La filosofía, sus problemas y peligros

Filosofía, según la etimología del término, significa «el amor a la sabiduría o al conocimiento». Pitágaros, el filósofo griego, 582 a.C., parece haber sido el primero en utilizar el término, y por modestia. Pensó que «sofos», el término común para sabio, se estaba convirtiendo en hombres de conocimiento tan limitado, de ahí que eligió el título de «filósofo», amante de la sabiduría.

Así entendido y usado, es fundamentalmente un término bueno y deseable, que tiene que ver con la razón de las cosas, su causa, leyes y propósitos. Cualesquiera que sean los males asociados con la filosofía, son el resultado de la incapacidad del hombre para estar a la altura de su alto privilegio.

La palabra aparece sólo una vez en el Nuevo Testamento (Col. 2:8) y aquí, como dice Lightfoot, “parece significar dialéctica inútil y especulaciones sin provecho, combinadas con una cosmogonía mística y angelología”, una filosofía vana y engañosa, y por tanto, advertido en contra por Pablo.

«Filósofos» aparecen sólo una vez (Hechos 17:18), y estos eran los epicúreos, los seguidores de Epicuro, una «escuela de materialismo ateo que sostenía que el universo era producto del azar y que el placer era el fin principal de la existencia humana”, y los estoicos, seguidores de Zenón, una “escuela esencialmente panteísta, cuyo principio era que el universo estaba bajo la ley de la necesidad férrea y que una conformidad sin pasión de la voluntad humana a esta ley era la perfección de la virtud”. Ambos sistemas eran hostiles al evangelio de Jesucristo.

I. Un clamor a favor de la filosofía

El finado presidente Hibben, de la Universidad de Princeton, dijo: “La filosofía es un tema del que no podemos escapar. Elegimos otras materias, pero la filosofía nos elige a nosotros”. Dice además: “Todos salimos a trabajar en varios campos de investigación, pero la filosofía nos llega, nos busca y llama a nuestras puertas. La razón de esto es que la filosofía es la intérprete de la vida en sus intereses más completos, trascendentales y significativos”.

El método de la filosofía es más sintético que analítico. La filosofía de uno es, por tanto, la medida de su conocimiento y comprensión completos de las cosas. Cuanto más preciso sea el conocimiento y la comprensión de las cosas, más satisfactoria será su filosofía de vida. Todo hombre se construye un mundo a partir del centro del cual está obligado a formular su filosofía. El objetivo de los educadores

debe ser ayudar a la gente a tener una visión del mundo que sea racional y verdadera, y así guiarlos hacia la adquisición de una verdadera filosofía de vida. De esta forma se unificará el pensamiento de la raza y se hará posible el progreso.

Prejuicio contra la filosofía

El prejuicio contra la filosofía está muy extendido en muchos sectores porque, en primer lugar, algunos supuestos filósofos han sido visionarios e impracticables, incluso ajenos al sentido común. Se informa que Tales, el sabio griego, cayó en un pozo al caminar, mientras miraba las estrellas. Por tanto, una doncella ingeniosa comentó que estaba tan ansioso por saber lo que estaba sucediendo en el cielo que no podía ver lo que había ante sus pies.

En segundo lugar, la impresión de que la filosofía no contribuye de manera vital a promover el pensamiento y el progreso del mundo. Este prejuicio se desvanece cuando se comprende el significado y la función propia de la filosofía. No es una ciencia, sino el intérprete de toda ciencia a la luz del juicio razonado y la revelación. Tiene que ver con las cosas más íntimas y vitales de la vida. Se trata del misterio mismo de la existencia, el origen y destino del hombre y la relación esencial que mantiene con el universo del que forma parte.

Vemos así que la filosofía no se limita al erudito, sino que reclama la atención del hombre común, cuya vida está absorta en la lucha por la existencia. Todo hombre, aunque ignorante de la técnica de la filosofía, tiene su propia concepción peculiar de su ser y misión en el mundo.

Los conflictos de las edades

Los conflictos de todas las épocas han sido todos los choques de las filosofías de pueblos y naciones. Las normas de cada época aplicados al individuo, la sociedad, la religión y el estado serán las expresiones de las filosofías de la época particular. La Reforma Protestante, que ha traído la libertad civil y religiosa, tuvo sus raíces en la filosofía religiosa. Fue una filosofía de vida que liberó a cuatro millones de esclavos. La Guerra Mundial fue provocada por una filosofía de vida. La actual angustia económica y política del mundo es el resultado de una filosofía de vida. Nuestra actual confusión nacional se debe a un choque de filosofías. La única salida es la creación de normas para los humanos sobre la base de una verdadera filosofía que, por la naturaleza misma de las cosas, debe basarse en la verdad revelada en las Sagradas Escrituras.

La filosofía que se centra y se unifica en torno a la persona y la obra del Señor Jesucristo traerá armonía, paz y prosperidad al mundo. Que los líderes de la nación y de la iglesia avancen con valor en el establecimiento de una verdadera filosofía, seguros de que a su debido tiempo saldrá el orden del caos actual. Para lograr esto, los padres, el maestro de escuela dominical, el ministro, los maestros de nuestras escuelas públicas, colegios y universidades, estadistas, médicos y jueces deben cooperar activamente.

II. Algunos problemas de la filosofía

Lo mejor que se puede hacer en un artículo breve como este es ver los problemas esenciales que entran en la formación de una filosofía de vida. Se pueden mencionar los siguientes:

  1. El problema del ser. ¿Cuál es la naturaleza esencial y fundamental de toda existencia? El intento de solución de este problema ha puesto en evidencia tres teorías; pluralismo, que significa que toda existencia se compone de varios elementos; dualismo, que postula dos elementos; y el monismo, que postula un elemento.
  2. Los problemas del mundo. ¿Cómo surgió el mundo? ¿Se originó por el acto creativo del Dios personal o surgió por evolución? Hombres reflexivos de todas las edades, aunque algo mecánicos en sus teorías, han buscado un principio o ley unificadora. La dirección predominante de su pensamiento ha sido hacia lo espiritual. Sin embargo, la falta de reconocimiento de un Dios personal se ha traducido en ciertas teorías erróneas, como el politeísmo, el deísmo y el panteísmo.
  3. El problema de la mente. Los psicólogos han estado luchando con dos cuestiones, la naturaleza del alma del hombre y el modo de actividad psíquica. En cuanto a la primera cuestión, debe determinarse si existe un yo distinto de la conciencia o si el alma no es más que la suma total de actividades conscientes. En cuanto a la segunda cuestión, debe determinarse si la conciencia es principalmente del intelecto o de la voluntad.
  4. El problema del conocimiento. Aquí surgen nuevamente dos preguntas en cuanto a la fuente del conocimiento y en cuanto a la naturaleza del conocimiento. En cuanto a su origen, se vislumbran dos puntos de vista conocidos como racionalismo y empericismo. El racionalismo dice que su fuente es la mente. El empericismo dice que su fuente es la experiencia. En cuanto a su naturaleza, nos vemos obligados a concluir que la percepción interior corresponde al mundo exterior de realidades. Negar este mundo de realidad es volverse idealista.
  5. El problema de la conciencia. Esto concierne al principio fundamental que subyace a la conducta correcta, e incluye la norma o estándar y el impulso o ímpetu de hacerlo. La solución de este problema pasa por la postulación de una personalidad humana a semejanza e imagen de Dios, que responde a los impactos de la personalidad divina sobre ella. La conciencia es la voz de la semejanza a Dios en el alma del hombre. Por tanto, sus concepciones del derecho no pueden ser utilitarias.
  6. El problema del gobierno humano. El hombre es constitucionalmente un ser social. El desarrollo de la raza requirió el establecimiento de la ley y el orden. La vida y la propiedad necesitaban protección. El individualismo extremo conduce a la anarquía, mientras que la represión del individuo conduce al socialismo.

III. Los peligros de la filosofía

Dado que las fuentes del conocimiento son las especulaciones racionalistas y la revelación divina, el peligro supremo del hombre es ignorar la revelación divina y confiar en la luz de su razón. Las consecuencias de la caída del hombre son un intelecto oscurecido, afectos viciados y una voluntad esclavizada. Sin la luz de la revelación, el hombre tropieza y cae. Una filosofía atea significa la perdición del individuo y de la nación. Dejar a Dios fuera del pensamiento de una nación es cortejar el desastre. Destroza al individuo, el hogar, la sociedad y el estado. La filosofía atea y evolucionista que prevalece tan ampliamente en la actualidad es un peligro sumamente mortal. Los individuos y las naciones que lo acogen están al borde de la destrucción.

El finado presidente Moorehead dijo: “Existe una filosofía que es en todos los sentidos encomiable y deseable, una que reconoce al Creador Supremo y que busca comprender los misterios de Sus obras. Hay una filosofía que no es deseable, una que se niega a ver al Dios Todopoderoso en todo ambito de la naturaleza, que se jacta de su agnosticismo, si no de su incredulidad. Es racionalista. Coloca al hombre en el centro de todas las cosas y está ciego a la verdad más profunda del universo. Exalta al hombre, solo para degradarlo al nivel de las bestias que perecen. Nunca se cansa de cantar alabanzas al intelecto y sus logros, pero no se asusta en declarar su creencia de que en «la materia reside la promesa y la potencia de toda la vida», que la mente humana «una vez estuvo latente en una nube de fuego».

“Esta filosofía bien puede ser designada como ‘huecas sutilezas’ [Col. 2:8]. La de los engañadores en Colosas no fue exactamente esto; era más bien una especulación teosófica con una mezcla bastante grande de ritualismo judío. Pero tanto la de la antigüedad como la de nuestra época moderna coinciden en que hacen del hombre el centro de toda especulación, excluyendo o ignorando a Dios. La fuerte caracterización de Pablo de esto es, ‘¡Filosofía, de hecho! No es mejor que huecas sutilezas’. Puede expresarse con ‘excelencia de palabras’; sus defensores son fluidos y elocuentes, sus argumentos lógicos y convincentes, la retórica brillante, su aprendizaje grandioso, pero su sistema es una ilusión, porque elimina la esencia de toda verdad, Dios”.

El camino de salida

La salida es la formación de una filosofía correcta basada en la revelación divina. Esta filosofía tendrá como postulados un Dios personal y trascendente; el hombre constituido a semejanza e imagen de Dios; el Hijo de Dios encarnado para rescatar al hombre de las consecuencias de su rebelión contra Dios; un universo armonizado como resultado de la obra mediadora de Cristo; un orden social, económico y nacional establecido sobre la base de la ética de Jesucristo.

La manifestación de la vida de Dios en Cristo traerá paz al individuo y paz y buena voluntad entre las naciones. Cuando esto se dé cuenta, el conflicto y el derramamiento de sangre dejarán de existir. La paz solo puede llegar a través de la regeneración de los individuos de las naciones, no a través de tratados, pactos y sagaz equilibrio de poderes entre las naciones.

Moody Monthly, 1934

Deja una respuesta

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.