El reino venidero

Miqueas 4:1-8

Viene un «reino», como predijeron los profetas y lo profetizó nuestro Señor y sus apóstoles; un reino como este mundo nunca ha conocido. Este reino vendrá cuando aparezca el Rey mismo. El que murió por el mundo aún hará valer su «derecho a reinar» sobre el mundo. Cuando viene a gobernar a las naciones, entonces esa oración que nos enseñó en los días de su carne, «Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo», (Mateo 6:10) se cumplirá abundantemente. Su reino «no es de este mundo» (Juan 18:36). Nunca puede salir de las condiciones actuales del mundo. Vendrá de Dios, y con «Dios nuestro Salvador», que aparecerá «con poder y gran gloria» (Lucas 21:27 y 1 Tes. 4:14-17).

I. Jesús como Rey viene de nuevo

Como Profeta ha aparecido; como Sacerdote ahora aparece en la presencia de Dios para nosotros; como Rey, aún aparecerá, y perfeccionará su gran obra al someter al mundo a su voluntad; y cuando su pueblo redimido que ha sufrido por él aquí compartirá su honor y gloria (l Cor. 6:2; Apoc. 5:10). Esto es algo de la gracia que se nos ha de ser traído en la revelación de Jesucristo (1 Pedro 1:13). Él viene; sí, viene en persona como un glorioso vencedor, tal como se le vio ir (Hechos 1:11).

II. ¿Cuándo viene este reino?

Miqueas dice: «Acontecerá en los postreros tiempos» (Miqueas 4:1). Los «postreros tiempos», no de la historia del mundo, sino de esta era actual. El día o la hora de su aparición ningún hombre puede saber; pero los signos de los «postreros tiempos» son dados para que podamos saber que el día de su aparición se acerca. Estamos seguros de que en los últimos días «vendrán tiempos peligrosos (2 Timoteo 3:1). Estos últimos tiempos serán peligrosos, inseguros, que implican un riesgo terrible. «Desfalleciendo los hombres por el temor y la expectación de las cosas que sobrevendrán en la tierra» (Lucas 21:26). Entonces, mientras todas esas condiciones estén con nosotros, «Entonces verán al Hijo del Hombre, que vendrá en una nube con poder y gran gloria» (Lucas 21:25-28). ¿Están con nosotros estas «señales» ahora o no? Muchas de estas penas siempre han estado con la humanidad, pero en estos «postreros tiempos» se convierten en «señales», ya que el mundo no tiene remedio para sus propias enfermedades. Estas señales son señales de peligro.

III. Las características de su reino

Según lo revelado por esta profecía:

1. Será centrada en Jerusalén

«Acontecerá en los postreros tiempos que el monte de la casa de Jehová será establecido por cabecera de montes, y más alto que los collados, y correrán a él los pueblos» (Miqueas 4:1). ¿Dónde más podría este reino celestial encontrar su capital, sino en su propia ciudad. Incluso allí donde él mismo fue crucificado por el pecado del mundo. Bendito pensamiento, donde su cruz de sufrimiento y vergüenza fue alzada, allí estará su trono de dominio, el símbolo del poder y la victoria sobre todos sus enemigos. «La casa de Jehová» será entonces digna de su Santo Nombre, cuando todos los pueblos correrán a ella, y toda lengua confiese que él es el Señor, Jerusalén volverá a ser una alabanza en la tierra.

2. Será universal

«Vendrán muchas naciones, y dirán: Venid, y subamos al monte de Jehová, y a la casa del Dios de Jacob; y nos enseñará en sus caminos, y andaremos por sus veredas; porque de Sion saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra de Jehová» (Miqueas 4:2). «Pídeme, y te daré por herencia las naciones, y como posesión tuya los confines de la tierra» (Sal. 2:8). El que fue colgado en una cruz aún tendrá un mundo inclinándose ante él. «Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite, sobre el trono de David y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre. El celo de Jehová de los ejércitos hará esto» (Isaías 9:7). ¡Digno es el Cordero que fue inmolado, para recibir este honor, gloria y dominio! (Apocalipsis 5:12-14).

3. Será pacífico

«Y él juzgará entre muchos pueblos, y corregirá a naciones poderosas hasta muy lejos; y martillarán sus espadas para azadones, y sus lanzas para hoces; no alzará espada nación contra nación, ni se ensayarán más para la guerra» (Miqueas 4:3). ¡Qué liberación para un mundo que ahora se encuentra en la iniquidad! «Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz» (Isaías 9:6). En ese día, el «príncipe de este mundo», que ahora opera en los hijos de desobediencia, será totalmente derrocado. Mientras tanto, oigamos y descansemos en sus propias palabras reconfortantes: «No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis» (Juan 14:1-3).

4. Será abundantemente próspero

«Y se sentará cada uno debajo de su vid y debajo de su higuera, y no habrá quien los amedrente; porque la boca de Jehová de los ejércitos lo ha hablado» (Miqueas 4:4). No habrá ningún temor de los asaltantes, o la pestilencia, o la sequía, pues el desierto y el páramo florecerá como la rosa. Florecerá abundantemente. El suelo seco se convertirá en un oasis, y las tierras sedientas en manantiales de agua. «Tendrán gozo y alegría, y huirán la tristeza y el gemido» (Isaías 35:10). No habrá más miradas ansiosas hacia el cielo, suspirando por la lluvia refrescante; todos los elementos de la tierra, el aire y el mar estará bajo su control; todo será subordinado para el bien de su pueblo (Isaías 12).

5. Será un tiempo de gran alegría

«Aunque todos los pueblos anden cada uno en el nombre de su dios, nosotros con todo andaremos en el nombre de Jehová nuestro Dios eternamente y para siempre. En aquel día, dice Jehová, juntaré la que cojea, y recogeré la descarriada, y a la que afligí; y pondré a la coja como remanente, y a la descarriada como nación robusta; y Jehová reinará sobre ellos en el monte de Sion desde ahora y para siempre» (Miqueas 4:5-7). Para su pueblo de la antigüedad será una resurrección nacional, porque «los redimidos de Jehová volverán, y vendrán a Sion con alegría; y gozo perpetuo será sobre sus cabezas» (Isaías 35:10). ¡Qué reencuentro para este pueblo estorbada, dispersa y afligida! Verdaderamente su restauración será como «vida entre los muertos». ¡Una nación salva y feliz! Qué poderosa influencia tendrán en los pueblos de la tierra. Pero, ¿qué pasa con la Iglesia? ¿Los que ahora pertenecen a Cristo? Ahora, «Cristo, las primicias … luego los que son de Cristo, en su venida» (1 Cor. 15:23). Porque debe reinar «hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies» (1 Cor. 15:23-25).

Compartir en Facebook

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*