El pecado nuestro enemigo y Dios nuestro amigo

Tu maldad te castigará, y tus rebeldías te condenarán; sabe, pues, y ve cuán malo y amargo es el haber dejado tú a Jehová tu Dios, y faltar mi temor en ti, dice el Señor, Jehová de los ejércitos. Jer. 2:19

¡Mi querido lector! Quizás en ocasiones has deseado saber quiénes eran tus enemigos y quiénes eran tus amigos, en quién podías confiar y a quién debías evitar. Tengo que decirte que tienes un gran enemigo, y ese es el pecado, un verdadero amigo, y ese es Dios. Oh, lector, ¿alguna vez has pensado en esto? El pecado es el enemigo de tu alma y Dios es el amigo de tu alma. Ese pecado en el que te has deleitado es tu más acérrimo enemigo, ¡ese Dios a quien has abandonado es tu más verdadero y tierno amigo! No tienes nadie en el cielo ni en la tierra como Dios; ¡nadie que se interese tanto y sinceramente por tu bienestar! Lo has olvidado, pero él no te ha olvidado. Sus pensamientos hacia ti siguen siendo muy tiernos y amables.

Tal vez piensas que lo contrario de esto es cierto. O al menos, si no lo crees, actúas como si fuera así. Actúas como si Dios fuera tu mayor enemigo, y el pecado tu amigo peculiar. Tu no amasa Dios. Aborreces a Dios. Sospechas de Dios. Te alejas de Dios. Tú desconfías de Dios. Desacreditas todas sus palabras y profesiones de amistad y buena voluntad. Lo olvidas días sin número. ¿Podrías hacer más contra él si fuera tu peor enemigo? Por otro lado, sigues el pecado; te aferras al pecado; te deleitas en el pecado; te separarás del cielo, de Dios, por el pecado; venderás tu alma por el pecado. ¿Podrías hacer más si el pecado fuera tu mejor y más verdadero amigo? Tus pensamientos, tus palabras, tus sentimientos, tus acciones todos los días de tu vida, muestran que realmente en tu corazón piensas que el pecado es tu verdadero amigo y que Dios es tu peor enemigo. ¡Qué terrible condición en que vivir! ¡Aborrecedores de Dios! ¡Amantes del pecado!

Lector, créame, ¡el PECADO es tu verdadero enemigo! Es una cosa malvada y amarga abandonar a Dios por ello. El camino de los transgresores es duro, ¡oh, cuán duro! Su copa está llena de hiel y ajenjo. Fue el pecado lo que primero apartó a Adán de Dios y lo expulsó del paraíso. Fue el pecado lo que trajo el diluvio de aguas sobre la tierra. Fue el pecado lo que hizo descender fuego y azufre sobre Sodoma y Gomorra. Es el pecado que ha llenado la tierra de miseria y dolor, con tristeza y suspiros, con ojos llorosos y corazones quebrantados. Fue el pecado lo que cavó la tumba y encendió el infierno, y sometió al hombre al poder del diablo. Oh, entonces, ¿no debe ser el pecado el peor enemigo del hombre? Es el pecado lo que nos separa de Dios y nos incapacita para disfrutar su presencia divina. Es el pecado que nos roba la paz del alma, que nos despoja de la felicidad y nos llena de miseria. Es el pecado lo que envenena el alma, lo que desata nuestras pasiones ardientes e inflama nuestros deseos. Es el pecado lo que perturba y contamina la conciencia, convirtiéndonos en un terror para nosotros mismos y presionándonos con una carga demasiado pesada para soportar. El pecado es lo que entristece, aflige y apaga al Espíritu Santo. Es el pecado lo que quita nuestro gusto por las cosas espirituales; nuestro poder de conocer a Dios y tener comunión con él. Es el pecado lo que oscurece la mente y endurece el corazón, hasta que dejamos de sentir y odiamos la luz. Entonces, ¿no debe el pecado ser nuestro verdadero enemigo? ¿Podríamos tener un enemigo peor que este?

Lector, créame, es Dios quien es el verdadero y real amigo de tu alma. Sus pensamientos hacia ti son muy amables y compasivos. Él es el enemigo de tu pecado, pero no el enemigo de tu alma. Quizás admites que tiene el poder de hacerse amigo tuyo, y que toda plenitud de bendición está con él; pero tal vez dudes de su voluntad de otorgar sus dones. Sospechas de su corazón. No crees que tiene pensamientos o deseos tiernos hacia ti hasta que puedas demostrar que no eres del todo indigno de su amistad. Piensas que él es el enemigo de tu alma, y ​​que seguirá siendo tu enemigo hasta que te hayas preparado para convertirte en el objeto de su consideración. Ahora, permítame preguntarte, ¿Dios ha merecido esto de tus manos? ¿Ha merecido ser dudado y sospechado así? ¿Son todas sus profesiones de interés amistoso hacia nosotros poco sinceras? ¿Son meras declaraciones al azar, meras palabras? No, amigo mío, no. Dios es tu verdadero, tu real, tu único amigo. Su interés en tu bienestar es sincero y verdadero. Al aferrarte al pecado, te estás aferrando a tu peor enemigo; al alejarte de Dios estás abandonando a tu verdadero amigo.

Dios no te envió al infierno cuando pecaste por primera vez; todavía te mantiene fuera del infierno y te da tiempo para arrepentirte; se compadece de tu miseria y no se complace en tu muerte. ¿Qué mayor prueba de su tierna misericordia podría darte, que perdonarte aunque sea por una hora? «Y tened entendido que la paciencia de nuestro Señor es para salvación» (2 Ped. 3:15). Él desea ser misericordioso contigo; anhela el regreso de todos sus pródigos, de todas sus ovejas errantes. ¿No tiene esto un aspecto ganador para ti, tomando en cuenta como eres? Él te envía su evangelio, las buenas nuevas de gran gozo, él «publica la paz» por medio de la sangre de la cruz; te da a conocer la obra de su Hijo, «en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados» (Col. 1:14) según las riquezas de su gracia; te abre el «camino nuevo y vivo» a su presencia, un camino en el que no hay tropiezo, ni obstáculo: te anuncia la plenitud infinita de Jesús, para que de esa plenitud recibas gracia por gracia. ¿Qué podía hacer más? Si no es un amigo, ¿quién puede serlo? ¿Alguien, ya sea en el cielo o en la tierra, ha hecho tanto como esto, o ha mostrado tanta buena voluntad hacia ti, tanto interés en tu bienestar? Él obra en tu corazón por medio de su Espíritu Santo, despertando extraños deseos de sí mismo y del cielo, o llenándote de terrores al pensar en la eternidad y el juicio venidero. Llama a la puerta de tu corazón; toca sin cesar, día y noche, para persuadirte de que le abras y le dejes pasar, para que entre y cene contigo y tú con él (Apoc. 3:20). ¿Un enemigo haría esto? ¿Alguien que no fuera un verdadero amigo mostraría un amor tan sufrido, una preocupación tan tierna por ti? Él anhela santificarte; para renovarte en el espíritu de su mente; no puede soportar tus impíos caminos, y le gustaría que te santificara y bendijera. Si le permitiera, él haría esto por usted; él te daría su Espíritu Santo para quitar las cosas viejas y hacer nuevas todas las cosas. ¿Un enemigo haría esto? Él se regocijaría por ti si te volvieras y buscaras su rostro. Se dice del hijo pródigo, que cuando aún estaba muy lejos, su padre lo vio, y corrió, se echó sobre su cuello y lo besó, dándole la bienvenida a su casa con alegría y clamando: «porque este mi hijo muerto era, y ha revivido; se había perdido, y es hallado» (Luc. 15:24). ¿Un enemigo haría esto? ¿No son estas las acciones, los sentimientos de un amigo verdadero y tierno, un amigo cuyo amor ha sido probado por tu negligencia, frialdad y odio, pero que nunca ha dejado de cuidar de ti, nunca ha dejado de anhelar por ti con ternura y compasión. ¿No oró Jesús por sus asesinos, y no fue esa la oración de un amigo, de alguien que realmente se preocupaba por sus almas? ¿No lloró Jesús por Jerusalén, y no fueron sus lágrimas de verdadera y tierna piedad? ¿No dijo Jesús, «y no queréis venir a mí para que tengáis vida» (Jn. 5:40)? ¿Y no mostraba eso que realmente quería darles la vida? Oh, lector, ¿tienes alguna razón para decir que Dios es tu enemigo y desea tu muerte? ¿Alguna vez ha sido para ti un desierto o una tierra de tinieblas? ¿Tienes alguna razón por pensar que los pensamientos de Dios para ti no son pensamientos de ternura, los pensamientos de un verdadero amigo?

Lector, ¡Dios te hace propuestas de amistad! ¡El Dios Altísimo te pide que te conviertas en su amigo! ¡Estas propuestas son sinceras! Él está buscando real y verdaderamente tu amistad, ¡y ofrece la suya a cambio! Preciosa oferta! ¡A un gusano del polvo! ¡Para un pecador, un rebelde, un enemigo de sí mismo! ¡No pide precio, regalo ni soborno! Todo lo que te pide es que aceptes su oferta, ¡aceptes sus propuestas y te conviertas en su amigo! ¡No importa cuán lejos te hayas desviado o cuán culpable te hayas vuelto! No importa cuánto tiempo hayas despreciado sus propuestas y rechazado su amistad, presionándote con tanta libertad y ternura. ¡Solo ahora acepta su oferta! ¡Solo regresa! La puerta está abierta para ti. La bienvenida es segura. «Vuélvete a mí! dice Jehová» (Jer. 3:1). «A lo menos desde ahora, ¿no me llamarás a mí, Padre mío, guiador de mi juventud?» (Jer. 3:4). ¡Reconcíliate con Dios!

Compartir en Facebook

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*