Preguntas frecuentes acerca del Texto Recibido (Textus Receptus) y el Texto Crítico

Muchas de estas preguntas ya han sido contestadas a través de nuestros escritos con su documentación correspondiente, pero lo compartimos aquí en un formato más sencillo y breve.

¿Cuándo se originó el Texto Recibido?

Históricamente se ha aplicado el término Texto Recibido a los textos griegos del Nuevo Testamento impresos en la era de la reforma empezando con el de Erasmo de 1516 y revisiones que se basaron en el texto de Erasmo hasta el siglo 19.

¿Cómo se originó el Texto Recibido?

El Texto Recibido tiene su inicio en la crítica textual conservadora de parte de Erasmo de Róterdam, (1469-1536), quién escogió la lectura final para su edición de 1516 entre algunos manuscritos generalmente representativos del Texto Bizantino. Él comenzó el proceso editorial con aproximadamente nueve manuscritos Bizantinos.

¿Es cierto que Erasmo era católico?

Sí, pero no era un católico típico. El hecho que era un católico rebelde que no seguía todas las tradiciones sin cuestionar se refleja no solo en sus puntos de vista en sus escritos, sino también en el mismo texto griego y latino del Nuevo Testamento que editó cuando la autoridad de la Vulgata Latina prevalecía en el catolicismo. Su edición del texto griego junto con una traducción al latín fue dedicado al papa Leo X. Estudió para el sacerdocio. En algunos de sus escritos expresa puntos de vista muy diferentes a dogmas católicas, pero en otros escritos defendía al catolicismo y se opuso a la reforma de Lutero.

¿Qué es la diferencia entre el Texto Recibido y el Textus Receptus?

No hay diferencia. Son dos nombres, el primero más acomodado al español, para el mismo texto. En cuanto al inicio de la frase Textus Receptus, en la edición del Nuevo Testamento griego de los hermanos Elzevir del año 1633, el prefacio incluyó la siguiente oración en latín: Textum ergo habes nunc ab omnibus receptum (por tanto tenéis ahora el texto recibido por todos).

¿Hay tan solo un Texto Recibido?

No. Como el término “Texto Recibido” se expresa generalmente en su sentido singular y no “Textos Recibidos”, genera algo de confusión. No tiende a haber grandes diferencias entre una edición y la otra. Las diferencias entre ediciones del Texto Recibido se cuentan por cientos, y no miles, y en algunos casos son meros tecnicismos.

¿Cuantas ediciones hay del Texto Recibido?

Las cantidades más comunes que se oyen de ediciones del Texto Recibido frecuentemente oscilan entre 25 y 30. ¿Por qué no todos concuerdan con un número exacto? Lo que cuenta como una edición del Texto Recibido a veces es subjetivo. A veces hay la duda si lo que cuenta como una edición en realidad es una subsecuente reimpresión con tan solo correcciones tipográficas. Hay ediciones muy escasas que son difíciles de localizar si uno quisiera hacer su propia investigación. La siguiente lista es encabezada por el apellido del editor junto con los años en que se imprimió una edición con cambios y no y no simplemente una reimpresión:

Erasmo (Erasmo de Róterdam)
1516
1519
1522
1527
1535

Estéfano (Roberto Estienne)
1546
1549
1550
1551

Beza (Teodoro de Beza)
1560
1565
1567
1580
1582
1588
1589
1590
1598
1604

Elzevir (Bonaventure y Abraham Elzevir)
1624
1633
1641

Colinæus (Simón Colinæus)
1534

Scrivener (Frederick Henry Ambrose Scrivener)
1881

Total: 24

También hay varias ediciones publicadas por la editorial Oxford en el siglo 19. Desconocemos si son ediciones nuevas o reimpresiones de ediciones anteriores. Es posible que el número total de ediciones del Texto Recibido ascienda a unos treinta.

¿Hay diferencias entre ediciones del Texto Recibido?

Sí. La Sociedad Bíblica Trinitaria, que tiene una larga reputación establecida de defender el Texto Recibido y únicamente publicar Biblias basadas en él, reflexiona sobre este asunto como sigue:
“Hubo aproximadamente treinta ediciones bien definidas del Textus Receptus hechas a través de los años. Cada una difiere ligeramente de las demás … hay aproximadamente 190 diferencias entre el texto de Scrivener y el de Beza de 1598. Hay 283 diferencias entre el texto de Scrivener y el de Stephanus de 1550.”

Es interesante notar que hay los que siguen quejándose de aproximadamente 190 diferencias en la 1960 con el Texto Recibido (para promover su traducción alterna), ¡pero no te informan de que hay una cantidad similar de diferencias entre ediciones del Texto Recibido que tanto promueven!

Las primeras dos ediciones de Erasmo no incluyeron la mayor parte de 1 Juan 5:7 y por lo menos sus primeras dos ediciones no incluyeron Marcos 11:26 y Apocalipsis 21:26. Las ediciones de Erasmo y las primeras tres ediciones de Estéfano no incluyeron Lucas 17:36.

¿Es el Texto Recibido un manuscrito?

No. “Manuscrito” en su sentido más básico significa “escrito a mano”. Cuando salió la primera edición del Texto Recibido de Erasmo en 1516, ya se había inventado la imprenta. Todas las ediciones del Texto Recibido se imprimieron en imprentas.

¿Es el Texto Recibido idéntico a una familia de manuscritos?

No. La familia de manuscritos que más se acerca al Texto Recibido es el Bizantino. Pero decir que el Texto Recibido es igual o idéntico a los Manuscritos Bizantinos es ignorancia, o un intento de simplificar el asunto más de lo justificable. En algunos casos puede ser sorprendente cuanto algún manuscrito Bizantino se acerca a alguna edición del Texto Recibido, pero del mismo modo en algunos casos puede ser sorprendente cuanto algún manuscrito designado como Bizantino se aleja de alguna edición del Texto Recibido. Un ejemplo sería que el códice minúscula 817, uno de los manuscritos utilizados por Erasmo en editar la primera edición del Texto Recibido en 1516, no incluía Juan 7:53–8:11 (no por ser un manuscrito fragmentario, sino que se trata del pasaje conocido como Pericope Adulterae). Una investigación por Daniel Wallace concluyó que existen 1,838 diferencias entre el Texto Bizantino (como es reflejado en el texto editado por Hodges y Farstad) y el Texto Recibido. Para su investigación utilizó The Greek New Testament According to the Majority Text por Hodges y Farstad (se reconoce que no es lo mismo que el Texto Bizantino, pero era lo más cercano para hacer cálculos), y lo comparó con una edición del Texto Recibido publicado por Oxford en 1825. Otra vez repetimos que el Texto Recibido es el representante primario del Texto Bizantino, pero no son idénticos.

¿Es el Texto Recibido lo mismo que el Texto Mayoritario?

No. En décadas recientes se han surgido varios intentos de producir un texto griego impreso del Nuevo Testamento que refleja el Texto Bizantino con más precisión cuando refleja la lectura de la mayoría de los manuscritos. Los más conocidos son The New Testament in the Original Greek por Robinson y Pierpont, y The Greek New Testament According to the Majority Text por Hodges y Farstad. Se debe notar que no utilizaron todos los manuscritos, sino los que tenían a su disposición, además del análisis de textos individuales por otros investigadores, especialmente el Dr. Von Soden. Una investigación por Daniel Wallace concluyó que existen 1,838 diferencias entre el Texto Mayoritaro (como es reflejado en el texto editado por Hodges y Farstad) y una edición del Texto Recibido por Oxford de 1825.

¿Cuán similar es una edición típica del Texto Recibido a un Texto Crítico?

Un estudio reveló que el 93% del texto siguen siendo iguales. Aun si uno viese a los 7% de cambios como un intento de conspiración satánica, se tendría que admitir que es increíble como ninguna variante textual afecta pasajes doctrinales que nos son abundantemente tratados en otros pasajes intactos.

¿Cuán distinto es una edición típica del Texto Recibido a un Texto Crítico?

El texto de Westcott y Hort omitió 18 versículos enteros del texto principal, pero si se suma la cantidad de versículos que se dudaron por colocarlo entre corchetes, el total ascendió a 48 versículos. Esto ha tenido un efecto en traducciones, como se ve en el caso de la Revised Standard Version omitiendo un total de 46 versículos del texto principal. Aunque algunas de las primeras ediciones del Texto Recibido han dejado algunos versículos afuera en el transcurso de su historia, esta alta cantidad de versículos es preocupante, a pesar de todas las razones dadas para justificar su omisión.

¿Se debe seguir siempre la lectura de la mayoría de los manuscritos?

Esta es otra pregunta que involucra la opinión, pero el hecho que no ha sido el criterio históricamente hablando es reflexionado en el hecho que desconocemos de alguna traducción reconocida donde se siguió de forma consistente la lectura de la mayoría de los manuscritos.

Una teoría que consiste de enseñar que la lectura de la mayoría de los manuscritos es la lectura genuina puede sonar lógico a primera instancia, pero la complicación para los defensores del Texto Recibido es que hay pasajes que no tienen el respaldo de la mayoría de manuscritos griegos. Por ejemplo, si solo la lectura de la mayoría de los manuscritos es genuina, esto eliminaría algunos versículos enteros del Texto Recibido, tal como 1 Juan 5:7 y Hechos 8:37, sin mencionar porciones de diversos versículos. Algunos que enseñan esta teoría no revelan estas dificultades que afectan su teoría, y sin la mención de dificultades dicha teoría puede sonar muy convincente. Algunos insisten en referirse al Texto Recibido como el “Texto Mayoritario”, lo cual da la falsa impresión de que el Texto Recibido siempre sigue la lectura de la mayoría de los manuscritos. Se debe notar que existen 1,838 diferencias según un estudio como ya hemos notado.

¿Es el Texto Recibido lo mismo que Burgon llamaba el Texto Tradicional?

John Burgon usaba el término “Texto Tradicional” para referirse al Texto Bizantino o un texto que él consideraba ser lo más representativo del Texto Bizantino. Su libro The Traditional Text que dejó sin acabar, y que Edward Miller editó después de su muerte, nos dice bajo la tabla de contenido en la sección de introducción que “El Texto Tradicional no es idéntico con el Texto Recibido”. Luego, en la página 5 de la introducción leemos: “Primeramente, queremos que se entienda, que no abogamos perfección en el Textus Receptus. Permitimos que aquí o allá requiera revisión. En el texto dejado atrás por Dean Burgon, alrededor de 150 correcciones se habían sugerido por él tan solo en el evangelio de Mateo. Lo que defendemos es el texto Tradicional”.

¿Debe el Texto Recibido ser la autoridad final?

Si el Texto Recibido es la autoridad final y no se puede desviar de él en el más mínimo detalle, entonces no hubo autoridad final hasta 1516. No hay un texto o un manuscrito antes de 1516 que sea absolutamente idéntico a una edición del Texto Recibido.

La expresión “autoridad final” significa exactamente lo que dice. Una verdadera autoridad final no puede ser reemplazada; si no, no hubiera sido la autoridad final. Una autoridad final siempre ha sido, es y siempre será la autoridad final. Si los manuscritos originales fueron la autoridad final (así creo yo) siguen siendo la autoridad final, y siempre lo serán.

Creo que Erasmo, Beza, Estéfano y Elzevir hicieron un excelente trabajo en sus ediciones del Texto Recibido, pero ellos no eran perfectos o inspirados; por tanto, no se debe enseñar que jamás podríamos desviarnos de su crítica textual conservadora, a pesar de su trabajo admirable. Ellos tuvieron que hacer decisiones textuales cuando hubo diferencias entre manuscritos, y no siempre estuvieron de acuerdo el uno con el otro.

La única forma en que la crítica textual conservadora de Erasmo, Beza, Estéfano y Elzevir sería inspirada y perfecta sería si el Espíritu Santo hubiera inspirado a ellos tal como fue el caso con los escritores de los manuscritos originales. A simple vista, es obvio que las varias ediciones no son inspiradas; si no, no habría diferencias entre uno y otro. Si el Texto Recibido fuese inspirado, todas las ediciones serían idénticas.

En mi opinión, la labor de ellos es la mejor representación de la Palabra de Dios preservada en los manuscritos. Se deberán seguir usando las varias ediciones del Texto Recibido como punto de partida en traducciones. El Texto Recibido es una buena autoridad y, por tanto, es autoritario, pero no es la autoridad final. Es un estándar, una norma, pero no de tal modo que nunca se puede apelar. Y el hecho que se ha tratado de esa manera históricamente es manifiesta en las traducciones históricas del Texto Recibido en diversos idiomas, desde la King James en inglés hasta la Biblia de Martin Lutero en Alemán, la Ostervald en Francés, etcétera.

¿Se enseña que hay una edición del Texto Recibido que es inspirada, perfecta o infalible?

A través de los años he leído muchos artículos, panfletos y libros en defensa de no tan solo el Texto Recibido, sino también la KJV, RVG, Valera 1865, la Valera 1602 Purificada, etc. En algunos casos declaran que una traducción tal como la KJV o RVG es perfecta, o hasta inspirada. Pero al escribir estas palabras, ¡no puedo recordarme de ni un caso donde han declarado públicamente por escrito que una edición específica del Texto Recibido sea perfecta o infalible! Hay algunos casos donde alguien se ha referido al Texto Recibido en forma muy general (sin especificar una edición específica) como inspirada o perfecta, pero siempre sin especificar cuál edición. ¿No ve la ironía en esto? ¿Cómo puede una traducción ser inspirada o perfecta, si su fuente no lo es?

¿Creía el fundamentalismo histórico en el Texto Recibido como la autoridad final?

Siendo que la respuesta es larga, proveemos aquí un vínculo a un artículo donde contestamos la pregunta: http://www.literaturabautista.com/?p=250

¿Se editó el texto griego de Scrivener tal como otras ediciones del Texto Recibido?

No. En las palabras de Scrivener, su edición se hizo para “mantener el texto continuo totalmente consistente hasta donde sea posible uniformemente representante de la Versión Autorizada [La versión King James en inglés]”. Él también afirmó que “la Versión Autorizada no fue una traducción de un solo texto griego entonces en existencia”. Otras admisiones notables de Scrivener en la introducción de su texto griego incluye, “Dondequiera por lo tanto que la interpretación Autorizada concuerda con otras lecturas griegas que quizás sea conocido naturalmente por ediciones impresas a los revisores de 1611 o sus antecesores, la lectura de Beza ha sido desplazada del texto a favor de la lectura más verdaderamente representativa”.

Scrivener formó parte del comité junto con Westcott y Hort que produjo la Revised Version tan controvertido que salió a la luz en 1881. Para documentar los lugares precisos donde se hicieron cambios en el nuevo texto griego de Westcott y Hort comparados al texto griego “presumido a subyacer la Versión Autorizada”, se hizo esta edición griega editada por Scrivener para facilitar su documentación solicitada por la Prensa de Cambridge. O sea, no se hizo de una forma tradicional para ser utilizado por traductores para servirles en sus obras de traducción. No digo que el texto Scrivener nunca se podría usar como en un caso donde se traduce la Biblia por primera vez, pero en el caso de la Reina-Valera se debe respetar el hecho de que ya ha existido versiones autoritarias basadas en otras ediciones del Texto Recibido por cientos de años. Tenemos razones por sospechar de que imponer el texto griego de Scrivener sobre la Reina-Valera de repente en tiempos recientes es una forma sutil de imponer la King James sobre la Reina-Valera usando una cortina de humo que llaman “Texto Recibido”, pero que según su propio editor fue una edición especial para acomodar el Texto griego a la KJV aun cuando involucró la presunción. ¡Imagínese el escándalo si se haría un texto griego según la Reina-Valera 1960, y se exigiera que la Biblia en inglés originalmente de 1611 se revise de acuerdo a ese nuevo texto griego en el siglo 21! Pero eso es exactamente lo que este movimiento pequeño entre el fundamentalismo quiere hacer con la Reina-Valera. Para más documentación acerca de Scrivener, véase http://www.literaturabautista.com/es-justo-imponer-el-texto-griego-de-scrivener-sobre-la-reina-valera

¿Existe alguna traducción que sigue una sola edición del Texto Recibido sin apartarse jamás?

A nuestro conocimiento, no. Hay casos donde se ha declarado que una traducción sigue el Texto Recibido 100 por ciento, pero sin especificar una edición. Por ejemplo, tengo en mi biblioteca una copia de la RVG 2010 publicada por Chick Publications donde declara en la contraportada que dicha revisión “Concuerda 100% con el Textus Receptus”:

Si la KJV y la RVG nunca se apartan del Texto Recibido, ¿por qué en dichas revisiones “Jesús” aparece dos veces en Marcos 2:15, pero una sola vez en todas las ediciones del Texto Recibido en las cuales me he fijado (Beza 1598, Scrivener y Estéfano 1550)? ¿Por qué en la KJV y en la RVG Hebreos 10:23 dice “fe”, cuando las ediciones del Texto Recibido que acabamos de mencionar tienen elpis, lo cual significa “esperanza”? Podríamos proveer más ejemplos, pero estos son fáciles de entender y deben ser suficientes para establecer lo que venimos diciendo. Es cierto que la RVG es muy apegada al Texto Recibido, y eso en sí no es malo, pero declarar que “concuerda 100% con el Texto Recibido” como si tuviera méritos exclusivos no parece reflejar la realidad y la complejidad del asunto. Hay un grupo que publicó una Valera 1865 en el año 2005 con 50 cambios, y probablemente dirían que concuerda 100% con el Texto Recibido. Hay otro grupo en competencia con la RVG que ha alegado prácticamente lo mismo acerca del acercamiento de su revision Valera 1602 «Purificada» desde su sitio en valera1602.org:

Cuando confrontas con una discrepancia a los que dicen que su traducción sigue el Texto Recibido, no te sorprendas si cambian las reglas en medio del juego al decir algo como “es Texto Recibido porque no sigue un Texto Crítico”, o “es Texto Recibido porque sigue como está en la King James en inglés” o algo así por el estilo para justificar decir que su traducción sigue el Texto Recibido 100%. Mi experiencia es que algunos comienzan a presentar una definición muy elástica de lo que es realmente el Texto Recibido cuando se le cuestiona acerca de datos que parecen contradecir sus declaraciones.

Hay algunas veces que he defendido una lectura en la RV 1909 o 1960 que en lo técnico no pertenecía al Texto Recibido, pero como mi postura no es que la 1909/1960 siempre sigue o siempre tiene que seguir el Texto Recibido, el hecho que defienda el pasaje no me enreda en una contradicción.

¿No es el asunto de manuscritos y ediciones del Texto Recibido y traducciones algo sencillo, donde todo es blanco o negro?

Aquí hay un ejemplo como algunos pintan el asunto como algo sencillo (tomado de ¿Nos Dio Roma la Biblia en Español? por David Daniels, Chick Publications):

Ojalá fuera sencillo. Algunos pintan el asunto como si fuera tan sencillo como “Solo tienes que escoger entre el Texto Alejandrino y el Texto Bizantino, y eso te lleva al Texto Recibido en vez del Crítico, y ‘¡poof’! ¡la decisión que agrada a Dios ya está hecha”! No es así de sencillo, aunque algunos parecen querer aprovecharse de la ignorancia de algunos para proyectar el asunto como si fuera así de fácil. Nosotros no queremos complicar un asunto (si es que fuera fácil), sino que estamos estableciendo y documentando que hay muchos datos pasados por altos que se deben admitir y tomar en consideración por los que quieren simplificar demasiado un asunto muy complejo.

¿Tiene que permanecer inseguro el texto de la Biblia por causa de las complicaciones que hemos detallado? Gracias a Dios que no. Por ejemplo, en el linaje de la Reina-Valera (por lo menos desde 1569 hasta 1960), todas las ediciones contienen los mismos versículos. Se debería mencionar que en la Biblia del Oso de 1569 quedó afuera Hebreos 12:29, pero como ese versículo no es disputado, se cree que simplemente fue un error de imprenta.

¿Dónde entra el asunto de la preservación en medio de todos estos asuntos?

La Biblia habla de la preservación de la Palabra de Dios, como por ejemplo Mateo 24:35: “El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán”. Pero se debe reconocer el carácter generalizado de estas promesas. Hay algunos en su afán por defender su familia de manuscritos, texto griego, o traducción favorita que toman una promesa general en la Biblia y lo tornan en una promesa específica acomodada a lo que desean.

Aunque se puede establecer el caso de que la preservación va más allá de las doctrinas y los conceptos y puede aplicar a las palabras mismas, debemos reconocer que la Biblia no nos da muchos detalles específicos en cuanto a cómo, cuándo, o de qué manera y hasta qué punto. Debemos ser humildes y reconocer diferencias en opiniones en cuanto a la preservación y no insistir que todos concuerden en todo detalle con todas nuestras teorías personales en cuanto a la preservación.

Dios podría haber escrito la Biblia entera preservada en piedra, y podría haber encargado a los ángeles la tarea de traducir la Biblia a todos los idiomas del mundo, pero Dios en su soberanía no escogió hacerlo de esa manera. Dios no tiene que hacer las cosas a nuestra manera.

A pesar de posibles diferencias entre nosotros los mortales acerca de la preservación, podemos tomar consolación en Salmo 119:89 donde dice, “Para siempre, oh Jehová, permanece tu palabra en los cielos”.

¿Cuál texto griego es superior, el Texto Recibido o el Texto Crítico?

Esto es un asunto de opinión. Por cientos de años el Texto Recibido, o ediciones similares como la Políglota Complutense, eran los únicos textos del Nuevo Testamento disponible en griego.

Mi opinión es que es mejor que un traductor o comité de traducción comience su traducción partiendo desde el Texto Recibido, pero en casos donde para ciertas lecturas ha estudiado comentarios bíblicos y evidencia de manuscritos, tiene derecho a seguir lo que cree sea lo más correcto, irrespectivamente de lo que diga el Texto Recibido o el Texto Crítico. Pero cuando un traductor sigue lecturas que no siguen el patrón histórico (como en el Texto Recibido por ejemplo), lo recomendable es documentar sus razones para que otros sepan el motivo de los cambios. El hecho que los revisores de la RV 1960 no documentaron sus razones por ciertos cambios, por ejemplo, abrió la puerta para teorías de conspiración años mas tarde.

El hecho de que una traducción de cierta lectura refleje el Texto Recibido o Texto Crítico no significa en todo caso que en ese lugar el traductor siguió lo que decía el texto griego ante él ciegamente, sino que es posible que estudió la evidencia textual y de manuscritos, e hizo su decisión sin sentirse obligado a seguir el texto ante él.

Aunque la mayoría de cristianos conservadores en su teología favorecen el Texto Recibido (reflejado en parte por las traducciones que han escogido), esto parece estar cambiando lentamente. Es posible que muchos que estén cambiando no lo han hecho de una forma informada, por tanto eso me motiva a publicar esta clase de material. Aunque es un asunto delicado por la cual a veces resulta en debates apasionados, el cristiano equilibrado tendrá cuidado de no tildar a otro de hereje o peor por estar en desacuerdo en estos asuntos textuales.

¿Por qué algunos favorecen el Texto Crítico?

Posibles razones por la cual algunos favorecen textos críticos:

• Se tomó más en cuenta la evidencia de manuscritos más antiguos.

Se siente que el trabajo inicial de Erasmo no era suficientemente serio, y que es mejor corregir las debilidades del Texto Crítico que las debilidades del Texto Recibido.

• Ciertos textos críticos se siguen actualizando para incorporar datos de ciertos estudios y los descubrimientos de manuscritos más recientes al texto.

• Se incluye un aparato textual continuamente revisado que refleja la evidencia textual de muchos pasajes de interés.

¿Por qué algunos favorecen el Texto Recibido?

Posibles razones por la cual algunos favorecen el Texto Recibido:

• El texto permanece estable, ya que no se ha editado el texto desde el siglo 19.

• Generalmente el texto refleja la lectura de la mayoría de manuscritos.

• Es el texto que ha sido reconocido y utilizado por el cristianismo por más tiempo que los textos críticos. (Tome en cuenta que las primeras ediciones de textos críticos tuvieron poca influencia)

• Los textos críticos ponen en tela de juicio unos cuantos versículos que históricamente han sido reconocidos como genuinos por el cristianismo por siglos.

• Hay mucha desconfianza en los dos manuscritos que formaron los pilares del texto de Westcott y Hort: El Vaticano y el Sinaítico.

¿Fue la Vulgata Latina un Texto Crítico?

Aunque tiene sus elementos críticos, hay que tomar en cuenta que la Vulgata de Jerónimo fue en latín, no en griego. Por motivos de idiomas pertenece en una categoría diferente. Pero era el equivalente a un Texto Crítico en la era antes que surgieran los textos críticos griegos a mediados del siglo 19.

¿Es cierto que Erasmo copió algunas porciones de la Vulgata Latina traduciendo al revés a su texto griego?

Sí. En sus notas de traductor Annotationes para Apocalipsis 22, Erasmo mismo lo explicó de esta forma: “Sin embargo, al final de este libro, encontré algunas palabras en nuestras versiones que carecían en las copias griegas, pero las añadimos del latín”. Esto es debido a que su manuscrito minúscula 2814 de Apocalipsis le faltaba la última hoja que cubría Apocalipsis 22:16-21. Como resultado, algunas palabras se introdujeron que no aparecen en ningún manuscrito griego. Otro ejemplo de la influencia de la Vulgata Latina sobre el Texto Recibido es la porción entre Hechos 9:6 que lee “El, temblando y temeroso, dijo: Señor, ¿qué quieres que yo haga? Y el Señor le dijo:” Edward Hills, un defensor del Texto Recibido, escribe: “Esta lectura se encuentra en la Vulgata Latina y en otros testigos antiguos. Está ausente, sin embargo, de los manuscritos griegos…En sus notas Erasmus indica que esta lectura es una traducción hecha por él de la Vulgata al griego”.
Otras observaciones de Edward Hills poco después de lo anteriormente citado:
Estas lecturas, sin embargo, no afectan materialmente el sentido de los pasajes en los que ocurren. Son sólo pequeñas imperfecciones que se pueden eliminar o corregir fácilmente en notas marginales…Es costumbre que los críticos naturalistas saquen el máximo provecho de las imperfecciones humanas en el Textus Receptus y se burlen de él como algo casi sórdido o miserable y. Estos críticos proyectan el Textus Receptus como simplemente un emprendimiento para hacer dinero por parte de Froben el editor. Froben, dicen, oyó que el cardenal español Jiménez estaba a punto de publicar un texto impreso del Nuevo Testamento griego como parte de su gran Biblia Políglota Complutense. Con el fin de conseguir algo en el mercado primero, se dice que Froben contrató a Erasmus como su editor y apresuró un Nuevo Testamento griego a través de su prensa en menos de un año. Pero aquellos que se concentran de esta manera en los factores humanos involucrados en la producción del Textus Receptus no tienen en cuenta la providencia de Dios. Porque en el año siguiente, en el plan de Dios, la Reforma iba a estallar en Wittenberg, y era importante que el Nuevo Testamento griego se publicara primero en una de las futuras fortalezas del protestantismo por un vendedor de libros que estaba ansioso por ponerlo en la mano del pueblo y no en España, la tierra de la Inquisición, por la Iglesia romana, que tenía la intención de mantener la Biblia del pueblo.

¿Cuáles textos griegos pertenecen al Texto Crítico?

La siguiente lista no debe considerarse completa:

Tischendorf (primera edición 1849)

Westcott-Hort (1881)

Nestle (primera edición 1898)

Nestle-Aland Novum Testamentum Graece (NA27/NA28, etc.)

¿Hay desviaciones del Texto Recibido en la Reina-Valera 1960?

Sí. La lista más extensa que conozco acusa de un total de 192 desviaciones en la dirección de textos críticos en la Reina-Valera 1960. Este número incluye casos considerables de buscarle la quinta pata al gato que a veces ni afectan el significado o la interpretación resultante de un pasaje, pero para efectos de esta ilustración, dejaré estos números tal como están. Según el libro 8,000 Differences between the NT Greek Words of the King James Bible and the Modern Version de Jack Moorman, hay 8,032 lugares posibles donde el Texto Crítico Nestle-Aland 26/27 puede diferir del Texto Recibido de Scrivener (para ser sincero, esto incluye todo, desde versos enteros que faltan hasta la insignificancia de las variaciones ortográficas). Si usamos estos números proporcionados por otros, es decir, 192 desviaciones de un posible 8,032, se trata de solo 2% de desviaciones del Texto Recibido. Dicho de otra manera, el 98% de las veces que la Reina-Valera 1960 podría haberse puesto del lado de los Textos Críticos, se puso del lado del Texto Recibido. Y como ya afirmé, esos números provienen de los que están en contra de la Reina-Valera 1960, por tanto incluyen muchos casos de buscarle el pelo al huevo.


Tenemos planes de ampliar este artículo con más preguntas, tales como:

¿Cuándo se introdujo el Texto Crítico?

¿Qué creencias doctrinales tuvieron los editores de textos críticos?

¿Es el Texto Crítico idéntico a una familia de manuscritos?


Para profundizar más sobre el tema y ver su documentación correspondiente, recomendamos leer una colección de artículos sobre el Texto Recibido y manuscritos aquí.

Favor de notificarnos de errores en nuestros datos o para solicitar documentación. También puede sugerir otras preguntas para ampliar esta página. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y los comentarios excesivamente apasionados y provocativos serán los primeros en ser descartados.

Compartir en Facebook

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*