La parábola de los talentos

Mateo 25:14-30

En la parábola de las vírgenes se nos enseña la gran necesidad de la preparación individual para cuando Cristo venga. Esta parábola enseña la necesidad de servir con sus dones hasta que él venga. En ambos se nos muestra la doble actitud de esperar y obrar. El hombre que escondió su talento en la tierra también estaba esperando, y tal vez anhelaba la venida de su señor, pero, como las vírgenes insensatas, no estaba preparado. Al repasar las verdades enseñadas aquí, observe:

I. El llamado de los siervos. “Porque el reino de los cielos es como un hombre que yéndose lejos, llamó a sus siervos y les entregó sus bienes” (Mat. 25:14). Los que fueron llamados a este noble servicio eran sus propios siervos, aquellos que previamente se habían entregado a él. Fue sus discípulos a quienes Jesucristo llamó y entregó sus bienes antes de emprender su viaje hacia una tierra lejana para estar con el Padre. En Juan 17 vemos lo que eran estos bienes: “las palabras” (Jn. 17:8), “gozo” (Jn. 17:13), y “la gloria” (Jn. 17:22). Con estos debían ocupar su lugar en la tierra hasta que él viniera. “Como me envió el Padre, así también yo os envío” (Juan 20:21). El poder del Espíritu Santo para servir con sus bienes les fue dado en Pentecostés.

II. La medida de los talentos. “A cada uno conforme a su capacidad” (Mat. 25:15). Todos no tienen la misma habilidad, porque no todos tienen la misma fe. Gran fe es gran habilidad. Si el hombre que solo tenía un talento hubiera obtenido los diez, indudablemente todos los hubiera usado mal. Es el Señor mismo quien divide a cada hombre. Él sabe cuánto puede nuestra fe recibir y usar para su propia gloria. “Porque al que tiene, le será dado” (Mat. 25:29). Incluso un solo talento es un gran don. Todo don de Dios es precioso. “Conforme a vuestra fe os sea hecho” (Mat. 9:29).

III. El uso de los talentos. Todos los que reciben el don de Dios están obligados a hacer algo con él, ya sea servir con ello o enterrarlo. El que recibió los cinco y el que recibió los dos los usó, y en el uso se duplicaron. Piensa en los dos grandes talentos que Dios nos ha dado: su Hijo y su Espíritu. ¡Qué riqueza y poder espiritual están manifestados aquí! Cuanto más los usemos en nuestra vida y testimonio, más se multiplicarán su valor y bendición en nuestra experiencia personal. Pero uno “escondió el dinero de su Señor”. ¿Fue el orgullo o la vergüenza lo que lo hizo enterrarlo en la tierra? ¿No hay muchos que entierran el don del Espíritu en la tierra de una vida mundana? Aquellos que esconden deliberadamente su don espiritual de los ojos de los hombres, que comercian con sus propios talentos naturales, y así cubren el talento de su Señor.

IV. La venida del señor. “Después de mucho tiempo vino el señor de aquellos siervos, y arregló cuentas con ellos” (Mat. 25:19). El Señor vendrá de nuevo. Alrededor de dos mil años puede parecer mucho tiempo, pero es un momento de gracia y oportunidad. Los recursos del Señor son suficientes para que sus siervos puedan hacer su obra hasta que él venga. Cuando él venga, dará cuenta a sus siervos, antes de juzgar a los impíos (2 Cor. 5:10). Aquellos que están continuamente ocupados en la obra del Señor siempre están listos para su venida. Para asegurarnos del éxito en los asuntos del Señor, deberíamos estar ocupados con los dones que nos ha concedido. Su gracia es suficiente.

V. La recompensa del diligente. “Bien, buen siervo y fiel” (Mat. 25:21). La vida eterna es un don de Dios para todos los que creen, pero las recompensas son solo para los siervos que han sido buenos y fieles. La promesa no es para el exitoso, sino para los verdaderos buenos y fieles siervos, quienes a los ojos de Dios siempre serán exitosos. Esta recompensa fue triple:

1. Elogio. “Bien” (Mat. 25:21). Una entrada abundante.
2. Exaltación. “Sobre mucho te pondré” (Mat. 25:21). Un lugar de distinción y honor.
3. Comunión. “Entra en el gozo de tu señor” (Mat. 25:21). Una condición de plenitud de bendición. Feliz compañerismo.

VI. La condena de los inútiles. “Y al siervo inútil echadle en las tinieblas de afuera” (Mat. 25:30). Era un siervo, pero como tal, su vida y su trabajo fueron fracasos, porque no usó el talento que le otorgó su amable señor. Descuidar la convicción del Espíritu es la clave de la improductividad de cada siervo ante Dios. Hay siete pasos descendentes en la carrera de este hombre. Observe el privilegio que disfrutó. Contado entre sus siervos, y el poseedor de un don especial de su señor. Los pasos son:

1. Negligencia voluntaria. Escondió el dinero de su señor.
2. Pensamientos duros acerca de su señor. “Te conocía que eres hombre duro” (Mat. 25:24).
3. Temor esclavizante. “Tuve miedo” (Mat. 25:24).
4. La pereza.
5. La maldad.
6. Su talento quitado
7. Echado fuera. Fue cortado como una rama infructuosa. Como las vírgenes insensatas, no entró en el gozo de su Señor.

Entonces, como obreros junto con él, les rogamos también que no reciban la gracia de Dios en vano (2 Cor. 6:1).

Compartir en Facebook

Deja una respuesta

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *