La vida de José y su tipología

José, un ejemplo de paciencia en sufrimiento

Génesis 37

José es un tipo bien conocido y fructífero de Jesucristo. De hecho, fue despreciado y rechazado; Un hombre de dolores y familiarizado con el dolor. Como nuestro bendito Señor, cuando es desechado por el hombre, fue exaltado por Dios para ser un Príncipe y un Salvador. Es instructivo y reconfortante observar que en todas sus aflicciones había algunos elementos compensadores. Si los demonios tentaban a Cristo, los ángeles lo fortalecían. Dios siempre tiene alguna forma de escape para los sufrientes (1 Cor. 10:13). Cada prueba soportada para Cristo traerá de alguna manera nuevos suministros de gracia y bendición.

I. Fue despreciado por sus hermanos, pero amado por su padre (Gen. 37:3-4).

Como Cristo, llegó a los suyos, pero los suyos no lo recibieron (Jn. 1:11); pero aunque sus hermanos los despreciaban, el padre lo reconoció como su hijo amado, en quien se sintió complacido. Qué consuelo para los cristianos tímidos y los perseguidos, puede ser en su propia casa por sus propios parientes y amigos. “Amado del Padre” (Gen. 37:3). Permita que esto endulce cada prueba amarga. Recuerda que fue la experiencia de nuestro Señor y amo. “Porque ni aun sus hermanos creían en él” (Jn. 7:5).

II. Fue odiado por sus palabras, pero honrado con visiones (Gen. 37:8-9).

Sus palabras de sabiduría y la revelación eran como aguijones en sus corazones; hirieron su orgullo mientras manifestó el propósito de Dios. “Y le aborrecieron aun más a causa de sus sueños y sus palabras” (Gen. 37:8). Esteban fue odiado y apedreado por los hombres; pero Dios abrió los cielos a su visión. Podríamos ser más odiados por nuestras palabras si fuéramos como José y Jesús, proclamando fielmente la verdad entera como nos fue revelada por el Espíritu Santo de Dios. Si la Palabra no es predicada, las visiones cesarán, y lo que hemos aprendido se volverá marchita y formal.

III. Fue arrojado en un pozo, pero no había agua en él (Gen. 37:24).

El impío no puede tener poder sobre todos nosotros, excepto que se les dé de nuestro Padre Celestial. El fuego no tenía poder sobre los tres hebreos (Dan. 3), porque su tiempo de testimonio aún no había llegado a un punto final. Echaron a Pablo y Silas en la cárcel, pero no había nada que menguara la alegría de su corazón o impedir su comunión con Dios. “Cantaban himnos a Dios” (Hch. 16:25). Arrojó a Cristo al hoyo de la muerte, pero para él era el lugar de la victoria eterna. No temáis.

IV. Fue vendido como esclavo, pero era un hombre próspero (Gen. 37:28; 39:2).

Tal como nuestro José, se despojó (Fil. 2:7), siendo vendido por el precio de un esclavo común. “Fue varón próspero” (Gen. 39:2). “He acabado la obra que me diste que hiciese” (Juan 17:4). El hombre es siempre próspero quien logra hacer la voluntad de Dios. Fue vendido por treinta piezas de plata, pero el placer del Señor prosperó en su mano. No importa el bajo valor que el mundo pueda imponer al siervo de Dios, él será un hombre próspero a los ojos de Dios si le agrada.

V. Fue culpado falsamente, pero el Señor estaba con él (Gén. 39:7-23).

Muchos cargos injustos y blasfemos fueron traídos contra el Santo Hijo de Dios. Los puros de corazón no solo ven a Dios, sino que sufren por su causa. Si tu corazón está lleno de celo por Dios, los hombres te acusarán, si no de ira y malicia, al menos con descaro. “Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, mintiendo. Gozaos y alegraos, porque vuestro galardón es grande en los cielos; porque así persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros” (Mt. 5:11-12).

VI. Fue descuidado por el copero, pero recordado por su amo.

Si sus compañeras en la tribulación se le olvidaron, el Señor a quien sirvió lo recordó, e hizo que todas las cosas le ayuden para su bien (Rom. 8:28). No debemos desanimarnos, aunque aquellos quienes habremos ayudado, y de quien podríamos esperar una palabra hablada en nuestro favor, se olviden completamente acerca de nosotros en su afán de asegurarse favor para sí mismos. El Señor sabe dónde están sus fieles. Él no necesita carta de recomendación; el fácilmente puede crear las circunstancias que hará necesario llamar al oculto. Como obreros cristianos, seamos fieles donde estamos, aunque parezca ser un calabozo olvidado. Es posible que vivamos de tal modo que podamos llegar a ser incluso indispensables a Dios. Los grandes de Dios a menudo se preparan en fosas y prisiones. Él sabe de qué forma somos de valor, y cuando y como levantarnos. “Reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tus veredas” (Prov. 3:6).

José exaltado

Génesis 42-44

José salió de gran tribulación para heredar el reino de privilegio y honor. Como Jesús, el que fue despreciado por sus hermanos fue exaltado por el Rey a su mano derecha. Mientras José estuvo en su estado de humillación, fue rechazado por los suyos. Mientras Cristo estaba en debilidad, fue despreciado por su propia nación. Mientras que José seguía siendo desconocido por sus hermanos, su trato con ellos era perfectamente misterioso. ¿No es así con nuestro exaltado Redentor? Hasta que le conozcamos sus tratos con nosotros por su espíritu nos parece extraño y desconcertante. Observe:

I. La actitud que asumió.

“Pero ellos no sabían que los entendía José, porque había intérprete entre ellos” (Gen. 42:23). Ellos aún no estaban reconciliados con él, por lo que no podía hablar con ellos como un amigo cara a cara. El Espíritu Santo es el gran intérprete de las palabras de nuestro “José celestial”. Nos habla mientras estamos en nuestros pecados por su espíritu de convicción. Mientras somos extraños para él, él solo puede tratarnos como gobernante, no como nuestro hermano. Debemos estar agradecidos de que él se complace en hablarnos de cualquier manera.

II. La forma de su discurso.

“Les habló ásperamente” (Gen. 42:7). El Señor tiene que decirnos cosas fuertes para que podamos despertarnos a un sentido de nuestro pecado. Sus hermanos nunca habían confesado aún su pecado. Debían hacerse sentir los amargos dolores de su culpa antes de que puedan conocer las profundidades de su amor perdonador. Si Jesús por su Espíritu nos habla cosas duras, es para estar preparado para su gran amabilidad.

III. Los resultados que siguieron.

“Y decían el uno al otro: Verdaderamente hemos pecado contra nuestro hermano, pues vimos la angustia de su alma cuando nos rogaba, y no le escuchamos; por eso ha venido sobre nosotros esta angustia” (Gen. 42:21). Cuando venga el gran intérprete, “convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio” (Jn. 16:8). La obra se ha hecho; se han acordado de su pecado y han reconocido cuan excesivamente pecaminoso fueron en presencia de aquel contra quien pecaron. “Y decían el uno al otro: Verdaderamente hemos pecado contra nuestro hermano” (Gen. 42:21). Este es la apertura de la puerta del corazón para la entrada de la Palabra salvadora de aquél que está vivo de entre los muertos. ¿Has hecho esta confesión?

IV. El privilegio que disfrutaron.

“Y vio José a Benjamín con ellos, y dijo al mayordomo de su casa: Lleva a casa a esos hombres, y degüella una res y prepárala, pues estos hombres comerán conmigo al mediodía” (Gen. 43:16). Ellos han reconocido su pecado. Ahora reciben su favor. ¡Qué gracia es ser invitado a la casa de José, el príncipe, y cenar con él! El Señor Jesucristo lleva al alma penitente a su banquete de amor para que todas sus necesidades puedan ser plenamente satisfechas. Pero hasta ahora no lo conocen. Es posible estar disfrutando de sus misericordias y, sin embargo, desconocerle.

V. La compasión que mostró.

Tres veces vemos llorar a José (Gen. 42:24; 43:30; 45:2). Oh, qué ternura había en su corazón, incluso cuando hablaba ásperamente. ¡Cuánto como Cristo fue todo esto! ¡Qué lección para aquellos que tratan con las almas en su nombre! Si la lengua debe hablar palabras fuertes y penetrantes, que salgan de un corazón amoroso que llora. Piense en Pablo cuando dijo: “ahora lo digo llorando” (Fil. 3:18). “Jesús lloró” (Juan 11:35). Nuestras palabras son muchas, pero nuestras lágrimas son pocas.

VI. La victoria que obtuvo.

El que lo vendió ahora dice: “te ruego, por tanto, que quede ahora tu siervo en lugar del joven por siervo de mi señor” (Gen. 44:33). ¡Qué cambio ha sucedido! El que persiguió a su hermano ahora está dispuesto a ser un esclavo en lugar de su hermano. ¿Qué ha provocado esta transformación moral? Las palabras y acciones de aquel quien Dios ha exaltado altamente. ¿Ha ejercido la influencia de Cristo una obra buena en nosotros? ¿Estamos preparados para entregarnos por el bien de los demás?

VII. La revelación que dio.

“Entonces dijo José a sus hermanos: Acercaos ahora a mí. Y ellos se acercaron. Y él dijo: Yo soy José vuestro hermano, el que vendisteis para Egipto” (Gen. 45:4). Ellos confesaron que “Dios ha hallado la maldad de tus siervos” (Gen. 44:16). De esta manera se elimina la enemistad, y ahora se les da la revelación completa. Joseph no estaba satisfecho hasta que se manifestó. Jesucristo, como José, nos ofrece sus dones e invitaciones tiernas para acercarse para que él se nos revele. Esta bendición, en toda su plenitud poderosa solo puede ser disfrutada por aquellos que se acercan a él. Tal revelación se necesita para mantenernos humildes y confiados a sus pies. Él todavía dice: “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar” (Mateo 11:28).

VIII. El consuelo que administró.

“Ahora, pues, no os entristezcáis, ni os pese de haberme vendido acá; porque para preservación de vida me envió Dios delante de vosotros” (Gen. 45:5). “Y besó a todos sus hermanos, y lloró sobre ellos; y después sus hermanos hablaron con él” (Gen. 45:15). ¡Cuán sublimemente sugerente es todo esto! Cuando el Señor se da a conocer a nosotros, luego viene la dulce seguridad del perdón a través de su propia y bendita Palabra. Después de eso estamos en condiciones de hablar con él. ¡Oh, cuan dulce y preciosa es esta comunión! ¡Cuánto tendremos que hablar cuando le veamos en la gloria de su poder y “estaremos siempre con el Señor!” (1 Tes. 4:17).

José, el revelado

Génesis 45

Este es un capítulo muy emocionante, leído a la luz de la segunda venida de Cristo. Los hermanos de José lo vendieron y lo echaron fuera. Ellos no tendrían a este hombre para reinar sobre ellos; ahora aparece ante ellos en el carácter de gobernante. “Y mirarán a mí, a quien traspasaron, y llorarán” (Zac. 12:10), y lloran a causa de él. Confesando su pecado, lo reciben como su pariente y lo poseen como su señor. Luego ellos salen a proclamar las buenas nuevas de su resurrección y gloria. “José vive aún; y él es señor en toda la tierra de Egipto” (Gen. 45:26) Aunque Cristo fue despreciado y rechazado por sus hermanos, él aparecerá con gran poder y gloria, y será Rey sobre toda la tierra. Entonces sus hermanos (los judíos) lo reconocerán como el “vendido y rechazado”, y se convertirán en heraldos de su poder y gloria, predicando el evangelio del reino. Note aquí:

I. La revelación.

“No podía ya José contenerse delante de todos los que estaban al lado suyo, y clamó: Haced salir de mi presencia a todos. Y no quedó nadie con él, al darse a conocer José a sus hermanos” (Gen. 45:1). Nadie pudo revela a José a ellos sino él mismo. Cristo se manifiesta a nosotros mismos. Él será revelado del cielo. La revelación de Cristo para nosotros es mucho más que la revelación de José fue a sus hermanos.

1. Es la revelación de uno quien hemos rechazado. ¿Cuántas veces hemos oído sus súplicas a través de la predicación de su Palabra? (Gen. 42:21) “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo” (Ap. 3:20).
2. Es la revelación de un pasado culpable. “Estaban turbados delante de él” (Gen. 45:3). Cuando Cristo se revela al alma, nuestros pecados seguramente se destacarán ante nosotros. Se reconocen para que puedan ser borrados; descubiertos para que puedan ser enterrados para siempre. “El volverá a tener misericordia de nosotros; sepultará nuestras iniquidades, y echará en lo profundo del mar todos nuestros pecados” (Miq. 7:19)
3. Es la revelación del parentesco real. “Yo soy José vuestro hermano” (Gen. 45:4).
Carne de su carne y hueso de sus huesos. Cristo fue hecho en semejanza de carne pecaminosa para que podamos ser participantes de su naturaleza divina (2 Ped. 1:4). ¡Qué plenitud de consolación brota de estas sencillas palabras, “Yo soy José vuestro hermano!”, Mi padre y tu Padre.
4. Es la revelación de la gran gracia. “Ahora, pues, no os entristezcáis” (Gen. 45:5). Él está dispuesto a olvidar el pasado. “Nunca más me acordaré de sus pecados y transgresiones” (Heb. 10:17). La revelación de Cristo es la revelación de la gracia infinita de Dios.

II. La Comisión.

Ahora que se han reconciliado con su regio y exaltado hermano, reciben una gran comisión de él. “Daos prisa, id a mi padre y decidle: Así dice tu hijo José” (Gen. 45:9). ¿Cada revelación de Cristo no implica una comisión? “Y el que oye, diga: Ven” (Ap. 22:17). “Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura” (Marcos 16:15).

1. Proclamad que está vivo. “Y le dieron las nuevas, diciendo: José vive aún” (Gen. 45:26). El que pasó por el hoyo y la prisión ahora es elevada al trono. “Y si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también vuestra fe” (1 Cor. 15:14). “Ha resucitado el Señor verdaderamente” (Lucas 24:34).
2. Proclamad que es exaltado. “Dios me ha puesto por señor de todo Egipto” (Gen. 45:9). Las llaves de los tesoros de Egipto cuelgan de la cintura de José. Nuestro pariente exaltado es el poseedor de todo. Las llaves del infierno y de la muerte están en sus manos, y toda la plenitud de la divinidad mora en él. “Todo es vuestro, y vosotros de Cristo, y Cristo de Dios” (1 Cor. 3:23).
3. Proclamad su voluntad de recibir. “Id … decidle … ven a mí” (Gen. 45:9). Ahora que es exaltado, desea que otros vean su gloria y compartan su bendición. Qué invitación es esta, “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar” (Mateo 11:28). Viene de aquel que es poderoso para salvar.
4. Proclamad su poder para suministrar toda necesidad. “Y allí te alimentaré” (Gen. 45:11). Ven, y permanezca con él. “Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús” (Fil. 4:19). ¿No es este un glorioso evangelio? “No me avergüenzo del evangelio de Cristo” (Rom. 1:16). Él salva al pecador y alimenta a los salvos.

III. La recepción.

¿Cómo recibió Jacob las grandes y gratas noticias enviadas acerca de su hijo perdido? ¡De la misma manera que muchos reciben las nuevas de la salvación, a través del que fue una vez crucificado pero es ahora nuestro Redentor resucitado!
1. Él dudó. “Y el corazón de Jacob se afligió, porque no los creía” (Gen. 45:26). A aquellos que no conocen el carácter y propósito de Dios, parece ser una noticia demasiada buena como para ser verdad. (Hechos 17:32)
2. Él creyó. “Y viendo Jacob los carros que José enviaba para llevarlo, su espíritu revivió” (Gen. 45:27). ¡Oh, sí! Cuando se abren los ojos para ver la provisión adecuada hecha por nosotros por nuestro exaltado Señor, y dándonos cuenta de nuestra propia necesidad, ya no podemos dudar de su mensaje de amor y misericordia.
3. Él decidió. “Entonces dijo Israel: Basta; José mi hijo vive todavía; iré, y le veré antes que yo muera” (Gen. 45:28). La fe lleva a la acción. No es fácil motivar a las personas para Dios hasta que su corazón encuentra reposo en su Palabra.
4. Él poseyó. “Así José hizo habitar a su padre y a sus hermanos, y les dio posesión en la tierra de Egipto, en lo mejor de la tierra, en la tierra de Ramesés, como mandó Faraón” (Gén. 47:11). Recibir la invitación de Cristo es convertirse en el heredero de una herencia eterna (1 Pedro 1:4-5). Nuestro amo magistral siempre da lo mejor. “En tu presencia hay plenitud de gozo; delicias a tu diestra para siempre” (Sal. 16:11).

José, el príncipe reinante

Génesis 47

Hubo hambre en la tierra, pero había suficiente y de sobra en las manos de aquel a quien Dios había exaltado, y quien llevaba el sello real. Todos los necesitados deben ir a José. El momento de extrema necesidad solo ayudó a mostrar las riquezas inescrutables de el gran libertador Hay suficiente en Jesucristo para satisfacer a cada alma hambrienta. “Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna” (Juan 6:68). No es sin significado profundo que el hambre llegó a su fin solo cuando la gente no tenía más para dar. Cuando llegaron al fin de sí mismos, Dios intervino y los liberó. Muchos todavía están luchando a través de un tiempo de hambre espiritual en sus almas, porque aún no han cesado de negociar con Dios en busca de una bendición. En este capítulo tenemos a José honrado y servido por aquellos que una vez le negaron y lo persiguieron. Podemos ver aquí un tipo de nuestra relación con Jesucristo como siervos. Aquí hay un:

I. Gran privilegio.

“Así José hizo habitar a su padre y a sus hermanos, y les dio posesión en la tierra de Egipto, en lo mejor de la tierra, en la tierra de Ramesés, como mandó Faraón” (Gén. 47:11). En ser traídos a la tierra de Egipto fueron puestos bajo el gobierno de José; en su reino. Nosotros como cristianos hemos sido traídos al reino del amado Hijo de Dios, dentro de la esfera de su gobierno de gracia. Este es nuestro Gosén, la frontera del cielo. Esta tierra bendita de la promesa es la mejor de todas las tierras, porque aquí el Príncipe mismo ejerce su cuidado personal sobre nosotros. “Y alimentaba José a su padre y a sus hermanos, y a toda la casa de su padre, con pan, según el número de los hijos” (Gen. 47:12).

II. Confesión honesta.

“Y ellos respondieron: La vida nos has dado; hallemos gracia en ojos de nuestro señor, y seamos siervos de Faraón” (Gen. 47:25). Salvó sus vidas haciendo provisión para ellos mucho antes de que llegara el hambre. Jesús hizo provisión para nosotros hace muchos años en la cruenta cruz del Calvario. Él todavía guarda misericordia para millares; Él solo puede salvar nuestras vidas. ¿Le hemos honrado con tal testimonio? ¿Ha salvado tu vida? ¿Has sido salvo solo por gracia? ¡A él sea la gloria para siempre!

III. Servicio dispuesto.

“Y ellos respondieron: La vida nos has dado; hallemos gracia en ojos de nuestro señor, y seamos siervos de Faraón” (Gen. 47:25). Si la gracia de José los obligó a consagrarse al servicio de Faraón, ¿Cuánto más debería la gracia del Señor Jesucristo obligarnos a rendirnos a Dios? “Porque el amor de Cristo nos constriñe” (2 Cor. 5:14). “Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional” (Rom. 12:1).

IV. Amplia provisión.

“Y José dijo al pueblo: He aquí os he comprado hoy, a vosotros y a vuestra tierra, para Faraón; ved aquí semilla, y sembraréis la tierra” (Gen. 47:23). José no solo los compró, sino que llenó sus manos de buena semilla para que puedan convertirse en trabajadores fructíferos. La parábola es simple. Redimido por su sangre y llenos de la simiente de la Palabra salimos como sembradores para que el fruto sea abundante para la gloria y alabanza de su nombre. Nunca olvidemos que él suple la semilla. En nuestro vacío vengamos a aquel que con gusto llena las manos de los que ha comprado. Este es la vida consagrada—llena de su plenitud.

V. Recompensa especial.

“Si entiendes que hay entre ellos hombres capaces, ponlos por mayorales del ganado mío” (Gen. 47:6). Los diligentes se presentarán ante los reyes. Los hombres de actividad por la causa de Cristo recibirán su recompensa en el día de su aparición. Nuestro José los cuidará. Ni un vaso de agua fría en su nombre será olvidado. ¡Cuántos cristianos están perdiendo este honor por el malgaste de su precioso tiempo! El día lo declarará. No nos cansemos de hacer el bien; Recuerda que con tiempo segaremos.

VI. Honor real

“Y de los postreros de sus hermanos tomó cinco varones, y los presentó delante de Faraón” (Gen. 47:2). Nuestro Redentor y Príncipe también pueden presentarnos sin faltas ante la presencia de su Padre con gran alegría (Jud. 1:24). Si él te preguntara en aquel día, “¿Qué fue tu ocupación?” Como cristiano, ¿qué responderías? ¿Podrías decir, “Pastores de ovejas son tus siervos” (Gen. 47:3), hombres que alimentaban el rebaño de Cristo? Alabémosle por su sacrificio, y por el Espíritu todopoderoso que mora en nosotros, por el cual podemos estar de pie ante su trono sin mancha (2 Ped. 3:14). Sé activo para él en espera de su venida.

Compartir en Facebook

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*