Factores para tomar en cuenta al seleccionar una traducción de la Biblia

1. El texto impreso del cual se tradujo. Por ejemplo, ¿se tradujo de la Vulgata, del Texto Recibido o un texto crítico? Tratamos más sobre este tema aquí: Preguntas frecuentes acerca del Texto Recibido (Textus Receptus) y el Texto Crítico.

2. La filosofía de traducción de los traductores. Por ejemplo, algunos traductores tienden a parafrasear, lo cual resulta en falta de precisión doctrinal. Debe haber un equilibrio entre la precisión y la comprensión.

3. La postura doctrinal de los traductores. Es cierto que la integridad intelectual del traductor es sumamente importante, pero no resolvería todos los problemas posibles. Un traductor con posturas doctrinales indeseables podría imponer aún de forma subconsciente una inclinación doctrinal en el proceso de traducir.

4. La profundidad del conocimiento de los idiomas bíblicos de los traductores. En algunos casos de traducir la Biblia a un nuevo idioma por primera vez la necesidad era urgente, y se tradujo de una traducción. Pero en muchos casos con tiempo Dios levantó a otros con habilidades en los idiomas originales que pudieron mejorar la traducción original.

5. Las metas o propósitos de la editorial, organización o sociedad bíblica que pagó el salario de los traductores. Por ejemplo, una entidad enteramente ecuménica solo le interesaría una traducción que de alguna manera agrade lo más posible a ambos católicos y protestantes. Esto sería imposible sin diluir algunos términos o frases en la Biblia que conducen a señalar ciertas prácticas o creencias no bíblicas.

6. Debe haber cautela con traducciones hechas por un solo hombre. No es común que el mismo traductor se especialice tanto en hebreo como en griego. También si el traductor tendría ciertos prejuicios, no habría nadie para detenerle. Es cierto que la traducción de la Biblia del Oso fue originalmente por un solo hombre, pero pronto fue revisado por Valera y luego por otros más. Ambos Reina y Valera expresaron en sus escritos el deseo que otros mejoraran su obra.

7. La traducción debe promoverse más por sus propios méritos que por desprestigiar otras versiones.

8. La confianza en la traducción es otra consideración. Si una traducción tiene trayectoria, la confianza en la traducción de parte de muchos creyentes bíblicos tiene mucho que decir.

Compartir en Facebook

Deja una respuesta

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *