El pecado imperdonable contra el Espíritu Santo

De cierto os digo que todos los pecados serán perdonados a los hijos de los hombres, y las blasfemias cualesquiera que sean; pero cualquiera que blasfeme contra el Espíritu Santo, no tiene jamás perdón, sino que es reo de juicio eterno. Porque ellos habían dicho: Tiene espíritu inmundo. Marcos 3:28-30

No serviría de nada discutir o enumerar las diversas opiniones que se han mantenido respecto a este pecado. Tomemos el pasaje en sí, y tratemos de averiguar lo que la narrativa realmente está destinada a enseñarnos.

La clave del pasaje está contenida en el versículo 30: «Porque ellos habían dicho: Tiene espíritu inmundo». Este es el comentario del evangelista para la aclaración de la declaración; o más bien, debo decir, es el propio comentario del Espíritu Santo sobre una declaración hecha especialmente respetando a sí mismo. En los versículos 28 y 29, el Hijo está hablando del Espíritu, y del pecado contra él; en el 30, el Espíritu interpreta las palabras del Hijo, y muestra que el pecado contra sí mismo es en realidad un pecado contra el Hijo. Al leer estos tres versículos, a este respecto, hablado sucesivamente por el Hijo de Dios y el Espíritu de Dios, vemos cuán celoso es el uno por el honor del otro. El Espíritu Santo no pondrá en registro este testimonio del Hijo con respecto a sí mismo sin agregar su propio testimonio al Hijo, y mostrando cómo el pecado cometido contra sí mismo se comete contra el Hijo, y la deshonra lanzada sobre sí mismo es deshonra sobre el Hijo.

Fue en Galilea que estas palabras se pronunciaron; pues Jesús, en ese momento, «iba por todas las ciudades y aldeas, predicando y anunciando el evangelio del reino de Dios» (Lucas 8:1). Fue resistido, injuriado y amenazado a medida que avanzaba, enseñando y sanando. La oposición, sin embargo, no provenía de los galileos, sino de los escribas y fariseos que bajaron de Jerusalén (Mateo 12:24, Marcos 3:22). Podría haber entre los habitantes de esa región mitad gentil, ignorancia e incredulidad; pero no llegaron tan lejos en su malignidad como los más intelectuales, mejor educados y (en la aceptación común de la palabra) más «religiosos» ciudadanos de Jerusalén, representados por sus líderes, los escribas, los fariseos y los sacerdotes. Estos, aunque mejor leídos en los Profetas, y profesando estar esperando al Mesías, fueron los más agravantes en el rechazo de Cristo; colocándose en contra de él mismo y de su reclamo de ser el Mesías con una malicia perseverante y desesperada, como podríamos haber considerado imposible.

Estos líderes judíos no solo mostraron su incredulidad en Jerusalén y Judea; pero iban a todas partes, siguiendo los pasos del Señor, tratando de provocarlo y enredarlo; tergiversando todo lo que dijo e hizo; calificándolo de borracho y en amistad con la peor compañía. Y no solo eso, sino como poseído por un demonio; pero aún más — que todo lo que hacía y decía era bajo la influencia de posesión demoníaca. En la presente narración los encontramos en Galilea, a muchos días de viaje de Jerusalén. ¿Qué estaban haciendo allí? No vinieron a escuchar, ni a ser enseñados, ni a ser convencidos, ni a admirar. Habían viajado toda esta distancia por pura malicia. Como demonios del infierno, siguieron al Señor para asaltarlo y conspirar contra él. No lamentaron ningún esfuerzo, ningún viaje, ningún costo, para llevar a cabo su maniobra de desprecio a Cristo. Miraban, con infernal ansia, cada palabra y cada movimiento; malinterpretando todas sus acciones; abusando de él tanto por lo que hizo como por lo que no hizo; y aprovechando cada oportunidad para envenenar la mente de la gente en su contra.

En la escena a la que se refiere nuestra narración, lo encontramos obrando un milagro; un milagro de ninguna clase ordinaria. El caso es muy desesperado. El hombre es mudo y ciego, quizás también sordo; y más que esto, está poseído por un demonio. Es un monumento señalado del poder de Satanás. Es una de las fortalezas mejor fortificadas y mejor guarnecidas de Satanás. Difícilmente podría haber una exhibición más clara o más explícita de la enemistad infernal de Satanás hacia el hombre, y de su horrible carácter como el destructor de la obra de Dios, el causante de la oscuridad y la enfermedad. Rara vez la simiente de la serpiente se había manifestado tanto en su odio y enemistad; y pocas veces se había enfrentado tan directa y gloriosamente con la simiente de la mujer, en toda su amabilidad de carácter y su bondad para con el hombre. Si alguna vez, por lo tanto, la incredulidad humana fue completamente inexcusable, fue aquí. Si alguna vez se esperaba que la enemistad del hombre cediera, fue aquí. Si alguna vez, en la espantosa vacilación entre dos opiniones, el hombre pudo haber sido forzado a tomar una mejor decisión, e incluso el fariseo avergonzado por oponerse a Cristo, fue aquí. Dios había puesto el cielo y el infierno cara a cara, ante el hombre; había llevado al Príncipe de la luz y al príncipe de las tinieblas a una colisión cercana y directa; y que en las circunstancias más propensas a atraer la simpatía del hombre por el cielo contra el infierno, por el Hijo de Dios contra el diablo y sus demonios. Podría haberse esperado que el hombre, al menos por una vez, se hubiera puesto del lado de Dios; y que los escribas y fariseos, los más iluminados y mejor educados de la tierra, hubieran cedido en sus prejuicios y odio. Pero es precisamente aquí donde se manifiesta la grandeza de su hostilidad; y como después surgió el grito en Jerusalén: «¡Fuera con éste, y suéltanos a Barrabás!» Así aquí, en Galilea, se oye un grito similar, de los labios de los mismos hombres: «Tenía a Beelzebú, y que por el príncipe de los demonios echaba fuera los demonios» (Mar. 3:22).

Así fue como estos escribas y fariseos pecaron contra el Espíritu Santo, imputando al diablo las obras de Cristo, lo cual hizo por el poder del Espíritu Santo en él. No hicieron esto por ignorancia; porque no eran galileos medio iluminados, sino hombres bien leídos en sus Escrituras; lo hicieron a sabiendas. No lo hicieron apresuradamente y bajo la influencia de un entusiasmo pasajero. Lo hicieron de manera deliberada, resuelta y continua. Lo hicieron con los ojos abiertos. Lo hicieron con malicia, en el odio desesperado de sus corazones. Lo hicieron sin una circunstancia atenuante, sin nada que excusara ni justificara su malignidad. Este es el pecado que nuestro Señor aquí declara imperdonable. Haber dicho que este maravilloso universo fue creado por el diablo, y no por Dios, habría sido un crimen afín; un pecado de terrible osadía. Haber dicho que los milagros de Egipto, la división del Mar Rojo, el maná, el agua, la curación de la mordedura mortal de las serpientes, el secado del Jordán, el derrocamiento de Jericó, la detención del sol y la luna en Gabaón, fueran todos obra del diablo — habrían sido pecados semejantes al de los fariseos; pero no, en muchos grados, igual en oscura malignidad.

Pues, en este milagro de Cristo, así malinterpretado, tenemos más del amor y poder divinos, más de Dios mismo, que en todos estos otros milagros juntos. Una de las manifestaciones más plenas y brillantes del carácter de Dios, como nuestro Dios amoroso, sanador, perdonador y redentor, se halla en este milagro; y de ahí la culpa peculiarmente agravada de aquellos que la injuriaron como obra del diablo. Fue una obra realizada por el poder especial del Espíritu Santo, una obra en la que podría haberse notado claramente el amor y el poder del Padre, el amor y el poder del Hijo, el amor y el poder del Espíritu. ¡Sin embargo, esta obra del Espíritu Santo, este milagro del amor y el poder de Dios, se le atribuye a Satanás! Estaban llamando a Dios el diablo y al diablo Dios; llamando al cielo el infierno y al infierno cielo. No fue un mero rechazo de Cristo; no fue mera incredulidad en sus milagros; no fue un mero rechazo del testimonio divino de ser el Mesías. Fue algo más allá de todas estas fases de incredulidad. Fue la sustitución y preferencia del mal por el bien, de la oscuridad por la luz, de la simiente de la serpiente por la simiente de la mujer.

No, aún más, fue la declaración deliberada, no que las obras de Dios el Espíritu Santo fueran irreales y falsas, sino que no eran sus obras en absoluto, sino las del diablo. Era la admisión de su realidad, pero la asignación de ellos al diablo. ¡Consistía de llevar a cabo el odio a Cristo hasta el extremo de estar dispuesto a reconocer a Satanás como el obrador de milagros en lugar de Cristo! Más aún, odiaban tanto al Espíritu Santo, debido a que testificaba así de Cristo, que lo llamaban un «espíritu inmundo», ¡Beelzebú, el príncipe de los demonios!

Tal es el pecado contra el Espíritu Santo; un pecado que se origina en circunstancias muy peculiares; que sólo pueden cometer los que pecan voluntaria, atrevida y maliciosamente; y que, con toda probabilidad, sólo podría cometerse cuando el Señor estaba sobre la tierra, obrando milagros por el poder del Espíritu.

Es digno de mención que nuestro Señor no afirma que incluso estos fariseos blasfemos hubieran cometido el pecado. Las terribles palabras con respecto al pecado que no tiene perdón, se pronuncian como palabras de advertencia. En ellos, el Señor señala el horrible abismo al que se estaban acercando estos fariseos, y les advierte. Los ve como un barco que se acerca a un torbellino furioso, y les habla para que se alarmen y vuelvan. En esto hay una mezcla bendita de gracia y justicia. ¡Él advertiría incluso a los fariseos! Haría sonar la alarma, ¡incluso para aquellos que estaban a punto de caerse en el infierno!

Este pecado es, pues, un pecado peculiar. No es lo mismo que el rechazo de Cristo y la incredulidad final. Ni siquiera es una blasfemia contra Cristo y su obra. No es simplemente pecado contra la luz y el conocimiento. No es un retroceso repetido, prolongado o indignante. Es algo especial; algo abierto y ante los demás; es algo deliberado y malicioso; es algo que volvería completamente desesperado el estado del hombre y sellaría su perdición de inmediato. Es algo relacionado directamente con el Espíritu, y que implica una blasfemia atrevida contra él y sus obras. Debe, entonces, ser un pecado mayor que el de Judas, porque su pecado fue perdonable hasta el final. Debe ser un pecado mayor que azotar, abofetear, insultar y crucificar al Señor de la gloria. Oh, cuán indeciblemente odioso debe ser ese pecado, del cual leemos así: «De cierto os digo que todos los pecados serán perdonados a los hijos de los hombres, y las blasfemias cualesquiera que sean; pero cualquiera que blasfeme contra el Espíritu Santo, no tiene jamás perdón, sino que es reo de juicio eterno. Porque ellos habían dicho: Tiene espíritu inmundo». Marcos 3:28-30

Asimismo, si bien este pecado es muy peculiar, y, posiblemente, solo se cometió cuando nuestro Señor estaba aquí, y por aquellos que atribuyeron al diablo los milagros que Cristo hizo por el Espíritu Santo; hay aproximaciones a ella, en todas las edades, de las cuales los hombres necesitan ser advertidos. La forma en que muchos atacan a los avivamientos, injurian a los que participan en ellos y atribuyen las conversiones al mero entusiasmo, la hipocresía, el amor al espectáculo, o al mismo Satanás, es un enfoque peligroso de la blasfemia contra el Espíritu Santo. Cuídense los hombres de cómo hablan de estos despertares religiosos. Si no le agradan, o no ve evidencia de su autenticidad, al menos déjelo en paz. Especialmente aquellos que, en su celo por el orden eclesiástico, se han opuesto a tales movimientos, y no dudan en lanzar insinuaciones de que todo esto es obra del diablo, tengan cuidado de no ser encontrados luchando contra Dios y ultrajando al Espíritu de Dios. Puede que estén más cerca del pecado de los fariseos de lo que están dispuestos a pensar; y su celo por las sanas palabras, de las que se enorgullecen, sólo ayuda a identificarlos aún más con estos aborrecedores del Señor. El desagrado por las conversiones repentinas se parece mucho a una negación de la obra del Espíritu; así como la aversión a la seguridad parece un cuestionamiento de la obra de Cristo, una negación de su suficiencia para dar paz inmediata a la conciencia despierta. Que los impíos se cuiden de burlarse de los avivamientos; y que los cristianos profesantes se cuiden de mantenerse al margen de ellos, como si fueran fanatismo, entusiasmo u obra de Satanás.

Para terminar, reunamos unas lecciones de forma resumida:

1. Honre al Espíritu Santo y su obra. Como la tercera persona de la Deidad, igual al Padre y al Hijo, debe ser adorado. Nunca pasemos por alto al Espíritu, ni subestimemos ni su poder ni su amor. Tampoco perdamos de vista su gran obra en la iglesia y en las almas individuales. Sin su mano todopoderosa no hay conversión, no hay fe, no hay arrepentimiento, no hay conocimiento salvadora. Que aquellos que niegan su obra, o la explican como una mera influencia, o afirman que no es más que el efecto de la palabra sobre nosotros, consideren cuánto están deshonrando al Espíritu y qué tan cerca pueden estar acercándose al pecado contra el Espíritu Santo.

2. Apreciemos al Espíritu Santo, como don del Cristo glorificado. Él es la promesa del Padre; es el don del Hijo; y en él están envueltos todos los demás dones para los pecadores. Él está en la mano de Cristo para nosotros, vayamos a Cristo por él; porque él es exaltado como Príncipe y Salvador para dar arrepentimiento y perdón, mediante el derramamiento del Espíritu Santo sobre nosotros. No debemos temer el rechazo de tal Salvador.

3. Cuídese de contristar y apagar al Espíritu Santo. El gran pecado de Israel fue «resistir siempre al Espíritu Santo» (Hechos 7:51). “Mas ellos fueron rebeldes, e hicieron enojar su santo espíritu” (Isaías 63:10). Cuidémonos del pecado de Israel. ¡No contristéis al Espíritu por vuestra incredulidad y dureza de corazón! «No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre» (Gén. 6:3).

4. Recibe a ese Cristo de quien el Espíritu Santo testifica. Su oficio es glorificar a Cristo, para mostrar a Cristo. Está dispuesto a hacer esto por los pecadores. Quiere mostrarte tu necesidad de Cristo. Quiere mostrarte la suficiencia de Cristo. Quiere llenarte con pensamientos verdaderos y elevados de Cristo. ¡Oh, no te apartes!

5. No sean burladores. Las palabras de Dios son muy terribles: Así que no te burles más, o tu castigo será aún mayor. No te mofes del verdadero cristianismo; ni hables mal de los cristianos; ni circules informes contra la obra de Dios; ni niegues «conversiones repentinas». Cuidado con todo, como la irreverencia, la frivolidad o la ligereza, al hablar de las cosas de Dios o de las operaciones de la eternidad. No juzguéis nada antes de tiempo; o si juzgas, asegúrate que en tu juicio honres al Espíritu de verdad y santidad.

Compartir en Facebook

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*