Los beneficios de un programa de ganar almas en la iglesia

El Señor nos ha ordenado que propagemos las buenas nuevas desde nuestra área local, a nuestra nación e incluso hasta lo último de la tierra (Mateo 28:19, 20; Hechos 1:8). También es evidente que aunque la mayoría de los cristianos desean obedecer en esta importante área, no somos tan efectivos como deberíamos ser. Muchas iglesias han abandonado los programas semanales de ganar almas, quizás creyendo que el evangelismo de puerta en puerta no es efectivo hoy. Después de todo, se observa correctamente que uno puede ser fiel en ganar almas sin tener que ir de puerta en puerta. Además, una iglesia puede tener un programa regular para ganar almas puerta a puerta y aun así no sentir pasión por ganar a los perdidos. También es cierto que en nuestra cultura la gente es reacia a abrirle la puerta a un extraño y que las sectas han desalentado a mucha gente en cuanto a tales esfuerzos evangelísticos. A pesar de estas realidades, recomiendo una nueva evaluación de la importancia de dicho programa.

He estado activo en mi iglesia local durante los últimos diez años. Durante ese tiempo, se me ha exhortado constantemente a ser fiel a mi responsabilidad bíblica de ser un ganador de almas. Hace más de cinco años se estableció un programa de alcance organizado consistente, y ese programa ha sido un gran beneficio para ayudarme a ser obediente al mandamiento de difundir el evangelio del Señor Jesucristo.

Si está tan claro en las Escrituras que debemos ir y ganar a los perdidos, entonces ¿por qué abandonar el evangelismo de puerta en puerta? Parece que se ha determinado que el énfasis en el evangelismo de «estilo de vida», los cultos de evangelización especiales y los programas de alcance «basados en las necesidades» son un medio más conveniente para difundir el evangelio. He participado en varios programas dirigidos específicamente a niños, adolescentes, hombres, mujeres, solteros, grupos de edad universitaria y profesional, así como días de amistad, semanas de cultos evangelísticos, campañas telefónicas y muchos otros buenos programas. Estoy agradecido por estos esfuerzos, pero he descubierto que un programa regular para ganar almas, donde se reserva un tiempo específico cada semana para salir y buscar a los perdidos, mejora todos esos otros medios y también brinda otros beneficios.

Aunque la mayoría de los cristianos tienen la intención de compartir el evangelio con sus vecinos, compañeros de trabajo y conocidos, las buenas intenciones a menudo sucumben a las distracciones de la vida cotidiana. Para mí, un tiempo específico cada semana se basa en la disciplina para asegurar que al menos una vez por semana confronte a alguien con la verdad de su destino eterno y su necesidad de salvación solo por fe. Sí, debemos estar preparados para cada oportunidad divina, pero al igual que la oración y el estudio de la Biblia, sin un tiempo específico planificado para estas disciplinas vitales, pueden perderse en el ajetreo de nuestras vidas.

Muchos cristianos tienen miedo de qué decir o tienen miedo de enfrentarse a preguntas que no pueden responder, mientras que muchos se sienten simplemente demasiado tímidos. La enseñanza y el entrenamiento para la evangelización personal pueden ser de gran ayuda para superar estos obstáculos y deben ser un requisito previo para establecer un programa para ganar almas. Sin embargo, he descubierto que los cursos para ganar almas son un gran punto de partida, pero no llegan a ser ganadores de almas. Yo esperaría que esto pudiera ser análogo al recluta verde, recién salido del campo de entrenamiento militar. Nadie espera que sea tan eficaz como un soldado veterano. Lo mismo ocurre con la guerra espiritual. En un programa de alcance de la iglesia local, los ganadores de almas experimentados pueden ayudar a capacitar a otros, enseñándoles las habilidades y las dificultades que conlleva la experiencia. Esto es simplemente un discipulado. ¿Qué mejor manera para que nuestros niños, adolescentes y nuevos conversos aprendan a presentar el evangelio que participando en las trincheras? Más allá de vencer el miedo de cómo presentar el evangelio, la realidad de la difícil situación de los perdidos se volverá mucho más real al ver a las personas cara a cara. El Señor tuvo compasión de los perdidos al verlos (Mateo 9:36); ¿Esperamos tener una carga duradera por las almas en los confines de nuestra iglesia y nuestro hogar?

Ciertamente, el mérito de entrenar en las trincheras es importante, pero la pregunta es, ¿funciona realmente el evangelismo de puerta en puerta hoy en día? Eso dependerá de cómo midas los resultados. Si la única medida de un programa para ganar almas es el número de profesiones contadas en una noche determinada, entonces puede desanimarse y abandonar el programa. ¿Exactamente cuántas almas eternas tendrían que salvarse para justificar el esfuerzo? Cualquier programa que no fomente la testificación regular puede permitir que más pecadores perdidos perezcan en la eternidad.

Además, debemos recordar que no importa qué medios usemos para la evangelización, es el Espíritu Santo quien provee la cosecha. Pero debemos recordar nuestro llamado. Estamos llamados a obedecer y glorificar a Dios. Si los que salen cada semana se mueven a planos más elevados de fidelidad en la oración, el estudio de la Biblia y la devoción al Señor, ¡ciertamente hemos hecho una buena obra! Muchos de mis hermanos y hermanas en el Señor se han sentido impulsados a memorizar las Escrituras, a estudiar la Palabra para responder preguntas difíciles y a orar por las ovejas perdidas a las que han testificado.

Además, existe la confianza que viene con las pruebas. He descubierto que soy mucho más rápido para detectar oportunidades para compartir el Evangelio en mi lugar de trabajo y en mi vecindario, e incluso me resulta mucho más natural hacerlo ahora que tengo experiencia detrás de mí. A menudo me ha sorprendido cómo el Espíritu del Dios viviente ayuda a mis debilidades y me da el versículo, el principio o la ilustración correctos para compartir cuando he estado cara a cara con un extraño. ¡Qué aliento que el Señor pueda usar “incluso” a mí!

Aunque no somos pragmáticos, también existen otros beneficios. Me doy cuenta de que hay almas con las que entraré en contacto a través del evangelismo de puerta en puerta a las que de otro modo nunca llegaría. No trabajan conmigo, ni viven cerca de mí y no tienen interés en visitar mi iglesia. A menudo pienso en los miembros de mi propia familia perdidos; la puerta a la que llamo podría ser tu padre, madre, tía, tío o compañero de trabajo inconverso. En muchas ocasiones me he encontrado con personas que me dijeron que alguien más les había estado compartiendo el evangelio. Me di cuenta de que otro creyente está orando por esa alma, ¡y yo podría ser el que por la gracia de Dios recoja la cosecha!

Sigo aprendiendo y siendo animado por mis socios ganadores de almas. Una crítica honesta después de una llamada puede ayudar a perfeccionar mi enfoque y presentación. Después de todo, el evangelio es una ofensa para los incrédulos, pero no queremos ser ofensivos por cómo presentamos ese evangelio. Tal como el hierro con hierro se aguza, un compañero fiel que gana almas puede animarme a ser más eficaz. Nos impulsa a orar los unos por los otros, y la comunión que disfrutamos mientras hacemos la obra del Señor no tiene precio.

No puedo afirmar que grandes multitudes han sido salvos a través de nuestro programa organizado para ganar almas, pero ¿qué tal si Dios derrama un avivamiento? Históricamente, en los avivamientos, Dios ha usado la verdad ocultada durante mucho tiempo para traer almas perdidas al arrepentimiento. ¿Conoceremos alguna vez el impacto total de las semillas que plantamos de este lado del cielo? ¿No bendecirá Dios a la iglesia que es fiel en llevar las buenas nuevas a los perdidos que los rodean?

Frontline
Traducido con permiso

Compartir en Facebook

Deja una respuesta

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *