La mesa de los panes de la proposición

Éxodo 25:23-30; Levítico 24:5-9

¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive? ¿Por qué buscar al Salvador viviente entre estas formas y símbolos muertos? No está aquí. Ha resucitado. ¡Sí! Pero venimos a ver el lugar donde fue puesto nuestro Señor. Si estos son sólo «lienzos», es el ropaje de tumba de nuestro amado y glorioso Redentor. Todo lo relacionado a él es profundamente interesante para aquellos que lo aman con todo su corazón.

I. La mesa

Tal como el altar del incienso y el propiciatorio, era hecha de madera de acacia, recubierta de oro, repitiendo de nuevo, como con lengua silenciosa, la divinidad del Hijo del Hombre. La mesa sugiere a la vez el pensamiento de la comunión. El pan era el «Pan de Dios», pero debía ser comido por los sacerdotes. Dios y los adoradores sacerdotales tenían comunión y compañerismo en la mesa. ¡Bendito privilegio, deleitarse con lo que satisface el corazón de Dios! Esta alegría sagrada es nuestra. Cristo es el «Pan de Dios» (Juan 6:33). Piensen en ello, el corazón sagrado de Dios que se deleita en el carácter y la obra de su Hijo como nuestro Salvador. Encuentra una satisfacción infinita en él como Redentor y Representante del hombre. «Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia» (Mateo 3:17). Pero Cristo es más, es el «Pan de Vida», pan para el hombre, así como pan para Dios. Maravillosa gracia, Cristo satisface tanto a Dios como al hombre, satisface todas las pretensiones de uno, abastece todas las necesidades del otro. En la mesa—en Cristo como el Pan Viviente—tenemos comunión con el Padre y con su Hijo.

Ciertamente, tenemos una carne para comer que el mundo no conoce. ¿Es Jesucristo para nosotros lo que es para el Padre—suficiente? Basado en Éxodo 25:24, 25 vemos que la mesa tenía una cornisa de oro, una sobre la mesa misma, y otra en la «moldura alrededor». En el lugar santo Cristo es coronado por Dios y por los que le adoran. Sólo cuando entremos en el pleno disfrute de sí mismo como el pan celestial para nuestras almas y la fuerza de nuestra vida podremos coronarlo Señor de todos. Dios lo ha coronado, entregándole para ser «cabeza sobre todas las cosas» (Efesios 1:22). En todas las cosas tiene la preeminencia con el Padre. ¿Tiene él la preeminencia con nosotros en todas las cosas? ¿Es Dios primero? Coronadle, coronadle, y su comunión con él será más dulce y perdurable.

II. Los panes

Nos parece que mientras que la mesa, hecha de madera y oro, representa a Cristo en su naturaleza doble como Dios y como hombre, los panes representan su propio carácter moral y también el carácter de su pueblo en unión con sí mismo. Eran:

1. Hecho de harina fina. La harina es el producto de la tierra, y la necesidad del hombre. El cuerpo humano de Jesucristo se puede ver aquí. Su vida terrenal era como la harina fina, perfecta en su blancura. Pilato testificó de esto cuando dijo: «Ningún delito hallo en este hombre» (Lucas 23:4). Era sin mancha. Como harina fina fue atestiguado y probado, tentada en cada punto por Dios, y los hombres y los demonios, pero en todas y cada una de las partes era igual. Sin irregularidades, sin desniveles; todo era metódico, uniforme, recto y puro. Puede tratar la «harina fina» de la manera que quieras, sigue siendo flor fina. Ninguna medida de tamizar, presionar o filtrar puede alterar su carácter. Tal era la vida terrenal de nuestro Señor, porque la levadura del pecado no se hallaba en él.

¿Cómo corresponde nuestro carácter con la harina fina? ¿Somos los mismos cristianos alegres y confiados en la adversidad que en la prosperidad? ¿Somos siempre y en todas partes igual? ¿El cambio de circunstancias nunca saca a la vista ningún orgullo, impaciencia o egoísmo? ¡Ay de nosotros! «Escudríñame, oh Jehová, y pruébame; Examina mis íntimos pensamientos y mi corazón» (Sal. 26:1, 2). «Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas» (Mateo 11:29).

2. Tenía que ser horneado. Aunque la harina tenía que ser horneada para formar panes, era «harina fina» todavía. La cocción no cambió el carácter de la harina. El Señor Jesús no tuvo pecado, sin embargo, sufrió por el pecado. De hecho, fue horneado en el horno caliente de la ira de Jehová. «Hecho por nosotros maldición» (Gál. 3:13). Véalo en el huerto en esa horrible hora de sangre y agonía. ¡Oh, qué feroz fue el fuego a través del cual nuestro amoroso y devoto Salvador tuvo que pasar! Sin embargo, en medio de todo esto, permaneció él mismo puro, inalterado e inmutable. Harina fina todavía—¡gloria a su nombre! Que nos haga partícipes de su naturaleza debe ser nuestro deseo. Hay algunos cristianos que son como harina inferior, no hornean bien. La vista del fuego no parece mejorarlos mucho. La harina tenía que ser horneada antes de que pudiera ser comida como pan sagrado. Nuestras vidas no serán de mucho bien para los demás hasta que nosotros mismos hayamos pasado por los fuegos de prueba. Los polvos de hornear artificiales no compensarán la falta de pureza de la harina. «Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí.» (Sal. 51:10).

3. Doce en número. Naturalmente deducimos de esto que las doce tribus estaban representadas en ellas. Todo el pueblo de Dios se puso delante de él por medio de estos panes, y se afirmaba sobre lo único que era capaz de soportarlos: la mesa de oro. ¡Qué imagen de nuestro alto llamamiento en Cristo! Todos descansando sobre Aquel que es capaz de levantarnos y mantenernos siempre dispuestos y aceptables para Dios. Había grandes diferencias entre la gente en el campamento exterior; dentro de todos ellos eran iguales ante Dios. Judá podría ir primero y Dan atrás mientras estaban en marcha en el desierto, pero tales distinciones desaparecen sobre la mesa. Todo está quieto. Podemos tener dones, talentos y experiencias, diferenciándonos uno del otro, pero ante Dios somos «uno en Cristo Jesús» (Gal. 3:28), todos aceptados en el Amado. No sólo se enseña claramente aquí nuestra unidad con Cristo, sino también la unidad entre nosotros mismos. Esto es de gran importancia para nosotros. No importa de qué parte del campamento provenían los doce panes, en el lugar santo todos estaban unidos a la mesa y unos a otros. Siendo miembros de Cristo, somos miembros uno del otro. Esta doble unión sobresale muy plenamente en esa gran oración reveladora del Señor en Juan 17:11, «para que sean uno».

4. Renovado cada día de reposo. El pan de su presencia debe estar siempre fresco. Cristo como el «Pan Viviente» es siempre fresco a los ojos y estimación de Dios. Y lo que es cierto de Cristo es verdadero también de su pueblo redimido que es uno con él. La historia del Evangelio puede parecer antigua y desgastada por el tiempo para muchos, pero para el alma despertada y hambrienta es pan fresco del cielo. El secreto de toda frescura del alma es la alimentación continua sobre Cristo, el pan oculto. Aquellos que ministran en el lugar santo nunca necesitan clamar debido al hambre; caminan en la luz, y tienen una carne para comer que el mundo no conoce. No podemos mantener la frescura si vivimos del pan rancio de la vieja experiencia. Deberíamos tener una renovación al menos una vez a la semana. Se ha hecho una amplia provisión para que podamos ser «fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu» (Ef. 3:16-20).

III. El incienso

Los panes se colocaban en dos filas sobre la mesa; el incienso, puro, blanco y fragante, se ponía en la parte superior de los panes. Este incienso puro que cubre los panes nos habla de la justicia de Dios—o del mérito de la obra expiatorio de Cristo—imputado mientras nos mantenemos firmes en la fe en el terreno de la redención. «Para todos los que creen en él» (Rom. 3:22). Los panes, aunque puros en sí mismos, no tenían fragancia. Un hombre, aunque sea justo, no tiene de qué gloriarse ante Dios. El incienso es más que la bondad humana, es dignidad divina, algo que se eleva a Dios con una dulce fragancia que agrada el alma. «Y yo sé que en mí, esto es, en mi carne, no mora el bien» (Rom. 7:18). En Cristo, a través de la dulce influencia del Espíritu Santo, Dios es capaz de obrar en nosotros lo que es agradable a su vista. Amén.

Compartir en Facebook

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*