La hora y el evento más grande de todos los tiempos

Estas cosas habló Jesús, y levantando los ojos al cielo, dijo: Padre, la hora ha llegado; glorifica a tu Hijo, para que también tu Hijo te glorifique a ti; Juan 17:1

Estas fueron las palabras de nuestro bendito Señor en una ocasión memorable. La fiesta de la Pascua se acercaba, en la que sabía que iba a sufrir. Llegó la noche en la que iba a ser entregado a las manos de sus enemigos. Había pasado la noche en compañía de sus discípulos, como un padre moribundo en medio de su familia, intercambiando consuelos con sus últimas instrucciones. Cuando había terminado su discurso a ellos, «levantó los ojos al cielo», y con las palabras que he leído ahora, comenzó esa solemne oración de intercesión por la iglesia que culminó su ministerio. Inmediatamente después, salió con sus discípulos al huerto de Getsemaní y se entregó a aquellos que vinieron a aprehenderlo.

Tal fue la situación de nuestro Señor en el momento de pronunciar estas palabras. Vio su misión a punto de ser cumplido. Tenía la perspectiva llena ante él de todo lo que estaba a punto de sufrir. «Padre, la hora ha llegado» (Jn. 17:1). La hora más crítica, la más colmada de grandes eventos, ya que las horas habían comenzado a ser contados, ya que el tiempo había comenzado a correr. Era la hora en la que el Hijo de Dios debía poner fin a las labores de su importante vida por una muerte aún más importante e ilustre; la hora de expiación, por sus sufrimientos, por la culpa de la humanidad; la hora de cumplir profecías, tipos y símbolos, que se habían llevado a cabo a través de una serie de edades; la hora de concluir lo viejo y de introducir en el mundo la nueva dispensación de la religión; la hora de su triunfo sobre el mundo, y la muerte, y el infierno; la hora de la creación de ese reino espiritual que durará para siempre. Esa es la hora. Estos son los acontecimientos que se deben conmemorar en el sacramento de la cena de nuestro Señor.

I. Esta fue la hora en la que Cristo fue glorificado por sus sufrimientos. Toda su vida había descubierto una grandeza real bajo una apariencia regular. A través de la nube de su humillación, su lustre innata se reveló a menudo; pero nunca brilló tan brillante como en esta última, esta hora difícil. Fue de hecho la hora de la angustia y de la sangre. Sabía que era tal; y cuando pronunció las palabras del texto, tuvo ante sus ojos al ejecutor, la cruz, los golpes, los clavos y la lanza. Pero su alma no sería vencida por perspectivas de esta naturaleza. Es la angustia que ennoblece a todo gran personaje; y la angustia era para glorificar al Hijo de Dios. Ahora debía enseñar a toda la humanidad con su ejemplo, a sufrir y a morir. Debía presentarse ante sus enemigos como el testimonio fiel de la verdad, justificando por su comportamiento el carácter que asumió, y sellando por su sangre las doctrinas que enseñó.

¡Qué magnanimidad en todas sus palabras y acciones en esta gran ocasión! La corte de Herodes, la sala de juicios de Pilato, y el monte Calvario, eran teatros preparados para la exhibición de todas las virtudes de una mente constante y paciente. Cuando se le lleva a sufrir, la primera voz que escuchamos de él es un lamento generoso por el destino de su desdichado aunque culpable país; y hasta el último momento de su vida lo contemplamos en posesión del mismo espíritu gentil y benévolo. Ningún reproche, ninguna expresión de reclamo escapó de sus labios durante los largos y dolorosos acercamientos de una muerte cruel. No traicionó ningún síntoma de una mente débil, vulgar, desconfiada o impaciente. Con la máxima atención de la ternura filial, comprometió a su anciana madre al cuidado de su amado discípulo. Con toda la dignidad de un soberano, confirió el perdón a un compañero que sufría. Con una grandeza de mente ejemplar, pasó sus últimos momentos en perdón y oración por aquellos que derramaban su sangre.

Por las maravillas en el cielo y las maravillas en la tierra se distinguió esta hora. Toda la naturaleza parecía sentirlo; y los muertos y los vivos dieron testimonio de su importancia. El velo del templo fue partido en dos. La tierra tembló. Hubo oscuridad sobre toda la tierra. Las tumbas se abrieron, y «saliendo de los sepulcros, después de la resurrección de él, vinieron a la santa ciudad, y aparecieron a muchos» (Mateo 27:53). Los corazones más endurecidos fueron sometidos y cambiados. El juez que, para complacer a la multitud, dictaminó su inocencia en su contra, atestiguó públicamente su inocencia. El centurión romano que presidió la ejecución, «dio gloria a Dios», y reconoció que el sufriente era más que hombre. «Cuando el centurión vio lo que había acontecido, dio gloria a Dios, diciendo: Verdaderamente este hombre era justo» (Lucas 23:47). El malhechor judío que fue crucificado con él se dirigió a él como rey, e imploró su favor. Incluso la multitud de espectadores insensibles, que habían salido en espera de un espectáculo común, y que comenzaron con clamores e insultos, «se volvían golpeándose el pecho» (Lucas 23:48). Recuérdelos en sus últimos momentos. Recordemos todas las circunstancias que distinguieron su salida del mundo. ¿Dónde se puede encontrar un conjunto de grandes virtudes y de grandes acontecimientos, tal como se convino en la muerte de Cristo? ¿Dónde fueron dados tantos testimonios a la dignidad de la persona moribunda por la tierra y por el cielo?

II. Esta fue la hora en que Cristo expió los pecados de la humanidad, y llevó a cabo nuestra redención eterna. Era la hora en que se ofreció ese gran sacrificio, cuya eficacia se remonta a la primera transgresión del hombre, y se extiende hacia adelante hasta el fin de los tiempos; la hora en que, desde la cruz, como desde un altar mayor, fluía la sangre que arrasaba la culpa de las naciones.

Esta horrible dispensación del Todopoderoso contiene misterios que son más allá del descubrimiento del hombre. Es una de esas cosas en las que «anhelan mirar los ángeles» (1 Pedro 1:12). Lo que se nos ha revelado es que la muerte de Cristo fue la interposición del cielo para prevenir la ruina de la especie humana. Sabemos que bajo el gobierno de Dios la miseria es la consecuencia natural de la culpa. Después de que las criaturas racionales, por su conducta criminal, habían introducido desorden en el reino divino, no había motivo para creer que por su penitencia y oraciones por sí solos podían prevenir la destrucción que los amenazaba. La prevalencia de sacrificios propiciatorios en toda la tierra proclama que es el sentido general de la humanidad que el mero arrepentimiento no era suficiente para expiar el pecado o para detener sus efectos penales. Por las constantes alusiones que se llevan a cabo en el Nuevo Testamento a los sacrificios bajo la ley, como significando previamente una gran expiación hecha por Cristo, y por las fuertes expresiones que se utilizan para describir los efectos de su muerte, los escritores sagrados muestran, tan claramente como el lenguaje lo permite, que hubo una eficacia en sus sufrimientos mucho más allá de la de mero ejemplo e instrucción. La naturaleza y el alcance de esa eficacia es algo que aún no podemos totalmente comprender. Somos capaces de contemplarlo en parte; y la sabiduría de lo que contemplamos nos da razones para adorar. Discernimos, en este plan de redención, el mal del pecado fuertemente exhibido y la justicia de la administración divinamente y terriblemente ejemplificado, en Cristo sufriendo por los pecadores. Pero no imaginemos que nuestros descubrimientos actuales desplieguen toda la influencia de la muerte de Cristo. Está conectado con causas en las que no podemos captar. Produce consecuencias demasiado extensas para que las exploremos. «Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová» (Isaías 55:8). En todas las cosas conocemos «en parte»; y aquí, si en alguna parte, vemos solo «por espejo, oscuramente» (1 Cor. 13:12).

Sin embargo, es plenamente manifiesto, que la redención es una de las obras más gloriosas del Todopoderoso. Si la hora de la creación del mundo era grande e ilustre, esa hora en que, desde la masa oscura y sin forma, este justo sistema de la naturaleza surgió por orden divina, «Cuando alababan todas las estrellas del alba, y se regocijaban todos los hijos de Dios» (Job 38:7), no menos ilustre es la hora de la restauración del mundo; la hora en que, de la condena y la miseria, surgió a la felicidad y la paz. Con menos majestad externa fue atendida; pero es, por esa razón, más maravilloso que, bajo una apariencia tan simple, se cubrieron tan grandes acontecimientos.

III. En esta hora se cumplieron las largas series de profecías, visiones, tipos y figuras. Este fue el centro en el que todos se reunieron; este es el punto hacia el que habían tendido y fusionado, a lo largo de tantas generaciones. Uno ve la ley y los profetas de pie, si podemos hablar así, al pie de la cruz, y haciendo homenaje. He aquí Moisés y Aarón llevando el arca del pacto; David y Elías el profeta presentan el oráculo del testimonio. He aquí todos los sacerdotes y sacrificios, todos los ritos y ordenanzas, todos los tipos y símbolos reunidos para recibir su consumación. Sin la muerte de Cristo, la adoración y las ceremonias de la ley habrían permanecido como una institución pomposa, pero sin significado. En la hora en que fue crucificado, se abrió el libro con los siete sellos. Cada rito asumió su significado; cada predicción cumplió con su evento; cada símbolo demostró su correspondencia.

El método oscuro y aparentemente ambiguo de transmitir importantes descubrimientos bajo figuras y emblemas no era propio de los libros sagrados. El espíritu de Dios, al dar significado previo a la muerte de Cristo, adoptó ese plan, según el cual todo el conocimiento de esas edades tempranas se propagó por todo el mundo. Bajo el velo de la misteriosa alusión, toda esa sabiduría quedó ocultada. Del mundo sensato se tomaban prestadas imágenes en todas partes para describir cosas invisibles. Se entendía que se pretendía que se significara más de lo que se expresaba abiertamente. Por ritos enigmáticos, los sacerdotes comunicaron sus doctrinas; por parábolas y alegorías el filósofo instruyó a sus discípulos; incluso el legislador, mediante dichos figurativos, comandó la reverencia del pueblo. De acuerdo con este modo de instrucción prevaleciente, toda la dispensación del Antiguo Testamento se llevó a cabo de manera que fue la sombra y la figura de un sistema espiritual. Cada acontecimiento notable, cada personaje distinguido, bajo la ley, se interpreta en el Nuevo Testamento, como una referencia a la hora que tratamos. Si Isaac fue colocado sobre el altar como una víctima inocente; si David fue expulsado de su trono por los inicuos, y restaurado por la mano de Dios; si la serpiente de bronce fue levantada para sanar al pueblo; si la roca fue golpeada por Moisés para proporcionar agua en el desierto; todos eran tipos de Cristo y aludidos a su muerte.

Al predecir el mismo acontecimiento, el lenguaje de la profecía antigua era magnífico, pero daba la apariencia de ser contradictorio, porque predijo a un Mesías, que iba a ser a la vez un sufrido y un conquistador. La Estrella iba a salir de Jacob (Núm. 24:17), y el Ramal brotaría del tronco de Isaí (Isa. 11:1). El ángel de la alianza, el «Deseado de todas las naciones» (Hag. 2:7), debía venir repentinamente a su templo; «Y a él se congregarán los pueblos» (Gén. 49:10). Pero aun iba a ser «Despreciado y desechado entre los hombres» (Isa. 53:3), y quitado «por cárcel y por juicio» (Isa. 53:8) y que sería llevado «como cordero … al matadero; y como oveja delante de sus trasquiladores» (Isa. 53:7). A pesar de que era «varón de dolores, experimentado en quebranto» (Isa. 53:3), sin embargo, se dijo de él «andarán las naciones a tu luz, y los reyes al resplandor de tu nacimiento» (Isa. 60:3). En la hora en que Cristo murió, esos enigmas proféticos fueron resueltos; esas aparentes contradicciones se reconciliaron. La oscuridad de los oráculos, y la ambigüedad de la tipología desaparecieron. El «Sol de justicia» (Mal. 4:2) se levantó; y, junto con el alba de la religión, esas sombras desvanecieron.

IV. Esta fue la hora de la abolición de la ley y de la introducción del Evangelio; la hora de terminar lo viejo y de comenzar la nueva dispensación del conocimiento religioso y la adoración en toda la tierra. Visto a esta luz, forma la era más augusta que se encuentra en la historia de la humanidad. Cuando Cristo estaba sufriendo en la cruz, uno de los evangelistas nos informa que dijo: «Tengo sed»; y que llenaron una esponja con vinagre, y la pusieron en su boca. Después de haber probado el vinagre, sabiendo que todas las cosas se habían logrado, y las Escrituras cumplidas, dijo: «consumado es»; es decir, este cruel ofrecimiento de vinagre fue la última circunstancia predicha por un antiguo profeta que quedaba por cumplir. La visión y la profecía están ahora selladas; la dispensación mosaica está culminada. «Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu» (Jn. 19:30).

«Consumado es». En ese momento la ley cesó, y el Evangelio comenzó. Este fue el punto de tiempo siempre memorable que separó los mundos antiguos y nuevos el uno del otro. A un lado del punto de separación uno contempla la ley, con sus sacerdotes, sus sacrificios y sus ritos, retirándose de la vista. Al otro lado se contempla el Evangelio, con sus instituciones sencillas y venerables, acercándose. El velo del templo se partió de forma significativa en esta hora; puesto que la gloria entonces partió de entre los querubines. El sumo sacerdote entregó su Urim y su Tumim, su pectoral, sus túnicas y su incienso, y Cristo tomó su debido lugar como el gran Sumo Sacerdote de todas las generaciones sucesivas. Por ese único sacrificio que ahora ofreció, abolió los sacrificios para siempre. Los altares donde el fuego ardía durante siglos, dejaron de echar su humo. Las víctimas no sangrarían más. «Y no por sangre de machos cabríos ni de becerros, sino por su propia sangre, entró una vez para siempre en el Lugar Santísimo, habiendo obtenido eterna redención» (Heb. 9:12).

Esta fue la hora de la asociación y la unión con todos los adoradores de Dios. Cuando Cristo dijo «consumado es», él derribó para siempre «la pared intermedia de separación» (Efe. 2:14) que tanto tiempo había dividido al gentil del judío. Reunió en uno a todos los fieles «de todo linaje y lengua y pueblo y nación» (Apoc. 5:9). Proclamó la hora cuando el conocimiento del Dios verdadero ya no se limitaría a una sola nación, ni su adoración a un templo; sino sobre toda la tierra, y los adoradores del Padre debían adorarle «en espíritu y en verdad» (Jn. 4:25). A partir de esa hora, los que habitaban los extremos de la tierra, extraños al pacto de la promesa, comenzaron a ser acercados. En esa hora, la luz del Evangelio amaneció desde lejos en las Islas Británicas. [Donde se predicó este sermón originalmente]

Durante el transcurso de los siglos, la Providencia parecía estar ocupada en la preparación del mundo para esta revolución. Toda la economía judía estaba destinada a iniciarla. El conocimiento de Dios se conservó sin ser extinguido en un rincón del mundo, para que, con el debido tiempo, pudiera emitir la luz que iba a ser esparcida por el mundo. Las revelaciones sucesivas fueron ampliando gradualmente las opiniones de los hombres más allá de los estrechos límites de Judea, a un reino más extenso de Dios. Signos y milagros despertaron sus expectativas y dirigieron sus ojos hacia este gran acontecimiento. Si Dios descendió sobre la montaña en llamas, o habló por la voz del profeta; ya sea que esparció a su pueblo escogido en cautiverio, o los volvió a reunir en su propia tierra, todavía estaba llevando a cabo un plan progresivo, que se llevó a cabo con la muerte de Cristo.

No sólo en los territorios de Israel, sino sobre toda la tierra, las grandes dispensaciones de la Providencia respetaron el acercamiento de esta importante hora. Si los imperios se levantaban o caían; si la guerra dividía, o la paz unía las naciones; si el aprendizaje civilizaba sus modales, o la filosofía ampliaba sus puntos de vista; todo fue, por el decreto secreto del cielo, hecho para madurar el mundo para esa «plenitud de tiempo», cuando Cristo iba a publicar todo el consejo de Dios. El persa, el macedonio, el conquistador romano, entró en el escenario cada uno en su período predicho. Las revoluciones del poder, y la sucesión de monarquías, fueron dispuestas de tal manera por la Providencia, que facilitaron el progreso del Evangelio a través del mundo habitable, después de que el día había llegado, cuando la piedra que fue cortada de la montaña sin manos, se convirtiera en una gran montaña y llenara la tierra. Este fue el día en que Abraham vio de lejos: «Abraham vuestro padre se gozó de que había de ver mi día; y lo vio, y se gozó» (Jn. 8:56). Este fue el día que «muchos profetas y justos desearon ver lo que veis, y no lo vieron» (Mat. 13:17), el día para el cual «el anhelo ardiente de la creación» (Rom. 8:19), durante mucho tiempo oprimida con la ignorancia, y desconcertada en la superstición, se podría decir esperaban ansiosamente.

V. Esta fue la hora del triunfo de Cristo sobre todos los poderes de las tinieblas; la hora en la que derrocó dominios y tronos, «llevó cautiva la cautividad, y dio dones a los hombres» (Efe. 4:8). La contienda que el reino de las tinieblas había mantenido durante mucho tiempo contra el reino de la luz ahora estaba en crisis. El período llegó cuando la simiente de la mujer hirió a la serpiente en la cabeza (Gen. 3:15). Durante muchas eras, la superstición más grosera había llenado la tierra. La gloria de Dios estaba en todas partes, excepto en la tierra de Judea, donde «cambiaron la gloria del Dios incorruptible en semejanza de imagen de hombre corruptible, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles» (Rom. 1:23). El mundo, que el Todopoderoso creó para sí mismo, parecía haberse convertido en un templo de ídolos. Incluso se levantaron altares a los vicios y pasiones; y lo que se titulaba religión, era en efecto una disciplina de impureza. En medio de esta oscuridad universal, Satanás había erigido su trono, y los eruditos y los ilustres, así como las naciones salvajes, se inclinaron ante él. Pero en la hora en que Cristo apareció en la cruz, se dio la señal de su derrota. Su reino se apartó de repente de él; el reinado de la idolatría decayó: «Y les dijo: Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo» (Lucas 10:18). En aquella hora el fundamento de todo templo pagano fue sacudido. La estatua de cada dios falso tambaleó. El sacerdote huyó de su santuario que caía; y los oráculos paganos se volvieron mudos para siempre.

Como en la cruz Cristo triunfó sobre Satanás, así venció a su auxiliar, el mundo. Durante mucho tiempo lo había asediado con sus tentaciones y desalientos; en esta hora de severa prueba, los superó a todos. Anteriormente había despreciado los placeres del mundo. Ahora desconcertó sus terrores. Por eso se dice con justicia que «el mundo me es crucificado a mí, y yo al mundo» (Gal. 6:14). Por sus sufrimientos ennobleció la angustia; y oscureció el brillo de la pompa y las vanidades de la vida. Descubrió a sus seguidores el camino que conduce, a través de la aflicción, a la gloria y la victoria; y les impartió el mismo espíritu que le permitió vencer. «Mi reino no es de este mundo». «En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo» (Jn. 16:33).

La muerte también, el último enemigo del hombre, fue víctima de esta hora. La apariencia formidable del espectro se mantuvo; pero se le quitó su dardo. Porque, en la hora en que Cristo expiaba la culpa, desarmó la muerte, por asegurar la resurrección de los justos. Cuando le dijo a su prójimo penitente que sufría, «hoy estarás conmigo en el paraíso», anunció a todos sus seguidores la certeza de la dicha celestial. Declaró que el querubín era despedido y que la espada en llamas había sido envestida, que había sido designada en la caída, «para guardar el camino del árbol de la vida» (Gén. 3:24). Débil, antes de este período, había sido la esperanza, indistinta la perspectiva, que incluso los buenos hombres disfrutaban del reino celestial. La vida y la inmortalidad fueron llevadas a la luz. Desde el monte Calvario se dio la primera vista clara y segura al mundo de las mansiones eternas. Desde esa hora han sido el consuelo perpetuo de los creyentes en Cristo. En problemas, calman sus mentes; en medio de la tentación, apoyan su virtud; y en sus momentos de muerte les permiten decir, «¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria?» (1 Cor. 15:55).

VI. Esta fue la hora en que nuestro Señor erigió ese reino espiritual que nunca terminará. ¡Cuán vanidosos son los consejos y los diseños de los hombres! ¡Cuán superficial son las normas de los malvados! ¡Qué corto su triunfo! Los enemigos de Cristo imaginaron que en esta hora habían logrado con éxito su plan para su destrucción. Creían que habían esparcido por completo el pequeño grupo de sus seguidores, y habían extinguido su nombre y su honor para siempre. En escarnio se dirigieron a él como rey. Lo vistieron con túnicas púrpuras; lo coronaron con una corona de espinas; pusieron una caña en su mano; y, con burla insultante, inclinaron la rodilla delante de él. ¡Hombres ciegos e impíos! ¡Cuán poco sabían que el Todopoderoso estaba en ese momento puesto como rey en el monte de Sion; dándose «por herencia las naciones, y como posesión tuya los confines de la tierra» (Sal. 2:8)! ¡Qué poco sabían que sus insignias de realeza simulada se convirtieron en ese momento en las señales del dominio absoluto, y los instrumentos de poder irresistible! La caña que pusieron en sus manos se convirtió en una «vara de hierro» (Apoc. 2:27), con la cual quebrantaría a sus enemigos «como vaso de alfarero», un cetro con el que gobernaría el universo en rectitud. La cruz que pensaban que era para estigmatizarlo con infamia, se convirtió en el insignia de renombre. En lugar de ser el reproche de sus seguidores, debía ser su alarde y su gloria. La cruz brillaría en palacios e iglesias de toda la tierra. Fue destinado a ser asumido como el distintivo de los monarcas más poderosos, y flamear en la bandera de los ejércitos victoriosos cuando la memoria de Herodes y Pilato serían malditas, cuando Jerusalén sería reducida a cenizas, y los judíos vagabundos por todo el mundo.

Estos fueron los triunfos que comenzaron a esta hora. Nuestro Señor los vio ya en su nacimiento; «Verá el fruto de la aflicción de su alma, y quedará satisfecho» (Isa. 53:11). Vio la Palabra de Dios saliendo, venciendo, y para vencer; sometiendo, a la obediencia de sus leyes, a los subordinados del mundo; llevando la luz a las regiones de la oscuridad, y el consuelo a las moradas de la crueldad. Vio a los gentiles esperando debajo de la cruz para recibir el Evangelio. Vio a Etiopía y a las islas extendiendo sus manos a Dios; el desierto comienza a regocijarse y a florecer como la rosa; mientras que el conocimiento del Señor llena la tierra, como las aguas cubren el mar. Muy complacido, dijo: «consumado es», como conquistador se retiró del campo, repasando sus triunfos: «Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu» (Jn. 19:30). A partir de esa hora, Cristo ya no era un hombre mortal, sino «Cabeza sobre todas las cosas» (Efe. 1:22), el glorioso rey de los hombres y los ángeles, de cuyo dominio no habrá fin. Sus triunfos aumentarán perpetuamente. «Será su nombre para siempre, se perpetuará su nombre mientras dure el sol. Benditas serán en él todas las naciones; lo llamarán bienaventurado» (Sal. 72:17).

Tales fueron las transacciones, tales los efectos, de esta hora siempre memorable. Con todos esos grandes acontecimientos se llenó la mente de nuestro Señor, cuando levantó sus ojos al cielo, y dijo: «Padre, la hora ha llegado» (Jn. 17:1).

Desde este punto de vista que hemos tomado de este tema, permítanme sugerir qué fundamento nos ofrece confiar en la misericordia de Dios para el perdón del pecado; confiar en su fidelidad para el cumplimiento de todas sus promesas; y acercarnos a él, con gratitud y devoción, en actos de adoración.

En primer lugar, la muerte de Cristo nos da la base para confiar en la misericordia divina para el perdón del pecado. Todos los pasos de esa alta dispensación de la Providencia, que hemos considerado, conducen directamente a esta conclusión: «El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará también con él todas las cosas?» (Rom. 8:32). Este es el resultado final de los descubrimientos del Evangelio. Sobre esto descansa el gran sistema de consuelo que produjo para los hombres. No nos dejan razonamientos dudosos e intrincados sobre la conducta que se puede esperar que Dios sostenga hacia sus criaturas ofendidas, pero somos conducidos a la visión de hechos importantes e ilustres que confrontan a la mente con evidencia irresistible. ¿Es posible creer que tan grandes operaciones, como he intentado describir, fueron llevadas a cabo por el Todopoderoso en vano? ¿Hizo que en el corazón de sus criaturas se alentaran esas esperanzas tan animadoras, sin ninguna intención de cumplirlas? Después de tanto tiempo involucrado en una preparación de bondad, ¿podría negarse a perdonar a los penitentes y a los humildes? Cuando es vencido por el sentimiento de culpa, y el hombre mira con asombro a la justicia de su Creador, que recuerde a esa hora de la cual habla el texto y sea consolado. Las señales de la misericordia divina, erigidas en su opinión, son demasiado visibles para ser desconfiadas o equivocadas.

En el siguiente lugar, los descubrimientos de esta hora ofrecen la razón más alta para confiar en la fidelidad divina para el cumplimiento de toda promesa que aún no se ha cumplido. Porque esta era la hora de la finalización del antiguo convenio de Dios.

Esto era «Para hacer misericordia con nuestros padres, y acordarse de su santo pacto» (Lucas 1:72). Contemplamos la consumación de un gran plan que, a lo largo de las edades, se había seguido de manera uniforme; y que, contra toda apariencia humana, se cumplió exactamente en el momento señalado. Ningún obstáculo puede retrasarlo. Hacia los fines cumplidos en esta hora, se hicieron funcionar los instrumentos más repugnantes. Discernimos a Dios doblando a su propósito las pasiones inquietantes, los intereses opuestos e incluso los vicios de los hombres; uniendo aparentes contrariedades en su esquema; pues, «ciertamente la ira del hombre te alabará»; (Sal. 76:10) obligando a la ambición de los príncipes, los prejuicios de los judíos, la malicia de Satanás, todos a estar de acuerdo, ya sea en la presentación de esta hora, o en la finalización de sus efectos destinados. Con toda la confianza debemos esperar el cumplimiento de todas sus otras promesas en su debido tiempo, aun cuando los acontecimientos estén más envueltos y la perspectiva sea más desalentadora: «¿Cuánto menos cuando dices que no haces caso de él? La causa está delante de él; por tanto, aguárdale» (Job 35:14). Esté atento sólo para cumplir con su deber; dejen el acontecimiento a Dios, y ten la seguridad de que, bajo la dirección de su Providencia, «todas las cosas les ayudan a bien» (Rom. 8:28).

Por último, la consideración de todo este tema tiende a producir gratitud y devoción, cuando nos acercamos a Dios en los actos de adoración. La hora de la que he hablado, nos lo presenta a la luz amable del libertador de la humanidad, el restaurador de nuestras esperanzas perdidas. Contemplamos la grandeza del Todopoderoso, suavizada por el resplandor de la condescendencia y la misericordia. Lo contemplamos disminuyendo la terrible distancia a la que nos encontramos de su presencia, al nombrarnos un mediador e intercesor, a través de los cuales los humildes pueden, sin consternación, acercarse a Aquel que los hizo. Por tales puntos de vista de la naturaleza divina, la fe cristiana afirma las bases de una adoración que será a la vez racional y afectuosa; una adoración en la que la luz del entendimiento concuerda con la devoción del corazón, y la reverencia más profunda esté unida con el amor más cordial. La fe cristiana no es un sistema de verdades especulativas. No es sólo una lección de instrucción moral. Por una trayectoria de grandes descubrimientos que revela, por una sucesión de eventos interesantes que pone a nuestra vista, se calcula para elevar la mente, purificar los afectos, y por la ayuda de la devoción, para confirmar y alentar la virtud. Tal, en particular, es el alcance de esa institución divina, el sacramento de la Cena de nuestro Señor. A este feliz propósito nos conduzca, al concentrarnos en un punto de luz sorprendente todo lo que el Evangelio ha mostrado de lo que es más importante para el hombre. Tocados con tanta contrición por las ofensas pasadas, y llenos de un sentimiento agradecido de bondad divina, vengamos al altar de Dios y, con una fe humilde en sus infinitas misericordias, dediquémonos a su servicio para siempre.

Hugh Blair (1718-1800)

Compartir en Facebook

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*