Los fundamentos de la fe cristiana

Este es un artículo de 1923 que forma la documentación de la historia del inicio del fundamentalismo. En los inicios del movimiento fundamentalista hubo varias denominaciones protestantes que defendieron los fundamentos de la fe contra los modernistas de su día. Entre ellos se destaca el presbiteriano William Jennings Bryan, el autor del presente artículo.

El texto de la resolución adoptada por la Iglesia Presbiteriana (Norte) el pasado mes de mayo en Indianápolis, reafirmando su posición de ortodoxia, que es el mismo pronunciamiento que hizo la Asamblea General celebrada en 1910, dice lo siguiente:

1. «Es una doctrina esencial de la Palabra de Dios y nuestras normas que el Espíritu Santo inspiró, guio y conmovió al escritor de las Sagradas Escrituras para evitar que se equivoquen».
2. «Es una doctrina esencial de la Palabra de Dios y nuestras normas que nuestro Señor Jesucristo nació de la Virgen María».
3. «Es una doctrina esencial de la Palabra de Dios y nuestras normas que (Cristo se ofreció a sí mismo en sacrificio para satisfacer la Justicia Divina y reconciliarnos con Dios».
4. «Es una doctrina esencial de la Palabra de Dios y de nuestras normas (acerca de nuestro Señor Jesucristo que al tercer día resucitó de entre los muertos con el mismo cuerpo con el que padeció, con el cual también ascendió al cielo y está sentado a la diestra de su Padre para interceder”.
5. “Es una doctrina esencial de la Palabra de Dios como la norma suprema de nuestra fe que nuestro Señor Jesús mostró Su poder y amor al obrar poderosos milagros. Este trabajo no era contrario a la naturaleza, sino superior a ella”.

La resolución era parte de un informe de la minoría en el caso Fosdick que, al pasar lista, fue sustituido por el informe de la mayoría por una mayoría de aproximadamente ochenta. Si bien la conexión del Dr. Fosdick con el caso puede recibir más atención en algunas áreas, la reafirmación de la actitud de la iglesia fue mucho más importante porque fue el comienzo de un movimiento que parece probable que se extienda por todas las iglesias cristianas en todo el mundo. El pronunciamiento revela una línea de división entre los miembros de la iglesia que existe, en mayor o menor medida, en todas las denominaciones y necesariamente centrará la atención en la causa de la controversia.

Las cuestiones en cuestión son tan vitales y las diferencias de opinión tan grandes —de hecho, tan irreconciliables— que se debe al público en general, así como a la iglesia, que los puntos de vista opuestos deben expresarse con claridad y sinceridad.

No pretendo obligar a nadie más ni por mis conclusiones ni por las razones dadas para ellas, pero estoy bastante seguro de que mis puntos de vista sobre este tema están en armonía con los puntos de vista de una gran mayoría de los miembros, no solo de la Iglesia Presbiteriana, sino de todas las iglesias que se llaman a sí mismas cristianas.

La primera proposición trata de la doctrina que necesariamente viene primero, a saber, la infalibilidad de la Biblia. Se declara que no solo es cierto, sino «una doctrina esencial de la Palabra de Dios y nuestras normas, que el Espíritu Santo inspiró, guio y conmovió a los escritores de las Sagradas Escrituras para evitar que se equivoquen».

La Biblia es la Palabra de Dios o simplemente un libro hecho por el hombre. Si el tiempo lo permitiera, podría defender la posición cristiana y señalar como prueba concluyente del origen divino de la Biblia el hecho de que los hombres más sabios que viven hoy, con una herencia de todo el saber del pasado, con innumerables libros para consultar y grandes universidades sobre cada mano, no puede proporcionar el equivalente o un sustituto de este Libro que fue compilado a partir de los escritos de hombres en gran parte analfabetos, esparcidos a lo largo de muchos siglos y, sin embargo, produciendo una historia ininterrumpida: hombres de una sola raza y que viven en un área limitada, sin las ventajas de los barcos veloces o los cables telegráficos. ¿Por qué hemos progresado en otras líneas y, sin embargo, no hemos progresado en la «ciencia de cómo amar», la única ciencia de la que trata la Biblia? Volvemos a la Biblia para encontrar el fundamento de nuestra ley y descubrimos que Moisés comprimió en unas pocas frases lo que los eruditos abogados de la actualidad esparcen en volúmenes.

También encontramos en la Biblia las reglas que gobiernan nuestro desarrollo espiritual y un código moral como el mundo nunca antes había visto y al que no se han agregado mejoras a lo largo de los siglos. ¿Aceptaremos la Biblia como un libro por inspiración dada o concluiremos que la civilización nos ha arrastrado tanto que los hombres educados de hoy no pueden hacer lo que hicieron entonces los hombres sin la ayuda de las escuelas? Mi propósito, sin embargo, no es entrar en una defensa extendida de la Biblia, sino señalar que debe ser aceptada como la voluntad revelada de Dios o ser destronada y rebajada al nivel de las obras de los hombres.

Cuando uno afirma que la Biblia no es infalible, debe medirla con algún estándar que considere mejor autoridad que la Biblia misma. Si la Biblia debe ser rechazada como autoridad, ¿sobre quién debe ser condenada? Debemos tener un estándar, ¿dónde lo encontraremos? Cuando uno decide que la Biblia es, en su totalidad o en parte, errónea, se sienta a juzgarla y, mirando hacia abajo desde su propia infalibilidad, la declara falible, es decir, que contiene falsedades o errores. Como no hay dos críticos de la Biblia que estén completamente de acuerdo en qué parte es mito y qué parte es historia auténtica, cada uno, de hecho, transfiere la presunción de infalibilidad de la Biblia a sí mismo.

De la primera proposición dependen todas las demás. Si la Biblia es verdadera, es decir, tan divinamente inspirada como para estar libre de errores, entonces la segunda, tercera, cuarta y quinta proposiciones siguen inevitablemente, porque están basadas en lo que la Biblia realmente dice en un lenguaje claro e inconfundible. Si, por otro lado, la Biblia no debe aceptarse como verdadera, no hay razón para que alguien crea algo en ella a lo que se opone, sin importar en qué se base su objeción. No necesita tomarse la molestia de dar una razón para ello; si tiene la libertad de eliminar cualquier pasaje que no le guste, entonces no es necesaria ninguna razón. Cuando la Biblia deja de ser una autoridad, una autoridad divina, la Palabra de Dios puede ser aceptada, rechazada o mutilada, según el capricho o el estado de ánimo del lector.

La segunda proposición que declara que es «una doctrina esencial de la Palabra de Dios y nuestras normas que nuestro Señor Jesucristo nació de la Virgen María» es realmente el punto central en la controversia actual entre los llamados liberales y aquellos que son descritos como conservadores. La acción de la Asamblea General ha exasperado tanto a un número de predicadores presbiterianos que han declarado abiertamente que no creen en el nacimiento virginal. ¿Por qué? ¿Porque hay alguna incertidumbre en el registro del nacimiento del Salvador dado en Mateo y Lucas? No, el relato está escrito en un lenguaje sencillo y en detalle. María fue la primera en preguntar si tal nacimiento era posible. Los ateos, los agnósticos, los infieles y los escépticos, todos fueron anticipados por la misma Virgen. Es afortunado que se haya formulado la pregunta, porque la respuesta a una pregunta es más impresionante que una afirmación que no se extrae de una pregunta. Lucas, como médico, estaba acostumbrado a tratar con los partos. ¿Quién podría describir mejor este evento tan importante para el mundo?

Los críticos dicen que el nacimiento virginal solo se menciona dos veces, una en el evangelio de Mateo y otra en el evangelio de Lucas, pero para ser completamente justos, deberían explicar que ningún otro escritor bíblico menciona el nacimiento de Cristo. Ningún escritor bíblico contradice el nacimiento virginal, y casi todos los escritores de la Biblia registran milagros o manifestaciones sobrenaturales tan misteriosas como el nacimiento virginal.

El nacimiento virginal no es más misterioso que el nacimiento de cada uno de nosotros, es simplemente diferente. Nadie sin revelación ha resuelto jamás el misterio de la vida, ya sea la vida que se encuentra en el hombre, en la bestia o en la planta. El Dios que puede dar vida ciertamente puede darla de cualquier forma o por cualquier medio que le agrade. Fue tan fácil para Dios traer a Cristo al mundo como lo hizo, según Mateo y Lucas, como traernos al mundo como lo hizo. ¿Dudaremos del poder de Dios? Si es así, no creemos en Dios. O, confiando en nuestra propia sabiduría, ¿negaremos que Dios quisiera hacer lo que se dice que hizo? ¿Quién se atreve a igualarse en sabiduría a Dios, como debe ser uno si sabe, sin posibilidad de error, lo que Dios haría o no haría? Si Cristo descendió del Padre con el propósito de salvar a la gente de sus pecados, ¿es irrazonable que Su nacimiento haya sido diferente del nacimiento de otros?

La tarea que Cristo vino a realizar fue más que la tarea de un hombre. Ningún hombre que aspire a ser un Dios podría haber hecho lo que Él hizo; se requería un Dios condescendiente para ser un hombre. ¿Es irrazonable que alguien que se ofreció a sí mismo como sacrificio por el pecado, reveló a Dios al hombre y lo guía por Su sabiduría celestial, haya sido concebido del Espíritu Santo y nacido de la Virgen María? El rechazo del nacimiento virginal no solo condena el registro bíblico sobre este tema como falso, sino que cambia la concepción completa de Cristo y hace que sea difícil, si no imposible, presentarlo como lo presenta la Biblia.

Aquellos que se niegan a creer en el nacimiento virginal deben dar cuenta del nacimiento de Cristo de alguna otra manera. Es justo decir que la mayoría de ellos consideran a Jesús como el hijo de José, concebido en matrimonio legal, a menos que prefieran considerarlo como el hijo ilegítimo de una mujer inmoral. No haríamos ninguna injusticia con ellos si los llamáramos por algún nombre que los distinga de los cristianos que aceptan la Biblia como verdadera y creen que Cristo nació como lo registran Mateo y Lucas.

Los llamados liberales parecen pensar que los cristianos son intolerantes cuando se niegan a contarlos dignos de llevar el nombre de cristianos cuando los liberales degradan así al Hijo de Dios y Salvador del mundo. Habiéndose ajustado a la teoría humana, no pueden entender por qué debería sorprender a los cristianos. De hecho, los liberales son tan dogmáticos como los conservadores: llaman a estos últimos «poco inteligentes» e «ignorantes» y afirman, y lo creen, que la gente «pensante» no se unirá a la iglesia a menos que permita que la Biblia sea modificada de modo que se ajuste a lo que ellos llaman «los resultados de la investigación científica moderna». Los conservadores responden, primero, que no tienen derecho a cambiar la Biblia; en segundo lugar, que el cristianismo está destinado a todos, no solo a los llamados «pensadores». La gente común que escuchó a Cristo con alegría nunca ha escuchado con alegría a aquellos que sustituirían la suposición de Darwin por el registro mosaico de la creación; y, tercero, que el evangelio puro y simple crea una atracción más fuerte, que un evangelio desnaturalizado, tanto para los intelectuales como para las masas. En apoyo de esto, citan el hecho de que las iglesias que han adoptado lo que ellos llaman la «interpretación científica de la Biblia» no han atraído a un gran porcentaje de los educados y menos al hombre promedio, mientras que la Biblia, tomada literalmente, ha encontrado seguidores en todos los países, entre todas las razas y lenguas, entre los ricos y los pobres, entre los educados y los no educados. La Biblia, tal como está escrita, habla un idioma universal y hace su llamamiento al corazón de la humanidad en todas partes. El cristianismo, siendo una religión, está construido sobre el corazón, como todas las religiones; dejaría de ser una religión si apelara al intelecto solamente.

¿Qué progreso puede esperar hacer el cristianismo si proclama al mundo que la Biblia está llena de errores y que Jesús no era más que un hombre? ¿No tienen los que creen que Cristo es la esperanza del mundo y su plan de salvación el único plan que puede elevar al hombre al lugar exaltado para el cual Dios lo designó? ¿No tienen tales cristianos el derecho de protestar contra lo que creen que es un golpe de muerte al cristianismo?

¿Por qué los liberales ocultan sus puntos de vista y reprimen la discusión? Si creen que su interpretación de la Biblia es correcta, ¿por qué no la proclaman desde la azotea? ¿Por qué intentan, mediante el uso de epítetos, aterrorizar a las masas de la iglesia para que acepten sin pruebas o incluso discutiendo los puntos de vista de aquellos que ponen su propia autoridad por encima de la autoridad de la Biblia? Seguramente podemos esperar de los ministros, aunque se llamen a sí mismos liberales, un estándar de honor tan alto como el que se requiere en política. Los candidatos a cargos públicos corren sobre plataformas y piden el apoyo solo de aquellos que tienen puntos de vista similares; ¿Por qué los candidatos a los púlpitos no deberían ser tan francos con los que pagan sus sueldos?

Me desvío por un momento para responder a una afirmación que se repite con frecuencia, a saber, que la iglesia está reprimiendo la «libertad de pensamiento». ¿Cómo puede existir una iglesia a menos que represente algo? ¿Y quién determinará lo que representa la iglesia excepto la iglesia misma? ¿Por qué alguien debería desear predicar por una iglesia a menos que esté de acuerdo con la iglesia? Y ¿por qué una iglesia debe permitir que uno la represente? ¿Es como un predicador que no cree en las cosas que representa? ¿Alguien contendrá que un ministro al que, después de un examen, se le ha otorgado una licencia para predicar, tiene la libertad de cambiar sus puntos de vista, renunciar a las doctrinas de la iglesia, y luego insistir en el derecho de tergiversar la iglesia?

Como individuo, cualquiera es libre de creer o de negarse a creer lo que quiera. Ese es su privilegio en este país y es un privilegio muy importante que siempre debe protegerse. Esa es la esencia misma de la libertad de conciencia. Pero la libertad de conciencia pertenece únicamente a los individuos. Ningún hombre tiene derecho a sustituir su conciencia por la conciencia de una iglesia o la conciencia de una congregación. Un predicador que oculta sus puntos de vista a quienes pagan su salario, sabiendo cuando lo hace para que su salario desvanecería si se conocieran sus puntos de vista, está obteniendo dinero bajo falsa pretensión y es tan culpable de un crimen como el hombre que es enviado a penitenciario por obtener dinero con declaraciones falsas. Una congregación tiene el derecho de asumir que un predicador, si es un hombre honesto, no aceptaría un puesto a menos que sus puntos de vista estuvieran de acuerdo con los puntos de vista de la iglesia. Algunos predicadores han tratado de evitar una declaración de sus puntos de vista al declarar no esenciales las doctrinas que rechazan; por lo tanto, fue necesario que la Asamblea General afirmara que estas doctrinas son esenciales y verdaderas. Si un predicador puede, al declarar que una doctrina no es esencial, justificarse ocultando sus puntos de vista sobre el tema, puede eliminar de la Biblia todo lo que le plazca, independientemente de lo que los miembros de su congregación puedan considerar esencial. La Asamblea General Presbiteriana ha clavado estas doctrinas «esenciales» de la iglesia en el frente del púlpito para que la congregación pueda medir al ministro por el pronunciamiento de la iglesia.

Pero volvamos a los cinco puntos. La tercera proposición trata del carácter sacrificial de la muerte de Cristo. Aquellos que rechazan el nacimiento virginal de forma bastante natural y por la misma razón rechazan la doctrina de la expiación. Niegan que el hombre haya caído jamás; por el contrario, sostienen que el hombre se ha levantado desde el principio y, por lo tanto, no necesita un Salvador. Para los tales, Cristo es solo un ejemplo, que difiere en valor para diferentes individuos de acuerdo con la estimación que ellos dan a Su sabiduría. Aquellos que rechazan la expiación y simplemente buscan consejo en las enseñanzas de Cristo (si en algún momento sienten que necesitan Su consejo) describen al Nazareno de diferentes maneras. Algunos dicen que fue el hombre más perfecto conocido en la historia; otros dicen que fue un hombre de extraordinario mérito; otros aún lo creen un hombre inusual para su época; mientras que algunos simplemente pondrían el título «Sr.» antes de Su nombre y clasificarlo entre los visionarios bien intencionados. Para aquellos que despojan a Cristo de Su deidad, Él puede significar poco. Si tan sólo lo sacaran de su clasificación y pusieran en la clase de Dios todo lo que la Biblia dice de Él, se entenderá fácilmente y se aceptará con gusto.

Apenas es necesario señalar que el rechazo de la expiación elimina el elemento que ha hecho del cristianismo una fuerza misionera. En la medida en que los hombres rechazan la doctrina de la expiación, su interés en la difusión del evangelio se paraliza. ¿Por qué cruzar mares tormentosos y soportar sacrificios continuos en las fronteras del mundo si la humanidad no necesita un Salvador y Cristo no era más que un ser humano común? Aquellos que admiran y siguen a filósofos no inspirados forman clubes literarios pero no iglesias; y envían pocos misioneros, si es que haya alguno. Cristo fundó un reino espiritual — miles de millones se han gloriado en Su nombre — y millones han sufrido la muerte en lugar de renunciar a la fe que Él implantó en sus corazones; y esta fe vive todavía, «a pesar de los calabozos, el fuego y la espada».

La cuarta proposición, como la segunda y la tercera, se mantiene o cae con la primera. La única información que tenemos con respecto a la resurrección corporal de Cristo se encuentra en la Biblia y la única razón para rechazarla es la misma que se da para el rechazo del nacimiento virginal y la doctrina de la expiación, es decir, que difiere de cualquier otra cosa conocido entre los hombres. La resurrección de Cristo — la resurrección corporal — se declara en el pronunciamiento de la Asamblea General no solo como verdadera, sino como una doctrina esencial. “Si Cristo no resucitó, vana es vuestra fe”, exclama el gran apóstol Pablo. La negación de la resurrección de Cristo, en relación con la negación del nacimiento virginal y la negación de la expiación, completa Su degradación. Quite la concepción por el Espíritu Santo, el honor de una misión divina y la resurrección, y Cristo dejará de ser un personaje de importancia. Afirmó ser el Hijo de Dios; afirmó que vino a salvar al hombre; enfrentó la muerte con la tranquila seguridad de que Su sangre limpiaría del pecado a todos los que aceptaran Su salvación. Si puede ser acusado y condenado por ser un impostor, debe retirarse a las tinieblas. Esto no puede ser; no ha habido una gran reforma en mil años que no haya sido construida sobre Sus enseñanzas; no habrá en todas las edades por venir un movimiento importante para la elevación de la humanidad que no esté inspirado por sus pensamientos y palabras. Él es el gran «hecho de la historia» y la figura creciente de todos los tiempos, la única figura creciente en el mundo de hoy. Y, sin embargo, los supuestos liberales lo envolverían de nuevo en mantos y volverían a colocar la piedra que servía de puerta a Su sepulcro. Al hacerlo, aplastarían la esperanza y el consuelo que Él ha traído al hombre. Si la Biblia es verdadera, Cristo ha hecho de la muerte una estrecha franja iluminada por las estrellas entre la compañía de ayer y la reunión de mañana; si la Biblia es falsa, ¿quién nos responderá la angustiosa pregunta de Job: «¿Si el hombre muriere, ¿volverá a vivir?»

Si Cristo no resucitó de entre los muertos, no podría haberse aparecido a sus discípulos y, por lo tanto, debemos descartar como falsos los versículos finales del último capítulo de Mateo:

18. Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra.
19. Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;
20. Enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.

Al aceptar este relato como verdadero, los cristianos llevan al mundo un evangelio destinado a todo ser humano, un código de moral que perdurará para siempre, y un Salvador, con todo el poder detrás de Él, que estará siempre presente. ¿Qué clase de evangelio pueden predicar aquellos cuyo Cristo nació como un hombre como ellos, no realizó milagros, no trajo salvación y quienes, después de predicar a un grupo de seguidores engañados, fueron puestos en una tumba nueva y se convirtieron en prisioneros perpetuos del gran enemigo del hombre, la muerte?

La quinta proposición afirma que la fe en los milagros realizados por Cristo es una doctrina esencial de la Palabra de Dios. Esta proposición bien podría haber quedado en segundo lugar porque la veracidad de la Palabra de Dios debe ser negada antes de que los milagros puedan ser disputados y los milagros deben ser descartados antes de que se puedan objetar las proposiciones segunda, tercera y cuarta. El orden natural con aquellos que se apartan de la Fe de nuestros Padres es primero negar la infalibilidad de la Biblia, luego negar la autenticidad de los milagros, luego negar el nacimiento virginal, la expiación y la resurrección porque son milagros. Cuando todos los milagros y todo lo sobrenatural se eliminan de la Biblia, se convierte en un «trozo de papel». Cuando sus verdades son diluidas por el lenguaje de los hombres, dejan de conmover el corazón. «Palabras escurridizas» (weasel words), para usar una frase empleada, si no acuñada, por el presidente Roosevelt, tal como «poético», «alegórico» y «simbólico» chupa el significado de las majestuosas declaraciones de aquellos que fueron los portavoces de Jehová.

Pero, ¿qué es lo que así, progresivamente, va talando la Palabra de Dios y destruyendo su vitalidad? Me atrevo a afirmar que la hipótesis no probada de la evolución es la causa fundamental de casi todas las disensiones en la iglesia sobre los cinco puntos en discusión. El «liberalismo», como se defina, se basa en la conjetura a la que se le ha dado el eufónico nombre de «evolución». No todos los evolucionistas son disidentes, pero todos los disidentes son evolucionistas, algunos evolucionistas teístas y algunos evolucionistas ateos. Aquellos que se llaman a sí mismos evolucionistas teístas niegan con indignación que la evolución sea incompatible con el cristianismo, pero ¿cuáles son los hechos?

Primero, Darwin comenzó su vida como si fuera cristiano. Pero, siguiendo la hipótesis que lleva su nombre, rechazó, uno tras otro, los principios vitales de la religión cristiana. Justo antes de morir escribió una carta (se reproduce en su “Vida y cartas”) en la que describe su salida de la fe ortodoxa. Dice que cuando de joven hizo su famoso viaje hacia el sur en el Beadle, fue llamado «ortodoxo y algunos oficiales se rieron de él por citar la Biblia como una autoridad incontestable en algún punto de la moral». En el momento en que escribió la carta, dice: «No creo que haya habido ninguna revelación». En la misma carta dice que en la época en que escribió “El origen de las especies” merecía ser llamado teísta porque se sintió “obligado a buscar una causa primera, tener una mente inteligente, en cierto grado análoga al hombre”. Pero después de eso, dice, esta creencia se debilitó «muy gradualmente, con muchas fluctuaciones». Pregunta: «¿Se puede confiar en la mente del hombre, que, como creo plenamente, se ha desarrollado a partir de una mente tan baja como la poseída por los animales inferiores, cuando saca conclusiones tan grandiosas?» (como Dios y el cielo). Concluye diciendo: «El misterio del principio de todas las cosas es insoluble para nosotros, y yo, por mi parte, debo contentarme con seguir siendo un agnóstico». Si eso es lo que hizo el darwinismo por Darwin, ¿qué es probable que haga con los estudiantes inmaduros que están desechando la autoridad paterna y que aceptan con gusto cualquier hipótesis que los justifique para desechar también la autoridad de Dios?

Que la experiencia de Darwin no fue excepcional sino el resultado natural y lógico de la hipótesis evolutiva, lo demuestran las investigaciones del profesor James H. Leuba, profesor de psicología en el Bryn Mawr College. Hace unos ocho años escribió un libro sobre «Creencia en Dios e inmortalidad». Comienza diciendo que la fe en Dios y la inmortalidad está desapareciendo entre los educados en los Estados Unidos. Para probar su propuesta, se enviarán preguntas a los principales científicos del país. Encontró los nombres de cinco mil quinientos de ellos en un libro y expresó la creencia de que contenía los nombres de prácticamente todos los científicos destacados. Sobre las respuestas recibidas, declaró que más de la mitad de estos científicos le dijeron que no creían en un Dios personal o en una inmortalidad personal. Luego seleccionó nueve colegios y universidades representativos y escribió a los estudiantes. Sobre sus respuestas, declaró que el quince por ciento de los estudiantes de primer año habían descartado el cristianismo, el treinta por ciento de los de tercer año y del cuarenta al cuarenta y cinco por ciento de los hombres que se graduaron. Este cambio se debió, en su opinión, a la influencia de los “hombres cultos” bajo cuya instrucción pasaron los estudiantes.

¿No es este testimonio suficiente para desafiar la atención de los cristianos? ¿Admitirá la iglesia cristiana que hay algo en la educación que debilite la fe de forma natural o necesaria? Esto no se puede admitir. La iglesia ha sido el mayor patrocinador del aprendizaje, el mayor amigo que jamás haya tenido la educación. Entonces, ¿qué hay en nuestras universidades que socava la fe y paraliza la religión? Sólo una cosa: a saber, una hipótesis que vincula al hombre en la relación de sangre con cualquier otra forma de vida, animal y vegetal, y lo convierte en primo de la bestia, el pájaro, el pez y el reptil, la flor, la fruta, la verdura y la maleza. Incluso en las universidades cristianas se pide al estudiante que sustituya la hipótesis de la evolución por el registro bíblico de la creación, aunque todavía no se ha rastreado una especie a otra especie. Los «eslabones perdidos» entre un millón de especies: Darwin estimó el número entre dos y tres millones — aún no se han encontrado; no se ha producido ninguno. Y, sin embargo, es algo común para los evolucionistas —evolucionistas teístas— declarar que la evolución está tan firmemente establecida como la ley de la gravitación o la redondez de la tierra.

En tercer lugar, los ministros que discreparon del pronunciamiento de la Asamblea General son evolucionistas; se llaman a sí mismos «evolucionistas teístas», pero la evolución teísta tiene una influencia aún más desmoralizadora que la evolución atea. La evolución atea niega la existencia de Dios y esto provoca indignación. La evolución teísta, por otro lado, adormece al joven cristiano con la seguridad de que la evolución reconoce a Dios y ofrece un método de creación más sublime que el que registra la Biblia. Recientemente una cuarenta estadounidenses prominentes, entre los que se encontraban dos oficiales del gabinete, un ex-gabinete oficial, varios obispos y varios presidentes de universidades, se unieron en una declaración que contenía este lenguaje: «Es una concepción sublime de Dios que es proporcionada por la ciencia», etc. Luego sigue una declaración sobre Dios «revelándose a sí mismo a través de incontables edades en el desarrollo de la tierra como morada para el hombre y en la inhalación secular de vida en su materia constituyente, culminando en el hombre con su naturaleza espiritual y todos sus poderes semejantes a los de Dios». Este lenguaje altisonante complementa la teoría de los simios a expensas del registro bíblico de la creación del hombre. La evolución teísta es un anestésico; amortigua el dolor mientras se elimina la religión cristiana.

Hay todos los matices de creencia entre los evolucionistas teístas, según el poder que la hipótesis tiene sobre ellos según el impulso religioso que adquirieron antes de adoptarla, y según la medida en que la hayan aplicado. Algunos se detienen cuando han rastreado su ascendencia hasta la jungla y establecido un parentesco con el mundo animal debajo de nosotros. Agotados por el esfuerzo, son lo suficientemente inconsistentes como para detenerse allí y aceptar toda la Biblia excepto el Génesis. Algunos siguen el camino de la evolución un poco más lejos y rechazan algunos de los milagros, conservando la teoría de la expiación, el nacimiento virginal y la resurrección, a pesar de que todos involucran milagros. Otros van aún más lejos, difiriendo en el lugar en el que se detienen, mientras que algunos, como un predicador presbiteriano en Nueva York, anuncian audazmente que no aceptan ninguna de las proposiciones declaradas por la Asamblea General como «esenciales» y verdaderas.

La evolución teísta y la evolución atea viajan juntas hasta llegar al origen de la vida: en este punto el evolucionista teísta abraza al ateo, con tolerancia, si no afectuosamente, y dice: «Te ruego que me disculpes, pero aquí debo asumir un Creador». Algunos sitúan el comienzo de la vida hace veinticinco millones de años; algunos como Darwin, lo ponen hace doscientos millones de años; otros agregan todos los cifrados que les sobran. Algunos evolucionistas teístas, como Canon Barnes de la Abadía de Westminster, comienzan con el universo lleno de «cosas» e imaginan electrones saliendo de «cosas» y formando átomos, átomos formando materia, materia formando vida, vida formando mente, y mente formando espíritu, con edades infinitas desde que se permitió actuar al poder creativo de Dios. Su Dios lejano no invita a la oración ni da la reconfortante seguridad de su presencia. ¿Qué poder coercitivo tiene el sentido de responsabilidad si debe ser filtrado a través de la sangre de toda la vida animal que, según el evolucionista, forma la ascendencia del hombre? No hay lugar en la evolución para el grito del alma arrepentida: no conoce ninguna transformación como nacer de nuevo o recibir el perdón de los pecados. Como confesaron los romanos, incluso siendo agnóstico, sustituye el «misterio solitario de la existencia» por la «gloria sagrada» del credo del cristianismo ortodoxo.

Pero el espacio otorgado aquí no permitirá una discusión extensa sobre el tema de la evolución; sin embargo, no podría tratar con equidad la discusión que ha suscitado la acción de la Asamblea General Presbiteriana sin señalar cuál es el responsable de la controversia. La hipótesis evolutiva es lo único que ha amenazado seriamente a la religión desde el nacimiento de Cristo y amenaza a todas las demás religiones, así como a la religión cristiana, a la civilización y a la religión; al menos esta es la convicción de una multitud que considera la creencia en Dios como la más fundamental de todas las creencias y ve en Cristo la esperanza del futuro.

El mundo acaba de salir de la guerra más sangrienta conocida en la historia: treinta millones de seres humanos perdieron la vida directa o indirectamente a causa de la guerra: se destruyeron propiedades por valor de trescientos mil millones de dólares y las deudas del mundo son más de seis veces tan grande como cuando se disparó la primera arma. Esta guerra no puede atribuirse a la ignorancia; los gobiernos de las naciones civilizadas han estado en manos de hombres educados. Los buques, los acorazados y superacorazados fueron construidos por graduados universitarios, y los graduados universitarios entrenaron a los ejércitos del mundo. Los científicos mezclaron los gases venenosos y fabricaron fuego líquido. El intelecto guio a las naciones, y el aprendizaje sin corazón hizo la guerra tan infernal que la civilización misma estuvo a punto de suicidarse.

Es evidente que nada más que la paz universal puede salvar al mundo de la bancarrota universal, y nada más que el desarme universal puede traer la paz universal. Hasta que los ejércitos y las armadas no estén tan reducidos como para eliminar todos los pensamientos de contienda y simplemente proporcionar protección policial doméstica, el mundo no podrá comenzar de nuevo a edificar la sociedad. ¿A quién puede volverse el mundo? A quién, excepto al Príncipe de Paz. Si la gigantesca tarea de la rehabilitación del mundo debe descansar sobre alguien criado en un taller de carpintería, no debemos despojarlo de la fuerza que la tarea requiere. El Dios de Darwin no estaba en ninguna parte, no podía encontrarlo: la Biblia de Darwin no era nada, había perdido su inspiración; el Cristo de Darwin no era nadie; era un bruto por su antepasado tanto por parte de su padre como de su madre. La evolución, llevada a su conclusión lógica, le roba a Cristo la gloria de su nacimiento virginal, la majestad de su deidad y el triunfo de su resurrección; tal Cristo es impotente para salvar. Si el amor debe ser sustituido por la fuerza y la cooperación por el combate, la religión debe abrir el camino.

La Iglesia Presbiteriana ha reiterado su fe en Dios, en la Biblia y en Cristo. Durante la semana que terminó el 19 de mayo de 1923, la Convención Bautista del Sur aprobó como plataforma la presentación de los principios cristianos vitales establecidos por el presidente Mullins en su discurso de apertura. El pronunciamiento es el siguiente:

“Registramos de nuevo nuestra inquebrantable fidelidad a los elementos sobrenaturales de la religión cristiana. La Biblia es la revelación de Dios de sí mismo a través del hombre movido por el Espíritu Santo, y es nuestra guía suficiente, segura y autorizada en religión. Jesucristo nació de la Virgen María por el poder del Espíritu Santo. Él era el Divino y Eterno Hijo de Dios. Hizo milagros, sanó a los enfermos, echó fuera demonios y resucitó a los muertos. Murió como el Salvador vicario y expiatorio del mundo y fue sepultado. Resucitó de entre los muertos. La tumba fue vaciada de su contenido. Apareció muchas veces a sus discípulos en su cuerpo resucitado. Ascendió a la diestra del Padre. Vendrá de nuevo en persona, el mismo Jesús que ascendió del Monte de los Olivos”.

Otras iglesias harán lo mismo. No dudo que el movimiento crecerá y se extenderá hasta que el canto que sorprendió a los pastores de Belén se convierta en el himno internacional del mundo.

The Fundamentalist
Oct-Nov. 1923, pp. 5-7

Deja una respuesta

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.