La prevención y denuncia del abuso de niños en organizaciones cristianas

Lo que estamos aprendiendo

David Shumate

Fred es el pastor principal de una pequeña iglesia en el centro del país. Un domingo, entre la escuela dominical y la iglesia, una ayudante adolescente de la escuela dominical se acerca al pastor Fred y le dice que ella acaba de entrar en un salón de clases y vio a un maestro solo con una niña de once años y que el maestro estaba acariciando la niña y tocándola en lugares indebidos.

La primera reacción del pastor Fred es la incredulidad: ¿cómo podría suceder algo como esto aquí, en una iglesia que enseña la Biblia y que fomenta altos estándares de conducta moral personal y amor genuino por el Señor? Además, el maestro en cuestión ha sido un miembro destacado de la iglesia por varios años. Es un hombre de familia y tiene una excelente reputación en la comunidad. No se comporta de forma rara. No se podía imaginar a este hombre merodeando por los patios de recreo vestido con gabardina buscando víctimas infantiles. Seguramente esto debe ser solo un malentendido.

Con el estómago revuelto, el pastor Fred decide hablar con el maestro. En la entrevista, el maestro al principio dice que «solo estaban jugando» y que lamenta la vergüenza que esto pudo haber causado. Cuando el pastor Fred lo confronta con más detalles sobre lo que informó el testigo adolescente, el maestro comienza a revelar más. Confiesa que tuvo un «trasfondo difícil», que cuando era niño había sido introducido a diferentes tipos de «experimentación» sexual por parte de un pariente adulto. Sin embargo, le asegura al pastor Fred que después de que fue salvo y se casó, experimentó una verdadera victoria. Recientemente, sin embargo, se había desanimado por algunos problemas en el trabajo, y sucedió que esa misma mañana se sintió tentado cuando encontró a la chica sola en el salón. Dijo que la tocó una vez, pero eso fue todo. Estaba bajo convicción de lo que estaba haciendo y estaba a punto de detenerse cuando entró la adolescente. Dice que está dispuesto a disculparse con la niña y su familia. Parece contrito.

El pastor Fred es vagamente consciente de que posiblemente tiene el deber de informar de esto a las autoridades, pero desea no tener que hacerlo. Después de todo, el maestro no había «ido muy lejos» con la niña. No fue tan grave como podría haber sido. Fred imagina a la policía apareciendo en la casa del maestro y llevándolo esposado mientras su esposa e hijos miran con horror y la estación de televisión local informa de todo el asunto. Esta es una comunidad conservadora, y la idea de que pudiera haber un pedófilo en la iglesia destruiría su ministerio. Dado que el maestro está realmente arrepentido, tal vez sea algo que podría manejarse mejor internamente. …

En este escenario hipotético, el pastor Fred está trabajando bajo algunos conceptos erróneos extremadamente graves que prácticamente garantizan una respuesta inadecuada a una situación muy grave.

Concepto erróneo 1: Aquí no puede suceder.

Fred sabe que el abuso sexual infantil ocurre, pero ignora cuán extendido realmente es. Estadísticas creíbles indican que quizás hasta una de cada cuatro niñas y uno de cada cinco niños han sufrido alguna forma de abuso sexual. Este es un mal de proporciones epidémicas. No solo eso, sino que ha ocurrido en todo tipo de instituciones, públicas y privadas, incluyendo iglesias de todo tipo. Mucha gente tiene la idea de que esto es algo que sucede “en otro lugar”, en otro grupo demográfico socioeconómico o en otros tipos de sistemas de creencias, pero ciertamente no en las iglesias que creen en la Biblia. Esta falsa sensación de seguridad es muy peligrosa porque causa que las iglesias y los líderes bajen la guardia y no implementen reglamentos de sentido común que puedan ayudar a disuadir el abuso. Aunque las numerosas noticias sobre abuso sexual infantil muestran que puede suceder en cualquier lugar, todavía no creemos que pueda suceder aquí.

Concepto erróneo 2: Los actos que no involucran relaciones sexuales reales no son «tan malos».

Aunque la definición legal de abuso sexual infantil varía de un estado a otro, es justo decir que, en general, una buena definición de abuso sexual infantil es cualquier acto dirigido hacia un niño que sea de naturaleza sexual o tenga intención sexual. Ciertamente es cierto que algunas violaciones son más atroces que otras. Sin embargo, el abuso sexual infantil no requiere necesariamente que se toque, pero puede implicar exponerse a un niño, mostrarle pornografía a un niño u otras prácticas similares. Relacionado con este concepto erróneo está la tendencia a subestimar el daño causado a las víctimas de abuso sexual. Sin embargo, el hecho de que las cicatrices emocionales y espirituales que deja el abuso sexual no sean visibles, no significa que no sean duraderas y profundamente dolorosas para la víctima, que se siente traicionada, no amada e indefensa. Es un mal y una injusticia profunda que cometen aquellos que tienen la responsabilidad de proteger a los débiles y dependientes, pero que en cambio los abusan perversamente. El sentido de injusticia aumenta si quienes tienen la oportunidad de tomar medidas preventivas y correctivas no lo hacen.

Concepto erróneo 3: Los abusadores sexuales de niños tienen un cierto aspecto: actúan «de forma rara».

Lo que puede sorprender a muchos es el hecho de que, como han dicho algunas autoridades, los abusadores de menores «se parecen a nosotros». Además de ser predominantemente (aunque no exclusivamente) hombres, los abusadores de menores como grupo reflejan muchas de las características demográficas del resto de la población. Vienen de todos los orígenes socioeconómicos. Pueden estar casados y tener familias. También son tan propensos como la población en general a expresar una preferencia religiosa. En otras palabras, no hay características reconocibles que puedan ser discernidas por el observador casual. Los abusadores sexuales de niños, por lo tanto, a menudo pueden obtener acceso a víctimas potenciales ganándose la confianza de los padres y otras personas que controlan ese acceso. Esto lleva a considerar otro concepto erróneo grave.

Concepto erróneo 4: Uno que profesa ser creyente que comete este tipo de abuso debe haber caído en un momento de debilidad.

El maestro en nuestra ilustración inicial le representó a su pastor que él había sido salvo de una vida anterior de pecado sexual, pero que desde que se convirtió había vivido en victoria hasta que las presiones recientes causaron una recaída parcial momentánea. El pastor debe tratar esta afirmación con mucho escepticismo. Aunque es imposible decir que tal situación nunca podría ocurrir, quienes tratan regularmente con abusadores dicen que a menudo son muy hábiles en la manipulación y el engaño. En lugar de caer en el momento, muchos abusadores planean cómo obtener acceso a posibles víctimas. En la gran mayoría de los casos, la víctima conoce al agresor antes de que ocurra el abuso. Los abusadores de menores también suelen cometer delitos varias veces durante un período prolongado. Para tener acceso a los niños y evitar ser descubiertos, los abusadores de niños suelen manipular y engañar tanto a sus víctimas como a los adultos que los vigilan. Además, hay muchos casos en los que los abusadores sexuales de niños utilizan la religión para obtener acceso a posibles víctimas y para protegerse de la rendir cuentas.

Concepto erróneo 5: El requisito de denunciar el abuso interfiere con el ministerio de la iglesia, y las cosas se manejan mejor internamente, al menos al principio.

Muchas iglesias y otras instituciones por igual han cometido el error de investigar internamente sospechas de abuso antes de decidir si deben llamar a las autoridades. Al principio, esta respuesta puede parecer tener sentido como una forma de prevenir una denuncia falsa. Sin embargo, hay varias cosas seriamente equivocadas en el enfoque.

Primero, no toma en cuenta el carácter manipulador del abusador sexual infantil promedio y la vulnerabilidad de la víctima. Muchos abusadores utilizan la vergüenza, el soborno, las amenazas y el engaño para evitar que sus víctimas se expresen. El abusador puede ser un adulto respetado e incluso puede tener autoridad en la iglesia u otra institución. Por otro lado, las víctimas suelen ser muy reacias a contarlo. A menudo se sienten intimidados por el agresor y les da vergüenza hablar sobre lo sucedido. Dados estos hechos, no es realista esperar que un investigador no capacitado pueda obtener toda la verdad.

En segundo lugar, mientras que para el propósito de la disciplina de la iglesia, la iglesia debe buscar discernir los hechos, los actos abusivos no son solo pecados; también son delitos. Dios ha delegado al gobierno la responsabilidad de llevar ante la justicia a los criminales (Rom. 13:3, 4). Por lo tanto, los creyentes deben cooperar con los esfuerzos para hacer cumplir la ley.

El gobierno ha determinado que la sospecha de abuso debe ser investigada por personal capacitado en el cumplimiento de la ley u otros funcionarios estatales en lugar de personas o instituciones privadas. En realidad, esto debería ser un alivio para las iglesias, que no tienen el mandato ni las herramientas para impartir justicia. La iglesia y el estado tienen diferentes roles en la situación. La obra de la iglesia es representar a Jesucristo actuando con rectitud y hablando la verdad. Representa el perdón que está disponible en Cristo, pero también debe representar con precisión la verdadera naturaleza del arrepentimiento, la restitución y la restauración. El trabajo del estado es determinar la culpabilidad y castigar a los criminales. Una investigación interna puede interferir con la justicia adecuada. Si se advierte al acusado por adelantado de una posible investigación criminal, puede destruir pruebas, intimidar a los testigos o incluso huir. Nuestro deseo de mantener en privado la investigación inicial también puede reflejar un malentendido grave con respecto al testimonio de la iglesia. Este es el siguiente error.

Concepto erróneo 6: El testimonio de la iglesia será destruido si reconocemos que el abuso puede ocurrir o ha ocurrido en nuestra iglesia.

Este es un error tanto espiritual como práctico. Es un error espiritual crucial porque confunde testimonio con reputación. Nuestro testimonio es cómo representamos públicamente a Jesucristo y su verdad. Nuestra reputación es lo que la gente piensa de nosotros. Somos responsables solo de lo primero; este último está fuera de nuestro control. Jesucristo sufrió como un malhechor a pesar de que nunca pecó y siempre representó correctamente al Padre. El deseo de proteger nuestra reputación puede conducir primero a negar el potencial de abuso en nuestro ministerio. Esta negación es fatal porque cerramos los ojos al peligro y nos deja desprevenido. Una segunda consecuencia de esta inversión de testimonio / reputación es que puede crear la tentación de minimizar, guardar silencio o incluso encubrir activamente el abuso real o presunto.

También hay aquí un malentendido práctico muy grave. Está cada vez más establecido que los depredadores sexuales de niños han podido ingresar en muchas instituciones diferentes. Aunque es posible reducir el riesgo, un caso de abuso dentro de una iglesia no significa necesariamente que la iglesia hizo algo malo o que «fomentó un clima de abuso». Donde las instituciones normalmente se meten en problemas es cuando no actúan adecuadamente sobre lo que saben o sospechan razonablemente. Por lo tanto, ignorar el problema potencial y no hacer nada para desarrollar un sistema de prevención está justamente sujeto a censura. Y no tratar adecuadamente los casos de abuso sospechosos y conocidos causa el mismo daño al testimonio de un ministerio que los líderes intentaron evitar.

Hay muchos otros conceptos erróneos que podríamos considerar con respecto al abuso sexual infantil. Sin embargo, también debemos considerar qué se debe hacer en respuesta.

Primera respuesta: debemos educarnos a nosotros mismos.

Los conceptos erróneos anteriores y muchos otros también se pueden corregir a través de la información que está fácilmente disponible. Muchos pastores y otros líderes ministeriales deberían familiarizarse mejor con los diversos aspectos de este problema, incluido su alcance y naturaleza, las características de los abusadores de menores, los requisitos de denuncia de su estado y los efectos del abuso en las víctimas. Hay muchos recursos ahora disponibles en internet y en otros lugares.

Además, debemos aprovechar el conocimiento y las habilidades de las personas dentro de nuestras congregaciones. Una dificultad en muchas iglesias es que se espera que el pastor sea el experto en todo. Al contrario, la intención de Dios es que el cuerpo de Cristo se beneficie de la participación de todos los miembros. Las iglesias tienen miembros y líderes con valiosos conocimientos y experiencia, como maestros de escuela, policías, profesionales legales y personal de servicio social público y privado. Muchos de ellos han recibido algún tipo de capacitación para lidiar con este tema y algunos miembros podrían tener la responsabilidad en nombre de la iglesia de hacer la investigación necesaria y hacer recomendaciones al liderazgo de la iglesia sobre las medidas preventivas apropiadas.

Segunda respuesta: debemos reconocer y aprender de los fracasos pasados.

Como en otras áreas del ministerio, una evaluación seria de la crisis también puede llevarnos a la conclusión de que manejamos mal ciertas situaciones en el pasado. Una decisión pasada sobre cómo manejar una situación, incluso si se tomó de buena fe, ahora puede causar arrepentimiento a la luz de las consecuencias resultantes. Si hemos cometido errores, debemos reconocerlos honestamente, pedir perdón por ellos cuando sea apropiado y hacer lo que podamos para mejorar sus consecuencias. Si nos damos cuenta de que actualmente estamos lidiando con una situación de manera incorrecta, entonces debemos tomar una acción correctiva rápida pero reflexiva.

Además de reconocer errores específicos, es posible que tengamos que reconocer que no hemos abordado el problema general con suficiente diligencia o vigor. Esto no es para ignorar a las muchas personas y ministerios que han hecho cosas buenas en esta área, incluida la recopilación de información, la institución de reglamentos, la denuncia de sospechas de abuso y el ministerio a los heridos por este pecado. Sin embargo, cuanto más aprendemos, más nos damos cuenta de que podríamos haberlo hecho mejor. La verdad del asunto es que el abuso sexual infantil afecta prácticamente a todas las instituciones de la sociedad. Además, como las noticias continúan demostrando, muchas personas e instituciones con reputación de integridad no han respondido correctamente en esta área. Sin embargo, que la iglesia que cree en la Biblia diga que no ha respondido peor que otras instituciones es en sí mismo una acusación contra nosotros que creemos que Dios nos ha llamado a ser sal y luz en el mundo. Ciertos grupos, instituciones y denominaciones se han puesto al frente en este tema. Aunque no estamos en una competencia, este hecho debería movilizarnos en las iglesias fundamentales para redoblar nuestros esfuerzos también.

Mientras discutimos lo que debe cambiarse, debemos tener cuidado de no perder demasiado de nuestro tiempo pensando en las fallas de otras personas o instituciones. Esto no quiere decir que no debamos responsabilizarnos y que no podamos aprender de los fracasos pasados de otros. Sin embargo, debemos evitar la trampa de pensar en el abuso sexual infantil como si fuera el problema de otra persona. En cambio, debemos enfocar nuestras energías principales en determinar cómo nuestras iglesias y otros ministerios pueden proteger mejor a los niños y ayudar a otros a hacer lo mismo.

Tercera respuesta: Debemos implementar estrategias adecuadas de prevención y respuesta.

Estar mejor informado sobre el abuso sexual infantil conduce a algunos pensamientos perturbadores. La principal de ellas es la idea de que un abusador de menores podría estar en el banco de al lado. Francamente, esto es aterrador. Sin embargo, hay miedo constructivo y miedo destructivo. Por un lado, el miedo carnal destructivo puede llevar a la negación, el pánico y las malas decisiones. A veces nos hace ignorar un peligro que tenemos miedo de enfrentar. Otras veces conduce a comportamientos aparentemente autoprotectores que empeoran las cosas. Por otro lado, el miedo bíblico y constructivo nos motiva a enfrentar el problema. Noé obedeció a Dios, movido por un temor reverente porque creyó en la advertencia de Dios de un juicio pendiente (Heb. 11:7). La persona prudente ve venir el desastre y “se esconde” (Prov. 22:3). El miedo constructivo reconoce la verdad, evalúa el peligro y toma las medidas adecuadas.

En este caso, la acción apropiada incluye implementar un plan de prevención y respuesta que tenga elementos tales como evaluar a los trabajadores, establecer y hacer cumplir los límites de comportamiento y capacitar a las personas en la iglesia para detectar y responder de manera apropiada al abuso potencial o presunto. Además, debemos estar mejor preparados para ministrar a las muchas víctimas de abuso sexual infantil (tanto niños como adultos) y para confrontar y ayudar a llevar al arrepentimiento genuino a aquellos que han cometido tales actos.

El propósito

Todo esto es una tarea difícil, y es poco probable que las iglesias con poco personal y los pastores abrumados inviertan el tiempo o la energía necesarios sin un sentido de la urgencia y gravedad de este mal. La entrevista con Rachel Mitchell a continuación debería ser muy útil en este sentido. Es la Administradora de la Oficina de Delitos Sexuales de la Oficina del Fiscal del Condado de Maricopa, Arizona, y ha enseñado extensamente en este campo. Sus ideas son extremadamente útiles para comprender la verdadera naturaleza y la gravedad de la amenaza a las iglesias, así como para tomar medidas básicas para proteger a nuestros niños y nuestros ministerios. Además de esta entrevista, hay otra sección que brinda consejos y recursos sobre el desarrollo de una política de prevención del abuso sexual infantil en su iglesia.

Parte de la información y los consejos que se ofrecen aquí están bien establecidos entre quienes se ocupan regularmente de este tema. Otros aspectos del problema necesitan más investigación. Confesamos que cuanto más aprendemos sobre este tema, más necesitamos aprender. Los recursos proporcionados en este número deberían ser solo el comienzo de su investigación.

Jesucristo ordenó a sus discípulos que permitieran que los niños pequeños se acercaran a él. También pronunció el más severo de los ayes sobre aquellos que pusieron un obstáculo en su camino. Propongamos, con la ayuda del Señor, que seremos los que obedecen a lo primero en lugar de los que permiten lo segundo.

Frontline Enero/Febrero 2012

Desarrollando una política de protección infantil eficaz

Cada iglesia u otro ministerio debe adoptar una política para ayudar a prevenir el abuso sexual infantil. Aquí hay algunas ideas que pueden ayudar con este proceso.

Adaptación de una política a su ministerio

Aunque hay muchos modelos de políticas disponibles, es importante que una iglesia desarrolle una política que pueda implementar de manera efectiva. Para lograr esto, debe invitar a líderes ministeriales y trabajadores claves para que ayuden en el proceso de elaboración de la política. Su participación es importante por varias razones.

1. Ayuda a lograr la «aceptación». Si la gente de la iglesia, y especialmente aquellos que trabajan con niños, no están convencidos de la necesidad y el valor de una política eficaz, tanto la adopción del plan como su implementación se verán comprometidas. Recuerde que el plan no es simplemente un «escaparate». Ayudará a proteger a los niños del abuso solo si realmente afecta la forma en que opera la iglesia. Si los líderes clave no son entusiastas, incluso un plan bien elaborado no será efectivo porque no se llevará a cabo en su totalidad.

2. Ayuda a asegurar que el plan sea realmente viable en el funcionamiento regular del ministerio. Para que el plan funcione, los líderes de la iglesia y los voluntarios deben poder ejecutar el plan. La política debe tener en cuenta el tamaño de la iglesia, la composición de la congregación, el diseño de las instalaciones y la estructura de los ministerios de niños y jóvenes. Un plan que no se sigue es en realidad peor que ningún plan porque crea una falsa sensación de seguridad. Incluir representantes de diferentes áreas ministeriales, especialmente aquellos que trabajan con niños, en la formulación de la política, asegurará que el programa sea viable.

3. Proporciona una manera de desarrollar y discipular a los líderes y obreros de la iglesia. Siempre que Dios señala una necesidad de ministerio, también está brindando una oportunidad para que su pueblo madure espiritualmente. El plan de Cristo para su iglesia es que crezca mediante el uso de los dones de todos los miembros. Muchas iglesias tienen personas con capacitación específica en esta área, como maestros, trabajadores sociales y policías, por nombrar algunos. Además, también podrían participar personas que tengan habilidades organizativas y de otro tipo. El grupo de trabajo también debe tener representación del equipo pastoral para mantener una dirección espiritual saludable y una coordinación adecuada con el liderazgo del ministerio.

Elementos básicos de una política de protección infantil

No existe un estándar universal para las políticas de prevención del abuso infantil. Sin embargo, existen elementos importantes que son recomendados regularmente por quienes trabajan en esta área.

1. Declaración de propósito: Aquí la iglesia declara su compromiso con la protección de los niños y la prevención del abuso sexual infantil. A menudo, esta declaración se referirá a principios bíblicos específicos.

2. Definiciones: La mayoría de las fuentes recomiendan que la política reproduzca las definiciones, incluidas las definiciones de diferentes tipos de abuso, de la ley estatal donde se encuentra el ministerio.

3. Esta sección indica quién está sujeto a los reglamentos. Estos generalmente incluyen a todo el personal remunerado, así como a todos los voluntarios que trabajan con menores. En algunos casos, este grupo también puede incluir proveedores y contratistas, si sus responsabilidades los ponen en contacto cercano y regular con los niños.

4. Selección de trabajadores: esta sección trata, entre otras cosas, las calificaciones para trabajar con niños, los procedimientos de solicitud y entrevista, las referencias y la verificación de antecedentes.

5. Capacitación: antes de trabajar con niños, se debe solicitar al personal y los voluntarios que pasen por una capacitación inicial específica. Además, normalmente existe algún tipo de capacitación periódica y requisitos de revisión (como sesiones anuales de los trabajadores activos y reuniones periódicas).

6. Políticas de límites: estas son reglas de sentido común que todos los trabajadores deben estar de acuerdo en seguir y que establecen límites en su contacto con los niños. Cubren cuestiones tales como no estar solo en privado con un niño, no tener fiestas de pijamas en el hogar, las reglas para las redes sociales con los niños y lo que constituye un contacto físico aceptable e inaceptable.

7. Supervisión: Además de las políticas de límites, las iglesias a menudo establecen procedimientos para la supervisión de los ministerios de niños. Dichos procedimientos pueden incluir mantener cerradas las habitaciones no utilizadas, mantener líneas de visión despejadas en todos los espacios del ministerio, establecer una proporción mínima de trabajadores por niños y proporcionar visitas sin previo aviso a clases y actividades.

8. Respuesta: Esta sección establece los procedimientos para responder a presuntos o supuestos abusos. Dichas políticas deben establecer procedimientos de denuncia y deben incluir una reimpresión de las leyes estatales relativas a los denunciantes obligatorios y permisivos. Además, la política debe prohibir la investigación interna y debe establecer reglas para aspectos tales como el manejo de información y la protección de la privacidad, la restricción de la participación ministerial del presunto abusador y el ministerio a la víctima y su familia. Esta sección debe estar especialmente bien pensada, ya que responder a una sospecha de abuso a menudo implica responsabilidades legales, éticas y espirituales importantes que a veces están en tensión entre sí.

9. Ministerio a ofensores sexuales: Si una iglesia tiene la oportunidad de ministrar a ofensores sexuales, debe tener un procedimiento que garantice la seguridad de los niños en el ministerio. Dichas políticas deben incluir, entre otras cosas, restricciones sobre los lugares donde los ofensores sexuales pueden sentarse en el servicio o ir dentro de las instalaciones, un arreglo para que los ujieres entrenados permanezcan con la persona y la prohibición de asistir al culto si una de las víctimas del delincuente asiste.

10. Reconocimiento: Toda persona sujeta a la política debe recibir una copia de la política y debe reconocer que la ha leído y comprende sus términos. Estos reconocimientos escritos deben mantenerse en archivo. Esto debe hacerse antes de que la persona comience a trabajar con niños y cada año a partir de entonces.

Recursos e información útiles para desarrollar una política

Hay muchos recursos disponibles para las iglesias y otras instituciones para ayudarles a desarrollar una política de protección infantil. Varios sitios web contienen políticas modelo que pueden adaptarse a las necesidades individuales de una iglesia. Las siguientes son algunas fuentes de información y políticas modelo.

Varias empresas se especializan en proporcionar cobertura de seguro para iglesias. Estas empresas tienen interés en reducir posibles reclamaciones contra sus clientes. Además, han puesto a disposición del público políticas y otros recursos a través de sus sitios web. Estas políticas están diseñadas para iglesias. Tres de estas empresas son:

1. Brotherhood Mutual Insurance Company: «Pautas para los trabajadores del ministerio: Prevención del abuso infantil en un entorno ministerial». Este manual contiene una política de muestra, así como otros formularios y pautas.
2. Church Mutual Insurance Company
3. Guide One Insurance Company

Varias iglesias y otras organizaciones religiosas han puesto a disposición políticas en línea.

1. La Convención General Bautista de Texas ha desarrollado una política modelo para las iglesias bautistas.

2. La Diócesis Católica de Phoenix, Arizona, ha escrito un manual de políticas con la cooperación de la Oficina de Delitos Sexuales del Fiscal del Condado de Maricopa. La política es muy completa. Es más complejo, debido a la jerarquía de la diócesis, de lo que sería necesario para iglesias o ministerios independientes. La política está disponible en inglés y español.

3. Reducing the Risk, un servicio de Christianity Today, proporciona varios recursos de política y capacitación para la compra, así como artículos gratuitos.

4. El sitio web de la Convención Bautista del Sur tiene una página de Recursos de la Iglesia Local. Incluye una serie de recursos muy útiles, incluidas dos presentaciones de Rachel Mitchell (“Creación de un ambiente seguro: un video de capacitación de la Convención de Arizona para el liderazgo de la iglesia”, Partes 1 y 2).

Muchas otras iglesias y organizaciones religiosas han publicado sus políticas de protección infantil en línea. Otras iglesias en su área pueden tener políticas que estarían dispuestas a que usted consulte o adapte para su ministerio. Finalmente, debe consultar una o dos políticas de organizaciones seculares para fines de comparación.

Aunque implicará planificación y esfuerzo, desarrollar una política de protección infantil bien pensada que funcione para su iglesia puede ayudar a informar a su congregación sobre la gran necesidad, brindar una protección significativa para los niños de su congregación y ayudar a desarrollar el liderazgo espiritual para el ministerio.

Frontline Enero/Febrero 2012
Traducido con permiso

Entrevista con una especialista en investigaciones de abuso sexual

Rachel Mitchell es la administradora de la Oficina de Delitos Sexuales de la Fiscalía del Condado de Maricopa en Phoenix, Arizona, Estados Unidos. Tiene un amplio conocimiento del campo del abuso sexual infantil en general, así como su impacto en organizaciones religiosas. El 3 de noviembre de 2011, la Sra. Mitchell dio una larga entrevista telefónica con la revista FrontLine. A continuación se muestran extractos extensos de esa entrevista.

FrontLine: Muchas gracias por hablar con nosotros.

Rachel Mitchell: De nada. Es un placer.

FL: ¿Cuánto tiempo ha estado en la Oficina del Fiscal del Condado de Maricopa?

RM: Diecinueve años.

FL: Actualmente usted es la administradora de la Oficina de Delitos Sexuales. ¿Aproximadamente qué porcentaje de la carga de trabajo de dicha oficina implica delitos sexuales contra niños?

RM: Yo diría que entre el sesenta y el setenta por ciento.

FL: ¿En qué tipo de actividades participa para ayudar con la prevención?

RM: De manera individual, trabajo con muchas iglesias y denominaciones diferentes al educarlas y aumentar su conocimiento. También he enseñado a organizaciones como escuelas e iglesias sobre la ley de informes obligatorios de Arizona. Eso no es necesariamente solo prevención, sino también denuncia. También salimos como una oficina para educar a los padres y a los niños sobre cuestiones de seguridad, incluidas las cuestiones de seguridad en línea.

FL: ¿Considera que las iglesias y otras instituciones religiosas son generalmente receptivas a su mensaje?

RM: Es algo muy individual. Algunas iglesias son muy receptivas a la enseñanza. Con algunas iglesias tienes la sensación de que la gente está ahí porque tiene que estar. Sin embargo, por lo general, cuando escuchan la información que les brindamos, responden de manera positiva. Algunas iglesias no están interesadas en eso. Es una cosa muy individual.

FL: ¿Cree que puede explicar por qué algunas iglesias u otras organizaciones religiosas podrían no ser receptivas a su mensaje?

RM: Creo que el primer nivel es que las personas tienen creencias erróneas que les dificultan comprender que el abuso sexual infantil puede ocurrir en una iglesia. Uno de ellos es la idea de que el abuso suele ser cometido por extraños. Otro concepto erróneo es que puedes identificar a estas personas, que hay una especie de apariencia. Ese es un problema, no ser consciente de que podría suceder.

El segundo problema es que algunas iglesias están muy preocupadas por proteger su reputación, por lo que no quieren reconocer que podrían ser vulnerables. Esto no es exclusivo de las iglesias; es común incluso en individuos. Si no queremos reconocer que existe una posibilidad, simplemente lo ignoramos. Eso simplemente no es realista. Desafortunadamente, la llamada de atención para muchas organizaciones, no solo iglesias, es una demanda legal. Por lo general, cuando las personas son demandadas por esto, no es porque haya un problema, sino porque se enteran del problema y lo ignoran.

FL: Aparte de la edad de sus víctimas y la naturaleza de sus delitos, ¿existen diferencias significativas entre los agresores sexuales de menores y otros tipos de agresores?

RM: Yo diría que sí. Muchos delitos involucran a personas que actúan por impulsos muy básicos, como la codicia o incluso la desesperación, como en el caso de las adicciones. Este tipo de casos son bastante sencillos: roban un automóvil o roban a un negocio. No involucra manipulación. Por otro lado, los delincuentes sexuales infantiles suelen ser muy manipulantes. Se escoge a los niños porque son vulnerables. Por lo general, se necesita una gran cantidad de planificación para abusar sexualmente de un niño. El delincuente busca a un niño que sea, ante todo, vulnerable en el sentido de que no lo va a decir, o si dice que no lo van a creer o que no se van a tomar las medidas adecuadas. Eso involucra mucha más planificación y manipulación de lo que hace el criminal promedio.

FL: Parece haber un consenso fuerte y creciente de que el abuso sexual infantil es un mal muy común y generalizado. ¿Cuál es su percepción sobre la prevalencia del problema?

RM: Las estadísticas que se citan a menudo son que una de cada cuatro niñas y uno de cada cinco niños han sido abusados sexualmente. Las estadísticas pueden cambiar dependiendo de cómo se defina el abuso sexual, pero creo que ha habido una investigación bastante buena, entrevistando retrospectivamente a las personas sobre si fueron abusadas sexualmente y si alguna vez lo dijeron. Creo que eso nos ha dado una imagen bastante buena de que es muy frecuente, justificando en términos generales esos números de uno en cuatro y uno en cinco.

FL: ¿Existen conceptos erróneos comunes sobre los delitos sexuales y los delincuentes contra los niños? Si es así, ¿cuáles son algunos de los más importantes?

RM: Primero, diría que el concepto erróneo más grande es pensar que el peligro más grande radica en personas desconocidas. Aproximadamente entre el 90 y el 95% de las víctimas conocen a la persona que comete la ofensa. En segundo lugar, un concepto erróneo muy común se refiere a cuándo y cómo cuentan los niños. La gente piensa que los niños lo dirían de inmediato y que contarían todo lo que les sucedió. En realidad, los niños a menudo guardan este secreto durante años, a veces hasta la edad adulta, a veces para siempre. Y pueden o no contarlo todo. Pueden revelar parcialmente para ver cómo reaccionará la gente. “Primero te diré la cosa menos vergonzosa, y voy a ver si te vas a enojar conmigo o si me vas a ayudar. Entonces, si obtengo una respuesta positiva, puedo contar algo más».

En tercer lugar, existe la percepción de que esto sucede en secreto, pero la realidad es que sucede con frecuencia con otras personas presentes en la misma casa y, a menudo, en la misma habitación. Hubo un estudio donde entrevistaron a los infractores sobre este tema específico. Lo que encontraron fue que el 54,9% había abusado sexualmente con otro niño presente. Es una excelente técnica de «acicalamiento» porque le dice al niño que mira: «Este otro niño está siendo abusado sexualmente y no lo está diciendo y nadie está ayudando a ese niño, así que cuando vuelva a abusar de usted no debería decirlo, y nadie te ayudará a ti tampoco». El 23,9% abusó sexualmente con otro adulto presente, y eso es efectivo porque si el niño cree que el otro adulto está al tanto, ya sea que el adulto esté al tanto o no de lo que está pasando, entonces el niño, dependiendo de la educación de los padres el niño ha recibido, puede pensar que el comportamiento está bien o puede pensar que nadie lo va a ayudar. Luego, el 14,2% abusó sexualmente en la presencia de un adulto y otro niño. Entonces es algo muy común.

En cuarto lugar, otro gran error que veo es que los delincuentes sexuales no consideran que la pornografía infantil … sea tan grave, y que algunas personas no ven eso como representativo de una víctima real. En realidad, la pornografía infantil, ya sea una imagen o un video, es una imagen de un niño que sufre abusos sexuales. Además, incluso la mera posesión de pornografía infantil está altamente correlacionada con una persona que actúa en contra de un niño. El estudio de Butner habla de personas que fueron sentenciadas solo por delitos de pornografía infantil, y después de que sus casos fueron juzgados y fueron tratados, el número de víctimas físicos fue asombroso. Por lo tanto, está altamente correlacionado con las ofensas físicas. No es un crimen sin víctimas. No es raro que los delincuentes posean pornografía comercial y produzcan pornografía ellos mismos.

En quinto lugar, es importante comprender que, en términos demográficos, los delincuentes sexuales son aproximadamente los mismos que la población en general cuando se trata de tener una preferencia religiosa. De hecho, se parecen a nosotros. Demográficamente son muy similares a la población general. Económicamente, educativamente, racialmente, religiosamente, son demográficamente iguales.

FL: Una psicóloga clínica que trabaja con delincuentes sexuales comentó que, incluso después de veinte años de estudio, no puede detectar a un abusador de menores a partir de una observación casual.

RM: Correcto, porque como parte de su manipulación manipulan a quienes los rodean. No es solo el niño el que es manipulado; es todo el mundo alrededor. Entonces, lo que estás viendo en un abusador sexual es una fachada, y no te das cuenta de eso.

FL: Usted ha dicho que los abusadores de menores «usan la religión». ¿Podrías explicar a qué te refieres? ¿Cómo lo hacen?

RM: Usan la religión de diferentes formas, y esto se remonta a la cualidad manipuladora. La iglesia es un buen lugar para acceder a los niños y ganar la confianza tanto de los niños como de los padres. A menudo, ganarse la confianza de los padres es todo lo que necesita para tener acceso a los niños. La iglesia tendrá más dudas sobre cualquier abuso denunciado porque confía en el acusado. Además, la comunidad en general confiará más en una persona porque es una «buena persona que va a la iglesia». Hay más oportunidades para aislar a un niño en una iglesia porque hay rincones y recovecos en las instalaciones donde el abusador puede estar solo con un niño.

A veces, los abusadores utilizarán la religión de una manera más directa. Los he visto culpar a su educación religiosa por ser sexualmente desviados, diciendo: «Fui educado sexualmente de una forma reprimida, así que lo que he hecho es un intento de liberarme de esa represión». Podrían culpar a Dios por sus ofensas, diciendo: «Si no se suponía que debía hacer esto, entonces ¿por qué puso Dios a esta persona en mi camino?» He visto a algunos involucrarse en más misticismo, donde dirán que tienen poderes especiales o conocimiento especial y un especial «estar» con Dios, la jerarquía de la iglesia y ese tipo de cosas. Usan esas conexiones especiales para intimidar o silenciar a las víctimas.

Finalmente, si son descubiertos, usan las iglesias para conseguir testigos de carácter que testifiquen en su nombre, que hablen en su nombre en la sentencia y ese tipo de cosas.

FL: ¿Cree que es posible a través de la capacitación adecuada aprender a detectar a un posible abusador de menores? ¿Por qué o por qué no?

RM: Como dije antes, no hay una «mirada» que identifique a alguien como un posible abusador de menores. Sin embargo, hay señales de peligro. Aquí es donde las iglesias deben repensar las políticas. Creo que muchas iglesias tienen reglamentos, como «no estar solo en un salón con un niño», que están diseñadas para proteger contra acusaciones falsas. Creo que las políticas son muy importantes para establecer límites, no principalmente para evitar acusaciones falsas, aunque creo que tendrán ese efecto secundario. Las políticas establecen límites. Y cuando tienes límites y las personas violan los límites, te da la autoridad para tratar con ello. Es en blanco y negro: “Te ofreciste como voluntario para trabajar en la iglesia. Leyó la política y firmó que la entendió. Cada año firmamos que lo entendemos, para que no sea solo algo que está en el pasado. Y te dijeron que no ibas a tener fiestas de pijamas en tu casa. Violaste esa política». La persona normal se horrorizará y será castigada y no volverá a hacerlo. Cuando comienza a ver violaciones de otros límites, no significa necesariamente que algo va a suceder, pero es una poderosa señal de alerta. La política le da la autoridad para tratar con el asunto. No hay discusión sobre si el trabajador entendió que estaba bien o no. Es blanco y negro. Por eso creo que las políticas son excelentes para establecer límites.

Un conjunto de límites que debe establecerse en estos tiempos implica la tecnología. Un lugar donde parece haber problemas son los subgrupos, por ejemplo, donde los ministros de jóvenes comienzan a hacerse amigos de los niños en sus páginas personales de Facebook, y los niños los incluyen en sus páginas de Facebook. Si desea tener una página de Facebook de estudio bíblico donde hable como un grupo de estudio bíblico o publique anuncios de actividades y la iglesia lo sabe y lo apruebe, eso es una cosa, pero si tiene un subgrupo de niños de ese tipo de pasar tiempo con el maestro de estudio bíblico o el ministro de jóvenes, eso es buscar problemas, tanto porque este tipo de situación aumenta el riesgo de acusaciones falsas como porque es una violación importante de los límites.

FL: ¿Es posible y recomendable educar a los niños para que se protejan?

RM: Creo que hay que enseñarles a los niños cómo protegerse de los extraños, como no ir con un extraño. Creo que somos bastante buenos haciendo advertencias del peligro de los extraños, pero ¿cómo se le enseña a un niño a tener cuidado con todos los demás que el niño conoce?

En su lugar, debe concentrarse en enseñarle al niño a que le diga si algo sucede. En primer lugar, se le debe enseñar a un niño el nombre correcto de las partes del cuerpo, porque si el niño no puede comunicar lo que le sucedió, no puede informar. Tienes que decirle a un niño para qué son sus partes íntimas y “si alguien te toca ahí, tienes que decírmelo de inmediato y no tendrás ningún problema, pero necesito saberlo. Y si alguien te hace sentir incómodo, incluso si no ha hecho ese tipo de cosas, debes decirme que te hacen sentir incómodo». Si usted no puede hablar de ello, tampoco su hijo. No tiene que hacerse de una manera horrible o gráfica, pero mantener un silencio con su hijo lo mantiene vulnerable.

FL: ¿Cuáles son las cosas más importantes que pueden hacer las iglesias y otras organizaciones religiosas para proteger a sus hijos de los depredadores sexuales?

RM: (1) Tener una política que aborde los límites y la ley de informes obligatorios. Cada estado tiene una ley de información obligatoria. Insista en el cumplimiento de esa ley. En la política, asegúrese de incluir límites que se relacionen con las redes sociales y ese tipo de cosas.

(2) Tener verificaciones de antecedentes. La mayoría de los delincuentes sexuales que manejo no tienen antecedentes penales de delitos sexuales, pero una verificación de antecedentes disuade a las personas que sí tienen antecedentes de solicitar trabajo. Las verificaciones de antecedentes también envían la señal de que estamos tomando esto en serio.

(3) También, y este es muy importante, educar en cuanto a tener conocimiento de que sucede y cuál es la respuesta adecuada. No puede evitar que esto suceda el cien por ciento de las veces, pero puede responder adecuadamente para que no vuelva a suceder.

FL: Entre los trabajadores con infantiles parece haber una ansiedad común por ser sospechados o acusados falsamente de ser un abusador de menores. ¿Crees que este miedo es justificado?

RM: Creo que es un miedo común, pero no creo que sea un miedo justificable. Las acusaciones falsas son muy raras. Además, una política de límites en la iglesia tiene una doble función: te alerta sobre los problemas, pero también te protege de esto. La realidad es que las autoridades, si las llevan a investigar, pueden eliminar las acusaciones falsas y el sistema de justicia penal puede hacerlo. Nadie puede ser declarado culpable a menos que se declare culpable o sea declarado culpable más allá de toda duda razonable. Requiere evidencia. Sería incorrecto de mi parte decir que nunca se ha arrestado a nadie que no sea culpable, pero la realidad es que si se siguen los principios del sentido común, la probabilidad de que una acusación falsa llegue a ese punto es muy baja.

FL: ¿Cuáles son algunos de los errores comunes que cometen las personas en general y las iglesias en particular al responder a las sospechas de abuso sexual de niños?

RM: Creo que uno de los grandes errores que cometen es que lo manejan internamente. Ellos «rodean los vagones» y llevan a cabo su propia investigación interna. Notifican al acusado de la acusación. Lo que eso hace es frustrar muchas oportunidades para una investigación exhaustiva realizada por autoridades capacitadas. Enturbia las aguas en lo que respecta a las personas que comparten información cuando debería mantenerse prístina en cuanto a lo que la gente sabe y cómo se enteró. Cuando notifican al acusado, si el acusado es culpable, le da la oportunidad de destruir pruebas, influir en los testigos o huir. Supongo que lo peor que puede hacer una iglesia es culpar a la víctima o, al menos, culpar parcialmente a la víctima, y luego encubrir. Entonces esos serían los graves errores de la iglesia.

FL: Muchos recomiendan que en el instante en que haya una acusación, es necesario sacar inmediatamente al acusado de sus ministerios que involucran a niños. ¿Existe alguna tensión entre el deber de la iglesia de hacerlo y el deseo de los organismos de seguridad de que no se avise al acusado?

RM: Eso puede ser complicado porque las fuerzas policiales deben ser conscientes de que las iglesias deben protegerse respondiendo de manera apropiada en cuanto a la administración. En aquellas situaciones en las que la iglesia dice: «No podemos dejar que regrese a ese estudio bíblico», por ejemplo, deben advertir a las fuerzas del orden público que la iglesia necesita actuar rápidamente al respecto, dando a las fuerzas del orden la oportunidad de acelerar mejor su investigación. Entonces eso requerirá comunicación y cooperación entre la iglesia y las fuerzas del orden.

FL: ¿Recomendaría de antemano que las iglesias identifiquen a alguien en la aplicación de la ley con quien puedan contactar si hay un problema?

RM: Creo que sería una muy buena idea presentarse al sargento o al teniente encargado de delitos contra menores en su jurisdicción y decirle: «Queremos trabajar con usted».

FL: Desde su perspectiva, ¿cree que es posible que las iglesias y los líderes de la iglesia envíen inadvertidamente el mensaje equivocado a las víctimas de abuso sexual infantil?

RM: Necesitan ver a la víctima como una víctima. No deben tratar a la víctima como corresponsable. Esa no es una forma justa de ver la situación. Además, si se juzga erróneamente como una relación pecaminosa por parte de la víctima, por ejemplo, si la iglesia enseña en contra de la homosexualidad, y si es una ofensa de hombre a hombre o de mujer a mujer, sería inapropiado reforzar en la mente de la víctima que de alguna manera ha hecho algo mal.

FL: Si hubiera algo que pudiera decirles a los líderes de la iglesia sobre este tema, ¿cuál sería?

RM: Puede abordar esto ahora elaborando una estrategia de prevención y respuesta, o puede abordarlo en un momento de crisis cuando está combatiendo un incendio. La iglesia necesita saber que puede suceder y usted necesita lidiar con eso ahora mismo.

Frontline Enero/Febrero 2012
Traducido con permiso

Reglamentos para comentarios sobre este tema:

Debido a la sensibilidad del tema, favor de ser discreto y no utilizar terminología gráfica si menciona abuso en el pasado. Tome en cuenta que este no es el medio adecuado para hacer acusaciones contra personas específicas. De lo contrario, su comentario no será aprobado.

Compartir en Facebook

Deja una respuesta

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *