Himno Obedecer, y confiar en Jesús

Archivo midi

Para andar con Jesús, no hay senda mejor
Que guardar sus mandatos de amor.
Obedientes a él, siempre habremos de ser
Y tendremos de Cristo el poder.

Coro:

Obedecer, y confiar en Jesús
Es la regla marcada para andar en la luz.

Cuando vamos así, como brilla la luz
En la senda al andar con Jesús,
Su promesa de estar, con los suyos es fiel
Si obedecen y esperan en él.

Mas sus dones de amor, nunca habréis de alcanzar
Si rendidos no vais a su altar.
Pues su paz y su amor, solo son para aquel,
Que a sus leyes divinas es fiel.

 

La historia detrás del himno

“En realidad no sé cómo le voy a hacer, pero yo voy a confiar y a obedecer a Dios”. Estas fueron las palabras expresadas en un testimonio dado por un joven que se encontraba en una conferencia de Dwight L. Moody en Brockton, Massachusetts, en 1887.

A través de los mensajes de Moody, este joven vio la necesidad de un avivamiento personal e hizo una dedicación de consagración al Señor.

El Dr. Daniel B. Towner, quien estaba sustituyendo al Dr. Sankey, estaba encargado de la música congregacional; además, el Dr. Towner se encontraba ayudando al Sr. Moody a desarrollar el programa de música sagrada en el Instituto Moody en Chicago. Las palabras de aquel joven le impresionaron tanto al Dr. Towner que inmediatamente en su mente compuso un pequeño coro:

Obedecer, cumple a nuestro deber si queréis ser felices, debéis obedecer. El Dr. Towner escribió la frase “Confiar y Obedecer” en un pequeño pedazo de papel junto con la idea del coro que había compuesto y con el relato acerca del joven; días después envió este material al Rdo. J.H. Sammis, un pastor presbiteriano. Tan pronto como el Rdo. Sammis recibió la carta, él escribió las estrofas que aún cantamos hasta el día de hoy y se las envió al Dr. Towner quien completó el himno agregándole la música que hasta hoy conocemos.

El Dr. George Schuler, un músico-compositor, quien por muchos años enseñó en el Instituto Bíblico Moody, relata un incidente interesante en cuanto a este himno, incidente que hubiera podido anular la publicación de este hermoso himno, o hubiera sido publicado pero con diferente melodía.

Al recibir las palabras de las estrofas de parte del Rdo. Sammis, el Dr. Towner trató de ponerles la melodía. Aparentemente, la melodía que él les trató de poner no le gustó al momento y tiró el manuscrito de la melodía al zafacón (sesto de la basura). Cualquiera que haya sido la razón, a él no le gustó y la tiró a la basura.

El próximo día, la Sra. Towner se encontraba limpiando y sacudiendo el estudio de su esposo cuando notó un papel arrugado en la basura. En su curiosidad, tomó el papel y leyó las palabras de la primera estrofa escritas con la música que el Dr. Towner había estado componiendo la noche pasada. La Sra. Towner conocía un poco de música y entonó las palabras a la melodía también escrita en el papel, le gustó tanto que dejó el papel sobre el órgano. Esa tarde el Dr. Towner llegó a casa y encontró el manuscrito sobre el órgano, sorprendidamente le preguntó a su esposa que él pensaba que había tirado el manuscrito. Ella acertadamente respondió, agregando que ella sentía que esa era precisamente la melodía que se necesitaba para transmitir el mensaje tan especial de ese himno. El Dr. Towner siguió el consejo de su esposa e inmediatamente este himno alcanzó gran popularidad que ha continuado hasta el día de hoy.

El Escudo de la Fe

 

Compartir en Facebook

3 comentarios sobre “Himno Obedecer, y confiar en Jesús”

  1. Gracias le doy a Dios Por que he Encontrado Este himno.
    Que cantaba cuando Nina Hace como 55 anos atras y con el cual despedimos a mi abuelita el dia que partio con el Señor
    Esta noche visitamos a una joven que estaba en su lecho de muerte , alguien me pidio que cantara y ese fue el himno que vino a mi memoria .
    Pienso que la letra es muy profunda y que la obediencia nos Hace caminar en la que ES Jesus.
    Gracias

  2. Este himno me lo enseñó mi maestra de Biblia, doña Juanita, en párvulos y parte de la primaria. Este canto era el lema cuando iniciaba su clase. Ella tocaba el piano y nosotros entrábamos cantando. Lindo canto, realmente marcó mi vida. Gracias

Deja una respuesta

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *