Una invitación para acompañarme al salir a testificar

Te invito a que me acompañes hoy y saldremos a repartir algunos tratados evangelísticos de puerta en puerta aquí en Laferrere, un suburbio de Buenos Aires. Junto con cada uno de estos tratados he incluido una invitación para estudiar un curso bíblico por correspondencia. Tomaremos veinticinco de ellos esta vez y nos disciplinaremos para seguir adelante hasta que se hayan repartido todos.

Salimos de la casa y subimos por la calle hasta donde termina el pavimento. Allí doblamos a la izquierda y bajamos por una de las calles de tierra. Algunas casas tienen timbres en las puertas, pero la forma habitual de llamar a los ocupantes a la puerta es por batir las manos como en un aplauso. Batimos las manos y esperamos la primera respuesta. Una adolescente llega a la puerta. Le entregamos un tratado y le explicamos de qué se trata. Apenas hemos terminado de hablar cuando ella dice: «Bueno, gracias», y vuelve a la casa. En las dos casas siguientes no encontramos a nadie en casa, luego pasamos varias casas más donde los tratados son amablemente recibidos pero la gente se apresura a entrar. Aquí hay una casa con varios niños jugando en el patio. Todos vienen corriendo a la puerta para ver qué tenemos. Le damos el papel a la niña que parece ser la más grande y la más responsable, y ella promete dárselo a sus padres. Paramos en dos casas más dejándoles un tratado y una breve explicación del plan de salvación. Cuando nos volvemos para salir de la segunda casa, nos interrumpe la niña a la que le habíamos dado el tratado evangelístico. Ella dice: «Mi papá no lo quiere». Le sugerimos que se lo dé a su madre, pero ella dice: «Mi mami tampoco lo quiere». Veamos … ella tiene … tres hermanitos con ella. Creo que tengo aquí algunos tratados para niños que podría darles. Pero primero, miro a mi alrededor para ver si hay otros niños cercanos. Si descubren que estamos repartiendo algo gratis, la noticia se esparcirá como el fuego y los niños comenzarán a aparecer de detrás de cada arbusto y rincón para rogar uno para ellos y uno para su hermana pequeña, uno para su abuela y otro para tía María. No parece haber otros niños cerca, así que les doy algunos tratados y se apresuran a volver a casa.

Aquí hay un hombre sentado en el patio del frente leyendo un periódico. Cuando le ofrecemos uno de nuestros tratados, lo mira y pregunta: «¿Qué es?». Cuando le explicamos, él dice: «No lo quiero». Intentamos de nuevo diciendo: «Pero es gratis, y contiene información importante sobre cómo puedes ir al cielo». Sin levantar la vista de su periódico, gruñe algo y manifiesta todas las pruebas de que nos va a ignorar, así que pasamos a la siguiente casa. Un hombre llega a la puerta y amablemente se niega a aceptar nuestro tratado diciendo: «Somos católicos». Le decimos que se los estamos dando a todos y que explican el camino de la salvación. Después de explicar un poco más el plan de la salvación, ablanda un poco y toma el papel. Pregunta dónde está nuestra iglesia, así que lo invitamos a que venga. Él dice: «Tal vez lo haga». Cuando comenzamos a irnos, él dice: «Oiga, hay una señora de su religión que vive en la última casa al otro lado de la cuadra». Le agradecemos la información y le decimos que nos detendremos allí. A medida que avanzamos, anotamos su dirección para que podamos llamar allí de nuevo.

Pasamos por varias otras casas y tenemos la oportunidad de presentarles el plan de salvación a algunos. Aquí hay una señora en este jardín regando sus plantas. Hablemos con ella. Ella acepta nuestro tratado, pero con vacilación pregunta: «¿Tengo que pagar algo?» Ella ha sido engañada por las sectas que ponen literatura en las manos de la gente y luego se niegan a retirarlo, sino que insisten en que lo compren. Luego pregunta: «¿Volverás a buscarlo? Si la gente acepta algo, las sectas lo toman como una invitación a volver y buscarlo y luego dejar algo más para leer. Ella parece aliviada de saber que es de ella y dice: «Lo leeré». Pasamos por más casas hasta que nos encontramos con una señora que se niega a tomar el tratado diciendo: «No soy bautista». Le decimos que estos son para todos, no solo para los bautistas. Luego dice: «Pero tengo que cuidar a todos estos niños y no tendré tiempo para leerlo». Ella desaparece por el rincón de su casa. Aquí está la casa de la dama que el hombre dijo que era «de nuestra religión». Sin embargo, encontramos que ella es un miembro inactivo de uno de las muchas iglesias pequeñas pentecostales. Hay muchos ex miembros de iglesias pentecostales. Han sido frustrados por el alboroto y excesos emocionales en sus cultos. Ahora parece que no tienen ningún interés en asuntos religiosos.

Veamos, solo nos quedan tres tratados. Eso puede ser suficiente para cubrir otra cuadra teniendo en cuenta el hecho de que puede haber algunas casas donde no habrá nadie en casa. Llegamos a un patio donde dos mujeres y tres niñas están sentadas alrededor de una tosca mesa de madera. Sobre la mesa hay un plato de galletas de soda, una pava y una taza de azúcar. Una dama tiene en la mano una calabaza ahuecada de la que sobresale una bombilla (sorbete, pajita, popote) de metal. Se lleva la bombilla a la boca, chupa algo de la calabaza y se lo da a la chica que está a su lado. Entre las 5:00 y las 6:00 de la noche es la hora del té. A menudo se encuentra gente comiendo galletas de soda y bebiendo yerba mate, que es como se llama el té que ponen en la calabaza. Le damos a cada una de las damas un tratado. Nos agradecen por ellos, pero parecen ansiosos por continuar con la conversación que hemos interrumpido, así que continuamos. Nos recibe en la puerta de al lado un niño. Promete llevar nuestro tratado a sus padres y corre a la casa con él. Como ese fue nuestro último tratado, nos dirigimos a casa. En poco tiempo escuchamos a un niño que corre detrás de nosotros y grita «Señor, señor». Al dar la vuelta, vemos que es el niño al que le había tomado un tratado que había recibido para sus padres. Lo agita en el aire. Está sin aliento y con dificultad dice: «Dicen que esto no es para nosotros». Le explicamos que no estamos entregando el correo, sino que se lo estamos dando a todo el mundo. Piensa un momento, sonríe y dice: «¿Todos en todo el mundo?» mientras dibuja un gran círculo en el aire con el papel. Nos reímos y decimos: «Bueno, tal vez no todos en todo el mundo, pero al menos a sus vecinos.» «Bien», dice, y corre de regreso a casa.

Cuando regresamos a casa, nos duelen los pies dentro de nuestros zapatos cubiertos de polvo. Nuestros corazones también duelen por aquellos cegados por religiones que no salvan ni satisfacen. Sin embargo, nos regocijamos de haber tenido la oportunidad de dejar un tratado evangelístico en 25 hogares más y un testimonio del evangelio en los oídos de muchos que nunca habían escuchado el maravilloso plan de salvación. En nuestras devociones familiares esta noche, oraremos para que el Señor bendiga los tratados evangelísticos que hemos repartido y le agradeceremos también por los muchos cristianos fieles que oran por nosotros, los misioneros. Por cierto, ¿eres uno de ellos?

Compartir en Facebook

Deja una respuesta

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *