de ella. «Y su rival la irritaba, enojándola y entristeciéndola, porque Jehová no le había concedido tener hijos» (v. 6). Su condición sin hijos le provocó el desprecio de los impíos. Es una experiencia dura y profundamente humillante para cualquier hijo de la gracia, como lo fue Ana, que alguien que no ama al Señor lo señale con el dedo de la burla y el ridículo y, sin embargo, parece disfrutar más del favor de Dios que el otro. ¿Será que Dios es desconsiderado? No; pero Dios puede permitir que esas flechas de fuego del enemigo nos convenzan profundamente de la esterilidad de nuestras vidas, para que podamos arrojarnos sin reservas sobre la suficiencia divina.

3. Porque tenía una naturaleza muy sensible. Si hubiera sido más dura de corazón, habría tenido menos lágrimas en los ojos (v. 7). Hay gran esperanza para cualquier obrero cristiano que pueda llorar por la falta de fruto en su vida. Es bueno que sintamos esta «amargura de alma» ante el Señor (v. 10). ¡Ay de los reposados en Sion! (Amos 6:1)

II. Ella se mantuvo en oración

1. Ella oró. «Ella con amargura de alma oró a Jehová» (v. 10). Ella no retornó mal por mal; siendo injuriada, ella no amenazó. Podemos agradecer a Dios por las pruebas que nos envían a su presencia, para suplicar, con pleno propósito de corazón. Los azotes del enemigo solo sirven para llevarla al lugar de la bendición.

2. Ella hizo voto. «E hizo voto, diciendo: Jehová de los ejércitos, si … dieres a tu sierva un hijo varón, yo lo dedicaré a Jehová todos los días de su vida» (v. 11). Ella se propone en su corazón que si el Señor, en misericordia, quita su oprobio, consagrará su regalo por completo a su servicio. Este es un poderoso argumento con Dios. ¿Qué negará él a aquellos que no buscan grandes cosas para sí mismos, sino que desean honrarlo con todos sus dones?

3. Ella creyó. «Y se fue la mujer por su camino, y comió, y no estuvo más triste» (v. 18). El Señor había hablado a su corazón, como Booz lo hizo con Rut (Rut 2:13). Llevó su carga al Señor y se fue sin la carga. Una cosa es contarle al Señor acerca de nuestras cargas; otra cosa es echarlos sobre él (I Pedro 4:7). El semblante seguramente cambiará cuando el corazón haya encontrado reposo en la voluntad de Dios.

III. Ella se regocijó (2:1)

1. Su oración fue contestada. “Ella llamó su nombre Samuel, diciendo: Porque le pedí al Señor” (v. 20). Ella pidió un hijo, y el Señor no le dio una hija. Todo lo que pidáis, creed que lo recibiréis y lo tendréis. El que puede hacer de la mujer estéril una alegre madre de hijos (Sal. 113:9) también puede hacer del infructuoso obrero cristiano un feliz ganador de almas.

2. Su testimonio fue compartido. «Y ella dijo: ¡Oh, señor mío! Vive tu alma, señor mío, yo soy aquella mujer que estuvo aquí junto a ti orando a Jehová. Por este niño oraba, y Jehová me dio lo que le pedí» (v. 26, 27). ¡Qué testimonio tan simple, pero poderoso, es este! Ella sabía que él la escuchó, ahora tiene la petición que deseaba de él (1 Juan 5:15). «Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites» (Sant. 4:3).

3. Su voto fue cumplido. «Yo, pues, lo dedico también a Jehová; todos los días que viva, será de Jehová» (v. 28). Ella pagó su voto al Señor. “A Jehová pagaré ahora mis votos delante de todo su pueblo” (Sal. 116:18). Al dedicar a Samuel estaba cultivando un poderoso vínculo entre ella y el Señor que debió haber enriquecido toda su vida con bendición. Todo sacrificio que hagamos por el honor de nuestro Señor ciertamente aumentará nuestro amor por él. No seamos como el siervo inicuo y perezoso que escondió el dinero de su señor (Lucas 19:22), sino usa para su gloria todo don recibido, y toda victoria ganada, por medio de la oración de fe.

Compartir en Facebook

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*