El objetivo, los medios, la base y los criterios de la separación bíblica

Hoy en día existe una gran confusión en los círculos conservadores sobre el tema de la separación eclesiástica. Hay quienes argumentan que cualquiera que no acepte sus criterios de pureza en cuanto a con quien no asociarse es culpable de concesiones indebidas. Algunos han ido tan lejos como para elevar sus propias preferencias personales al nivel de doctrinas absolutas. Su búsqueda de la pureza absoluta a menudo los ha separado de otros verdaderos creyentes y ha llevado a sus ministerios a un aislamiento total.

Por otro lado, están aquellos que, en aras de la unidad absoluta, han promovido un inclusivismo que acepta compañerismo con otros sin importar su doctrina, práctica o estilo de vida. Se apresuran a argumentar que la separación eclesiástica es de naturaleza sentenciosa y viola la unidad de la iglesia y el amor de Cristo por todos los hombres. Además, sostienen que los separatistas niegan la guía individual del Espíritu Santo y confunden al público inconverso con sus constantes disputas internas. Pero su reticencia a trazar líneas de separación los ha dejado susceptibles a graves errores doctrinales.

Objetivo de la separación

Adoptar una posición a favor de la cuestión de la separación es una cosa, pero recordar por qué se ha adoptado esa posición es otra cuestión. La meta bíblica de la separación es la reconciliación de un hermano errado o descarriado (Gálatas 6:1). Incluso la severa «entrega a Satanás» de Himeneo y Alejandro de parte de Pablo (1 Tim. 1:18-20) se hizo con la esperanza de que si eran creyentes genuinos, se arrepentirían. La meta de Pablo en la separación siempre fue la reconciliación. En 2 Tesalonicenses 3:14-15, instruye a los creyentes a no juntarse (tener comunión) con aquellos que desobedecieron la enseñanza de su epístola. «Mas», continúa, «no lo tengáis por enemigo, sino amonestadle como a hermano».

Aquellos que rechazaban la disciplina de la iglesia después de la segunda amonestación serían desechados (Tito 3:10). Por lo tanto, el equilibrio bíblico se establece claramente con respecto a la meta de la separación. Nuestra primera advertencia es confrontar y restaurar a los que están en error como hermanos en Cristo. Se deben considerar todos los medios de reconciliación total. Sin embargo, cuando los confrontados persisten en una incredulidad o desobediencia endurecida, debemos separarnos de ellos con la esperanza de que incluso el acto de separación los lleve al arrepentimiento y la restauración.

Muchos de nosotros haríamos bien en preguntarnos si realmente queremos que las personas con las que no estamos de acuerdo sean restauradas a la comunión. Con demasiada frecuencia se toma una «posición» en contra de un hermano sobre un tema y nunca se hace ningún esfuerzo por reconciliarse. «Descartar» a alguien siempre es más fácil que restaurarlo.

Medios de separación

La iglesia local es la única institución en las Escrituras que tiene el mandato de ejercer disciplina en el asunto de la separación. Ninguna escuela, publicación u organización paraeclesiástica ha recibido la autoridad de ejercer la disciplina que le corresponde a la iglesia. Si bien estas organizaciones deben reflejar la posición de la iglesia sobre estos asuntos, no tienen derecho a imponer normas de separación eclesiástica a las congregaciones locales autónomas.

En asuntos de ofensa personal, Mateo 18:15-17 nos instruye a seguir tres niveles de confrontación:

Personal – «si tu hermano peca contra ti, vé y repréndele estando tú y él solos» (v. 15).
Plural – «Mas si no te oyere, toma aún contigo a uno o dos, para que en boca de dos o tres testigos conste toda palabra» (v. 16).
Público – «Si no los oyere a ellos, dilo a la iglesia; y si no oyere a la iglesia, tenle por gentil y publicano» (v. 17).

Los asuntos de ofensas personales deben resolverse personalmente si es posible. Cuando esto no es posible, la autoridad final para la disciplina (incluyendo la excomunión y la separación) es la propia iglesia local.

Cada pasaje del Nuevo Testamento que trata el tema de la separación lo hace a la luz del contexto de la iglesia local. La iglesia es el protector de la doctrina (1 Tim. 4:13-16; 2 Tim. 2:24-25) y el único lugar dado en las Escrituras para tratar con un anciano desobediente (1 Tim. 5:17-20), un hermano que no se arrepiente (1 Cor. 5:10-11), o hermanos ociosos (2 Tes. 3:1-15). La iglesia debe rechazar a los falsos maestros (2 Tim. 3:1-9; Tito 1:10-16; 2 Pedro 2:1-15). La iglesia local del Nuevo Testamento es la máxima autoridad en el ejercicio de la separación y la disciplina.

La base bíblica para la separación

La Biblia se opone claramente a la enseñanza falsa y al error teológico. Aquellos que argumentan que la doctrina no es importante para Dios simplemente nunca han leído la Biblia. El Cristo resucitado le dijo a la iglesia en Pérgamo: «Y también tienes a los que retienen la doctrina de los nicolaítas, la que yo aborrezco» (Apocalipsis 2:15). Si Cristo mismo aborrece la falsa doctrina, ¡debe ser un problema serio! La Palabra de Dios refuerza continuamente esta postura sobre la falsa doctrina.

Antiguo Testamento. A lo largo del Antiguo Testamento, se ordenó al pueblo de Israel que fuera un pueblo santo y una nación separada (Lev. 11:45; 20:22-26). Tres pasajes del Nuevo Testamento (2 Pedro 2:15; Judas 11; Apocalipsis 2:14) se refieren a la falsa profecía de Balaam en Números 31:16, con una condena notoria.

Mensaje de Jesús. Al tratar con la mujer samaritana junto al pozo (Juan 4:22), Jesús confrontó su teología equivocada y la reprendió: «Vosotros adoráis lo que no sabéis; nosotros adoramos lo que sabemos; porque la salvación viene de los judíos». Por lo tanto, nuestro Señor no solo se preocupó por su conducta, sino también por su teología. Cristo continuamente reprendió a los fariseos por su hipocresía, legalismo y error teológico, incluso llamándolos «hijo del infierno» (Mat. 23:15). Con respecto a la doctrina errónea de los saduceos, dijo: «Erráis, ignorando las Escrituras y el poder de Dios» (Mat. 22:29).

Escritos de los apóstoles. En todas partes de las epístolas del Nuevo Testamento hay advertencias contra las falsas enseñanzas: «Mas os ruego, hermanos, que os fijéis en los que causan divisiones y tropiezos en contra de la doctrina que vosotros habéis aprendido, y que os apartéis de ellos» (Rom. 16:17); «Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema» (Gálatas 1:9); «No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? … Por lo cual, salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor» (2 Cor. 6:14, 17). Incluso se advierte a los creyentes que no le digan al falso maestro «¡Bienvenido!», no sea que seamos partícipes de sus «malas obras» (2 Juan 11). Los falsos maestros se conocen como aquellos que «viven en error» (2 Pedro 2:17-22) y como «fieras ondas del mar» y «estrellas errantes» (Judas 12-13).

Criterios de separación

Uno de los versículos más citados sobre la separación es 2 Cor. 6:17. «Por lo cual, salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, y no toquéis lo inmundo; y yo os recibiré». El verbo traducido como «apartaos» significa «diferenciar de los demás mediante fronteras, limitar o separar». Se utiliza para describir la separación de los impíos de los justos (Mat. 13:49); la separación de la nación al final de la edad (Mat. 25:32); La negativa de Pedro a comer con los gentiles (Gál. 2:12); y la separación de Pablo para el evangelio (Romanos 1:1). La raíz de este verbo compuesto es horos, que significa «un límite o frontera». El concepto subyacente es que la separación se basa en fronteras o límites específicos. Cuando se habla de la separación eclesiástica, uno debe tener cuidado de establecer los límites bíblicos que gobiernan tal separación y no los prejuicios personales. Los límites están claramente identificados en las Escrituras.

Ofensas personales. En Mateo 18:15-17, Jesús explica cómo tratar con un hermano o hermana que ha pecado contra nosotros. El primer nivel de confrontación es privado. Si el arrepentimiento persiste, debe ser seguido por un enfrentamiento con dos o tres testigos, para garantizar que ambas partes actúen de manera justa y honesta. Si esto falla, la cuestión de la máxima disciplina debe ser ejercida por la iglesia.

Controversias doctrinales. La iglesia local es la depositaria de la verdad doctrinal y debe ser la única guardiana de esa verdad. Las doctrinas fundamentales, esenciales y no negociables de la iglesia deben ser consideradas normas de autoridad absoluta. Por lo tanto, cada iglesia tiene la responsabilidad de resolver asuntos de disputa doctrinal dentro de su propia congregación.

Anciano desobediente. Primera de Timoteo 5:17-20 se refiere a tratar con un anciano de una iglesia local que ha pecado. Debido a la posición única de los ancianos, deben ser tratados con respeto y honor. No se admitirá ninguna acusación contra ellos a menos que la presenten dos o tres testigos personales. La reprimenda pública, si es necesario, es para advertir a otros que no caigan en el mismo pecado.

Creyentes impenitentes. En 1 Corintios 5 tenemos un ejemplo de inmoralidad impenitente. Si bien se puede arrepentir de cualquier pecado, los pecados no arrepentidos (fornicación, idolatría, embriaguez, etc.) deben resultar en excomunión («no os juntéis»). Tal separación tiene un doble propósito: 1) mantener pura a la iglesia, 2) instar a los que no se arrepienten al arrepentimiento y a la reconciliación.

Maestros falsos. Dios claramente advierte a la iglesia que se separe de las falsas enseñanzas y los errores doctrinales (como negar la deidad de Cristo o la doctrina de la salvación por gracia, etc.). Los falsos profetas se describen como que «negarán al Señor» (2 Pedro 2:1) y los que «no sirven a nuestro Señor Jesucristo» (Rom. 16:18). A la iglesia se le ordena claramente que se separe de todo maestro que niegue la deidad de Cristo y el evangelio de Cristo (Rom. 16:17). Cualquier enseñanza que sea contraria a las Escrituras no debe ser tolerada dentro de la iglesia, por lo que la verdad de las Escrituras es preeminente.

Un apelativo

¿La Biblia realmente enseña la separación? ¡La respuesta obvia a esa pregunta es un rotundo sí! Sin embargo, la práctica de la separación debe guiarse con el consejo de Pablo de seguir la verdad en amor (Efesios 4:15). Practicar la verdad de la separación sin una demostración genuina de amor es reducir esa doctrina a un legalismo farisaico que divide y destruye el cuerpo de Cristo. Practicar el amor por todos sin la verdad de la separación es reducir la pureza doctrinal de la iglesia a lo que ni siquiera es cristiano en absoluto. El mandato de las Escrituras es practicar la verdad en amor. ¡Que Dios nos ayude a hacerlo!

Fundamentalist Journal
Marzo, 1984
Traducido con permiso

 

 

Compartir en Facebook

Deja una respuesta

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *