La causa y la cura del error

Entonces respondiendo Jesús, les dijo: Erráis, ignorando las Escrituras y el poder de Dios. Mateo 22:29

Vivimos en un mundo errado. “Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino;” (Isa. 53:6). “El hombre no es señor de su camino, ni del hombre que camina es el ordenar sus pasos” porque “Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso;” (Jer. 10:23; 17:9).

Nuestra época se enorgullece de su ingenio, astucia y brillantez, pero ninguna generación ha sufrido más por la ignorancia y el pecado. Nuestras cárceles y penitenciarías, nuestros hospitales y manicomios están llenos de errores humanos. Y aquellos de nosotros que escapamos de estas instituciones llevamos marcadas en nuestro cuerpo, en nuestra mente o en nuestra alma las marcas de la prueba de que «todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios» [Rom. 3:23].

El fracaso de la ilustración moderna

En los últimos cincuenta años hemos aprendido muchos hechos nuevos y sorprendentes sobre el mundo en el que vivimos. Pero el hombre medio de hoy no sabe mejor cómo vivir en este mundo que sus predecesores de hace siglos. Corregimos un mal social para encontrar una docena de nuevos en su lugar. Conquistamos una vieja enfermedad y encontramos otras nuevas en sus talones. Construimos escuelas e iglesias en casi todos los rincones, pero nuestras cárceles se llenan de jóvenes menores de veinticinco años, y nuestras iglesias son abandonadas por una generación enloquecida que ama el placer en lugar de Dios.

Podemos vestir a un hombre moderno con un atuendo moderno, poner un diploma universitario en su mano, colocarlo en una limusina con radio instalada, llevarlo por una carretera estadounidense con diez mil comodidades y conveniencias a su entera disposición, pero si abandonado a sí mismo, es mudo como una oveja. No sabe ni adónde vino ni adónde va. Vaga por el desierto del error y termina en el infierno eterno. Porque si no conoce las Escrituras ni el poder de Dios, su vida es un largo fracaso. Si no escucha la revelación escrita de Dios y no conoce el poder de la gracia salvadora de Dios, está tan desesperado como el salvaje más cruel en el paganismo más oscuro.

Detrás de todas las angustias y dolores; detrás de todos los suicidios y divorcios; detrás de toda la locura y la infidelidad; detrás de todo asesinato, robo e inmoralidad; detrás de toda contienda y guerra; detrás de todas las vidas retorcidas y esperanzas arruinadas y personajes destrozados; detrás de todo el dolor, el miedo, la preocupación y la miseria de este mundo infeliz, está la eterna Palabra de nuestro Señor y Salvador Jesucristo: «Erráis».

Tropezando en la ignorancia más oscura

Y detrás del error está la ignorancia. «Erráis ignorando …» Ahora bien, si hay algo de lo que esta época presente se enorgullece de manera peculiar, es el conocimiento. Pero si este versículo que nos dio nuestro Salvador ha de ser la vara de medir con la que medimos a los hombres, entonces nunca ha habido más ignorantes por milla cuadrada que los que tenemos hoy. Porque, aunque estamos siendo alimentados con conocimiento e información por medio de escuelas, radios, libros y periódicos, de todas las formas y medios, de acuerdo con este estándar divino, estamos luchando en la más oscura ignorancia, ¿porque alguna vez hubo una generación que sabía menos de las Escrituras y el poder de Dios?

Esto es lo que arruina al mundo de hoy. Este es el secreto de toda nuestra miseria y aflicción. Vivimos en el error porque vivimos en la ignorancia, la ignorancia de las Escrituras y del poder de Dios.

Anticipo que alguien preguntará: “¿Pero seguramente no quiere decir que ignoramos las Escrituras hoy en día, cuando la Biblia sigue siendo el éxito de ventas, cuando casi todos los hogares tienen al menos uno y cuando las Escrituras se están publicando en todo el mundo en cientos de idiomas y dialectos?» De hecho lo hago. Conocer las Escrituras es un asunto diferente a tener una copia de la Biblia y tenerla conveniente en la mesa del centro para la visita del ministro o para el registro familiar de nacimientos, matrimonios y defunciones. Conocer las Escrituras tampoco significa simplemente conocer una serie de hechos acerca de la Biblia, memorizar ciertos capítulos o ser capaz de recitar una impresionante serie de textos con capítulos y versículos. Ni siquiera significa poder leer en las lenguas originales o exponer las doctrinas de la Palabra en un orden magistral. Todas estas cosas son importantes, pero uno puede pasar todas estas pruebas con gran éxito y aún no conocer las Escrituras.

Alimentos espirituales no apropiados

Uno puede saber mucho sobre las calorías y las vitaminas y todas las propiedades de los alimentos, pero para tener un conocimiento completo de los alimentos, debe comer. No basta con analizar. Debe apropiarse y asimilarse. Las Escrituras son el alimento de Dios para el alma, y no son solo para estudiar, sino para sustentar. Uno no conoce la Biblia hasta que vive de acuerdo con ella, escondiéndola no solo en su cabeza sino en su corazón, para no pecar contra Dios. Se puede analizar una carta de amor, dividirla en sus varias partes, dominar su construcción y ordenar su gramática a la perfección, pero no la conoce realmente a menos que conozca y ame a su escritor, y hasta que le estremezca el alma, despierte su reflejo emotivo y entra en la textura misma de su vida. La Biblia es el mensaje de amor de Dios a los hombres y nunca podremos conocer ese Libro a menos que amemos a su Autor y nos deleitemos en sus preciosas páginas hasta que sus santas palabras sean atesoradas en nuestro corazón como las palabras de un amante en el corazón de un amado.

A menudo usamos la frase «conocer la Biblia de corazón» cuando queremos decir «conocer la Biblia de memoria». Pero uno puede saberlo de memoria y no saberlo de corazón. Nuestro Señor dijo a los fariseos: «Id, pues, y aprended lo que significa: Misericordia quiero, y no sacrificio» [Mat. 9:13]. Los fariseos estaban familiarizados con esa cita de Oseas. Sabían dónde estaba y sabían que era, pero no sabían qué era, porque nunca se había traducido en sus vidas y experiencias. Así que uno puede citar versículos de la Biblia por hora y, sin embargo, todo el tiempo el Señor puede estar diciendo en solemne reprimenda: “Id, pues, y aprended lo que significa”.

Qué significa conocer las Escrituras

Conocer las Escrituras significa primero mirarse en ellas como en el espejo de Dios y verse a sí mismo tal como lo representan allí, sucio, inmundo y pecaminoso, sin Dios y sin esperanza en el mundo. Significa mirar de nuevo allí y ver a Dios en Su santidad y justicia, con condenación segura e ira sobre aquellos que no obedecen al evangelio. Significa mirar de nuevo y ver el amor de un Padre que «dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna». Significa contemplar en esas páginas sagradas al Cordero de Dios que quita el pecado del mundo, nacido de una virgen, viviendo una vida sin pecado, muriendo una muerte expiatoria, resucitando de la tumba, ascendiendo al Padre, defendiendo nuestro caso a la diestra del Padre, viniendo de nuevo a reinar. Significa mirar en las Escrituras y ser despertado a la fe salvadora que «viene por el oír y el oír por la palabra de Dios».

Luego, haber pasado de muerte a vida, significa alimentarse primero de la leche de la Palabra como recién nacidos, y luego crecer para comer la carne fuerte, “para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal” (Hebreos 5:14).

¿Quién conoce las Escrituras?

¡No siempre el profesor de seminario! Pero el creyente que se enfrenta a la medianoche de la adversidad, está tranquilo y seguro de que todas las cosas le ayudan a bien: él conoce las Escrituras. El enfrentar montañas de dificultades con fe firme y buen valor, confiando en que podemos hacer todas las cosas en Cristo que nos fortalece, ¡esa es una señal del conocimiento bíblico! Resistir al Diablo, no ignorando sus artimañas, sino probando los espíritus y reconociendo al ángel falso que se viste con los colores del cielo para realizar las obras de las tinieblas, ¡eso prueba el conocimiento de las Escrituras! Enfrentar cada circunstancia de la vida con un “así dice el Señor”, y cada susurro de Satanás con una palabra del Espíritu, ¡esa es la insignia de la erudición bíblica!

El conocimiento de las Escrituras no está necesariamente ligado a comentarios y léxicos. Hay santos de Dios escondidos de la publicidad en humildes cabañas o en camas de enfermos o en algún oscuro taller en este loco y moderno mundo, que han estudiado minuciosamente una Biblia hecha jirones hasta que sus páginas descoloridas se han manchado con marcas de lágrimas y el aliento de muchas oraciones, y debido a la búsqueda diligente de las Escrituras, hemos llegado a conocer ese Libro sagrado de una manera que la mera erudición nunca podrá conocer. Conozco a un viejo moreno limpiabotas que guarda cerca de él, mientras realiza su humilde oficio, una Biblia maltratada con hojas andrajosas y marcas grotescas, cuyo espíritu y conversación dan prueba de que cosas preciosas ocultas a los sabios y prudentes han sido reveladas a los niños.

De hecho, esa es una de las maravillas distintivas de la Palabra de Dios. No cede sus secretos más profundos al mero análisis crítico. Más de un investigador erudito se ha especializado en desarmar la Biblia y volver a armarla, y ha terminado con solo otro libro seco que nadie lee. Por otro lado, algún alma sencilla al mezclar la palabra con fe mientras la lee, ha emergido con una vida transformada y un testimonio irresistible. En verdad, el que quiera hacer la voluntad de Dios «conocerá la doctrina», y el hombre que conoce las Escrituras entró en ese depósito sagrado con un corazón humilde y dispuesto y con la fe de un niño.

Predicadores sencillos que conocían el Libro

Recordamos bien a los predicadores rurales de otra época que eran hombres de un solo Libro que hablaban en terminología bíblica, hombres que habían hecho de las Escrituras su alimento y bebida hasta que sus frases sagradas aparecieron en la trama y urdimbre de su conversación, y sus mensajes estaban redactados en el lenguaje de la Palabra de Dios. Tan absortos habían estado en la Biblia que coloreó el pensamiento y el habla, y en su presencia uno sintió la fragancia del jardín de Su presencia y sintió que aquí había uno recién salido del santuario dentro del velo.

No siempre es el mensajero o el mensaje de hoy quien crea esta impresión. Está el olor de la biblioteca, la sugerencia de demasiadas revistas y la evidencia innegable del espíritu de la universidad más que del espíritu del santuario. Demasiados ministros al optar por mantenerse modernos y al tanto de los tiempos y al día, se han vuelto lamentablemente desactualizados con sus Biblias. Cuando uno compara, por ejemplo, la poderosa y sustancial predicación de los gigantes puritanos de antaño con los sermones del púlpito de hoy, comienza a ver el precio que el ministro moderno ha pagado por bailar al son de los tiempos.

Por qué los cristianos no pueden cantar

Y nosotros, los cristianos, erramos tan miserablemente, vivimos en el desierto y somos débiles para poseer la tierra; vivimos vidas pálidas, enfermizas y anémicas, acosados ​​por el miedo, la duda y la preocupación, porque no conocemos las Escrituras. ¡No es de extrañar que tantas congregaciones dominicales canten los cánticos del Señor con tanta vitalidad como un fonógrafo! ¿Cómo podemos esperar que los hombres y mujeres, que se han alimentado durante toda la semana de hojas de historietas y radio jazz y revistas tontas, hagan melodías en sus corazones al Señor el domingo o canten con cualquier evidencia de hambre espiritual? “¡Parta el pan de vida, querido Señor, para mí!” ¡No es de extrañar que entremos en pánico cuando el desastre se abalanza sobre nosotros y no podemos citar una docena de versos del único Libro que puede arrojar alguna luz sobre los misterios de la existencia! Si hubiéramos alimentado nuestra alma y fortalecido nuestra resistencia espiritual alimentándonos diariamente de la Palabra, no deberíamos ser tomados por sorpresa por una tentación repentina o ser derribados por calamidades inesperadas. ¡Erramos, ignorando las Escrituras!

¿Dices que no tienes tiempo? ¡Entonces tómate tu tiempo! Si este evangelio vale algo, vale todo. Si fallamos aquí, fallamos en todas partes. Si tenemos éxito aquí, ¡no podemos fracasar en ningún lado! Perdemos el tiempo suficiente para conocer la Biblia y, además, ¡sería mejor irse a dormir más tarde o despertar antes que … “erráis, sin conocer las Escrituras”!

Sin expectativas de grandes cosas

Pero nuestro texto dice algo más: «Erráis, ignorando las Escrituras y el poder de Dios». Esta generación superficial y superficial incluso duda de Dios como Creador y es escéptica de Su presencia en los procesos ordinarios de la naturaleza; mucho menos sabe algo acerca de Su poder salvador y santificador. Vivimos en un universo frío de causa y efecto natural. Lo sobrenatural ha sido eliminado y el hombre natural, incapaz de recibir las cosas del Espíritu de Dios, cree solo en lo que ve. Leemos en las Escrituras sobre la intervención de Dios en la vida de los hombres, pero descartamos todo eso como perteneciente a un día que nunca podrá repetirse. Leemos sobre la iglesia primitiva que vivió en una comunión tan asombrosa con Dios que marchó a través de lo imposible y se elevó por encima de las limitaciones de tiempo y lugar; pero relegamos eso a un pasado encantador, como si Dios quisiera tentarnos con un registro de cómo solía hacerlo, pero hoy se niega a mostrar Su poderoso brazo. Argumentamos que el día de los milagros ha pasado y caminamos con dificultad por nuestro camino errante sin conocer «el poder de Dios».

Puede ser que Dios no manifieste Su poder hoy en el mismo tipo de maravillas que alguna vez realizó. Pero es una mentira del padre de la mentira que estamos destinados a cometer un error sin la ayuda directa y sobrenatural del cielo. Es posible vivir una vida sobrenatural en este mundo natural. Los milagros no cesaron con la era del Nuevo Testamento. En todas las épocas desde entonces, los hombres han vivido vidas que no podrían explicarse por ninguna explicación natural. Nos hemos rendido a la incredulidad de esta era agnóstica, y cuando algún individuo excepcional entra en contacto directo con el cielo y sale con un testimonio resplandeciente de las maravillosas obras de Dios, es mejor que esté preparado para una vida solitaria y la fría y dura vida y la mirada de un mundo, e incluso de una iglesia, que reconocerá cualquier cosa menos lo sobrenatural.

Es lamentable cómo hoy cuando llega un testigo con una maravillosa historia de pecados perdonados o hábitos superados u oraciones contestadas, inmediatamente asumimos un aire escéptico, lo tragamos todo con mucha sal y lo explicamos por cualquier medio bajo el cielo en lugar de dar un ¡gloria a Dios! Que algún hermano se levante en una asamblea y testifique de la curación del cuerpo de acuerdo con la clara enseñanza de las Escrituras, ¡y observe cuán avergonzada se vuelve la audiencia, y los cristianos que afirman creer en oraciones respondidas de Dios, comiencen a mirar a su alrededor con dolorosa vergüenza! Verdaderamente, el espíritu infiel de este mundo incrédulo ha carcomido nuestras vidas. Nos equivocamos en la terrible ignorancia del poder de Dios. Es cierto que se han desfilado muchas extravagancias afirmando el poder de Dios, y los santos se han puesto en guardia contra aquellos que obran maravillas incluso por el poder de Satanás. ¡Pero el único antídoto contra la falsificación es una doble dosis de lo real y, por desgracia, no estamos encontrando lo falso con una manifestación de lo verdadero!

No sirve para el despliegue del cielo

Vivimos en un mundo que se apoya tan completamente en el brazo de la carne y se basa tan plenamente en su propio ingenio y sabiduría, que para cualquier hombre que se comprometa hoy a vivir por la simple fe en Dios parece la más salvaje clase de locura. Los hombres que una vez miraron al Espíritu ahora miran a la ciencia, y el hombre que se atreve a vivir según el Nuevo Testamento en esta época de radio y aviación es una curiosidad tan grande como un guerrero que va a la guerra moderna con una armadura medieval. Pero el despliegue del cielo nunca está desactualizada y es muy evidente que, a pesar de toda su ciencia, el hombre moderno vive en el error “sin conocer las Escrituras ni el poder de Dios”.

Estudio bíblico más conocimiento de la experiencia

Los ojos del Señor miran hoy como siempre al creyente que se entregará a conocer las Escrituras y el poder de Dios. Demasiados creyentes no equilibran adecuadamente este doble objetivo. Algunos conocen las Escrituras, estudian la Biblia y son conservadores en su teología y fundamentalistas, pero carecen del conocimiento experimental del poder de Dios. Otros conocen el poder de Dios en una experiencia poderosa, pero por falta de enseñanza y doctrina desequilibrada, se desvían por la tangente y terminan con demasiado énfasis en la experiencia subjetiva. Las Escrituras deben vivirse y probarse en el laboratorio de la experiencia, pero, por otro lado, la experiencia debe estar siempre sujeta a la luz de la Palabra. La Palabra como la vía y el poder de Dios podría compararse con el vapor. El motor puede estar en la pista, pero sin energía nunca llegará a ninguna parte. ¡El motor lleno de vapor y fuera de la pista termina en un pantano con solo el silbato!

Finalmente, conocer verdaderamente las Escrituras y el poder de Dios significa conocer al Señor Jesucristo. Por él constan las Escrituras. Son los que dan testimonio de él. Y Él no solo manifestó el poder de Dios en Su propia vida, sino que solo por Él conocemos al Padre, y el poder de Dios por medio del Espíritu se hace posible para nosotros. Al recibirlo y creerle, estamos preparados para conocer las Escrituras, porque Él es la verdadera clave de las Escrituras y nos explica en todas las Escrituras lo que se refiere a Él. Cuando le creemos, descubrimos que el poder de Dios es nuestro y podemos hacer todas las cosas a través de Cristo, quien nos fortalece (Fil. 4:13).

Aquí está la única salida de los pantanos del error: el camino nuevo y vivo del mismo Cristo, por quien conocemos las Escrituras y el poder de Dios.

Moody Monthly, 1937

Compartir en Facebook

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*