Paradojas judías y gentiles

Esto fue escrito alrededor de 1940, pero todavía contiene muchas verdades aplicables al día de hoy.

Es paradójico:

1. Que ochenta millones de alemanes, «la raza de los superhombres» tuviesen tanto miedo a medio millón de judíos. 2. Que al principio de la historia judía, también Faraón, el monarca de la más poderosa nación del mundo de aquella época, Pudiera decir «He aquí, el pueblo de los hijos de Israel es mayor y más fuerte que nosotros» (Éxodo 1:9).
3. Que tan pequeño número de judíos, esparcidos por todo el mundo sean tan temidos y odiados por casi la mayoría de los gentiles que pueblan el mundo.
4. Que tantos individuos que jamás mencionan el nombre de Cristo, excepto cuando blasfeman, tengan tan tremenda animosidad en contra de los descendientes de aquellos a quienes ellos llaman «los asesinos de Cristo.»
5. Que tanto los alemanes como otras naciones gentiles piensen que la única esperanza de paz y prosperidad para el mundo depende de la exterminación de los judíos, siendo que cuando José era el único judío en Egipto, solamente él pudo salvar a la nación Egipcia, a las naciones circunvecinas y a los antecesores de Cristo, de morir de hambre.
6. Que la Fiesta de la Pascua se haya celebrado durante 3,500 años, mientras que la propia historia de Egipto quedó sepultada bajo la arena, y escondida por siglos bajo los jeroglíficos indescifrables que hace poco fueron descubiertos.
7. Que los judíos todavía celebran la Fiesta Purim, mientras que el imperio de los Medos y los Persas ya se extinguió hace siglos.
8. Que España, aun cuando era la más poderosa nación de Europa, se volvió la más débil y despreciable después que trató de exterminar a los judíos.
9. Que los judíos hayan sobrevivido durante tantos siglos de la vida del getto e innumerables masacres, mientras que los amanes y los hítleres han ido a la ruina y a la horca.
10. Que aunque el antisemitismo sea un arma tan peligrosa, y el judío indestructible, no obstante las naciones no aprenden nada de la historia y de lo que les pasa a los antisemitas.
11. Que la nación judía haya sido preservada durante tantos siglos, en medio de las enconadas persecuciones, sin ningún gobernante o caudillo, o capital religiosa o política.
12. Que millones de judíos hayan muerto para proteger el Antiguo Testamento, el cual predice y da cuenta de sus apostasías y cautividades por ser «duros de cerviz», «desobedientes», «rebeldes», «incircuncisos y duros de corazón», pero «así como fueron maldición entre las naciones … serán bendición» (Zac. 8:13).
13. Que los más grandes filósofos gentiles admiten su incapacidad para explicar la historia judía. Únicamente la Biblia, el libro divino, pudo ser capaz de explicar y predecir la historia judía.
14. Que la nación que más ha sufrido persecuciones, por muchos siglos haya repetido: «Su piedad es para siempre.»
15. Que por siglos, los judíos al celebrar la Pascua repitan: «El año próximo la celebraremos en Jerusalén».
16. Que las propias Sagradas Escrituras de judíos y cristianos gentiles repetidamente afirmen que el Creador del universo manifestó su poder y gloria a los habitantes de la tierra y a los ángeles del cielo cuando sacó a los judíos de la tierra de Egipto.
17. Que después de dos mil años, los judíos estén regresando a Palestina a pesar de la oposición de casi todas las naciones del mundo, de casi todos los cristianos, y de la gran mayoría de gentiles.
18. Que así como las naciones hoy día están unidas en sus esfuerzos para impedir que estos judíos establezcan su nación en la Tierra Prometida; en lo futuro cuando la nación judía se organice, este mismo antisemitismo será la causa de un último y fútil intento de las naciones gentiles para destruir a la nación hebrea, tal como se describe en Joel capítulo 3 y Zacarías capítulo 14.
19. Que un judío pueda explicar muchas de estas paradojas como la que sigue, la cual se basa en las Escrituras: «No podéis maldecirme porque he sido bendito. Y no podéis bendecirme porque he sido maldito»·
20. Que las enseñanzas de Cristo, un judío «en cuanto a la carne», llevadas a Europa por otro judío, el apóstol Pablo, también un miembro del pueblo más odiado y despreciado de la historia, hayan exterminado todas las religiones y filosofías y el poder político de Roma y Grecia.
21. Que hoy día la mitad del mundo Cristiano adore a un judío y la otra mitad a una Judía.
22. Que el apóstol Pablo estuviese dispuesto a morir por el mismo pueblo de quien dijo: «Los cuales aún mataron al Señor Jesús y a sus propios profetas, y a nosotros nos han perseguido; y no agradan a Dios, y se oponen a todos los hombres» (1 Tes. 2:13).
23. Que Cristo haya dicho: «La salvación viene de los judíos;» y que Pablo también diga: «al judío primeramente,» y Cristo ofreció primeramente el reino a los judíos.
24. Que el mundo esté en deuda con los judíos por todo el ·conocimiento de la existencia y carácter de Dios.
25. Que el único conocimiento o esperanza de un mundo mejor, o de una edad de oro, y el reino de los cielos, nos venga por los profetas judíos.
26. Que nadie en el mundo, según la Biblia de los cristianos, puede tener alguna esperanza del cielo o de la resurrección si no fuese por la nación judía. Por tanto, todos los cristianos están bajo eterna obligación para con la nación hebrea.
27. Que de acuerdo con la Biblia de los cristianos, la gente más prominente en el cielo serán judíos.
28. Que el pueblo de los Estados Unidos debe su Constitución Nacional a la Biblia, escrita por los judíos.
29. Que la inscripción que lleva la Campana de la Libertad fue tomada de uno de los libros de Moisés.
30. Que el libro de más demanda en este año, el año pasado, y el próximo, y cada año desde la Reforma Protestante y hasta la eternidad, fue escrito por judíos.
31. Que la Biblia, escrita por judíos y judíos cristianos, dio a Inglaterra su idioma y literatura; y la traducción de la Biblia hecha por Lutero dio a Alemania su idioma y literatura.
32. Que la prueba más grande de la Biblia cristiana es verdadera son los judíos.
33. Que cuando los cristianos oran a Dios usan ideas y hasta palabras judías.
34. Que una vida civilizada es imposible sin considerar de alguna manera las leyes de Moisés, un judío.
35. Que todas las naciones cuentan el tiempo por el día del nacimiento de un judío.
36. Que se necesitó una guerra mundial para volver a los judíos a Palestina siendo que los medos y persas a los babilonios sin pelear.
37. Que se necesitó la Primera Guerra Mundial para que Palestina fuera abierta a los judíos.
38. Que se necesitó la Segunda Guerra Mundial para repatriar más judíos a Palestina.
39. Que todo el mundo gentil que tanto odia a los judíos, está dividido políticamente en dos bandos opuestos, ambos seguidores de judíos. Un grupo, el partido comunista decididamente sigue las enseñanzas de un judío ateo y renegado Carlos Marx. El otro grupo también decididamente sigue, a mayor o menor distancia, las enseñanzas de Cristo, quien «conforme a la carne es también de la simiente de Abraham», pero que también dijo ser el Hijo de Dios.
40. Que Daniel dedique tanto espacio para demostrar que a las naciones gentiles se les ha permitido controlar el mundo únicamente por un tiempo limitado, hasta que el Mesías venga a reinar, y que la historia gentil tenga tan poco significado aparte de la relación que conserva con la historia judía.
41. Que Cristo dijo: «Jerusalén será hollada de las gentes, hasta que los tiempos de los gentiles sean cumplidos». Esta afirmación profética de Cristo significa que así como la independencia nacional judía terminó cuando Jerusalén fue capturada por los babilonios, así comenzará de nuevo cuando los tiempos de los gentiles lleguen a su fin.
42. Que de acuerdo con la imagen que vio Daniel, las naciones gentiles serán un fracaso en sus gobiernos así como lo han sido los judíos, hasta que venga «el que gobernará con justicia y equidad».
43. Que Dios ha prometido que Jerusalén tendrá que ser la capital del mundo gentil. (Isaías 2:3; Zacarías 14:14; Miqueas 4:2).
44. Que la prosperidad del mundo depende de un Israel convertido. (Rom. 11:12; Zac. 8:23). «Como fuisteis maldición entre las gentes … serás bendición» (Zac. 8:13).
45. Que así como la gran mayoría del mundo está siguiendo a Marx por el camino del ateísmo, y la esclavitud social y política, también algún día las naciones del mundo seguirán al judío para que les enseñe a adorar a Dios. Zacarías 8:23 suena paradójico a los oídos de la mayoría de los gentiles. «En aquellos días acontecerá que
diez hombres de todas las lenguas de las gentes, trabarán de la falda de un judío, diciendo: iremos con vosotros, porque hemos oído que Dios está con vosotros».
46. Que los gentiles no podrán escapar a los resultados del antisemitismo ni aun en el día del juicio. En Mateo capítulo 25 se dice que las naciones sobrevivientes serán juzgadas conforme al tratamiento que hayan dado a Israel: serán «ovejas» o «cabras».
47. Que los gentiles afirmen que los judíos han sufrido por dos mil años por haber rechazado a Cristo, cuando ellos mismos lo están rechazando ahora.
48. Que si Dios levantó a los babilonios para que destruyesen la capital judía y el templo a causa de los pecados del Pueblo Escogido ¿qué deben esperar las naciones gentiles que cometen los mismos pecados?
49. Que lo que Cristo predijo acerca de la destrucción de Jerusalén se cumpliera tan literalmente, y sin embargo, hay tantos gentiles y judíos que se atreven a desconocer lo que él dijo sobre el futuro castigo de los hombres que no se arrepienten.
50. Que el manso Jesús predijera la destrucción de la Ciudad Santa, y del templo donde él adoraba, y de toda la nación, y todo porque ellos lo rechazaron.
51. Que el mismo Jesús predijera que la ira de Dios vendría sobre todo el mundo así como vino sobré Sodoma y Gomorra y como en los días de Noé y todo porque los hombres lo iban a rechazar. Y si la primera predicción acerca de Jerusalén se cumplió, ¿por qué la segunda no?
52. Que los judíos no llegaron a ser el pueblo elegido por ser mejores que otras naciones. (Véase Deut. 9:4-29) Ellos fueron escogidos para publicar la gracia de Dios (favor inmerecido). Nadie es salvo, ya sea judío, o gentil, sino «por gracia … no por obras, para que nadie se gloríe». (Efesios 2:8-9).
53. Que los judíos esperen salvarse por guardar la Ley, siendo que Abraham no se salvó por guardar la Ley, porque ésta fue dada 400 años después. Cristo dijo: Abraham vuestro padre se gozó por ver mi día; y lo vio, y se gozó».
54. Que los judíos modernos tampoco puedan salvarse por guardar la Ley, porque no ha habido holocaustos en el templo desde el año 70 a. de C; El perfecto sacrificio descrito en Isaías 53, que cumplió y completó todos los sacrificios, fue ofrecido hace 19 siglos.
55. Que a pesar de lo que el Antiguo y el Nuevo Testamento enseñan, la mayoría de la gente espera salvarse por lo que hacen o son.
56. Que los más modernos caudillos religiosos tanto judíos como cristianos están de acuerdo en su teología. Ambos expresan su admiración por la persona de Jesús Ambos rechazan como no científico el nacimiento virginal de Jesús, su divinidad y la resurrección de su persona, así como lo hicieron los saduceos. Ambos, al igual que los fariseos, fundan sus esperanzas venideras en las buenas obras. Ambos, como los herodianos, esperan que el reino de Dios venga al mundo sin arrepentimiento y sin regeneración; pero sí, con alianzas con toda clase de hombres inicuos.

Pero «todos (judíos y gentiles) pecaron y están destituidos de la gloria de Dios» (Romanos 3:23)
Pero «Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo a sí, no imputándole sus pecados … el cual hizo pecado por nosotros, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él» (2 Corintios 5:19-21).
Como Cristo dijo: «El Hijo del hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos (Mateo 20:28).
A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. Mas a todos los que le recibieron, dióles potestad de ser hechos hijos de Dios, a los que creen en su nombre» (Juan 1:11, 12).
«Porqué de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna» (Juan 3:16).
«Porque la paga del pecado es muerte: mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro» (Romanos 6:23).
La pared intermedia de separación (eterna enemistad entre judíos y gentiles) es derribada únicamente en el Mesías, Jesús. (Efesios 2:11-22).
«Donde no hay griego, ni judío, circuncisión, ni incircuncisión, bárbaro ni Scythia, siervo ni libre; mas Cristo es el todo y en todos» (Colosenses 3:11).

Moody Monthly

Compartir en Facebook

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*