El viaje del cristiano (bosquejo)

Cuando alguien entra en la vida cristiana a través del nuevo nacimiento, es como si se embarcara en un viaje hacia el cielo. Puede que tenga que pasar por muchas tormentas, y las olas de la tentación y la prueba lo azotarán; pero al final se puede decir de todos los creyentes, como lo fue de Pablo y sus compañeros en el momento del naufragio: “Y así aconteció que todos se salvaron saliendo a tierra” (Hechos 27:44).

Viajeros, asegúrense de su lugar a bordo, porque solo hay un barco que llegará a esa hermosa tierra.

Nombre del barco: Barco del Evangelio (Rom. 1:16).
Puerto de embarque: Ciudad de destrucción (2 Pedro 3:10).
Fin del viaje: la tierra de Emanuel (Heb. 11:16).
Hora de salida: Hoy (Heb. 3:7, 8).
Pasaje: Sin dinero y sin precio (Isaías 55:1).
Nombre del capitán: Jesucristo (Heb. 2:10).
Tripulación: Colaboradores (2 Cor. 6:1).
Pasajeros: Pecadores salvos por gracia (Rom. 5:1, 2).
Mar a cruzar: Tiempo (Ap. 6:10).
Faro: Las Sagradas Escrituras (Sal. 119:105).
Brújula: La Verdad (Juan 8:32).
Velas: Fe y amor (2 Tes. 1:3).
Viento: El Espíritu Santo (Juan 6:63).
Provisiones: Gracia (Isaías 55:2).
Ancla: Esperanza (Hebreos 6:18-19).

Todos están invitados: “Al que a mí viene, no le echo fuera” (Juan 6:37).
¿Habéis ocupado vuestro lugar en la nave del Evangelio, camino de la Gloria? ¿Si no, porqué no?

Sunday School Times, 1951

Deja una respuesta

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.