El hacha que flotó

2 Reyes 6:1-7

Giezi, el hipócrita criado de Eliseo, había salido herido por la lepra de Naamán; marcado con vergüenza y deshonra de por vida (2 Reyes 5:5-27). Seguramente es significativo que en el próximo versículo leamos: «He aquí, el lugar en que moramos contigo nos es estrecho» (2 Reyes 6:1). La pequeña casa de reuniones de repente se volvió demasiado pequeña cuando el falso profesor es excomulgado. La iglesia de Dios debería ser una preocupación creciente, porque es el negocio más importante y mejor establecido del mundo. La llegada de nuevos miembros a la sociedad de «los hijos de los profetas» los pone en movimiento para buscar la ampliación de su lugar. Los nuevos conversos seguramente traerán sangre fresca e interés a la congregación. Pero, ¿cómo se hará? Proponen no colocar un puesto de ventas, sino tener un trato de trabajo. «Vamos ahora al Jordán, y tomemos de allí cada uno una viga, y hagamos allí lugar en que habitemos» (2 Reyes 6:2). Todos los miembros de esta institución eran obreros, pero algunos eran más sabios que otros, porque uno le dijo a Eliseo: «Te rogamos que vengas con tus siervos» (2 Reyes 6:3). Los demás aparentemente se habrían contentado con ir sin el maestro. Lamentable que esta clase de trabajadores debería ser tan numerosa. Comparable a los interesados en el «fondo de construcción» y en el bien general de la iglesia, pero indiferente ante la presencia y la comunión de Cristo. Este que se puso a orar por la presencia del maestro allí fue el que hizo más por el trabajo. Si el maestro no hubiera estado allí cuando cayó el hierro de una de sus pocas hachas en el Jordán, su esfuerzo especial se habría visto seriamente obstaculizado. Moisés oró: «Si tu presencia no ha de ir conmigo, no nos saques de aquí» (Éxodo 33:15). Los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas (Isa. 40:31). Si el Señor no edifica la ciudad, en vano trabajan los que la edifican. Veamos ahora las lecciones que podemos aprender del hombre que perdió su hacha. El punto vital de interés de este incidente encuentra aquí su centro.

I. Perdió su poder de servicio. Tan pronto como «se le cayó el hacha en el agua» (2 Reyes 6:5), se volvió incapaz de realizar un trabajo eficaz. Una vez tuvo poder, ahora se ha ido, y se ha ido repentina e inesperadamente. Es posible que un obrero cristiano pierda su poder al servir a Dios. Hay algo que todo siervo de Cristo debe tener que corresponde al «hacha», y sin el cual nuestro trabajo será sólo una pieza de formalidad inútil: ese algo es la presencia del Espíritu de Dios. Donde el Espíritu es contristado, se pierde el poder para servir (Jueces 16:20).

II. Perdió su poder mientras trabajaba. Fue mientras estaba «derribaba un árbol» cuando se cayó el fierro del hacha. Su poder no se perdió por la pereza o la ociosidad. Tenía deseo de trabajar, pero no tomó precauciones para que el hacha no se deslizara lentamente del mango. Es bueno estar dispuesto a trabajar; es seguro estar dispuesto a orar. Es posible dejarse llevar por el deseo de obrar hasta el punto de olvidar el espíritu con el que debe hacerse. Cualquier surgimiento de orgullo e interés propio en el corazón mientras se presta servicio a Dios es un aflojamiento del hacha del poder espiritual, que puede terminar en una separación total si no se atiende de inmediato.

III. Perdió lo que no era suyo. “¡Ah, señor mío, era prestada!” (2 Reyes 6:5). Este punto es hermosamente aplicable al obrero cristiano, porque todo su poder para el servicio es poder prestado, y él es responsable ante su Señor por cómo se usa. El Señor Jesucristo les ha dado a sus siervos aquello con lo que deben negociar en su nombre hasta que él venga (Lucas 19:13-22). El don del Espíritu Santo es, por así decirlo, un préstamo otorgado a cada siervo de Cristo, mediante el cual pueden lograr grandes cosas para el honor de su nombre. ¿Ha tomado prestado y luego perdido este obsequio maravilloso? En nosotros mismos no tenemos poder propio que perder. «Y yo sé que en mí, esto es, en mi carne, no mora el bien; porque el querer el bien está en mí, pero no el hacerlo» (Romanos 7:18). «Toda potestad me es dada» (Mat. 28:18), dice el resucitado, por tanto, id tomando prestado de mí.

IV. Estaba dolorosamente consciente de su pérdida. “¡Ah, señor mío!” (2 Reyes 6:5). En cuanto desapareció el hierro del hacha, sintió que cualquier esfuerzo adicional era inútil y, como un hombre sensato, lo abandonó de inmediato hasta que las cosas se arreglaron de nuevo. Cualquier cantidad de elocuencia, seriedad y buenas intenciones nunca compensará la pérdida del filo agudo del poder espiritual. Si el hombre hubiera seguido moviendo la manija sin hierro como si nada hubiera pasado, sus hermanos lo habrían considerado como alguien quien había perdido el sentido. Pero en realidad, no habría sido más necio que el predicador que continúa la ronda de servicios religiosos desprovisto del poder del Espíritu Santo. Por supuesto, los que continúan en este trabajo, desprovisto de este implemento celestial, seguirán trabajando como esclavos, golpeando el aire, sin saber que están intentando talar árboles con un mango decapitado. ¿Cuándo aprenderán los siervos de Dios a detenerse y examinarse a sí mismos y a sus métodos cuando vean que su trabajo es infructuoso? «Quedaos vosotros … hasta que seáis investidos de poder desde lo alto» (Lucas 24:49).

V. Inmediatamente apeló a su Maestro. “¡Ah, señor mío!” (2 Reyes 6:5). ¿A quién más podría ir? Si el hombre de Dios no puede ayudarlo, ¿quién podrá hacerlo? Si descubres que has perdido el poder para avanzar en la obra del Señor, no te sientes conformes con el pensamiento de que no se puede evitar. Ay ayuda. Llévelo al Señor en oración. Confiésale abiertamente que has perdido tu poder para ganar almas, y que no puedes hacer nada hasta que este poder sea restaurado. ¡Qué deshonra sería para Dios si Eliseo no hubiera tenido el poder para restaurar! ¿Su Maestro dejará de cumplir con lo que debes tener para la gloria de su propio nombre si así encomienda tu caso en sus manos?

1. Lo recuperó donde lo perdió. No había otro lugar donde pudiera encontrarlo. De nada sirve buscar el poder perdido en oraciones más largas y mejores sermones cuando se ha perdido por la mundanalidad y el egoísmo. Si el poder de Dios se ha perdido a causa de la preocupación y la emoción de mucho servir, nunca podrá recuperarse por aumentar esa preocupación y esa emoción. Encontrarás tu poder perdido para el servicio en ese lugar donde fallaste en contar con el Espíritu Santo y seguiste adelante con tu propia sabiduría y poder.

2. Lo recuperó a través de un milagro. «Entonces cortó él un palo, y lo echó allí; e hizo flotar el hierro» (2 Reyes 6:6). Cada investidura de poder es un milagro de gracia realizado mediante el lanzamiento de ese palo llamado la cruz. Es el don de Dios, y siempre viene de una manera sobrenatural. Si Dios ha hecho esto don del poder flotar ante tus ojos como una gran posibilidad puesta a tu alcance, entonces, como este hombre, extiende tu mano y «tómalo» (2 Reyes 6:7).

Compartir en Facebook

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*