La parábola de la cizaña

Mat. 13:24-30; 37-43

En la parábola de la cizaña tenemos una revelación del reino de los cielos en el campo del mundo. La propia interpretación de Cristo de ella es bellamente clara y simple. El reino representa la dispensación de la gracia de Dios. Vino con Cristo Jesús y continúa hasta el fin de los tiempos.

I. El sembrador, o el que establece el reino, es el Hijo del Hombre (Mat. 13:37). Todos los asuntos de este reino están en las manos de Jesucristo. No es de este mundo, sino del cielo. Es justicia, paz y gozo en el Espíritu Santo. Es la ministración que “mucho más abundará en gloria el ministerio de justificación” (2 Cor. 3:9).

II. El campo, o lugar del reino, es el mundo (Mateo 13:38). El mundo se llama “su campo” (Mat. 13:24). El campo es grande, pero él tiene semillas suficientes para cada rincón de él. Su corazón y ojos grandes y compasivos abarcan el conjunto (Juan 3:16). Gran parte del campo todavía está desecho. ¡Que el mundo de nuestro ser interior sea poseído por él!

III. La semilla, o sujetos, son los hijos del reino (Mat. 13:38). La semilla con la que siembra el campo le ha costado mucho para redimir con su propia sangre preciosa. Cada semilla es viva, y está tan estrechamente relacionada con el sembrador como lo son los hijos con su padre. Cada semilla es enviada a la tierra del mundo para crecer y manifestar su propia vida y belleza oculta. Para ello debe morir. “Que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto” (Juan 12:24). Debemos morir al pecado antes de que podamos vivir para Dios.

IV. La cizaña, o estorbadores, son los hijos del malo (Mateo 13:38). ¿De dónde vino la cizaña? “Un enemigo ha hecho esto” (Mat. 13:28). Existe una enemistad eterna entre la cizaña y la buena semilla (Gn. 3:15). La terminología “hijos” revela su conexión muy estrecha con el diablo (Ef. 2:2). Mientras crecen juntos en el campo, puede haber una semejanza aparente, pero su origen y carácter son completamente diferentes. La regeneración es el único remedio para la cizaña (Juan 3:5).

V. El enemigo, o usurpador, es el diablo (Mat. 13:39). Mientras los hombres dormían, sembró la cizaña. Amaba las tinieblas en lugar de la luz, porque sus obras eran malas (Jn. 3:19). Es cuando los cristianos dejan de velar que viene el diablo, y su terrible labor se realiza en rapidez y silencio. Cuando la cizaña brota, muchos dicen: “Ahí están tus cristianos.” ¡No! Un enemigo ha hecho esto. Toda semilla sembrada por el Hijo del Hombre es buena.

VI. La cosecha, o separación, es el fin del mundo o la edad (Mat. 13:39). “Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega” (Mat. 13:30). Así que la gracia del Maestro se abstiene de tratar con la cizaña por un tiempo; pero la gracia que abstiene no es la gracia que salva. Mientras permanecen entre el trigo, sus privilegios son los mismos, pero la naturaleza de la cizaña no les sirve para la cosecha celestial. El tiempo de la cosecha final vendrá tan seguro como la temporada de la siembra, cuando se reunirá toda esa ofensa.

VII. Los segadores o siervos son los ángeles (Mateo 13:39). Ellos habían preguntado: “¿Quieres, pues, que vayamos y la arranquemos?” (Mat. 13:28). Él dijo: “¡No!” Los segadores son los ángeles (Mateo 13:39). Estos servidores imparciales no serán impedidos de ninguna manera en su misión. Su primera obra es eliminar todos los escándalos y los que hacen iniquidad.

1. Están reunidos. Los ofensores y los inútiles son recogidos juntos (Mat. 13:30). Sin consuelo, sin esperanza, aunque sean muchos.
2. Están unidos en manojos. Como la paja une a la paja, tanto el mal como el que hace el mal. No más libertad o comunión con el trigo.
3. Son arrojados al fuego. ¡Una caída temerosa, la separación eterna; horrible condenación! La cizaña no está hecha para el fuego, sino el fuego para la cizaña. El Señor conoce a los suyos. “Pero el fundamento de Dios está firme, teniendo este sello: Conoce el Señor a los que son suyos; y: Apártese de iniquidad todo aquel que invoca el nombre de Cristo” (2 Tim. 2:19).

Compartir en Facebook

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*