¿A quién iremos? ¿Debe reemplazarse la autoridad del Hijo de Dios por la de los eruditos modernos?

Nuestra actitud hacia Cristo determinará nuestra actitud hacia muchas otras cosas; de hecho, determinará nuestra actitud hacia todo, hacia Dios por encima de nosotros y el hombre a nuestro alrededor; hacia «esta vida presente, y de la venidera» (1 Tim. 4:8).

Nuestra actitud hacia Cristo determinará nuestra actitud hacia las Escrituras

Debe quedar claro para la mente de todo hombre y mujer serios y reflexivos entre nosotros que ha llegado el momento en que debemos definir claramente cuál será nuestra actitud hacia la Biblia, si queremos continuar nuestra obra como iglesia.

Ninguna familia, ni comunidad, ni institución, ni nación, puede vivir una vida pacífica, progresiva y útil, sin la dirección de alguna autoridad reconocida. Y sin alguna dirección autorizada, ninguna iglesia o denominación puede ejercer un ministerio útil para el mundo al respecto. La autoridad debe residir en alguien. ¿En quién? ¿De quién podemos buscar dirección?

Solo puede haber una respuesta: “Uno es vuestro Maestro, el Cristo, y todos vosotros sois hermanos” (Mat. 23:8). Pero, ¿quién ha de ser el portavoz del Maestro? ¿Por qué medios se nos comunicará su voluntad? ¿Dónde encontraremos una orden con su firma inconfundible? Antigua e históricamente, creíamos que la cabeza de la iglesia había revelado su voluntad en las Sagradas Escrituras. Para nuestros padres la Biblia era la Palabra de Dios. ¿Seguimos considerándola así?

Si nosotros no; si ya no tenemos una brújula y un mapa fiables, nuestro barco seguramente se desviará de su rumbo; y, incumpliendo su misión, se desintegra y finalmente desaparece. Ningún capitán se haría a la mar en un barco cuyo aparato de gobierno se creía que estaba averiado. Debemos encontrar nuestra dirección en la autoridad de la Biblia como la Palabra de Dios.

Pero, ¿cómo se determinará la actitud correcta hacia la Biblia? ¿Quién nos dirá con autoridad si la Biblia es la Palabra de Dios? ¿No debemos en este asunto recurrir y responder a la autoridad de Cristo?

Personalmente, no tengo ninguna teoría sobre la inspiración de las Escrituras. Pero estoy seguro de diez mil hechos sobre los que no puedo formular una teoría. Y es del hecho de la inspiración, no de ninguna teoría al respecto, debemos estar convencidos. Quizás no sepamos cómo “los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo” (2 Ped. 1:21), y sin embargo, estemos absolutamente seguros de que fueron inspirados.

La Biblia es un libro humano, escrito por manos humanas. Nunca se ha afirmado que sus manuscritos fueran producidos por arte de magia. Pero la Biblia es tanto divina como humana. Esta es la afirmación que en todas partes hace en su propio nombre. Por tanto, ¿en qué proporción se mezclan estos elementos divinos y humanos? ¿Es tan humano como para participar de tal imperfección que es común a todas las cosas de origen humano? ¿O está tan impregnado de lo divino que está saturado de perfección divina?

La Biblia nos habla de una gran Personalidad que nació de madre humana, pero fue engendrada por el Espíritu Santo; y quién era, por tanto, tanto humano como divino, como el Libro mismo. Pero, ¿cómo se mezclaron en él los elementos divino y humano? ¿Cuál de las dos naturalezas predominaba? ¿Su naturaleza humana lo sometió a todas las limitaciones humanas? O, mejor dicho, ¿no fue su humanidad, sin dejar de ser nuestro verdadero pariente, por unión con su divinidad, sublimado a la cualidad de la perfección divina? Porque si estaba limitado en un ámbito de su ser, ¿no debería haber estado limitado en todos? Si estaba mentalmente limitado a la medida de la mente humana, ¿cómo se puede afirmar de él la inmortalidad física inherente o la perfección moral?

Por tanto, nos vemos llevados a la pregunta: ¿en qué ámbito de la vida será Jesucristo el Señor? Indiscutiblemente, será el Señor de nuestros cuerpos. ¿Y quién disputará su supremacía como maestro moral y religioso? Pero, ¿qué pasa con el reino del intelecto?

El testimonio de Pablo

Escuchemos a alguien que fue amplio y profundamente erudito. Nadie cuestionará la calificación del apóstol Pablo para juzgar asuntos intelectuales. Y nos dice: “Yo ciertamente había creído mi deber hacer muchas cosas contra el nombre de Jesús de Nazaret” (Hechos 26:9).

Pero después de haber visto a Jesús, se glorió de ser el “esclavo de Cristo” (1 Cor. 7:22). Ahora bien, ¿hasta qué punto se sometió Pablo a Cristo? ¿Continuó «pensando consigo mismo»? ¿Y fueron sus pensamientos «contra el nombre de Jesús de Nazaret?» ¡Oh, dinos! Tú, poderoso líder de los hombres, hombre de intelecto masivo y previsor, en el amplio ámbito de tus actividades intelectuales, ¿has hecho a Jesucristo tu Señor?

Y el responde:

“Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne; porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo» (2 Cor. 10:3-5).

Y nada menos que eso servirá. ¡Jesucristo debe ser el Señor en el ámbito del intelecto! Las imaginaciones y los razonamientos y todo lo elevado que se exalta contra el conocimiento de Dios, debe ser derribado por el poder de Dios. Un verdadero creyente para quien Jesucristo es el Dios encarnado, en la naturaleza del caso, no tiene «libertad» para albergar pensamientos que son «contrarios» a Cristo. Él es «el esclavo» de Cristo, tanto intelectual como espiritualmente; y «todo pensamiento», sus pensamientos acerca de la Biblia y de todo lo demás, en esta vida y en la venidera, deben estar «llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo».

Ahora bien, cuando se considera a Cristo de esa manera, tenemos una norma y una autoridad infalible a quienes podemos llevar todos nuestros problemas intelectuales. Debemos consultarle, por tanto, acerca de la Biblia; porque él es la máxima autoridad en el universo.

La autoridad de Cristo

Del Antiguo Testamento en general, dice “No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir. Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará» (Mat. 5:17-18). Y a esto añade en otro lugar: «El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán» (Mat. 24:35). Así, este Cristo infalible declara que ha venido a cumplir la ley y los profetas, hasta la última jota y la última tilde; y habiendo puesto el sello de su autoridad infalible sobre la ley y los profetas, más tarde afirma solemnemente que sus propias palabras nunca pasarán. ¿Puede el lenguaje expresar un reclamo más fuerte de infalibilidad y autoridad final?

¿Qué uso puedo hacer ahora de este pronunciamiento divino? ¿Cómo es la autoridad de Cristo con respecto a las Escrituras determinante para mi propia actitud hacia la Biblia? Permítanme darles dos o tres aplicaciones ilustrativas sencillas del principio.

Personalmente, no me preocupa la autoría humana de los libros atribuidos a Moisés. Cuando encuentro al escritor de la epístola a los Hebreos diciendo de ciertas cosas en Éxodo y Levítico, «dando el Espíritu Santo a entender con esto…» (Heb. 9:8), podría contentarme con ignorar al autor humano y escuchar la Palabra divina. Pero cuando descubro que la vida y los tiempos de Moisés están tan inextricablemente entretejidos con el Pentateuco que es imposible eliminar a Moisés sin invalidar los primeros cinco libros de la Biblia, la autoría mosaica del Pentateuco se convierte en una cuestión de vital importancia. «El autor y consumador de la fe» (Heb. 12:2) para el asentamiento. ¡Y ahora escuchémoslo!

A los naturalistas saduceos de su época, les dijo: “¿No erráis por esto, porque ignoráis las Escrituras, y el poder de Dios? … ¿no habéis leído en el libro de Moisés cómo le habló Dios en la zarza…” (Marcos 12:24, 26).

Y de nuevo: “No penséis que yo voy a acusaros delante del Padre; hay quien os acusa, Moisés, en quien tenéis vuestra esperanza. Porque si creyeseis a Moisés, me creeríais a mí, porque de mí escribió él. Pero si no creéis a sus escritos, ¿cómo creeréis a mis palabras?» (Juan 5:45-47). Y una vez más, en esa solemne historia que es una profecía de retribución más allá de la tumba, en respuesta a la petición del hombre que una vez fue rico, que Lázaro sea enviado a advertir a sus cinco hermanos. Cristo representa a Abraham diciendo (y diciéndolo a la luz más clara y con un conocimiento más pleno de la vida del más allá): «A Moisés y a los profetas tienen; óiganlos» (Lucas 16:29). Y cuando él responde: “No, padre Abraham; pero si alguno fuere a ellos de entre los muertos, se arrepentirán» (Lucas 16:30), pone en labios de Abraham esas terribles y solemnes palabras: «Si no oyen a Moisés y a los profetas, tampoco se persuadirán aunque alguno se levantare de los muertos» (Lucas 16:31).

Cuando ha escuchado estas palabras, seguramente para el hombre que reconoce la Deidad y, en consecuencia, la infalibilidad de Cristo, la cuestión de la autoría mosaica del Pentateuco queda resuelta con autoridad y finalidad; y en lugar de perder tiempo en especulaciones ociosas, lo leerá para escuchar lo que “el Espíritu Santo dice” en él.

Una regla infalible

Este principio de la infalibilidad de Cristo puede aplicarse a todas las cuestiones bíblicas. No me perturban las preguntas sobre la historicidad del libro de Jonás. Debo estar bastante contento de aprender sus lecciones religiosas tal como algunos lo enseñan alegóricamente, incluso si el libro no tuviera un fundamento histórico, siempre que no se pueda encontrar nada en ninguna otra parte de las Escrituras que requiera que registre el libro como históricamente verdadero. Un Jonás alegórico, un pez parabólico y una calabacera legendaria no arruinarían mi fe, si puedo asegurar el consentimiento de mi única autoridad infalible para sostener tal punto de vista; porque no soy libre de formarme una opinión sobre el tema: mi pensamiento del libro de Jonás debe ser llevado cautivo a la obediencia de Cristo. Por tanto, ¿qué dice mi gran Profesor de conocimiento bíblico? Escúchalo de nuevo:

“El respondió y les dijo: La generación mala y adúltera demanda señal; pero señal no le será dada, sino la señal del profeta Jonás. Porque como estuvo Jonás en el vientre del gran pez tres días y tres noches, así estará el Hijo del Hombre en el corazón de la tierra tres días y tres noches. Los hombres de Nínive se levantarán en el juicio con esta generación, y la condenarán; porque ellos se arrepintieron a la predicación de Jonás, y he aquí más que Jonás en este lugar. La reina del Sur se levantará en el juicio con esta generación, y la condenará; porque ella vino de los fines de la tierra para oír la sabiduría de Salomón, y he aquí más que Salomón en este lugar». (Mateo 12:39-42)

Con ese pronunciamiento, para mí, la cuestión de la historicidad del libro de Jonás queda resuelta para siempre. Creo que la historia milagrosa es históricamente cierta porque así lo ha declarado la máxima autoridad del universo.

La misma regla se aplica a la cuestión de la inspiración y la autoridad de las Escrituras en su conjunto y en todas sus partes. Para mí, esta es mi confesión de fe con respecto a la Biblia: si este edificio fuera lo suficientemente grande para albergar a todos los eruditos bíblicos del mundo; y si todos se unieran para decirme que la historia del diluvio no es histórica; que Moisés no escribió el Pentateuco; que el libro de Jonás no es históricamente verdadero, creería la palabra plena de Cristo ante el juicio contrario de toda la erudición del mundo; y sostendría el interés de mi alma por el tiempo y la eternidad por la palabra infalible de mi absolutamente infalible Señor; y, si fuera necesario, ser un insensato por amor de Dios. Y entonces sería mucho menos necio por él, de lo que la actitud contraria me haría por estar de acuerdo con “los argumentos de la falsamente llamada ciencia” (1 Tim. 6:20). Porque aunque hablo así con el propósito de enfatizar, estoy convencido de que el pensamiento unido que es más digno del título alto y honorable de «erudición», y que representa los descubrimientos de los poderes intelectuales y disciplinados en cooperación con entendimientos espiritualmente iluminados y penetrantes, siempre estará de acuerdo con la Palabra de aquel que es la Verdad encarnada.

Una fiesta espiritual

Cuando nos acercamos a la Biblia como un instinto con la personalidad y la autoridad del Señor Jesucristo, ¡qué mundo de tesoro intelectual y espiritual se convierte para nosotros! Caminamos con él entre las flores del Edén; y donde primero la sombra de la maldición cayó sobre la senda del hombre pecador. Lo hemos visto caminar sobre las olas del mar sin orillas del juicio; y en las carpas de los patriarcas, con voz de ángeles, hemos escuchado la Palabra que era en el principio con Dios. En el tabernáculo del desierto, con su ritual carmesí, y en los cuarenta años milagrosos, lo hemos escuchado hablar con justicia, poderoso para salvar. Lo hemos seguido con Josué y su avance triunfal hacia la tierra prometida de Canaán; lo hemos encontrado sentado entre los jueces de Israel; y en los campos de Booz, cerca de Belén, hemos escuchado su susurrada promesa de las bodas del Cordero. ¿Dónde, de hecho, no lo hemos encontrado? ¿Hay un camino de las Escrituras que sus pies no hayan pisado? ¿Hay algún valle que no haya resonado con su voz? ¿Hay alguna montaña que no haya sido transfigurada por su presencia? “¡La voz de mi amado! He aquí él viene saltando sobre los montes, brincando sobre los collados. Mi amado es semejante al corzo, o al cervatillo. Helo aquí, está tras nuestra pared, mirando por las ventanas, atisbando por las celosías. Mi amado habló, y me dijo: Levántate, oh amiga mía, hermosa mía, y ven”. (Cantares 2:8-10) Le hemos seguido a través de los desiertos genealógicos, sólo para encontrar que el desierto y el lugar solitario se alegran para él; y en su presencia el desierto se regocija y florece como la rosa. En las melodías del salmista; en palabras de sabiduría trascendente; en tipología significativa y símbolos resplandecientes; en ruedas de sus carros como torbellino; en carros de fuego; en visiones seráficas de espíritus arrebatados de profetas, sacerdotes y reyes, hemos visto y oído la forma y la voz de nuestro Amado; hasta que, por fin, ha venido a nosotros desde el sepulcro, habiendo sido declarado Hijo de Dios con poder, según el espíritu de santidad, por la resurrección de entre los muertos, y con perfecto conocimiento de ambos mundos, se ha unido a nosotros en el camino de Emaús; donde con corazones ardientes lo hemos escuchado, comenzando desde Moisés, y siguiendo por todos los profetas, nos declaró en todas las Escrituras lo que de él decían.

Por tanto, por la iluminación de su presencia en sus páginas; por el sello de su autoridad sobre todos sus principios, preceptos y promesas; por su propia suposición invariable de la infalibilidad de las Escrituras, ¡se ha forjado en nuestra conciencia espiritual más profunda la convicción inquebrantable de que la Biblia es la Palabra de Dios que vive y permanece para siempre!

The King’s Business, 1921

Compartir en Facebook

Deja una respuesta

Deje un comentario respetuoso. Tome en cuenta que esto no es un foro de debates, y no todos los comentarios son aprobados.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *