El altar del incienso

Éxodo 30:1-10, 34-38; Lucas 1:9-13; Apocalipsis 3-4

1. Su propósito

El altar del incienso no debe confundirse con el altar de la ofrenda encendida. Nunca se ofreció ningún sacrificio en este altar. Sólo el incienso podía ser puesto sobre sus siempre ardientes brasas. El sacrificio debía hacerse afuera, en la puerta de entrada. El incienso de este altar que rocía la sangre habla del mérito de la sangre expiatoria que sube a Dios, y también puede ser un presagio de ese precioso Nombre a través del cual damos a conocer nuestras peticiones a Dios. «Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré» (Juan 14:14). «Tu nombre es como ungüento derramado» (Cant. 1:3).

II. Sus materiales

Al igual que el gran altar exterior, este también estaba hecho de dos materiales diferentes. No madera y bronce, sino madera y oro. Aquí de nuevo se nos trae ante nosotros el carácter divino y humano de Cristo. En el altar de bronce la madera fue reforzada por el bronce. En el altar del incienso la madera (representando la naturaleza humana) es glorificada por el oro. Cristo fue crucificado en debilidad, pero resucitado en gloria. El que fue «varón de dolores» es ahora el Hombre en la gloria. Tomó sobre sí la semejanza de la carne pecaminosa. Ahora la semejanza ha sido glorificada en él. ¡Qué estímulo para la oración y la fe cuando recordamos que el Señor de la gloria sigue siendo verdaderamente humano! «Considéralo» (Heb. 12:3).

III. Su posición

Estaba a la entrada de la puerta, en el centro del lugar santo, y recto con el altar de bronce, la fuente y el arca del propiciatorio. Aquellos utensilios que se alineaban con el gran altar y el propiciatorio parecen indicar la provisión hecha para que nos acerquemos a Dios. El propiciatorio era el trono de Dios, el altar del incienso estaba delante de él. Esta es la posición de la misma en Apocalipsis 8:3. Cuán significativo de Aquel que es nuestro Gran Sumo Sacerdote, ahora ante el trono haciendo intercesión para nosotros.

IV. Su altura

Tenía «dos codos» de altura. Por alguna razón especial era medio codo más alto que los otros utensilios. El que se humilló hasta la muerte ha sido ahora exaltado «hasta lo sumo» (Fil. 2:9). Dios lo resucitó de entre los muertos y lo puso «sobre todo» (Ef. 1:20, 21). Él ahora es cabeza sobre toda su iglesia. En la estimación de Dios, el mérito de la muerte de su Hijo está muy por encima de todo. Alabado sea su nombre, aunque no podamos apreciar todo el valor de la muerte del Salvador, Dios puede–y Dios lo hace. Él puede y nos bendice, de acuerdo con su propia estimación alta del valor de la obra expiatorio de Cristo.

V. Sus varas

Las varas o mangas por los que se debía transportar no debían ser removidos. Debían estar siempre presentes con el altar. De este modo, el altar estaba siempre listo para la marcha. ¿No podríamos aprender aquí que el valor de la intercesión de Cristo puede ser nuestra, en todos los lugares o circunstancias, y que su promesa «he aquí yo estoy con vosotros todos los días» (Mateo 28:20) es continua? ¡Siempre listo! ¡Qué privilegio! ¡Siempre cerca! ¿Qué bendición! ¿Estamos viviendo en su poder? Cuando ofrecemos nuestras peticiones a Dios, mezcladas con el dulce incienso del precioso nombre de Jesús, ¿nos damos cuenta de que estamos afirmados entre las varas de su fidelidad y poder?

VI. Sus cuernos

En cada esquina del altar había un cuerno dorado. El cuerno es el símbolo del poder. Aquí hablan del poder de su intercesión. El número cuatro puede tener referencia a los cuatro campamentos de Israel, e indicaría el poder suficiente para todos. «Por lo cual puede también salvar perpetuamente a los que por él se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos» (Heb. 7:25). El poder de la intercesión de Cristo no reside en su persuasión, sino en el hecho de su presencia ante Dios como Hijo del Hombre glorificado. Que Dios lo ha exaltado a su propia mano derecha en forma humana es la garantía a todo creyente de toda bendición temporal y espiritual. Las heridas de Cristo nunca sanan en los ojos de nuestro Dios bondadoso. Siempre es el «Cordero como inmolado» (Apocalipsis 5:6). Tiene poder para apartar al pecado, poder para evitar que caigamos, y si queremos crecer en el conocimiento de Dios, no olvidemos que también tiene poder «para abrir el libro» (Ap. 5:5).

VII. Su corona

Alrededor de la parte superior había una cresta o corona, para evitar que el carbón se cayera del altar. Las brasas de fuego estaban protegidas por una corona de oro. El poder sacerdotal de Cristo se preserva y garantiza, en el cual ahora está «coronado de gloria y de honra» (Heb. 2:9). Sin duda, fue un pensamiento reconfortante para el israelita peregrino mientras llevaba el altar sobre el desierto áspero, que Dios había hecho provisión contra la caída de las brasas del fuego. Sus pies podrían tropezar, pero las brasas ardientes todavía eran preservadas por la corona de oro. Preciosa verdad, aunque Pedro tropezó y cayó, las brasas de la oración de Cristo no fracasaron. «He rogado por ti» (Lucas 22:32). Podemos fracasar, pero el incienso de sus méritos sigue ascendiendo. Lee el capítulo 17 de Juan mientras estás de pie en este altar.

VIII. El incienso

El valor de este altar consistía en el incienso. Como es de esperar, lo que tipifique el mérito del Hijo de Dios quien expía del pecado tendrá algo peculiar y misterioso al respecto. Se hizo por la mezcla de tres especias, y cada parte iba a ser de igual peso (Éxod. 30:34-38). Lo que estas especias eran ningún hombre puede decir. El mérito del Señor Jesucristo como nuestro Redentor consta de tres partes:

1. El mérito de su vida
2. De su muerte
3. De su resurrección

Estas partes son todas de igual peso a la vista de Dios. Ni uno ni el otro podrían valerse sin el otro. Es un compuesto misterioso que sólo Dios puede entender completamente. Él conoce el valor de cada especia dulce.

Ningún hombre debía hacer algo similar para su propio uso. No debe ser imitado. ¿Quién puede ser un sustituto del mérito de Jesucristo? Por desgracia, todavía hay muchos lo suficientemente orgullosos como para hacer el intento. La sensación de nuestra propia justicia es una abominación a Dios. Sólo el dulce incienso del propio nombramiento de Dios le será agradable. La justicia de Dios, que es para todos y sobre todos los que creen. Cuando el sacerdote puso las especias en el altar, las «brasas de fuego» la levantaron en dulce perfume ante Dios. Necesitamos ambos incienso y fuego. Ambos vienen a nosotros a través de Cristo. Cuando la belleza de Cristo sea realizada por alguien cuyas aflicciones son como brasas ardientes, la adoración y la alabanza se elevarán como una nube fragante. Para que las oraciones sean dulces y fragantes al corazón de Dios, deben provenir de un corazón ardiente. «¡Ojalá fueses frío o caliente!» (Ap. 3:15).

También se sugiere que el incienso fue puesto en el altar mientras arreglaban sus lámparas. El incienso de la oración y la lámpara del testimonio deben ir siempre juntos. Brillamos mejor ante los hombres cuando los afectos de nuestro corazón arde hacia Dios. «El amor de Cristo nos constriñe» (2 Cor. 5:14). En la experiencia de Isaías, el «carbón encendido» y la gran comisión estaban muy estrechamente asociados (Isaías 6:5-8). «Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu … y las naciones que queden en vuestros alrededores sabrán» (Ezequiel 36:27-36). «Él os bautizará en Espíritu Santo y fuego … y me seréis testigos» (Mateo 3:11; Hechos 1:8)

Este altar, al igual que los otros utensilios, tuvo que ser rociado en el gran día de expiación con la sangre del sacrificio, enseñándonos que las bendiciones de significación aquí vienen a nosotros a través de la muerte de Cristo en la cruz, y son todos nuestros en él. ¿Hemos entrado en ellos? ¿Los disfrutamos ahora? Pueden ser nuestros en este momento. Nos recuerda esto por el hecho de que el sacerdote, mientras ministraba en el lugar santo, todavía pisaba las arenas del desierto. Estaba en «lugares celestiales», aunque aún en la tierra. No había asiento aquí. El sacerdote nunca se sentaba, porque su trabajo nunca terminaba. Nuestro gran Sumo Sacerdote ha entrado, y está a la diestra del trono. ¡Aleluya!

Compartir en Facebook

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*