La parábola de la oveja perdida

Lucas 15:1-7

El murmullo de los escribas y fariseos que se auto justificaban sacó de nuestro Señor esas tres parábolas favoritas que han llevado la curación bajo sus alas a muchas almas cargadas de pecado. Dijeron con desprecio: “Este a los pecadores recibe, y con ellos come” (Lucas 15:2), y con pies despiadados procuraron pisotear la gracia de Cristo. Pero más aún esta “planta de renombre” (Eze. 34:29) desplegó su fragancia celestial. El significado obvio de esta parábola es revelar el interés personal de Cristo en la salvación de los pecadores. Nos trae ante nosotros:

I. Un descubrimiento doloroso. Uno “se perdió” (Lucas 15:4). Ya sea que este represente un mundo, una nación o un individuo, el pensamiento subyacente es que el descanso del corazón del Pastor se ha visto perturbado por el descubrimiento de que ha perdido uno. La pérdida inmediatamente manifiesta la simpatía y los deseos anhelantes de su alma.

II. Un propósito alterado. “Deja las noventa y nueve en el desierto, y va tras la que se perdió, hasta encontrarla” (Lucas 15:4). Contó noventa y nueve, pero no contó el perdido. Estar fuera de su cuenta es estar perdido. Los noventa y nueve que quedan en el desierto pueden representar a la nación judía, que aún se encuentra en el desierto, sin Pastor y sin hogar—un pueblo separado, sin rey ni región estable, que se enorgullece de su justicia. Pero el Pastor de Israel sale en humillación, agonía y muerte para buscar y salvar lo que se había perdido. No busca a la oveja perdida simplemente por su valor, sino por su amor. Los ángeles caídos pudieron haber tenido más valor que el hombre caído, pero de tal manera amó Dios al mundo…

III. Una búsqueda paciente. “Va tras la que se perdió, hasta encontrarla” (Lucas 15:4). No hay vuelta atrás con él hasta que sus propósitos se cumplan plenamente. “Verá el fruto de la aflicción de su alma, y quedará satisfecho; por su conocimiento justificará mi siervo justo a muchos, y llevará las iniquidades de ellos” (Isa. 53:11). La determinación de Cristo es encontrar a los perdidos, y a todos los perdidos que él todavía encontrará, si no en su misericordia salvadora, ciertamente en su juicio justo. ¿No dijo él: “ Y yo, si fuere levantado de la tierra, a todos atraeré a mí mismo” (Juan 12:32)? Si los hombres pecadores no son atraídos a él por la gracia de su cruz, serán atraídos por el poder de su trono. El Hijo de Dios debe encontrar toda alma humana, ya sea como Salvador o como Juez. ¿No oyes la tierna huella de su bendita presencia en su Palabra incluso ahora?

IV. Un hallazgo alegre. “Y cuando la encuentra, la pone sobre sus hombros gozoso” (Lucas 15:5). Encontrar al perdido trae alegría a su corazón bondadoso, pues es un Salvador buscador. ¡Oh, la infinita ternura de este Pastor abnegado! No hay palabra de reproche o de culpa pronunciada. ¡Qué momento tan maravilloso es cuando el pecador fatigado, cansado por el pecado, se encuentra solo con el gentil Pastor, y siente que sus manos tiernas pero poderosas lo elevan hasta el gran seno del amor! En esta bendita crisis, la oveja lo es todo para el Pastor y el Pastor lo es todo para la oveja. Cada uno se regocija en cada uno, y además no tiene nada más. ¡Qué imagen de la gran salvación! Hasta que los perdidos se encuentran con el Salvador, viven vidas solitarias, egoístas, sin esperanza.

V. Un viaje tranquilo. “La pone sobre sus hombros gozoso” (Lucas 15:5). El vagabundo cansado y sin rumbo ha encontrado ahora un lugar de descanso en los hombros de quien vino a buscar y salvarle. El Señor no empuja ni arrastra a aquellos a quienes salva, sino que se compromete a llevarlos a cada paso del camino hacia el hogar más allá. El camino de salvación para este perdido era muy simple, simplemente “morando”. Las ovejas no hicieron absolutamente nada más que descansar sobre el que pudo y estuvo dispuesto a salvar. Sus hombros es el lugar de fortaleza y seguridad; el gobierno del universo descansa sobre sus hombros, entonces seguramente son lo suficientemente fuertes y anchos para tu alma cansada.

VI. Un hogar feliz. “Y al llegar a casa, reúne a sus amigos y vecinos, diciéndoles: Gozaos conmigo, porque he encontrado mi oveja que se había perdido” (Lucas 15:6). Tan seguro como el Pastor se va a casa, seguramente llevará a su confiada oveja con él. “Os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis” (Juan 14:3). Mientras estaba en el desierto, buscando salvar a los perdidos, el Hijo del Hombre estaba lejos de su hogar. Pero vuelve regocijándose, trayendo sus gavillas con él. Los “amigos y vecinos” pueden representar a los redimidos; y los ángeles en gloria, quienes deben estar eternamente interesados en todo lo que glorifica al Señor Jesucristo como el Salvador de los hombres. ¿Estamos compartiendo la alegría del cielo ahora mismo al regocijarnos con él por los pecadores que se arrepienten?

Compartir en Facebook

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

*